BLW: alimentos prohibidos por riesgo de atragantamiento

Es importante ofrecer al bebé los alimentos correctos, cortados y preparados de la forma adecuada

Uno de los grandes temores que una se plantea a la hora de comenzar con la alimentación complementaria (una vez el bebé tiene 6 meses y está preparado para pasar de la lactancia exclusiva a la introducción de comida sólida), es la posibilidad de atragantamiento del bebé.

De hecho, es un temor que puede llevar a muchas personas a desistir del método del Baby Led Weaning (BLW). Sin embargo, si el pequeño está preparado para la alimentación complementaria y le ofrecemos los alimentos cortados y preparados de la forma correcta, lo acompañamos en el proceso y lo hacemos partícipe de las comidas en familias, no hay por qué preocuparse.

El BLW es un método que favorece la independencia y el desarrollo del bebé y es una buena forma para luchar contra la obesidad. Sin embargo, sí existen alimentos considerados prohibidos para los bebés pequeñitos porque pueden provocar el atragantamiento. Veamos cuáles son:

Ni duros ni redondos

Hay que evitar los alimentos duros o con forma redondeada, como las aceitunas o uvas enteras, los arándanos, las manzanas o las zanahorias crudas. También los que sean pequeños y no se deshagan en la boca, como es el caso de los frutos secos.

A efectos prácticos y si queremos salir de dudas, podemos probar nosotras: si somos capaces de moler el alimento sin usar los dientes, solo aplastándolo con la lengua en el paladar, entonces es muy probable que nuestro bebé también pueda hacerlo.

 

BLW: alimentos prohibidos por riesgo de atragantamiento

 

Es cierto que algunos de los alimentos citados podemos ofrecérselos si los cocinamos previamente o los cortamos de manera que no haya peligro. Por ejemplo: las manzanas podemos asarlas de manera que pierdan su dureza, igual que la zanahoria cocida o al vapor, y suficientemente blanda para que no haya riesgo. Las uvas se la podríamos ofrecer siempre y cuando las cortemos en vertical, como si fueran los gajos de una naranja, y en cuatro partes para asegurarnos que tiene forma irregular. Lo mismo ocurre con los tomates cherry.

El caso de las salchichas, sin embargo, es distinto. Es carne procesada con grasas, sal, conservantes… que no aporta ningún beneficio nutricional para los niños y mucho menos para un bebé. Y aunque se considera un producto muy socorrido en algunos hogares, lo cierto es que el riesgo de atragantamiento es muy alto.

 

 

Son cilíndricas, del tamaño de las vías respiratorias y fácilmente se pueden atascar en la hipofaringe, ocluyendo completamente las vías respiratorias. Y, pese a lo que se pueda pensar, precisamente cortarlas en rodajas aumenta más ese riesgo. ¡Así que mejor desterrarlas de la nevera!

Sin huesos ni espinas

Debemos tener también cuidado con los huesos en el caso de la carne. Siempre hay que ofrecer los trozos de carne deshuesados y cortados de tal manera que sea fácil para el bebé cogerlos y comérselos. También hay que tener precaución con el pescado; aunque en este caso no por el riesgo de atragantamiento, sino porque una espina «olvidada» se le puede clavar fácilmente.

 

La carnes blancas en la alimentación infantil: pollo, pavo y conejo

 

Cuándo se produce un atragantamiento y cómo actuar

Hay que saber distinguir entre tener dificultad en tragar un alimento y el atragantamiento. Cuando el bebé está aprendiendo a comer es posible que tenga problemas a la hora de tragar. Si no muele bien el alimento con la lengua y las encías, y el trozo es grande, puede desencadenarse un reflejo de arcada.

Gracias a él, el alimento volverá hacia adelante para que pueda triturarlo o escupirlo. Esa es una de las razones por las que es importante acompañarlo en todo momento. Quizás podamos ponernos nerviosas, pero hay que dar tiempo a que el reflejo de arcada haga su trabajo. Normalmente el alimento no llega a la garganta cuando se produce esta situación.

Se trata de un reflejo completamente normal que protege al bebé de atragantarse (ya que le permite expulsar aquellos alimentos que no es capaz de gestionar). Forma parte del aprendizaje y lo acompañarán siempre que empiece con sólidos, tanto si lo hace con 6 meses como si lo hace con 18. Con el tiempo el bebé irá mejorando su técnica.

 

 

El atragantamiento, sin embargo, sucede cuando el alimento pasa a las vías respiratorias de modo que no entra aire o este no lo hace suficientemente. Ahí sí que hay que estar muy atentos por si hay que aplicar primeros auxilios. El bebé (y todos en general) toserá, porque es la vía más fácil de expulsar el trozo extraño que le tiene atorado. Es importante animarle a toser y estar pendiente de si esa tos es efectiva o no. Si lo es, el cuerpo extraño saldrá.

Si no lo es o se convierte en inefectiva, estamos ante una situación de extrema gravedad que requiere de maniobras de desobstrucción enérgicas e inmediatas, sobre todo si el bebé pierde la consciencia. Habría que dar 5 golpes en la espalda y, si no funcionan, recurrir a la maniobra de Heimlich y/o a la reanimación cardiopulmonar (RCP). Conocer cómo se hacen éstas maniobras es fundamental.

Otros alimentos no recomendados para los bebés

Hay otros alimentos que deberíamos eliminar de la lista de aptos para nuestro bebé, no por el riesgo de atragantamiento pero sí por otras razones que también afectan negativamente al bebé. Muchas veces cometemos errores en la alimentación sin darnos cuenta, por eso hay que ser muy consciente de qué y cómo se introduce la alimentación complementaria del bebé.

Hay que desechar, por ejemplo, el pescado de gran tamaño como el atún rojo o el emperador por su alto contenido en metales pesados. También hay que evitar ciertos mariscos como las cabezas de las gambas o los cuerpos de los crustáceos, porque contienen cadmio. Asimismo, es mejor obviar las carnes de caza porque pueden contener munición de plomo.

 

Averigua por qué es bueno dejarles comer solos y aprende pautas para practicar BLW de forma segura con el Seminario Online «Alimentación complementaria»

 

En cuanto a las verduras: las espinaca, las acelgas y la borraja contienen muchos nitratos. A las algas les ocurre algo parecido pero el contenido en exceso es de yodo y/o el arsénico. Tampoco hay que ofrecerles miel porque puede provocarles botulismo.

Y, obviamente; nada de sal, azúcar o edulcorantes. De la misma manera, la leche entera también está prohibida durante al menos el primer año de vida. Leche materna o de fórmula siempre porque, de hecho, hasta el primer año es el principal alimento de un bebé.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Alimentación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Alimentación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "BLW: alimentos prohibidos por riesgo de atragantamiento"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube