• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

El riesgo de atragantamiento y asfixia al hacer el Baby-Led Weaning (BLW)

Saber cómo actuar en caso de atragantamiento o asfixia es vital tanto si el bebé va a alimentarse mediante el BLW como si no

Una de las mayores preocupaciones de las familias, cuando se deciden a iniciar la alimentación complementaria mediante el Baby-Led Weaning, es la posibilidad de que el bebé se atragante, y que ese atragantamiento derive en una asfixia.

En el Baby-Led Weaning o alimentación guiada por el bebé, se ofrecen alimentos blandos cortados en trozos de tal modo que el bebé pueda sujetarlos con sus propias manos, llevárselos a la boca y comerlos sin ayuda. Es una manera estupenda de fomentar su autonomía y conseguir una alimentación sana y variada.

Pero estamos ofreciendo trozos grandes de alimentos a un bebé que probablemente no tenga aún ningún diente y que no sabemos si será capaz de triturar y tragar sin atragantarse.

Cómo minimizar los riesgos

La preocupación por el atragantamiento es, por tanto, una preocupación lógica, pero que no se correlaciona con un riesgo real. Los pocos estudios que analizan el riesgo de atragantarse comparando alimentos en trozos con las clásicas papillas o purés no encuentran diferencias.

No obstante, es importante tener en cuenta una serie de precauciones para minimizar los riesgos.

En cuanto al bebé:

  • Tiene que poder mantenerse sentado y estable.
  • Debe haber perdido el reflejo de extrusión: ese reflejo que hace que empujen los trozos grandes de alimento con la lengua, que es un mecanismo de defensa natural contra el atragantamiento.
  • Debe tener interés por la comida y saber rechazarla cuando ya esté satisfecho.

En cuanto a los alimentos:

  • Evitar los alimentos duros o con formas redondeadas, como los frutos secos enteros, la manzana o la zanahoria crudas, las aceitunas o uvas enteras, salchichas en rodajas, etc.

Una manera práctica de saber si el niño podrá o no moler el alimento sin riesgo de atragantarse es probar si somos capaces de molerlo sin usar los dientes, solo aplastándolo con la lengua contra el paladar. Si pasa la prueba, probablemente el bebé también pueda comerlo.

Comer juntos tiene múltiples beneficios

También es importante estar muy pendientes del niño mientras come y evitar que coma jugando, corriendo, riendo o distraído. Lo ideal es que estemos con él, no solo por si tiene algún problema, sino también para hacer de la hora de la comida un momento agradable, y para que sirvamos como ejemplo a la hora de alimentarnos.

Cuando el bebé está aprendiendo a comer, al principio puede tener dificultad para tragar algún trozo. Primero moverá el alimento en la boca para molerlo con la lengua y las encías y cuando lo haya molido un poco intentará tragarlo. Si el trozo es muy grande se desencadenará un reflejo de nausea, empujando el alimento hacia adelante para poder volver a triturarlo o escupirlo. Esas arcadas son muy frecuentes al principio porque este reflejo está más activo y se desencadena más adelante en la boca (aunque las madres y padres pensamos que cuando tiene náuseas el alimento está en la garganta, lo más probable es que no haya llegado ahí todavía).

Con el tiempo el bebé irá ganando en habilidad para moler el alimento a la vez que el reflejo se irá desencadenando cada vez más atrás en la boca, con lo que estas arcadas irán disminuyendo en frecuencia.

Cuando sí se están atragantando

El atragantamiento sucede cuando el alimento pasa a las vías respiratorias dificultando la entrada de aire. Esto produce tos, que es el mecanismo más efectivo para expulsar el cuerpo extraño. Pero si la obstrucción es total y el bebé no puede toser, el aire no puede entrar y se produce la asfixia. Ésta es una situación de extrema gravedad que requiere maniobras de desobstrucción enérgicas e inmediatas para despejar las vías respiratorias y que el niño pueda volver a respirar.

Conocer las maniobras de desobstrucción de la vía aérea es fundamental en cualquier circunstancia, pero más si tenemos niños pequeños y sobre todo si nos decidimos a practicar el Baby-Led Weaning.

Primeros auxilios en atragantamientos

Por eso en “Criar con Sentido Común” he impartido un Seminario Online en el que explico cómo actuar en cada uno de los casos. El riesgo de que suceda una asfixia es bajo, pero como digo, es importante tener los conocimientos porque puede suceder en cualquier momento, y no siempre con comida.

 

 

El webinar está disponible para las personas que forman parte de la comunidad, que lo pueden ver sin coste añadido (podéis suscribiros a la comunidad siguiendo este enlace). También podéis verlo haciendo click en la imagen, para poder comprarlo y así quitaros las dudas al respecto, y coger un poco de seguridad a la hora de cuidar de tu bebé.

Foto | Simon Wheatley

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¡ESTA NAVIDAD REGALA SENTIDO COMÚN! Tarjeta Regalo Tribu CSC + Libro dedicado a mano por Armando Bastida + Bolsa


Más Información

0 comentarios en "El riesgo de atragantamiento y asfixia al hacer el Baby-Led Weaning (BLW)"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.