• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

“Estáis matando a nuestras madres con lo de la igualdad”: Inés Márquez, de 14 meses, presidenta de la Asociación de Bebés

Cuando una niña de 14 meses te explica lo que sienten los bebés con la sociedad que hemos montado...

Es muy probable que sepáis ya que, desde hace unos meses, se está trabajando en la posibilidad de igualar los permisos de paternidad a los de maternidad, para que hombres y mujeres tengan 16 semanas de permiso, en pro de la igualdad y la corresponsabilidad.

Además, se está estudiando la posibilidad de universalizar la educación de 0 a 3 años, para que todos los bebés tengan derecho a una plaza en una escuela infantil desde que finalicen los permisos iguales de madres y padres a las 16 semanas, para promover la conciliación laboral y familiar (el mismo Pedro Sánchez ha informado de ello en Twitter).

Las reacciones no han dejado de sucederse, entre mujeres y hombres a favor de estas medidas, y mujeres y hombres en contra. En Criar con Sentido Común hemos querido hablar con aquellos a quien nadie suele preguntar, a los bebés, y para saber su opinión en esta cuestión hemos quedado con Inés Marqués, de 14 meses, que ha querido que la presentemos como presidenta de la Asociación de Bebés, bebé lactante, hermana pequeña de un niño de cuatro años y autora del libro de cuatro páginas “Pinto en las paredes y a veces en el papel”, grapado por su padre un domingo cualquiera.

Ante la dificultad de que Inés viniera a nuestra redacción (básicamente porque no tenemos redacción, y porque es un bebé), hemos considerado oportuno desplazarnos a su casa, tras convenir el horario con su madre: por la mañana después de la primera siesta, porque por las tardes a veces está un poco irritable (está en proceso de eliminar una de las dos siestas de la tarde y a veces la necesita y otras veces le sobra).

Nos reciben en el comedor, donde Inés está jugando en el suelo con algunos juguetes. A nuestra llegada corre, gateando, al regazo de su madre. Sabía que veníamos, pero en el momento siempre parece sentir la necesidad de recibir las novedades poco a poco, con tiento y a su ritmo.

Hace una pequeña toma de pecho y esperamos a que esté dispuesta para atendernos. Cuando nos mira fijamente y sonríe, enseñándonos sus pequeños dientes, empezamos con la entrevista:

¿Hola, te llamas Inés, verdad?

Inés Márquez, sí.

Y eres la presidenta de la Asociación de Bebés, ¿no?

Sí, así es.

Perdona la indiscreción pero, ¿no eres un poco pequeña para presidir una asociación de bebés?

Si fuera más grande ya no sería un bebé.

Claro. Hum… sobre la asociación, ¿no es un nombre un poco corto y poco definitorio? Nos sorprendió un poco que fuera tan escueto: “Asociación de Bebés”. Normalmente se utilizan nombres más largos como “Asociación de Bebés en pro de la igualdad”, o “Asociación de Bebés por los derechos de los bebés”…

Bueno, es que muchos bebés aún no son capaces de decir dos palabras a la vez, así que cuantas más palabras pongamos más difícil lo tenemos. Al principio era “Asociación” a secas, pero consideramos que para los adultos iba a ser imposible saber qué había detrás, por lo que añadimos “de Bebés”. Es corto, pero dice todo lo que tiene que decir: que somos bebés, que estamos asociados, y que queremos que se nos escuche. Un nombre simple para un objetivo simple.

Pues la verdad es que tiene sentido (le sonrío). Quería preguntarte un poco por las medidas que el gobierno está pensando implantar en pro de la igualdad entre mujeres y hombres, y en la lucha por acabar con la discriminación de la mujer en el mercado laboral. ¿Qué opina vuestra asociación al respecto?

Que estáis matando a nuestras madres con lo de la igualdad.

¿Perdón?

Eso, que estáis matando a nuestras madres. Hace muchos años que la maternidad es considerada poco más que un estorbo en la vida laboral, personal y social de una mujer, y con los permisos diferentes aún había quien pensaba que el papel de una madre era relativamente importante en los cuidados de su bebé, porque ellas tenían 16 semanas y la pareja dos semanas, que ahora se han convertido en cinco.

En el momento en que madre y padre tengan 16 semanas la maternidad perderá todo el valor, porque esos permisos nos estarán diciendo que lo que hace una madre lo puede hacer un padre de la misma manera. Por eso digo que estáis matando la maternidad, porque si antes se valoraba ya poco el papel de las mujeres en esta faceta tan importante de sus vidas, y de las nuestras, la valoración entonces será mínima… madre 16 semanas, igual que cualquier padre, y a partir de ese momento que sea una tercera persona quien cuide del bebé.

Uff, me has dicho muchas cosas muy interesantes… a ver si podemos tirar de los hilos para comprender mejor lo que nos quieres decir. He oído la expresión “estáis”. ¿No será el gobierno en todo caso? ¿Y no es muy fuerte eso de decir que las estamos matando?

Soy un bebé. Dentro de un rato tendré una rabieta y me costará un montón controlarme porque no tengo la capacidad de poner filtro a mis emociones. Creo que es bastante normal que me exprese tal y como siento las cosas. Ni siquiera las digo con maldad. Solo tal y como yo y el resto de miembros de mi asociación las sentimos.

Y no, no es solo el gobierno. Ellos solo buscan obtener votos. Si la sociedad luchara de verdad y al unísono por sus intereses conseguiría lo que quisiera. Si luchara por un permiso de maternidad de seis meses, manteniendo el de la pareja en cinco semanas, y ese sería el reclamo de mujeres y hombres, y supusiera votos, lo harían.

Pero como no se lucha por eso, sino por conseguir que la mujer pueda entrar definitivamente, con los dos pies, en un mercado laboral hecho por y para los hombres, con unas reglas que convierten los cuidados en una lacra social, el gobierno reacciona y lo hace posible.

 

 

¿Los cuidados son una lacra?

Claro. ¿Conoces a alguna mujer que diga que se dedica a cuidar de sus hijos y que reciba apoyo, comprensión o admiración? Seguro hay algún caso, no digo que no, pero lo habitual es que se considere algo negativo. Desde siempre se ha considerado que lo que hace el hombre es digno de admiración y que lo que hace la mujer no lo es. Fíjate: antiguamente se decía que la mujer que cuidaba de su casa y sus hijos era “ama de casa” o que se dedicaba a “sus labores”, cuando podía decirse simplemente “de profesión: mamá”.

Solo con decir eso, una mujer debería haber recibido reverencias, miradas de comprensión y apoyo, unos cuantos “gracias por criar a los adultos del futuro” y unos tantos “para lo que necesites, cuenta conmigo”. ¡Si una mujer dice hoy en día que su deseo es ser madre y cuidar de su casa habrá quien la tache de machista!

Bueno, es que suena machista.

¿Por qué? ¿Qué hay de malo en querer cuidar de tus hijos y de tu hogar? ¿Qué pasaría si lo dijera un hombre? ¿Sería machista? ¿O qué sería?

Sería… raro. ¡Igual hasta lo tacharían de vago!

Claro, porque no estamos acostumbrados y porque los cuidados no cotizan de ninguna manera, ni social ni económicamente, a menos que sea tu trabajo asalariado.

Si una mujer decide hacerlo, en vez de considerarse algo digno, se considera que se echa por tierra la profesión, que se ha quedado sin sueldo, que tiene que ser mantenida por su pareja, que no cotiza ni tendrá jamás independencia económica ni social, que es también una vaga y que, en realidad, lo único que ha hecho es desaparecer de la sociedad para dedicarse a cuidar de su bebé y de su casa, como si eso fuera indigno.

Pero la gente no se da cuenta de que en una pareja puede existir perfectamente un equilibrio pactado: uno de los dos trabaja asalariado y el otro en casa, y ahí no hay reproche posible.

Ya, pero… ¿por qué tiene que ser él quien trabaje y ella quien cuide?

No tiene que ser nada. Tiene que ser lo que cada pareja quiera hacer. Pero la base debe permitir lo que biológicamente tiene más sentido: que la cuidadora principal sea la madre. Si luego una pareja quiere variar ese orden, también tiene que poder hacerlo. Los permisos deberían ser transferibles.

Y luego, al estar todos en casa de nuevo, lo que quede por hacer se reparte, digo yo… porque seguro que los dos están igual de cansados. ¿Cómo va a ser indigno algo que te deja cansada, a menudo agotada, al final del día? ¡Si lo más habitual es que no tengan tiempo ni de mirarse al espejo!

Bueno, claro… no es algo indigno.

Por supuesto que no es indigno. Si cobrara un sueldo correspondiente a todo lo que hace de… no sé, tres mil euros al mes. ¿No sería mejor valorada? ¿Acaso no es un trabajo cuidar de los bebés?

Hay gente que deja a sus hijos con terceras personas para cuidar de los hijos de otras terceras personas. Y a final de mes tiene un salario. Y eso se llama “trabajo”, y como cotiza y cobra, y lo hace fuera de su casa, se considera muy válido. Ahora bien, si lo haces en tu casa y nadie te paga, entonces no hay ninguna dignidad en ello, sino opresión.

¿Y no es así?

Si es lo que una mujer quiere hacer, ¿cómo va a ser eso opresión? Opresión sería que quisiera tener un trabajo asalariado y la obligaran a quedarse en casa con su bebé. Opresión sería que quisiera quedarse en casa con su bebé y la obligaran a salir a trabajar.

¿Quieres decir que el que una mujer vaya a trabajar a las 16 semanas es una opresión?

Desde el momento en que se igualan los permisos, sí. Llámalo opresión, llámalo “empresarios frotándose las manos”. Ahora ya no hay un hombre poco familiar y poco dedicado a sus hijos trabajando, ahora hay “dos hombres”. El hombre que se dedica poco de sus hijos y la mujer que también se dedica poco a sus hijos, imitando al hombre, en un sistema que nos ha convertido, a los bebés, en una carga.

¿Una carga?

Cuando cuidar de nosotros no se considera imprescindible más que durante 16 semanas, a partir de ese momento nos convertimos en un problema porque nos despertamos mucho por la noche, porque no tenemos rutinas, porque provocamos un probable peor rendimiento laboral de nuestros padres, porque tienen que buscarnos un lugar con alguien que nos pueda cuidar…

Has dicho que la mujer acaba trabajando como si fuera otro hombre… ¡Pero el permiso de las mujeres no será menor! Ella sigue teniendo sus 16 semanas.

Ya, pero es que 16 semanas es ridículo. Por eso se piden mínimo 24 semanas desde hace años. Si se recomienda que los bebés seamos amamantados durante 6 meses de manera exclusiva, si cuando estamos preparados a partir de los 6 meses tenemos que iniciar la alimentación complementaria, si empezamos a mantenernos sentados a esa edad, si luego empezamos a gatear y de repente hacia los 8-9 meses descubrimos que existimos, ¿no es ridículo 16 semanas?

¿A los 8 meses qué?

A los 8-9 meses se completa el que conocemos como periodo de exterogestación… un periodo de 9 meses en el que los bebés aún no sabemos que existimos, tenemos un cerebro totalmente inmaduro y muchas necesidades básicas que deben ser atendidas por nuestros padres, pero sobre todo por nuestra madre, que es la persona con la que hacemos y deberíamos hacer el mayor vínculo de apego, siempre que sea posible.

Si a las 16 semanas mamá se tiene que ir a trabajar, ¿quién cuida de nosotros?

 

 

Pues el padre, la abuela o abuelo, la escuela infantil, una canguro…

¿Y qué decimos nosotros? Que no queremos, que dónde está mamá, que vuelva, que no comemos hasta que venga, que vamos a llorar en brazos de quien sea hasta que nos coja de nuevo, que en cuanto vuelva no va a tener tiempo ni de soltar el bolso porque vamos a coger la teta y no la vamos a soltar hasta que… bueno, que no la vamos a soltar. Incluso de noche: nos convertimos en bebés lapa, intentando no separarnos ni un momento para que sepa que la necesitamos. Porque sin ella no estamos seguros.

Pero es que en realidad sí que lo estáis. No os va a pasar nada malo.

Pero no lo sabemos. No sabemos que existimos. Tenemos un fuerte instinto de supervivencia que nos lleva a vincularnos con una persona y apegarnos a ella como uña y carne, porque venimos programados para sentir que nuestra seguridad, nuestra vida, depende de ello.

Necesitamos su calor, su olor, su voz, sus brazos, su cariño, su pecho, su presencia, su todo… para sabernos cuidados, en calma y seguir desarrollándonos. De hecho, yo aún estoy en la fase de sentir confianza con mi madre, mientras calibro de qué manera voy a relacionarme con el mundo.

¿Qué fase es esa?

Según la teoría psicosocial de Erikson, en los primeros 18 meses un bebé está en la fase de confianza y desconfianza, y según la relación que establezca con sus padres, y sobre todo con su madre, decidirá cómo relacionarse con el resto del mundo en adelante.

Cuanto más apego tenga con ellos, con ella, más seguro se sentirá un bebé, y más será capaz de dedicar su infancia a aprender, comprender, desarrollarse, etc.

Cuanto más inseguro se sienta, más se dedicará a estar en alerta para intentar sobrevivir, estableciendo relaciones de defensa, de duda, de miedo con otros niños y otros adultos, y menos valiente será a la hora de probar cosas nuevas, de aprender y desarrollarse.

Por eso 16 semanas es algo ridículo, un insulto a las mujeres, a los bebés, y por supuesto, a la maternidad. Porque necesitamos a nuestras madres y la sociedad lleva demasiados años intentando convencerlas de que lo que hacen cuando son madres no es importante.

Bueno, claro que lo es… pero ya sabes: los hombres también podemos cuidaros, y podemos hacerlo muy bien, ¿no?

Claro que sí. Una cosa no quita la otra. Pero no sois mamá, y en consecuencia no deberíais tener permisos iguales.

Emm, repito: somos muy capaces de cuidaros.

Que sí. Si hay muchos padres que cuidan tan bien, o mejor, que muchas madres. Pero pasa una cosa: antes que alargar los permisos hay que educar a la población en la corresponsabilidad, porque también hay muchos hombres que ni así van a sentirse comprometidos.

Pero no solo eso. Hay algo aún más importante: los hombres no tenéis útero, ni ovarios, ni menstruáis, ni tenéis pechos.

No podéis engendrar, no podéis gestar, no podéis conocer a vuestro bebé desde el momento en que la célula se empieza a replicar en forma de embrión, ni establecer un vínculo en ese instante, ni notaréis los movimientos, ni el milagro de sentir que estáis creando vida, ni notaréis cómo cambia vuestro cuerpo, ni vuestro cerebro se modificará durante el embarazo para ser cuidadores más empáticos, ni veréis a vuestro bebé salir desde vuestras entrañas, en un momento imborrable de vuestra vida, ni sentiréis que os arrancan un pedazo de vuestra alma cada vez que lo veáis en brazos de personas ajenas, ni notaréis brotar leche por vuestros pechos, una leche cargada de hormonas que también dan al bebé información para saber si el exterior es un lugar agradable, con la oxitocina, que es la hormona del amor, o peligroso, con el cortisol, que es la hormona del estrés.

Tampoco sentiréis la presión social de tener que hacerlo todo perfecto sin recibir siquiera una palmadita en la espalda, la presión de criar a tu bebé como si fuera lo más importante de tu vida, para en pocas semanas recibir el mensaje de que ni es tan importante lo que haces, ni vale la pena, porque total, todas han sido madres y oye, “tampoco es tan difícil”; que tienes todo el día para criar a un bebé, y… ¿Sabes qué? Se crían igual con una desconocida que tiene que cuidar de unos cuantos más, o se crían igual con el padre…

Biológicamente hablando no hay comparación posible. Las mujeres llevan miles y miles de años haciendo eso. Su cuerpo, su cerebro, su mente… todo está preparado para ser madre. Si luego no lo hace, será su decisión y por supuesto es tan respetable como la que sí quiere. Pero si es madre y quiere cuidar de su bebé, debería poder hacerlo, porque los bebés estamos programados también desde hace miles y miles de años para fusionarnos CON ELLAS nada más nacer.

 

 

En este momento de la entrevista, Inés se gira un momento hacia su madre, le lleva la mano al pecho, solícita, y ella la amamanta. Decidimos esperar pacientemente para proseguir en cuanto se sienta lista para continuar.

Disculpad… me ha venido sed, y mira, ¡también ganas de estar un momento con mamá, mirándola a los ojos para conectar un momento con ella otra vez! (nos echa una mirada cómplice).

Claro, lo comprendo… seguimos si te parece bien. Dices que es un error ampliar el permiso de paternidad en vez de ampliar el permiso de maternidad. Sin embargo, es una muy buena medida para que a la hora de contratar a mujeres y hombres no haya desigualdades, ¿no?

Ya lo he dicho antes: es absurdo, y un insulto a las mujeres. Bueno… en realidad es un insulto a la inteligencia de todos los españoles. Es una medida que se toma para prevenir una desigualdad que existe: que hay empresas que prefieren contratar a hombres antes que a mujeres, o empresas que te echan si te quedas embarazada o tienes un bebé, o que te presionan para que no agotes el permiso de maternidad, o que no te dejan sacarte leche en el trabajo, o que te ponen dificultades para disfrutar de las horas de lactancia, o…

En vez de poner énfasis en solucionar esto; en vez de luchar para que no se discrimine a la mujer, en vez de proteger a las mujeres de estas prácticas, en vez de hacer que las empresas no puedan actuar de manera tan impune contra las mujeres, se iguala al hombre y se le pone en la misma situación, aceptando el mal mayor.

Es como crear una ley que obligue a los hombres a ponerse falda y tacones para que, en caso de que por la noche haya algún indeseable, pueda acosarlos a ellos también.

Pero no es lo mismo, Inés, si me lo permites. Al igualar los permisos, no se podrá discriminar a ninguno de los dos…

Por supuesto que se podrá. O se discriminará a los dos a la vez y entonces se contratará a aquellas mujeres y hombres que aseguren que no van a tener hijos, firmando alguna cláusula que proteja esa decisión, o a los que hayan congelado óvulos para tenerlos en el futuro. 

O pasará que al final nada cambiará… Porque aunque los dos tengan un permiso de maternidad y paternidad calcado, cuando el niño se ponga malo será la madre a la que llamen, y será ella la que deje el trabajo para ir a buscar al pequeño; cuando toque hablar con la tutora, será ella la que vaya; cuando haya que ir al pediatra, será ella la que pedirá permiso.

Pero eso no pasa siempre: hay muchos hombres que llevan a sus bebés al pediatra, que van a tutorías, que…

No pasa siempre, pero es lo más habitual. Ellas se preocupan más por todas estas cuestiones y eso se sabe. Lo sabe el que te da trabajo. Y por eso, a igualdad de permisos, escogerá igualmente a un hombre antes que a una mujer.

Pues por eso se intenta que haya corresponsabilidad.

Claro, pero eso no se logra así, a la fuerza. Eso se consigue creando la posibilidad de que el hombre tenga derecho a permisos para ir al médico con su hijo, o al colegio a hablar con la tutora o tutor… cosas así que de verdad pongan al padre en ese papel en el día a día.

Además, hay mujeres que tienen más de un hijo. En algún momento se quedarán embarazadas de nuevo y en algún momento es posible que cojan la baja durante esa segunda (o tercera, o cuarta) gestación. Eso desiguala totalmente a los dos a ojos del empleador. Por eso es absurdo forzar una igualdad que en realidad no existe, porque mujeres y hombres no somos iguales.

¿Y entonces?

Ay, disculpa un momento… que me he hecho caca. ¡Es lo que tiene no controlar los esfínteres!

 

 

Inés sonríe y mira a su madre, que se dispone a limpiarla y ponerle un pañal limpio en otra habitación; nos quedamos a la espera, deseosos de seguir hablando con ella.

Ya estoy aquí… Me has preguntado que entonces qué… pues no sé muy bien qué decir. Soy una bebé de 14 meses y creo que no me toca a mí solucionar lo que los adultos deberíais tener resuelto hace muchos años.

Yo solo puedo decir que igual va siendo hora de que nos escuchen un poco a los bebés, que llevamos muchos años llorando mucho sin que se nos tenga en cuenta… y al final hemos tenido que crear esta Asociación de Bebés.

Que luchemos por que os cuiden las madre, ¿no?

No. Que luchéis, y nosotros lo haremos también, por que los permisos de maternidad sean más largos, bastante más largos a ser posible, y los de los padres también. Pero sobre todo el de las madres, porque una madre es la persona que está destinada a cuidarnos por habernos gestado y parido. Es que esto es pura lógica biológica.

Si luego por la situación que sea una mujer no puede o no quiere ejercer ese papel, que los permisos sean transferibles para que el padre, si lo hay, o la mamá no gestante, o quien sea, tenga tiempo para crear un vínculo con nosotros que nos ayude a desarrollarnos.

Si hay dinero para ampliar 11 semanas el permiso de paternidad y promover la educación de 0 a 3 para toooodos los bebés, hay dinero para ampliar el permiso de maternidad unas cuantas semanas o meses y que así las madres que quieran, puedan por fin sentir que no le arrancan el bebé a las 16 semanas de vida, sino que es ella quien lo cede a otras personas más adelante, cuando ya no somos tan pequeños.

Ah, y por supuesto que empiecen a valorar lo que hace una madre, que se luche por dar a los cuidados el valor que tienen, porque es incalculable. Quien ha trabajado con niños y niñas lo sabe.

Es más, hay países donde los mejores docentes no están en las universidades, sino en las escuelas infantiles, y son los que merecen tener los mejores sueldos, acordes a la exigencia y la responsabilidad: ¡TIENEN ENTRE MANOS EL FUTURO DE SU NACIÓN!

Si eso no es importante, si cuidar de nosotros no es importante, igual tenéis que revisar bien quiénes sois, de dónde venís y qué os ha pasado a lo largo de vuestras vidas para considerar que no merecemos todo eso.

Se me ocurre una cosa: ¿Y si los permisos fueran iguales y los dos tuvieran seis meses cada uno?

Sería genial, pero seguiría siendo poco tiempo si son intransferibles. Diferente sería que pudieran transferirse de algún modo y que uno de los dos, madre o padre, se quedara nueve meses con el bebé y el otro progenitor disfrutara de tres meses, que sería lógico que fueran los primeros que es cuando más duro es lo de cuidarnos.

No es lo mismo dejar a un bebé de nueve meses que a uno de seis, y por supuesto no es lo mismo que dejar a uno de 16 semanas.

¿Y si fueran 9 meses de permiso para cada uno? Puestos a pedir…

Eso sería genial, pero también si fueran transferibles. Los padres, o las parejas, pasarían mucho tiempo con nosotros los bebés y no haría tanta falta coger reducciones o excedencias. Se implicarían más, nosotros los disfrutaríamos más, y aprenderían un montón en su faceta de padre.

A nivel práctico, los dos podrían escoger entre estar los dos 9 meses con el bebé a la vez, o estar 4-5 meses y luego uno de los dos volver al trabajo, y entonces agotar el permiso a partir de los 9 meses… Suena estupendo porque estaríamos más de un año de vida siendo cuidados por al menos uno de los dos.

El problema es que las empresas reaccionarían y evitarían contratar a todo hombre que quisiera tener hijos, y sobre todo a toda mujer en edad fértil con el deseo de ser madre. Si sumas 9 meses de maternidad con las bajas que puede coger una mujer durante el embarazo, o si tiene un embarazo de riesgo, la discriminación sería aún mayor.

¿Y ya no contrarían a mujeres ni hombres, madres y padres? ¿Es esto lo que quieres decir?

Exacto. El sistema no tiene en cuenta a los bebés. Nunca lo ha hecho. Así que las familias con hijos tendrían un riesgo mucho mayor de pobreza porque se buscaría contratar a hombres y mujeres sin hijos, y sin el deseo de tenerlos. Tendríamos a un montón de parejas con bebés, en el paro, o sin trabajo.

Igual es más fácil que desde ya, se empiece a legislar y proteger la maternidad y paternidad, y sobre todo a los bebés. Para que las empresas dejen de priorizar la contratación de toda aquella persona que no tenga un bebé en su casa. Eso sí sería un cambio importante. Una vez hecho esto, podría venir todo lo demás.

Qué duro… y qué peligroso esto que dices.

Es que al final la gente va a tener que elegir entre tener un bebé o tener un trabajo.

Muchas gracias Inés. Creo que no tengo nada más que preguntarte. Sinceramente, ojalá vuestras inquietudes lleguen al gobierno y…

Y a todas las madres, padres y ciudadanos del país.

Sí, claro, también.

Que España no es solo su gobierno.

Cierto, cierto.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¡ESTA NAVIDAD REGALA SENTIDO COMÚN! Tarjeta Regalo Tribu CSC + Libro dedicado a mano por Armando Bastida + Bolsa


Más Información

18 comentarios en ""Estáis matando a nuestras madres con lo de la igualdad": Inés Márquez, de 14 meses, presidenta de la Asociación de Bebés"

  1. Totalmente de acuerdo Inés!!

    La baja maternal tiene que ser más larga.

    Hay muchas mujeres que alargan con excedencias o que tienen que dejar al bebé con terceras personas con tabsomo 4 meses.

    Casi puedes coger una excedencia es una solución, pero claro, sin cobrar un duro. Y no todo el mundo puede.

    La mejor solución es alargar la baja maternal y la paternal.

    Un saludo

  2. Touché….Madre mía Inés, cómo has logrado con ese escaso año de vida, hacerme llorar a lágrima viva!!
    Será por qué me veo plenamente reflejada en tus palabras? Será porque con mis dos hijas pequeñas ese ha sido y está siendo mi grito de guerra desde que supe que estaba embarazada de la primera?
    Será porque veo tan sumamente injusto esas ridículas 16 semanas ? Será porque lloro unas veces y otras me pongo de mala leche cada vez que me tengo que sacarme leche para que mi bebé la tomé mientras yo trabajo? Será porque tengo que dar gracias de estar trabajando y a la vez desearía no hacerlo para poder vivir el día a día de mis hijas? Será porque aún tengo clavados los puñales de las dos vueltas al trabajo de mis dos hijas? Será que aunque tengo media jornada ando todo el día corriendo de acá para allá y sin tiempo de cuidarlas como merecen? Será que soy la rara del trabajo porque cojo una jornada reducida para cuidar de mis hijos? Será que este país algún día va a pensar en los bebés? Será que aunque tenga a mi hija en la guardería,se pone mala y muy frecuentemente….y entonces,¿Qué hacemos? Alguien la tiene que cuidar…
    Es que alguna vez en este país van a pensar bien en ellos,en su bienestar,en su desarrollo…o es que van a seguir siendo un estorbo para toda la vida…¿Hasta cuándo? Hasta que se incorporen al sistema laboral que ahí,oye, ya empezareis a producir y seréis importantes.
    Grito todos los días desde el corazón, tengo siempre una lucha interna. Quiero trabajar,si, si quiero. Pero también quiero o querría haber disfrutado mucho más de lo que llevo haciéndolo con mis hijas. Lo que está en mi mano lo he hecho para poder disfrutar….pero hasta dónde me han dejado los permisos…triste pero real….Gracias Inés.. Te dejo que mi bebé también me pide teta…y hoy, qué suerte…es festivo y la va a tener a tutiplen!

  3. Me parece una entrevista machistas y retrograda. Me parece que la opnión es la del autor y no la de una bebe de 14 meses. En resumen: mar parece patético.

  4. No, lo enfocas mal aun teniendo razón. El problema no es que el permiso del padre sea instransferible, el permiso del padre es bueno, lo que no es tan bueno y si hay que reivindicar es el escaso permiso de la madre el cual debería ser ampliado enormemente.

  5. A GGF: No me jodas que esto en realidad es un artículo de opinión en lugar de una entrevista a un bebé de 14 meses 😱 Pero qué sinvergüenzas, engañarnos de esa manera! Y machistas también, y más cosas terminadas en istas que ahora mismo no se me ocurren!

  6. A ver, Inés, que tú ahora tienes 14 meses y es normal que quieras estar con tu madre, pero cuando tengas 34 y te despidan por quedarte embarazada, como le ocurre a muchas mujeres en este país o ves que no te echan, pero quedas relegadas a tareas inferiores mientras que tus compañeros o tu pareja siguen ascendiendo en su carrera laboral tengan hijos o no, igual ves las cosas de otra forma. Hay que luchar porque las bajas en general, maternidad y paternidad, sean igual, más largas, pero iguales o si no, nunca alcanzaremos la libertad laboral. Entiendo que haya gente que haya renunciado a esa libertad ya que la madre ha decidido quedarse en casa a cuidar de los hijos. Decisión admirable desde mi punto de vista, pero para las que decidimos seguir trabajando, la desigualdad que existe ahora mismo es un obstaculo insalvable por no decir otra cosa.

  7. Hola soy Aina y soy un bebé de 3 meses, y como tengo rabietas y pienso lo primero que digo, comentaré que desagraciadamente el bebé que ha dicho todo esto está rodeado de un entorno anticuado, con amigos bebés de hace una generación, de papás que trabajan en empresas anticuadas y de mamás que piensan que como papá no es mamá, entonces yo no seré igual de feliz cuando sólo estoy con papá, lo cual es falso. Por lo tanto, bebé Inés tiene una opinión sesgada. Porque los pasos que se están dando son los correctos y como bebé, me parece mal tacharlo de medida electoral aunque lo sea.

    Mis papás me están cuidando por igual y son geniales, y en sus empresas también. Mi mamá me ha cuidado 11 semanas y ahora se ha puesto a trabajar, y mi papá ahora empieza su tercera semana de 10 y tanto yo, como mi familia como en su trabajo, están muy contentos de que así sea. Además, al llegar a casa mamá de trabajar, se siguen repartiendo las tareas por igual, y lo mejor de todo es que yo sigo tomando leche materna a demanda todo el día! (aunque mis amigos bebés de bibe de leche no materna también son súper felices).

    Creo que la sociedad va remando hacia la dirección correcta y cada generación es mejor que la anterior. No acabo de entender qué pide bebé Inés, pero parece que prefiere que la mamá de Inés la acapare para no sentirse menospreciada en la sociedad? Supongo que no he entendido nada!!

    Sólo sé que mis papás me cuidan y crían muy bien, al igual y seguro que los de Inés, pero la verdad es que Inés piensa muy raro perdiendo la oportunidad de crear un vínculo increíble con los dos!!

    Un beso muy grande para todas las mamás de mis amigos bebés!

  8. Totalmente de acuerdo con el artículo.
    Que pena que alguna gente piense que es anticuado que un bebé necesite a su madre durante más de 16 semanas, y también a su padre. Bueno, más que pena creo que es falta de conocimiento del desarrollo del ser humano.
    Gracias por un artículo que refleja una realidad aplastante. Como mujer luchadora y feminista, me alegra mucho leer estas palabras.

  9. Hay cosas que me han gustado del artículo, pero casi hasta el final no se habla de los otros tipos de familia. Todo el tiempo habla de madre que da teta a su [email protected], pero ¿y los padres adoptantes, o las madres que no dan pecho? Hoy en día hay muchos modelos de familia y al final todos tienen algo en común, la falta de tiempo para el cuidado de los hijos. Por lo que creo que se debería hablar más de conciliación familiar y no tanto de la mujer como parte indispensable de la ecuación. No están matando a nadie por igualdad, están perjudicando a los niños con la pronta y obligada incorporación de sus padres al mercado laboral a los 4 meses de formar una familia, sin más. Me ha parecido un artículo exageradamente largo, machista y con poco tacto para madres y padres que ni han gestado, ni dan el pecho y son igual de padres y madres que cualquiera, no es necesario sentir patadas en tu vientre para sentirse padre ni para amar a tus hijos. Le pediría al autor que se actualice y ponga como su web indica, sentido común a sus artículos.

    • ¿Qué pasa con las madres y padres adoptantes? Merecen el mismo permiso que las madres que no adoptan. Incluso me atrevería a decir que tendrían que tener aún más tiempo, porque parten en desventaja al no haber gestado ni parido al bebé.
      Las madres que dan pecho están en la misma situación que las que dan pecho. Aunque no den teta, el bebé hace el vínculo con ellas por ser las cuidadoras principales (a menos que al principio, tras el parto, sea la pareja la que establezca ese vínculo principal… entonces mediante la transferibilidad del permiso, debería ser la pareja quien pasara más tiempo con el bebé).
      Coincido totalmente en lo que dices: no hay conciliación, y por eso es MUY IMPORTANTE que los permisos sean más largos. Si pueden ser los dos, los dos. Pero estamos en España, y solo están invirtiendo en el permiso de la pareja. De aquí la queja. Si no hay dinero para todo, no los iguales: alarga uno de los dos y hazlo transferible para que cada familia pueda acogerse a la opción que considere mejor.
      A mí esto, pensando en los bebés, me parecen tan de sentido común…

  10. Totalmente de acuerdo en que 16 semanas son ridículas para que la madre esté con el bebé. Si la misma OMS recomienda lactancia materna exclusiva los 6 primeros meses, qué sentido tiene dejar al bebé antes para incorporarse a trabajar? Te puedes sacar leche, si, pero empiezas a reducir tomas, vas perdiendo leche, y al final acabas teniendo que dejarlo. Es absurdo. Libertad e igualdad sería que si una mujer no quiere aprovechar esos 6 meses de baja maternal lo haga desde su decisión personal de madre, no desde una imposición del sistema, por la cual en algunos casos se ve obligada a tener que decidir entre criar al bebé y renunciar al trabajo o directamente no tener hijos. Y la que sí lo desee porque piense que es lo mejor para el bebé, que sí tenga esa opción. Respecto al padre, pienso que al menos esas 5 semanas son necesarias también, para crear vínculos y sostener a mamá-bebé, y más aún cuando hay otros hijos ya y toda la familia tiene que adaptarse al nuevo miembro y nuevas rutinas.

  11. Para mi és un articulo buenisimo. ..es mas, yo alargaria la baja hasta los dos años que es quando empieza a romperse la fusion mama-bebè. Mas como en paises mas desarrollados que el nuestro (Suècia, Finlàndia. ..). Veo que hay madres a las que importa mas su carrera y su trabajo que la fusio con su bebe…así va nuestra sociedad …dando Mas importància a lo material qun al apego y amor con los hijos. Para mi igualdad poder elegir entre cuidar ala bebè o ir a trabajar sin que té miren mal. Yo pido reconocimento por el papel de madre que se ha perdido. Yo deje de trabajar para passar mas tiempo con mis hijos (sentia que me lo estaba perdiendo) no me compro ropa, no voy a la peluqueria, ni a depilarme, no voy a restaurantes, compro en supermercado si economicista. ..Tengo 2 carreras y una formacion professional y quando pueda y me apetezca seguiré con mis proyectos…y me considero feminista y en accion. Se que hago lo que me dice el corazón y soy feliz.

  12. Solo puedo decir que no se debe juzgar a quien no quiera ser juzgado. Me parece estupendo que una mujer libremente decida quedarse en casa a cuidar a su hijo. Pero, ¿Y si yo quiero trabajar? Mi bebé no va a ser infeliz, estoy demostrando que mi bebé es una lacra y una carga muy pesada para mí y que está en un segundo plano, etc, etc, etc. Creo que quien ha escrito este artículo no tiene ni idea de lo que está diciendo
    Yo elegí libremente que quería trabajar, mejoraban mucho mis condiciones laborales, mi salario, mi horario, pero para ello primero tenía que irme a vivir fuera de casa entre semana, y lo hice. Porque mi profesión también forma parte de mi ser. Evidentemente, esto no significa que mi trabajo sea más importante que mi hijo, todo lo contrario, fue pensando en lo que era mejor para él, ahora y en un futuro. Si conocieras a mi hijo verías que no es un niño nada infeliz y que tiene un entorno de apego y amor muy seguro.
    Mi pareja es una persona maravillosa que es exactamente igual de válido para cuidar a su hijo que yo que soy su madre.

    • El bebé es una lacra para el sistema, una carga, un problema porque tiene trabajadores dependientes de su cuidado… Quieras trabajar o no (la mayoría tienen que hacerlo porque no queda otra), las parejas tienen que buscar a alguien que cuide del bebé, y esos bebés, porque son niños pequeños, van a enfermar, van a tener un periodo de adaptación a la escuela infantil, al colegio, van a hacer actividades de fin de curso, tutorías, revisiones en el pediatra, van a sufrir ingresos hospitalarios, van a… Y para el sistema eso es TERRIBLE, porque no reconoce a los bebés como algo valioso a lo que hay que cuidar, ni reconoce la maternidad por eso mismo.

      La MATERNIDAD y los BEBÉS son una CARGA para el sistema, y en vez de decir al sistema lo importantes que son ambas cosas, reaccionamos aplaudiendo por que igualen los permisos, como si la maternidad no fuera importante, y dejando a los bebés sin madre ni padre a las 16 semanas (y traspasando la carga a las familias, sobre todo a aquellas que NO tienen con quién dejar a su bebé).

  13. Gracias por explicar tan bien lo que llevo tiempo pensando.Me he sentido “vista” y valorada como madre y mujer q dejó de trabajar (voluntariamente y aún sin fecha de regreso al mundo laboral) para poder SER madre. Gracias por decir verdades tan complicadas de ver y explicar.

  14. Gracias!!!! Tan bueno!!!! Y basta ya de feminismo de élites. Cómo se puede llegar tan rápido a mejorar los derechos de los padres y no tener en cuenta la reclamación de al menos 6 meses para las madres? Vergüenza!!!

  15. Inés, un hombre de mediana edad dice estar hablando por ti. Y lo que dice que dices suena a magia antigua, no a una nueva generación que crecerá fuerte y que luchará por el feminismo.

  16. Este artículo es completamente sesgado y desinformado, la lucha de las mujeres es por la igualdad. La baja maternal igualitaria es un primer paso en varias direcciones una: salarios más igualitarios entre hombre y mujeres o por qué crees que los hombres ganan mas que las mujeres? La baja maternal no será más una excusa para ello.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.