¿Cómo sobrevivir a la adolescencia de tu hijo/a?

La adolescencia provoca cambios físicos, emocionales y sociales en nuestros hijos y nosotros debemos acompañarlos con empatía, compresión y apoyo

Y cuando una cree que la vida vuelve a su cauce, que se han acabado las noches sin dormir, que empieza a recuperar su propio espacio antes ocupado por una personita pegada al pecho o en brazos; que se han acabado las rabietas y la etapa del no… Llega una nueva fase (LA FASE) y te preguntas con inquietud: ¿Cómo lo hago? ¿Cómo se puede sobrevivir a la adolescencia de mi hijo?

Todas las familias tienen que pasar por ella y todas sobreviven, así que lo primero que tienes que hacer es respirar. Nosotros hemos sido adolescentes y aquí estamos, como padres responsables buscando respuestas. En cualquier caso, os ofrecemos algunas claves para superar con éxito esta etapa.

¿Por qué nos da miedo la adolescencia?

Esa debería ser una primera reflexión. Todos hemos sido jóvenes y hemos pasado por esa fase. Es cierto que las relaciones con los hijos exigen mucho compromiso y esfuerzo y, en la adolescencia, necesitaremos más energía. Es un momento clave y si queremos sobrevivir a la adolescencia tendremos que armarnos de paciencia, comprensión y empatía.

 

 

La adolescencia es un momento de cambios físicos, emocionales y sociales. Un adolescente necesita ser autónomo, definir sus ideas, completar su personalidad, autoafirmarse y hallar su lugar en la sociedad y en la familia. Existen muchos prejuicios sobre la adolescencia.

Tenemos la idea de que un adolescente es rebelde por naturaleza y se opondrá a lo que diga sus padres. Pero esto no tiene por qué ser así. Es cierto que algunos jóvenes encaran el proceso desde esa postura de oposición a sus figuras paternas, pero no todos y no todo el tiempo.

Es lógico que sufran altibajos (como todos en realidad). En el Curso Online de CSC “Las emociones en la adolescencia”, tratamos este asunto con más profundidad. Pero también sus padres los tendremos y deberíamos preguntarnos si estamos siendo justos o incluso si estamos tratando de controlar situaciones que no deberíamos.

 

AdolescentesVenta (1)
Averigua cómo es el mundo emocional de tu hijo/a adolescente y cómo lidiar con sus emociones, con herramientas y claves para tener una buena comunicación con él/ella en el Seminario Online “Las emociones en la adolescencia”

 

La comunicación es clave para sobrevivir a la adolescencia

¿Cómo sobrevivir a un hijo adolescente? Hablar, hablar, y hablar. La mejor forma de establecer puentes y conseguir conectar con nuestros hijos. Van a producirse muchos cambios en sus vidas y lo más recomendable es hablar con ellos sobre esos cambios. El despertar de la sexualidad, los cambios hormonales, la menstruación, el deseo, la importancia de la imagen y su uso como autoafirmación…

Existe un exceso de información que, sin una guía (unos guías, nosotros), puede confundirlos aún más. Hay que hablar con ellos con franqueza y honestidad. Con asertividad. Respondiendo a sus preguntas o ayudándoles a buscar una respuesta si nosotros no la tenemos. Si hablamos abiertamente y les escuchamos de forma activa, estamos reforzando los lazos de confianza que se siembran durante la infancia.

 

 

Y hay que hablar de todo. De sexo, drogas, alcohol, amistades, relaciones afectivas e interpersonales en general… No puede haber temas tabú. No digo que tengamos que precipitar o adelantar acontecimientos, pero si tienen una base de información sobre las situaciones a las que se van a enfrentar, será más fácil que sepan responder con responsabilidad ante ellas.

 

En este Seminario te enseñaremos cómo hablar con tus hijos/as naturalidad y responder sus dudas. También obtendrás información veraz de lo que necesitan tus hijos de ti en el Seminario Online “Educación Sexual Infantil en la segunda infancia y adolescencia”

 

Tener empatía con nuestros hijos

Esta etapa no es fácil para ellos. Se ven sometidos a multitud de cambios de todo tipo. Los amigos y cómo los ven los demás se convierte en algo fundamental para sus vidas. Tienen que construir su personalidad, conocerse a sí mismos y desarrollar los pilares que los convertirán en adultos. Y para eso se necesita apoyo y comprensión, y no unos padres excesivamente controladores, recelosos, que desconfían y critican cualquier paso que dan.

 

 

Es importante practicar la empatía con ellos. Como digo, nosotros también hemos sido jóvenes y hemos sobrevivido a la adolescencia. Sabemos lo duro que es acudir al instituto, ser aceptado por el grupo, evitar caminos que acaban mal y, además, responder a las expectativas de los padres. Hay que darles margen de confianza y espacio para desarrollar su responsabilidad y, si hemos dado los pasos adecuados durante su infancia, confiar en que sabrán responder correctamente a los retos del día a día.

Respetar a sus amigos e interesarnos por ellos

La amistad es fundamental en esta etapa de la vida. Nuestros hijos se relacionarán con otros adolescentes en base a intereses comunes, a la confianza, a la diversión que les ofrece su compañía, etc. Como es lógico, no podemos ni debemos elegir quienes son sus amigos o mejores amigos. Pero sí podemos esforzarnos por conocerlos y porque estos nos conozcan, para acompañar a nuestros hijos/as en su adolescencia.

Esto no significa que nos convirtamos en “colegas”. Eso no va a pasar. Son nuestros hijos y nuestra responsabilidad. No obstante, si mantenemos buena relación con los amigos de nuestros hijos, estos pueden sentir confianza suficiente para recurrir a nosotros si nuestro hijo/a tiene algún problema que no puede resolver o le dé vergüenza contarnos.

 

 

Una forma inteligente de llegar a sus amigos es conocer también a sus familias. Estableciendo contacto y relaciones con esos otros padres, que estarán tan preocupados como nosotros, nos podrá ayudar a conocer su círculo. Y, además, se puede establecer una red de seguridad en la que no solo nosotros estaremos pendientes de que nuestros hijos y sus amigos estén bien; sino que los padres de ellos harán lo propio con los nuestros.

Saber qué batallas luchar y cuáles dejar pasar para sobrevivir a la adolescencia

En cada familia se establecen reglas y límites. Estas deberían estar basadas en el respeto y en expectativas realistas. Por eso, es importante saber dónde enfocar los esfuerzos. Si para nosotros es muy importante que se respeten los horarios, por ejemplo, pues debemos incidir en ese aspecto con nuestro hijo/a adolescente.

Debemos emplear toda nuestra energía en hacerles tener una perspectiva clara sobre qué comportamientos son nocivos para las personas y ayudarles a comprender que no deben dejarse seducir por ellos. O que es importante para la armonía en casa que todos asumamos tareas domésticas.

 

Ayuda a tus hijos/as a interiorizar las normas y rutinas necesarias para que tengan un orden, y a establecer límites respetuosos sin gritos ni castigos, de forma que ellos y ellas los entiendan y respeten con el Curso Online “Límites con respeto”

 

Sin embargo, si nuestra hija decide raparse el pelo o nuestro hijo quiere llevar rastas o vestir completamente de negro y a nosotros no nos gusta, quizás no es la batalla que debamos luchar si queremos sobrevivir a la adolescencia. El aspecto es muy importante en esta fase. Es una forma de autoafirmación. Y es algo que habría que respetar; entre otras cosas, porque seguramente será algo temporal. Hay que ser tolerantes y respetuosos.

Lo ideal es establecer normas adecuadas, pertinentes y coherentes; y hacer que todos los miembros de la familia se comprometan a respetarlas. Estas reglas, por ejemplo, pueden ser muy útiles en lo que a uso de nuevas tecnologías se refiere.

Respetar su intimidad

Este es otro de los consejos para sobrevivir a un adolescente. Es lógico tener incertidumbre y experimentar cierto vértigo cuando pensamos en los peligros que tiene para un adolescente nuestra sociedad. Pero querer protegerlos no nos da derecho a invadir su intimidad. Entrar en su habitación sin permiso, revisar sus correos electrónicos o echar un vistazo a su móvil puede ser entendido como una invasión de su espacio y provocar que nos rechacen y se sientan dolidos y decepcionados.

 

 

Debemos confiar en ellos. Otra cosa es que sospechemos que están en una situación de peligro o que les provoca preocupación y ansiedad. Y, aún así, creo que lo mejor sería hablarlo abiertamente con ellos y preguntarles. Es posible que en un primer momento sean reticentes, pero si respetamos su espacio será más fácil que nos hagan partícipes de él. Y si confían en nosotros, tendremos también más posibilidades de que nos cuenten sus problemas y preocupaciones.

Leer las señales

Quizás nuestro hijo/a es más reservado, tímido o simplemente quiera mantener su privacidad. Sin embargo, si queremos sobrevivir a la adolescencia, tendremos que aprender a leer ciertas señales. Cuando un adolescente se encuentra en una situación difícil, no siempre la va a compartir. Es más probable que lo comparta con su mejor amigo o con sus más íntimos.

No obstante, hay señales que deberíamos atender. Por ejemplo, la pérdida de peso o problemas para conciliar el sueño. Cambios de personalidad y/o amigos de manera brusca. Peores resultados académicos y continuas faltas a clase. Actitud más irascible de lo habitual, agresividad o tristeza.

 

Aprende a prevenir el acoso escolar desde tu posición de madre o padre, así como a inculcar el valor del respeto a tus hijas/os con el Seminario Online “Acoso escolar”

 

Es importante estar atentos a estos signos de que algo puede ir mal. Es muy necesario cuidar el bienestar emocional de los adolescentes. El informe de la Fundación Anar sobre salud mental infantil en la pandemia de la Covid-19 es un muestra de lo importante que es esto.

Si quieres sobrevivir a la adolescencia, haz tribu

Para nuestros hijos la adolescencia será algo nuevo. Pero para nosotros también. Así que leer sobre esta etapa, hacer algún curso, acudir a profesionales si es necesario (o realizar terapias como las de aceptación) y debatir con otras familias en la misma situación puede ser una buena forma de encarar esta fase con optimismo y herramientas.

En Criar Con Sentido Común podemos ayudarte en este sentido. Tenemos un gran equipo de profesionales actualizados y cientos de familias que ya forman parte de la Tribu CSC y que conforman una férrea red de apoyo. Si esta nueva etapa te genera incertidumbre, ¡nosotros te ayudaremos a sobrevivir a la adolescencia!

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Segunda infancia y adolescencia?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Segunda infancia y adolescencia y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Cómo sobrevivir a la adolescencia de tu hijo/a?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube