Se asocia la lactancia materna con niveles más bajos de grasa corporal a los 9 años

Una nueva investigación ha relacionado la fórmula infantil y la introducción temprana de bebidas gaseosas con niveles más altos de grasa corporal en etapas posteriores de la niñez

Los niños que fueron amamantados durante 6 meses o más tienen un porcentaje menor de grasa corporal a los 9 años en comparación con aquellos que no recibieron leche materna durante 6 meses (bien porque nunca fueron amamantados o bien porque lo fueron durante menos tiempo).

Asimismo, los niños que no tomaron refrescos antes de los 18 meses también tienen una menor masa grasa a la edad de 9 años.

Son los hallazgos de un reciente estudio que respalda la teoría de que la forma en que se alimenta a un niño en la infancia puede estar relacionada con su susceptibilidad a la obesidad en el futuro. Y, en concreto, resalta que la lactancia materna previene la obesidad infantil.

Lactancia materna como prevención de obesidad infantil

“Numerosos estudios anteriores han examinado el vínculo entre la alimentación infantil y el riesgo de sobrepeso u obesidad infantil según el índice de masa corporal (IMC)”, dice la investigadora principal Catherine Cohen, del Campus Médico Anschutz de la Universidad de Colorado, en Aurora, EE.UU.

Sin embargo, la autora incide en que el IMC no es una medida definitiva de la adiposidad en la infancia. “En este estudio, nuestro objetivo fue ampliar esta investigación anterior examinando las asociaciones de las prácticas de alimentación infantil con una medida más precisa de la adiposidad infantil (porcentaje de masa grasa)”, explica la experta.

 

Lactancia materna como prevención de obesidad infantil

 

Para ello, la Dra. Cohen y sus colegas analizaron datos de más de 700 parejas de madre e hijo que participaron en Healthy Start, un estudio de cohorte longitudinal sobre cómo el estilo de vida y el entorno de una madre durante el embarazo pueden afectar el crecimiento y desarrollo de su hijo. Las madres tenían una edad promedio de 29 años en el momento del reclutamiento, el 51% de los bebés eran niños.

En las entrevistas cuando sus hijos tenían 6 y 18 meses de edad, se preguntó a las madres sobre las prácticas de alimentación, incluida la duración y la exclusividad de la lactancia materna versus la alimentación con fórmula y la edad en que sus hijos comenzaron a recibir alimentos complementarios (sólidos y cualquier otro líquido) a la leche materna o de fórmula. Todos los resultados se ajustaron por sexo, origen étnico, edad materna, educación, ingresos, paridad, IMC antes del embarazo y peso al nacer.

Obesidad en lactantes: Efecto protector de la lactancia materna versus fórmulas lácteas

Los investigadores agruparon a los bebés según la duración de la lactancia materna (6 meses o más frente a menos de 6 meses); edad a la que el bebé comenzó a recibir alimentos complementarios (a los 4 meses o antes, o a los 5 meses o más); edad en la que conocieron los refrescos (18 meses o más frente a menos de 18 meses):

  • Más de la mitad de los bebés (65%) fueron amamantados durante al menos 6 meses.
  • El 73% conocieron alimentos complementarios a los 5 meses o más.
  • El 86% conocieron refrescos después de los 18 meses.

El porcentaje de masa grasa (proporción del peso total que puede atribuirse a la grasa corporal) se evaluó 2 veces. Durante la primera evaluación (edad media de 5 años), fue del 19,7%, en promedio. Durante la segunda evaluación (edad media de 9 años), fue del 18,1%, en promedio.

 

 

Los patrones de alimentación infantil no se asociaron con diferencias en la grasa corporal a la edad de 5 años. Sin embargo, una duración más corta de la lactancia materna y la introducción temprana de refrescos se asociaron con aumentos más rápidos de grasa corporal en las 2 visitas en la infancia y, por lo tanto, un mayor porcentaje de grasa corporal a la edad de 9 años.

En cualquier caso, los bebés que fueron amamantados durante menos de 6 meses tenían un 3,5% más de grasa corporal, en promedio, a los 9 años, que aquellos que fueron amamantados durante 6 meses o más.

¿Por qué los bebés alimentados con fórmula tienen mayor tendencia a la obesidad?

“Si bien este estudio no puede dilucidar los posibles mecanismos en juego, investigaciones anteriores sugieren que el vínculo entre la lactancia materna y el riesgo de obesidad puede estar relacionado con diferencias en la composición de nutrientes de la leche humana versus la fórmula infantil y con diferencias en la regulación del apetito. También se están investigando el impacto de la leche humana en el microbioma del bebé como posibles efectos biológicos”, manifiesta Cohen.

Estudios anteriores resaltan que las concentraciones de proteínas en la alimentación por formula son mayores que en la lactancia materna, estando esto relacionado con un mayor riesgo de obesidad en edades posteriores. Esto ha sido detectado incluso en estudios realizados a nivel europeo.

 

Lactancia materna como prevención de obesidad infantil

 

Además, según la AEPED, los bebés que toman fórmula artificial no solo engordan más, sino que también lo hacen más rápido que los que toman pecho, “por eso es importante el uso de las gráficas de la OMS. Esta herramienta requiere una interpretación correcta y además no es la única con la que se valora al bebé”.

Según otro estudio realizado por el Hospital La Salud de Valencia con 407 niños y niñas de entre 10 y 12 años con pacientes controlados en Pediatría, los bebés alimentados con leche artificial sufren un 23% más de obesidad, ya que presentan un “rebote adiposo” más precoz que aquellos que reciben lactancia materna.

Los refrescos antes de los 18 meses también aumentan la probabilidad de sobrepeso u obesidad infantil

El análisis también encontró que los bebés que consumieron refrescos antes de los 18 meses tenían un 7,8% más de grasa corporal, aproximadamente y en promedio, a los 9 años, que aquellos que probaron los refrescos por primera vez a los 18 meses o más.

Finalmente, los autores también probaron si el efecto de la introducción temprana de refrescos difería dependiendo de si fueron amamantados durante al menos 6 meses. Descubrieron que la asociación de la introducción temprana de refrescos con la tasa de cambio del porcentaje de masa grasa en la infancia era similar, pero ligeramente más fuerte, en niños que fueron amamantados durante menos de 6 meses (+1,87% de grasa corporal por año) que en aquellos que fueron amamantados durante 6 meses o más (+1,49% de grasa corporal por año).

En cambio, la edad del niño en el momento de la introducción de alimentos complementarios no estuvo fuertemente asociada con el porcentaje de masa grasa en la infancia.

 

Descubre las claves para poder seguir amamantando tras la vuelta al trabajo con el Seminario Online “Lactancia y vuelta al trabajo”

 

Los autores del estudio concluyen que “los patrones de alimentación infantil, especialmente la duración más corta de la lactancia materna, la introducción temprana de refrescos y su efecto conjunto, pueden influir en los niveles de grasa corporal más adelante en la infancia”.

“Nuestros hallazgos se suman al conjunto más amplio de evidencia que respalda los posibles beneficios para la salud de la lactancia materna, tanto para las madres como para sus hijos.

También respaldan la posible importancia de retrasar la introducción del niño a los refrescos, una bebida rica en energía sin valor nutricional durante esta etapa vulnerable de la vida.

Por supuesto, se necesitan estudios adicionales para confirmar si nuestros resultados también son generalizables a otras poblaciones”, añade la Dra. Cohen.

Si quieres más información o necesitas asesoramiento profesional sobre la mejor forma de alimentar a tu bebé antes y después de la alimentación complementaria, en la Tribu CSC puedes consultar online a nuestro equipo de expertos/as en salud materno-infantil y crianza respetuosa.

Entre ellos/as se encuentra la pediatra Gloria Colli, el enfermero de pediatría Armando Bastida, la dietista-nutricionista Rebeca Pastor y la asesora de lactancia materna Inma Mellado, que además de IBCLC, es monitora de La Liga de la Leche, Máster en Nutrición Pediátrica y presidenta de la Asociación Española de Consultoras Certificadas en Lactancia Materna.

 

¿Te interesa todo lo relacionado con Lactancia materna?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Lactancia materna y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Se asocia la lactancia materna con niveles más bajos de grasa corporal a los 9 años"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 semana de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube