¿Es seguro que un bebé de menos de seis meses se lleve comida a la boca?

No es seguro ni saludable para el bebé adelantar la alimentación complementaria

Cuando nace nuestro primer bebé todo es nuevo y en ocasiones nos sentimos desbordados y la situación nos sobrepasa. En este contexto la falta de información, los bulos y las opiniones ajenas nos influyen y nos afectan a la hora de tomar decisiones, por ejemplo, sobre la alimentación de nuestros hijos. Son muchos los padres que deciden adelantar la alimentación complementaria y no esperar a los seis meses que recomienda la Asociación Española de Pediatría (AEPE). Pero, ¿es seguro comenzar la alimentación complementaria antes de tiempo?

Cambios en el bebé a partir de la semana 17

A partir de los cuatro meses, los bebés quieren metérselo todo en la boca, también los alimentos. Esto nos parece una señal de peligro, y evitamos a toda costa que suceda. Primero por el peligro físico que puede conllevar y después, porque para comenzar la introducción de alimentos sólidos se recomienda esperar a los seis meses.

Todo lo que reduzca este límite creemos que es una locura. Sin embargo, existen tendencias recientes que abren, en ocasiones muy concretas y excepcionales, la fecha para empezar la alimentación complementaria (y destacamos «complementaria» porque hasta el año de edad la principal fuente de alimentación debe ser la leche, bien sea esta materna o de fórmula). Introducir la alimentación complementaria antes de tiempo puede conllevar riesgos, sobre todo si es forzada.

 

 

Se lo ofrezcamos o se lo meta en la boca él, cuanto más pequeño es un bebé más complicado es que coma algo que no sea leche. Su organismo es aún inmaduro y no está preparado para digerir y además tienen activo el reflejo de extrusión. Se trata de la capacidad que tiene el bebé de expulsar (gracias a la reacción de la lengua) los alimentos que no son líquidos.

Esto hace que actúen rápidamente y echen automáticamente todo lo sólido que se meten en la boca. Es un reflejo que irán perdiendo con el tiempo y que resulta muy útil para los bebés que empiezan con el Baby-led Weaning o alimentación complementaria dirigida por el bebé.

 

 

Aunque exista esta capacidad, eso no quiere decir que el niño que constantemente se lleve cosas en la boca no pueda, por tanto, probar los alimentos que consiga coger, por tenerlos al alcance. Aquí es donde surge el debate. Hay que distinguir entre dar comida complementaria a un bebé y el hecho de que juegue con la comida.

Los defensores de comenzar la alimentación complementaria antes de tiempo argumentan que, entre el 4º y el 5º mes, es decir desde que empiezan a querer meterse cosas en la boca y el momento en el que desaparece el reflejo de extrusión, existe un periodo de aprendizaje.

 

 

Exponen, por tanto, que los primeros contactos con la comida son más lúdicos y exploratorios que alimenticios, y que esta práctica puede beneficiar al peque, ya que le enseña a introducirse las cosas en la boca y después echarlas. Además, también aprende a mover la comida dentro de la boca. Con todo esto, aprenden los pasos previos a tragar.

Ventajas de introducir la alimentación complementaria antes de tiempo (antes de los seis meses recomendados)

No es recomendable que forcemos los ritmos del bebé, pero si el niño es el que manifiesta interés por la comida, estaríamos siguiendo su evolución natural. Si dejamos que el bebé «juegue» con la comida cuando empieza a tener necesidad (incluso antes de estar preparado para iniciar la alimentación complementaria), realmente estamos propiciando que nuestro hijo se desarrolle de la forma más natural posible, primando la evolución de su psicomotricidad, como entendemos que ha sucedido a lo largo de la historia del ser humano.

 

 

Además, existen datos en la línea de que el contacto temprano con los alimentos podría servir reducir el riesgo de padecer alergias posteriores o, incluso de haberla, que sea detectada antes y con menos riesgos ya que la cantidad que llegará al organismo será mucho menor que la que resultaría de haberle ofrecido el alimento una vez establecida la alimentación complementaria.

Inconvenientes de adelantar la AC

Ya hemos visto los beneficios que argumentan los defensores del adelanto de la AC. Ahora vamos a analizar los posibles riesgos que hacen que, tanto la OMS como la AEPE, siga manteniendo los seis meses como inicio de alimentación complementaria. Entre ellos:

  • El aumento de las posibilidades de atragantamiento.
  • La sustitución de la leche por alimentos menos nutritivos.
  • El aumento de gastroenteritis por la inmadurez del sistema digestivo y la interferencia en la asimilación de algunos minerales necesarios para el bebé.
  • Este adelanto también podría provocar el destete.

 

alimentacion-infantil-7

 

Que se metan comida en la boca no quiere decir que estén preparados para comer

«Pero si mi bebé me está dando señales de que está preparado y quiere comer lo que como yo, ¿no lo estás viendo?». A veces creemos que nuestro hijo está listo y queremos comenzar la alimentación complementaria antes de tiempo y darle alimentos sólidos siguiendo el método BLW o con purés y papillas, pero estas señales pueden ser falsas. Algunos signos que podemos malinterpretar son:

  • Mira con mucha curiosidad todo lo que como. A partir de los cuatro meses los niños aumentan su capacidad de descubrir el mundo, aumenta su curiosidad y su capacidad de investigación de todo lo que les rodea. Por eso ese interés por la comida, pero realmente muchos aún no distinguen que se trata de comida. Simplemente es algo nuevo y les despierta interés.
  • Hace como si se relamiese cuando nos ve comer. También se trata de un periodo en el que aumenta la capacidad de imitación de los bebés, por eso repiten todos los gestos de los adultos, incluidos los relacionados con la comida.

 

 

  • No duerme de seguido por la noche. Uno de los motivos por los que los padres acceden a que se introduzcan los cereales en la alimentación de los niños a los cuatro meses y con biberón, es con la esperanza de poder descansar más por la noche. Se trata de una práctica obsoleta, aunque la aconsejan aún algunos pediatras. Es importante saber que esto no hará que los bebés cambien su forma de dormir (como no sea que le estemos dando más comida de la necesaria, algo bastante peligroso), el sueño del bebé es madurativo e irá evolucionando a medida que pasen los meses, pero los despertares nocturnos no tienen nada que ver con el hambre, por eso no se soluciona introduciendo la alimentación complementaria antes de tiempo.
  • Es un bebé muy «grande». El tamaño del bebé no tiene ninguna relación con el inicio de la alimentación complementaria. El tamaño del niño no está relacionado con el desarrollo de su organismo, por eso un bebé grandote puede seguir teniendo inmaduro su sistema digestivo. No tiene nada que ver.

 

Aprende a solventar los problemas frecuentes de la alimentación complementaria con el método BLW en el Seminario Online «Baby-led Weaning: cuando no es tan bonito como lo pintan»

 

  • Parece que se está quedando pequeño y que con la leche no tiene suficiente. Uno de los motivos más repetidos para ceder a la introducción de alimentos antes de los seis meses es la báscula y el metro. El tamaño de los niños no nos debe obsesionar. Lo importante es que el niño esté sano. Pero si lo que queremos es que nuestro niño engorde, es mala idea eliminar tomas de leche por alimentación complementaria ya que la leche (y sobre todo la materna) tiene más vitaminas, nutrientes y calorías que cualquier otro alimento que le puedas dar a tu hijo.

La prisa en la crianza es contraproducente

Por último, lo más importante para dar el paso de adelantar la alimentación complementaria es preguntarse: «¿por qué quiero darle sólidos a mi hijo?». Busca si entre las respuestas están algunas de las indicadas como erróneas. Si no es así, acude a un profesional de confianza que esté actualizado. Dado que existen excepciones, él podrá indicarte si la decisión es acertada.

Los seis meses tampoco son una fecha fija. Habrá bebés que estén preparados (y den señales de ello) a los cinco meses y medio, por ejemplo. Lo que no es seguro ni recomendable es la introducción de sólidos en un bebé de, por ejemplo, cuatro meses. Comenzar la alimentación complementaria antes de tiempo, puede conllevar riesgos para la salud de estos bebés.

 

 

Si realmente los motivos a favor de introducir la alimentación complementaria antes de tiempo no ganan a los que están en contra, así que no tengas prisa. Respeta sus ritmos. Muchas veces tenemos la tentación de saltarnos algunas fases en la crianza de nuestro hijo que no volverán y que después echaremos mucho de menos.

Y nunca olvides que, decidas lo que decidas, debes hacerlo porque tienes toda la información necesaria y después de evaluar los pros y los contras. Solo así sabrás que lo mejor para tu hijo es lo que has decidido.

 

Autor/a

Revisado por:




Más Información sobre el Descuento del Black Friday aquí

¿Te interesa todo lo relacionado con Alimentación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Alimentación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Es seguro que un bebé de menos de seis meses se lleve comida a la boca?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube