La conquista de la autonomía según Montessori

Cómo debemos entender la autonomía infantil cuando somos padres primerizos

Queridos amigos, cada vez somos más familias las que estamos enamoradas de la maravillosa pedagogía Montessori, que sabemos que va mucho más allá que un método educativo (es toda una filosofía de vida) y que no se trata de una moda ya que tiene 150 años de historia. En este artículo vamos a hablar precisamente de uno de los puntos que más llaman la atención de los “niños Montessori”: la gran autonomía que tienen.

Y para comenzar, me gustaría primero enlazar este vídeo que he comentado en varias ocasiones, en el que se puede observar la cantidad de cosas que puede hacer un niño con tan solo 18 meses. ¡Es realmente impresionante!

 

 

Antes de meternos en faena, vamos a hacer una aclaración importante: ¿cuál es la diferencia entre autonomía e independencia?

Autonomía e independencia

Esta es una duda recurrente y es muy importante explicar la diferencia para que quede claro. Según Edgard Deci, un reconocido investigador de la motivación humana, la independencia significa “tener la capacidad de hacer las cosas por uno mismo sin depender de los demás”. En cambio, autonomía es “tener la capacidad de actuar libremente y de elegir nuestras opciones”.

La independencia, por tanto, se refiere a la capacidad de sustentarse a uno mismo. Evidentemente es algo que se va logrando con los años, ya que los bebés humanos nacemos completamente dependientes de nuestros progenitores y eso se debe fundamentalmente a que necesitamos completar un periodo de gestación exterior (los “segundos nueve meses”). La independencia va directamente relacionada con la autoestima, ya que todos los niños pasan por esa fase de “yo solito”, y por eso una de las grandes citas de Montessori es “enséñame a hacerlo sin tu ayuda”.

 

autonomia-1

 

De hecho, a nadie le gusta sentirse dependiente y por eso tenemos una ley de dependencia, para ayudar a las personas que pueden padecer ciertas enfermedades que limiten sus capacidades. Algunos ejemplos de independencia en la infancia pueden ser que un niño empiece a ser capaz de poder llevarse la comida a la boca, lavarse los dientes, calzarse, abrocharse el abrigo, etc.

 

 

La autonomía se refiere a la capacidad de tomar decisiones o darse las reglas a uno mismo sin intervención ni influencia externa. Por ejemplo, en un niño podría ser el decidir lavarse las manos antes de comer sin que nadie tenga que decírselo, el animarse a poner la mesa por pura satisfacción de colaborar en la familia, el quitarse los zapatos mojados de la calle al entrar en casa, el prepararse el desayuno de media mañana para la escuela…

La conquista de la autonomía

La conquista de la autonomía es uno de los pilares sobre los que se sustenta el aprendizaje Montessori. Cuando un niño es autónomo y no necesita la ayuda del adulto, puede asumir responsabilidades, tomar decisiones, y sentirse más seguro e independiente.

Aquí compartimos este otro vídeo de una preciosa escuela de las afueras de Madrid que conozco personalmente y que cumple fielmente con la filosofía, (si vas a visitar alguna te recomendamos leer este artículo para saber qué preguntar), en el que se puede ver cómo es el día a día en una escuela Montessori.

 

 

En Montessori, la independencia se trabaja en las actividades de vida práctica, una de las cinco áreas de aprendizaje del método, que busca preparar al niño para las experiencias reales de la vida cotidiana. Son actividades que los niños ven realizar a los adultos diariamente y con las que pueden sentirse muy familiarizados (vestirse, preparar alimentos, limpiar la mesa, barrer…).

 

 

Se dividen en cuatro tipos de actividades

  1. Cuidado de la persona (todo lo relacionado con la higiene personal y el vestido).
  2. Cuidado del ambiente (todo lo relacionado con el orden y la limpieza).
  3. Desarrollo de las relaciones sociales (todo lo relacionado con la cortesía, la gentileza y la «buena educación»).
  4. Conocimiento y el control del propio cuerpo (todo lo relacionado con la motricidad fina y gruesa, la coordinación ojo-mano, etc.).

¿Cómo se trabaja la autonomía?

La autonomía se trabaja de una manera trasversal, porque precisamente una de las bases científicas del método es la libre elección y el fomentar la motivación intrínseca. Sabemos que durante generaciones se han practicado métodos conductistas para educar fomentando la disciplina y la obediencia, pero en los últimos años nos cuestionamos qué efectos tiene a largo plazo…

En muchas ocasiones se sigue recurriendo a premios y castigos porque no se conocen otras herramientas… Está claro que si un niño está teniendo un “mal comportamiento” y le mandamos a su habitación o a la silla de pensar deja de hacer lo que estaba haciendo, pero ¿está entendiendo porqué estaba mal lo que hacía? ¿Estamos fomentando el juicio propio y el pensamiento crítico?

 

 

Lo mismo ocurre con la motivación. Si desde la infancia mostramos caramelos, golosinas y otros premios para que los niños hagan lo que queremos, les estaremos acostumbrando a actuar según ese patrón de comportamiento, y ellos siempre estarán pendientes de cumplir nuestras expectativas y no de alcanzar sus logros por su propia satisfacción personal.

Incluso podrán llegar a interpretar que nuestro cariño hacia ellos depende de su comportamiento (en este sentido, es muy interesante leer sobre el amor incondicional). De hecho, es muy importante reflexionar sobre los resultados a largo plazo de este tipo de aprendizajes, (en este otro artículo hay una historia de un adulto que lo refleja muy bien).

 

Descubre cómo aplicar la filosofía Montessori en el día a día con el Seminario Online «Montessoriza tu vida»

 

Así que, como conclusión, debemos conocer las diferencias entre autonomía e independencia, y saber cómo y por qué debemos incentivar cada una de estas dos habilidades en nuestros peques; buscando el equilibrio en el punto medio, sin llegar a los extremos. Si queremos empezar a plantear actividades de la vida práctica, podemos guiarnos en función de la edad del peque.

Y respecto a la autonomía, podemos fomentar el hacer preguntas de curiosidad a nuestros peques, el dejarles decidir en la mayor parte de situaciones que podamos. No les vamos a preguntar si quieren darnos la mano para cruzar o si quieren subirse a la silla del coche, porque eso es una cuestión de seguridad por la que debemos velar los padres y no es negociable, pero sí podemos pedirles su opinión a la hora de elegir un menú saludable o dejarles que empiecen a responsabilizarse de preparar su mochila para ir al colegio en cuanto tengan edad suficiente.

Y cuando son bebés, ¡lo mismo!

Una cosa es querer practicar los principios del movimiento libre y no forzar posturas que el bebé no ha alcanzado por si mismo antes de tiempo, como la sedestación; y otra muy diferente es dejar que el bebé gatee o trepe por sitios peligrosos “sin querer intervenir” para que “pueda desarrollar su voluntad”. De todo hay… y alguna vez me he visto la situación de querer salvar un posible accidente y ser reprendida por unos padres completamente despreocupados que estaban tomando cañas sin mirar lo que hacía su peque ni de reojo…

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Desarrollo infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Desarrollo infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "La conquista de la autonomía según Montessori"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube