11 maneras amorosas de calmar el llanto del bebé

El llanto es la única forma que tiene nuestro bebé de comunicarnos su malestar. Por eso es importante acudir cuando nos alerta

El llanto es una de las primeras formas de comunicación que tiene el ser humano. Con las miradas, al tocarte, a través de los distintos sonidos que emite o simplemente con gestos (como meterse la mano en la boca o hacer diferentes movimientos), el bebé está queriendo decir cosas. Pero, ¿cómo calmar el llanto del bebé?

Cuando el bebé llora y no se tienen en cuenta sus gestos se produce malestar y sensación de abandono. Para muchos padres el llanto de su hijo puede ser doloroso, preocupante, irritante o incluso paralizante. Y tiene su porqué, incluso científico. Por ello, vamos a presentar algunas maneras amorosas de calmar el llanto del bebé, sobre todo por su bien, pero también por el vuestro.

¿Por qué lloran los bebés?

Los recién nacidos evidentemente no saben hablar y tienen que hacerse entender. Debemos entender que los niños no lloran para molestar ni para manipularnos, lloran para comunicarse. Es más, el llanto es un sistema de supervivencia del bebé.

 

 

Si tengo hambre y no me dan, lloro para que lo sepan, o si necesito que me abracen o incluso si me duele algo. A través del llanto nos informa de necesidades físicas o emocionales: tengo hambre, frío, me siento solo, me duele algo… Por eso es importante acudir cuando nuestro hijo llora e intentar entender el motivo que ha motivado esta reacción para ponerle remedio.

Depende de cómo tú reacciones, así se comportará él

Cuando el recién nacido llora, el cerebro de la madre reacciona instantáneamente. No es algo meramente cultural, su organismo está biológicamente programado para acudir a atender a su hijo. Un grupo de investigadores analizaron el comportamiento de casi 700 madres, de 11 países diferentes, y comprobaron que, a pesar de las diferencias culturales, en todas las madres se activaban los mecanismos de protección hacia el bebé al escucharlo llorar.

La cuestión es cómo reaccionamos ante el llanto. Si en lugar de transmitir tranquilidad al niño, nos sentimos desbordados por no saber cómo calmarlo, eso hará que el niño llore con más fuerza y aumentará nuestro estado de nerviosismo. Así entraremos en una espiral que no solucionará la situación.

 

Cuando mamá no puede más

 

Es una reacción muy frecuente en los padres primerizos. Por eso es muy importante tener autocontrol, y lo conseguiremos a medida que vayamos ganando seguridad. ¿Cómo podemos adquirir esta seguridad? Aprendiendo diferentes mecanismos para poder calmar a nuestro hijo. De ahí la importancia de este post.

Llorar no es sano

Hay una frase muy recurrente, sobre todo entre los abuelos: «Déjalo llorar, llorar es sano». Ahí es cuando a los que son padres por primera vez les asaltan las dudas: «¿si llora debo ir a cogerle inmediatamente o espero? ¿Lo estará malcriando? ¿Me estará manipulando?». Como ya hemos indicado el llanto es un método de comunicación y de supervivencia. Por tanto, si nos está intentando decir algo hay que atenderle. Sin ningún tipo de duda.

¿Qué sucede si el niño llora y no acudimos? Nuestro hijo entenderá que no tiene a nadie que le cuide y que sus necesidades no son importantes. Por tanto, crearemos en ellos una sensación de abandono. Los recién nacidos necesitan seguridad y esta la tendrán gracias al contacto con sus padres. Somos los que debemos crear ese clima de tranquilidad en el niño, ayudándolo a gestionar su malestar físico y emocional.

 

 

Por eso debemos acudir si el niño llora, cogerle en brazos y ayudar a que se calme. Es fundamental, ya que ellos aún no tienen capacidad para calmarse solos y se regulan gracias al contacto con sus progenitores. Abrazarlos, que te escuchen, te sientan y te vean es la mejor forma de dar seguridad al bebé.

Una vez calmado, intenta descubrir por qué está llorando el bebé. ¿Hambre, sueño, cansancio, fiebre, dolor, gases, frío o calor, se le ha caído un objeto y lo no puede coger o simplemente quiere saber que estás cerca y que le abraces? Aunque parezca mentira, dentro de esta lista están las causas más frecuentes del llanto de los recién nacidos y, sabiendo el motivo, estaremos más cerca de revolverlo.

 

Aprende a identificar las necesidades de tu bebé cuando llora con el Seminario Online «Cómo saber qué dice el bebé cuando llora»

Si tu bebé llora y eso te desespera, tómate unos segundos, respira hondo, tranquilízate y recuerda que tu hijo te está llamando porque necesita algo. Intenta usar un tono dulce y que tu rostro sea relajado. A veces esto cuesta porque estamos estresados, porque los primeros meses se duerme muy poco, porque nos preocupa no saber calmarlo o porque tememos que llore por algo grave…

11 maneras de calmar el llanto del bebé

Para serenar al bebé, acudir de forma tranquila es imprescindible. Tu actitud es fundamental, así que evita zarandearlo o cogerle bruscamente. Recuerda siempre que los recién nacidos son muy delicados.

1. Adelántate al llanto

Si hay cosas que sabemos que provocan su llanto, vamos a intentar evitarlas. Por ejemplo, si el momento más complicado es cuando está muy cansado o tiene sueño, vamos a intentar buscar un clima tranquilo para que no llegue al extremo. Si es cuando tiene hambre, vamos a detectar sus señales para ofrecerle antes de que estalle. Se trata de conocer a tu bebé (los primeros días parece imposible, pero conseguirás detectar los motivos) y adelantarte a las causas de su malestar.

 

 

2. Estar pendiente de las necesidades básicas

Como hemos explicado antes, la lista de los motivos más frecuentes por los que llora un bebé no es muy larga. Intentemos repasarla mentalmente en pequeños periodos de tiempo para evitar el llanto. ¿Tiene el pañal mojado? ¿Hace demasiado que no come (voy a ver si me está avisando de que tiene hambre)? ¿No ha dormido en todo el día porque hemos cambiado hoy su rutina? ¿A lo mejor tiene calor? Con algo tan simple podemos conseguir reducir el número de llantos.

3. Cógelo en brazos

Si no está en tus brazos, cógelo. No te dé miedo. «¡Pero se va a acostumbrar a tus brazos!». ¡Pues qué maravilloso! Si tu hijo llora, el contacto con tu cuerpo, tu calor, sentir que estás cerca… será una forma para los dos de comprobar algo. Él podrá saber que estás ahí y que si necesita algo acudirás, tú podrás comprobar si simplemente necesitaba contacto, si desprende calor o frío, si el pañal pesa… y actuar en consecuencia

4. Muévelo de forma rítmica

Mecerle y balancearle de forma rítmica calma al bebé. A muchas personas también les sirve en la mochila, el cochecito o incluso hay quien usa el coche porque el movimiento del vehículo hace magia. Recuerdo una vez que, en la consulta de un médico, empecé a mecer en brazos a mi hija para que estuviera tranquila en un espacio desconocido y frío, y el especialista me dijo que si hacía eso lo tendría que hacer siempre.

 

 

¡Afortunadamente ha sido así! Mi hija se acostumbró a que si mamá estaba cerca y la tranquilizaba con su vaivén en sitios desconocidos, todo estaba bien. Me ha servido de mucho esa amenaza de que «se acostumbraría», porque las dos hemos podido ir a muchos sitios juntas (incluso a una entrevista de trabajo), sin que el llanto apareciera mientras su madre mantenía una conversación o hacía cosas imprescindibles.

5. Acuéstalo sobre tu brazo

Es una postura que puede parecer extraña, pero que da resultado cuando el problema son los gases (seguro que más de uno ya conocéis el temido cólico del lactante), ya que con el brazo presionas la barriguita, das calor a todo el cuerpo y ayudas a la liberación de gases… ¡Es casi como hacer magia!

6. Háblale con dulzura

Cuando hablamos con cariño y amor nuestro tono cambia. Con un tono menos agudo, hablando más bajito y lentamente recordaremos a nuestro bebé ese tiempo en el que estaba en nuestro interior y le contábamos mil cosas sin aún conocernos. Es una forma no solo de consuelo, sino que también estrechará lazos emocionales e incluso estamos trabajando en su futuro lenguaje. Que no te dé vergüenza, no es de locos hablar con tu bebé porque, aunque no lo creas, él por tu tono te está entendiendo.

 

 

7. Cántale

«¡Si yo no sé cantar!». Nadie te está pidiendo que cantes bien, simplemente canta. Una canción que te guste, una que te cantaban de pequeño o simplemente una frase absurda entonada… No importa, pero que el bebé asocie esa canción con el momento del sueño, del baño o simplemente con la calma te ayudará a que el recién nacido se serene.

8. Baño y masaje

El momento del baño debe ser un momento bonito y tranquilizador, por eso debemos evitar transmitir al bebé nuestro posible estrés. El contacto con el agua templada recuerda a muchos recién nacidos el líquido amniótico que le cubría cuando estaba en el interior de nuestro cuerpo y les sirve para tranquilizarse.

Los masajes y las caricias también son un buen método para calmar al bebé. Rebajan el nivel de estrés producido por el aumento de cortisol, y hacen que el bebé se sienta mucho mejor ¡y nosotros también!

 

el-primer-bano-del-bebe-2

 

9. Ofrécele algo para succionar

La succión produce tranquilidad en los recién nacidos. De ahí la importancia de la succión no nutritiva de los bebés lactantes y de que ellos solitos se chupen un dedo. Les sirve para calmarse.

10. Déjale algo que huela a su mamá

Si tienes que separarte de él, o si quien lo acompaña es su padre u otro cuidador, muchas veces dejarle una prenda que haya llevado su mamá puede servir para rememorar la tranquilidad que ella que proporciona. Un papá en San Francisco hizo el experimento para ver si funcionaba y lo grabó. ¡El vídeo se hizo viral por los resultados que consiguió! Eso sí, no dejéis de vigilarle si lo hacéis, para estar seguros de que el bebé no corre peligro de asfixia.

 

11. Pide ayuda

Si tu bebé llora de forma frecuente y resulta inconsolable, pide ayuda ¡y no te sientas mal por ello! (te recomiendo que te leas el post «Pedir ayuda en la maternidad, a veces es necesario»). Pregunta a la gente de tu alrededor que comparte tu mismo criterio de crianza, acude a tu Tribu o a un especialista. Si el llanto no para, después de utilizar todas estas herramientas, acude al pediatra para descartar alguna patología.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

6 comentarios en "11 maneras amorosas de calmar el llanto del bebé"

  1. Hola! Gracias x los tips. Queria preguntar q sabeis u opináis d favorecer el llanto como medida para liberar estrés en los bebes?. Me explico, hay bbs q ya lloran ellos solitos cuando estan cansado/sobreestimulados sobretodo cuando son muy pequeños pero a medida q son mas grandes pero aun no hablan encuentran otras formas de comunicación (señalan, signan, gritan, hacen ruidos…) y no llegan a llorar si antes les has atendido y los has distraído con otra cosa (voluntariamente o no). Al final del dia acumulan esa frustración de no haber conseguido lo q pedian y estan muy nerviosos, inquietos, lloriquean pero como en seguida » los calmas» nunca llegan a expresar todo eso. En este punto a veces estando en brazos y con un poco de contencion se arrancan a llorar hasta q parar y se quedan relajados.

    • Sí, hay peques que no encuentran otra válvula de escape y lloran, aun estando en brazos. Yo creo que están simplemente expresando sus emociones, sin saber ponerle nombre «frustración, estrés, agobio», pero expresando. Si lo siente y parece que el motivo es ese, me parece importante sostener y contener en brazos, dar calma, dar seguridad. Estar ahí. A menos que te pida espacio, que entonces sería diferente.
      Nosotros también lloramos y así como hay días que prefieres llorar en soledad, hay momentos en los que estás pidiendo un abrazo a gritos. Y los demás no saben en qué momento estás, así que siempre se agradece el ofrecimiento, y ya cada cual responde: «Ahora no» o «Muchas gracias por estar ahí siempre».
      Pues con [email protected] peques igual, estar ahí siempre, que lo sepan y lo sientan. Hasta que ya no nos necesiten.

      Lo que no haría o evitaría es distraer su emoción con dibujos, juguetes o algo así. Aunque sí vería bien decirle algo como «si te apetece, podemos jugar a algo, o leer un cuento», porque así le dejas abierta la puerta a pasar un rato juntos y que encuentre la calma también de otra manera.

  2. Yo cuido de que mi bebé no llore llevando a cabo estas recomendaciones. Sin embargo, mi bebé de casi 5 meses llora desconsoladamente en el coche. Vivimos en un sitio que para salir necesitamos coche si o si. El pueblo más cercano a 10 min. Además no voy prácticamente nunca acompañada, no hay acompañante, vaya. Lo que hago es parar y tratar de consolarle. Lleva un espejo grande, una culebra con animalitos de juguete, mordedor e incluso un chupete (no usa habitualmente). Yo lo paso fatal. Su llanto es durísimo para mi, se pone rojo, suda…así que no se si no volver a salir o salir todos los días hasta que se “acostumbre”. De momento hago lo primero. Salgo una vez por semana. Me siento una madre horrible por someter a mi hijo a ese estrés y visualizo traumas posteriores. No se qué hacer.

    • Yo creo que no eres una madre horrible. No lo haces adrede. No lo dejas llorar adrede. No lo haces pudiendo calmarlo. Es que vas en coche, no queda otra. Lo pasa mal. Seguro. Pero ¿qué otra cosa puedes hacer? Ya lo estás haciendo: evitar ir si no es imprescindible. Parar (ten cuidado dónde paras, que puede ser peligroso también). Y tratar de que no lo pase mal… quizás puedas poner ruido blanco en el coche, ruidos de lluvia o mar… cosas así. Por si suena la flauta…

      Un abrazo!

  3. Buenos días, ayer mi bebé de 10 meses se dió un pequeño golpe en la cabeza y se puso a llorar, su mamá la cogió en seguida para calmarla y yo le puse caras graciosas para que se riera pero su mamá se enfadó y dijo que no lo hiciera porque así no estaba respetando sus emociones. Me salió automáticamente y yo sólo quería tratar de hacerle reír y por supuesto quiero respetar sus sentimientos y emociones, por eso me gustaría saber si hice mal para tratar de no hacerlo más. Muchas gracias por adelantado.

    • Hola Adrián.

      Creo que en una situación así no hay ni un bien, ni un mal. Siempre se aboga por intentar que puedan expresar sus emociones y decirte cómo se sienten, y por supuesto no está mal si tratas de animar a una persona que lo está pasando mal, siempre que no niegues su sufrimiento. Así que diría que los dos lo hicisteis «bien» 😉

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube