El pensamiento mágico en niños según Montessori

Entre los dos y siete años de vida no se ha establecido el pensamiento abstracto, por lo que la fantasía podría confundir a los niños en el aprendizaje del mundo real

El pensamiento mágico ayuda a los niños a comprender el mundo que les rodea desde su percepción, pero algunos modelos educativos, como la pedagogía Montessori, desaconsejan fomentar este tipo de creencias en la primera etapa del desarrollo (de cero a seis años), objetando que podría causar interferencias en el aprendizaje, según la edad del pequeño.

Vamos tratar de entender qué es el pensamiento mágico para la psicología y antropología, el pensamiento mágico en niños y la diferencia entre imaginación y fantasía. Porque aunque en ocasiones a estas dos últimas las separa una delgada línea, no son lo mismo.

Qué es el pensamiento mágico

Cuando elaboramos una idea, un pensamiento o una creencia acerca de algo, nos basamos en diferentes aspectos como la experiencia, la observación y el conocimiento previo adquirido. Nos guiamos por la razón, por lo que nuestros sentidos perciben y por el procesamiento intelectual de esa información que percibimos a través de los sentidos. Este mecanismo es lo que se conoce como pensamiento lógico, y conlleva un razonamiento preciso, justificado y evidente.

 

 

Ya desde la antigua Grecia, con Aristóteles como máximo exponente, se empiezan a utilizar pruebas empíricas, experimentos con los que evidenciar casi cualquier cosa. Obviamente no todo se puede comprobar o demostrar empíricamente, pero es un elemento esencial en pensamiento científico contemporáneo.

Se entiende por pensamiento lógico el pensamiento «correcto», que se ajusta a lo real ya que procede de la propia elaboración del individuo, gracias a la relación que va creando con los objetos. Los puzzles, los acertijos o las matemáticas son un claro ejemplo del pensamiento lógico.

 

 

En el lado opuesto, encontramos al pensamiento mágico. Esta manera de llegar a conclusiones se basa en supuestos no justificados, formando opiniones sin fundamentación empírica. Estos pensamientos tienden a relacionarse con lo sobrenatural y no siguen un patrón racional.

A menudo están influenciados por otras personas y se basan en percepciones psíquicas subjetivas. Por ejemplo, como pensamiento mágico, tenemos los actos relacionados con la superstición, la religión y algunas costumbres culturales como los Reyes Magos.

Aunque pueda parecer una actitud poco útil o carente de razón, lo cierto es que al pensamiento mágico se le atribuyen grandes avances en la sociedad, ya que tiene una función adaptativa en muchas circunstancias. De hecho, muchos expertos consideran que el ser humano no hubiese evolucionado sin el pensamiento mágico.

 

Pensamiento mágico

 

Las etapas de desarrollo cognitivo

El psicólogo e investigador Jean Piaget, dividió el desarrollo cognitivo en cuatro etapas, en las cuales podemos asociar unas capacidades u otras; y unos juegos u otros. 

  • Sensoriomotor (entre los cero y los dos años).
  • Preoperacional (de los dos a los siete años).
  • Operaciones concretas (de siete a 12).
  • Operaciones formales (desde los 12 hasta la etapa adulta).

En la etapa preoperacional cobran especial relevancia todas las experiencias sensitivas adquiridas por los peques en la etapa anterior, ya que de ahí van a obtener el significado de muchas palabras, pues todavía no entienden conceptos abstractos.

 

 

Pero esta ausencia de pensamiento abstracto, en algunas ocasiones va a precisar de nuestra ayuda para racionalizar algunas de sus vivencias. Y es que podrían creer que no hay nada imposible (como volar) o que pueden modificar la realidad con su pensamiento de forma voluntaria o involuntaria (esto puede generar mucha confusión, por ejemplo en todo lo relacionado con la muerte).

De esta incapacidad de razonar y la tendencia a fantasear y al pensamiento mágico, vienen también todos los miedos característicos de esta etapa: a los monstruos, a la oscuridad, etc. Algunos de los ejemplos del pensamiento mágico en niños serían las hadas, los fantasmas, los Reyes Magos, los amigos imaginarios, las fábulas en las que se personifican animales… En definitiva, todo el mundo de fantasía.

 

 

Durante la siguiente etapa, la de las operaciones concretas, comienzan a usar la lógica y de este modo llegan a conclusiones más cercanas a la realidad. Es entonces cuando, con la aparición del pensamiento abstracto, la pedagogía Montessori podría aceptar incluir el pensamiento mágico y la fantasía, antes no.

Pensamiento mágico en Montessori: fantasía e imaginación

La pedagogía Montessori tiende a diferenciar fantasía de imaginación, y es que realmente no son lo mismo aunque a veces puedan confundirse. ¿La principal diferencia? Que la imaginación transforma una realidad conocida y la fantasía crea una realidad autónoma. Tienen en común que las dos se basan en la memoria visual y que nos servimos de ambas para percibir el mundo.

El enfoque Montessori apunta a que la imaginación es algo innato, que no hace falta alentar y que se va desarrollando sola. De hecho la imaginación, al partir de la realidad conocida, ayuda a despertar la mente y a crear. Sin embargo, la fantasía podría dificultar el aprendizaje, ya que invita al niño o a la niña a alejarse de la concentración en objetos reales y a dispersarse, centrándose en un mundo irreal, de ensueño.

 

 

Como la mente de los niños y las niñas no está preparada para el pensamiento abstracto, y por lo tanto no pueden diferenciar fantasía de realidad, desde la pedagogía Montessori se prefiere evitar la fantasía en la etapa de cero a seis años. Así los peques se centran en esta primera etapa del crecimiento en conocer el mundo real para poder adaptarse a él y lograr un análisis crítico de la realidad, desarrollando entonces la inteligencia. De otra manera, podrían integrar la fantasía en su realidad, creando así confusión e inadaptación.

Vida práctica para fomentar la autonomía e inteligencia

En Montessori todo gira en torno al contacto de los niños y las niñas con la realidad, con el mundo que les rodea, con la vida práctica. Por eso tiene sentido que bajo este enfoque (que otras pedagogías, como Waldorf, no comparten) se deje a un lado la fantasía, hasta haber integrado la vida cotidiana.

 

Aprende a crear vuestros propios materiales Montessori en casa junto a vuestros/as niños/as, de tal modo que podáis pasar tiempo de calidad con ellos/as mientras os divertís con el Curso Online «Montessori en casa»

 

Y es que será gracias al contacto con la realidad que los niños logren conquistar su autonomía. Para eso nos propone numerosas actividades con las que hacer partícipes a los peques de su vida diaria. Por ejemplo, diseñar su habitación de forma que el peque pueda entrar y salir de la cama sin ayuda, encontrar y alcanzar su ropa, ver con facilidad y elegir qué juguete desea utilizar…

También aboga por dejar que manipulen herramientas y objetos reales, siempre con una enseñanza previa y bajo supervisión; e incluso nos ofrece pautas para preparar ambientes cotidianos, como la cocina, para fomentar un entorno seguro donde los peques puedan desarrollar sus habilidades.

 

 

¿Se puede desarrollar la creatividad con tanta vida práctica? ¡Por supuesto! De hecho, la creatividad está más relacionada con la imaginación, ya que permite crear nuevas ideas, pero partiendo de conceptos conocidos. Y podemos ofrecerles actividades, como las manualidades, que la estimulan sin necesidad de usar la fantasía o pensamiento mágico.

Si quieres saber más sobre el enfoque Montessori, en la Tribu CSC cuentas con dos Guías Montessori: Zazu Navarro y Miriam Escacena. Además descubrirás toda una comunidad de madres y padres dispuestos a compartir sus experiencias, y Cursos y Seminarios Online para adentrarte en la pedagogía Montessori. ¡El primer mes es gratuito!

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Desarrollo infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Desarrollo infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "El pensamiento mágico en niños según Montessori"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube