Especial juguetes educativos (IV): Qué regalar a peques a partir de los 3 años (Parte 1)

En esta etapa se impone el movimiento y la expresión corporal, lingüística, artística y emocional

En esta etapa, ¡la imaginación despliega sus alas y vuela! Y ello trae de la mano la máxima expresión del juego simbólico, que se vuelve una de las ocupaciones principales de los niños y las niñas de esta edad. Los mejores juguetes educativos para ellas y ellos en esta fase son aquellos que fomentan el juego de imitación, el movimiento corporal, el uso del lenguaje y la expresión artística.

Juguetes educativos para peques de 3 años en adelante

A partir de los tres años, nuestros hijos e hijas ya tienen más capacidad de paciencia y concentración; por lo que son capaces de permanecer más tiempo haciendo una misma cosa: inventando recetas en su cocinita de juguete, cuidando a sus muñecos, haciendo puzzles… El cada vez mayor despliegue de la imaginación les lleva a explorar y hacer uso de los objetos que les rodean para transformarlos en cualquier cosa que se les ocurra en sus juegos.

Por todo ello, algunos de los juguetes educativos que más van a emplear en esta etapa corresponden al juego simbólico con propuestas de todo tipo, desde coches o muñecos hasta disfraces para que exploren la experiencia de ser otro/a y experimenten distintos roles.

 

 

Igualmente, dentro del marco de lo simbólico, se emplean a fondo en la creación de minimundos porque a esta edad ya tienen la motricidad fina suficientemente desarrollada como para jugar con piezas pequeñas, o incluso para hacer manualidades. ¡La expresión artística también les atrae mucho!

Asimismo, es una fase de enorme movimiento corporal (¡están llenos y llenas de energía!) en la que son muy rítmicos. Caminan dando saltitos por la calle o se mueven y bailan con la música. ¡No pueden evitarlo! Es una buena edad para introducir todo tipo de instrumentos de percusión, ¡porque ellos y ellas buscan el ritmo en todo! También necesitan más que nunca interiorizar rutinas y leer cuentos, llamándoles mucho la atención aquellos que son repetitivos.

 

Averigua cómo fomentar el gusto por la lectura en tu peque, desarrollando en él/ella el hábito lector con los libros infantiles más adecuados según su edad con el Seminario Online «Pequeños lectores»

 

Juguetes educativos para practicar el juego simbólico

Con el juego simbólico los y las peques desarrollan sus habilidades físicas y cognitivas, también su mundo interior y universo emocional. Asimismo, el juego de imitación desarrolla como ningún otro sus capacidades sociales y lingüísticas.

Con los bloques con forma de casitas los peques podrán crear tantas ciudades distintas como se imaginen. Pueden ser edificios altos que casi casi toquen el cielo o casitas pequeñas que formen una calle larga. Y si añaden unas piedrecitas y ramitas podrán crear pueblos de montaña llenos de elementos de la naturaleza y jugar con las distintas estaciones del año.

 

 

También pueden combinarlas con coches y muñecos para crear minimundos. Y cuando sea momento de terminar de jugar, ¡recogerlas es muy divertido! Para que quepan todas las piezas en la caja, ¡vamos a hacer un puzzle siguiendo las formas que hay en el fondo de la caja!

 

 

Este set de 72 piezas de madera formado por muñecos Lola y tubos de madera de colores. El conjunto incluye 12 muñecos Lola grandes, 12 muñecos Lola medianos, 12 mini muñecos Lola, 12 tubos, 12 tubos sólidos y 12 tubos mitad abierto y mitad cerrado. Los diferentes tipos de tubos ayudan al desarrollo óculo-manual, utilizando algunos como caleidoscopio, para construcciones o incluso como árboles, edificios, coches…

Las piezas se presentan en la gama de colores del arcoíris, cuya degradación en tonos pastel permite conectar con la naturaleza. Este set permite el desarrollo del pensamiento lógico-matemático a través de la clasificación, agrupación y asociación de elementos según su color y forma.

Favorecen el pensamiento creativo y divergente; son características de la pedagogía Waldorf y fomentan el juego libre, abierto e imaginativo. Además, se adaptan y acompañan en todas las fases de aprendizaje. Las piezas se transforman en un material simbólico para la creación de historias y la construcción de minimundos, además de servir para juegos matemáticos, de lenguaje y sensoriales.

 

 

Las figuras de plástico en miniatura conforman toda una colección de diversas temáticas perfecta para que los niños y niñas conozcan diferentes aspectos de la historia, la evolución, los oficios, las familias, la naturaleza o los animales; además de prestarse a multitud de juegos en escenarios diferentes. ¡Además son fantásticos para introducir nuevo vocabulario!

 

Las cocinitas de juguete, barbacoas, tiendas, mercados y restaurantes a medida de nuestros peques ocupan un lugar protagonista en sus juegos diarios. Son elementos simbólicos que les permiten recrear diferentes escenarios de la vida real y ensayar en ellos las situaciones de su día a día. Imitándonos los y las peques desarrollan capacidades para la vida. Además, ¡hay multitud de accesorios que enriquecen sus juegos y los hacen cada vez más variados! Además, sirven para ampliar el vocabulario de la vida cotidiana.

 

 

Jugar a los oficios es otro de sus quehaceres favoritos durante esta etapa. Hay diversidad de materiales que pueden usarse por separado o como parte de un disfraz, para que los peques desempeñen diferentes roles: médico, veterinario/a, dentista, peluquero/a, etc.

 

 

Desde desarrollar el juego simbólico, hasta derribar estereotipos de género, pasando por la interiorización de rutinas, fomentar las habilidades lingüísticas mientras juegan o la interpretación de diferentes roles familiares… Las casitas de muñecas permiten tanto a niñas como a niños entender el mundo que les rodea y favorecen su desarrollo cognitivo.

El juego de roles es un pilar de su desarrollo durante la primera década de su vida (e incluso más allá), y con él los y las peques aprenden prácticamente todo mientras juegan. Además, ¡hoy en día hay tantos modelos como hogares pueden existir en realidad! Casas de montaña, casitas unifamiliares, modernos chalets…

 

 

 

Las muñecas y los muñecos (así como sus complementos y accesorios) son juguetes afectivos necesarios durante la infancia, tienen múltiples beneficios que repercuten en el desarrollo emocional de nuestros hijos e hijas. Asimismo, les ayudan a madurar, a desarrollar la empatía y les acerca al mundo de los adultos.

Por todo ello, son un material importantísimo para el juego simbólico que se desarrolla durante toda la primera infancia tanto para las niñas como para los niños. Eso sí, es importante escoger aquellos que no perpetúan estereotipos de género ni resultan inadecuados por su aspecto físicos o atributos para la edad de nuestros peques.

 

 

¡A todos los niños y las niñas les gusta jugar a las cabañas! Con los tipis y casitas de tela pueden construirse su refugio y crear dentro su propio mundo, con sus reglas y sus secretos. En ellos buscan horas de juego, de intimidad, de relax, de lectura, de reflexión, de escondite, de disfrute en solitario o con amigos… Es una enorme ventaja contar con un elemento así en casa ya que aporta mucha riqueza al juego.

 

 

 

El mundo de los transportes es otro de los favoritos en el universo de juego simbólico de los más peques de la casa. Por eso las carreteras, garajes, coches y otros vehículos se cuentan dentro de sus juguetes favoritos durante esta fase. Con ellos pueden practicar el lenguaje, la motricidad fina y el juego imaginativo y de roles. Y, por supuesto, son tanto para niño como para niña.

 

 

Las marionetas también son un excelente recurso de juego simbólico y desarrollo del lenguaje. Este teatro de marionetas es perfecto para que los niños y niñas se diviertan inventando obras de teatro y jugando. Cuenta con el diseño de un teatro con gradas, palcos y banda de músicos, e incluye tres marionetas: un dragón, una princesa y un príncipe.

El letrero superior es reversible y la parte trasera es de otro color. Es  ideal para usar en actuaciones en el hogar, así como en fiestas de cumpleaños. Cuenta con bisagras seguras, para que los niños no se pellizquen los dedos entre los paneles de madera. Además, es plegable para almacenarlo sin que ocupe mucho espacio y se puede estabilizar si se desea desde el fondo con soportes de madera. Incluye una cortina de tela y bolsas de almacenamiento que están unidas con velcro en el interior.

 

 

Los disfraces son otro de los juguetes educativos estrella a partir de los tres años. A la mayoría de las niñas y los niños les encanta disfrazarse. Además de ser una fuente de diversión, este hobby tiene una enorme repercusión positiva para su desarrollo.

 

 

Vestirse con ropa de otras personas, o caracterizarse como otro personaje y representar su papel enseña a los y las peques a ponerse en el lugar de los otros. ¡Pero ojo, porque no a todos los peques les gusta disfrazarse! Los hay a los que no les gusta nada perder su identidad, ¡y se ponen muy nerviosos!

En la cocina ¡sí pueden entrar los niños!

Aunque la cocina suele considerarse una zona prohibida por presuponerse peligrosa para los niños y niñas, si seguimos el método Montessori y habilitamos un ambiente preparado para los y las peques, se transformará en una de las estancias de la casa donde más tiempo pasaremos con nuestros hijos e hijas. ¡A los peques les encanta descubrir texturas, olores y sabores nuevos!

Además de ser un estupendo laboratorio sensorial donde los peques también pueden desarrollar sus habilidades psicomotrices, la cocina es una zona de la casa donde ellos y ellas más pueden desarrollar el aprendizaje por imitación. De pequeños repetimos todo lo que hacen nuestros padres. Sobre todo, nos gusta imitar las actividades cotidianas, esas que vemos más habitualmente en casa, ¡como cocinar!

Los kits de cocina o repostería son juegos de utensilios de madera con el que los niños y niñas podrán amasar, remover, pesar, trasvasar…

 

 

Pero si hay algo que a los niños y niñas les gusta por encima de todo ¡es hacer y comer pasteles! Este maletín de repostería contiene todos los accesorios necesarios para que los más pequeños puedan jugar a elaborar delicioso dulces y postres.

 

 

Para completar con el juego simbólico de cocinitas, podemos ofrecerles una vajilla de juguete, como este juego de té en metal con tetera musical que les durará toda la vida. Está decorado con animales del Polo Norte y la tetera emite una melodía cuando se inclina. ¡Basta con dar cuerda a la tetera para que suene!

 

 

Juego sensorial

En esta fase de su infancia los peques siguen siendo enormemente sensoriales. ¡Es el momento perfecto para introducir en sus juegos la exploración con la luz! Las mesas de luz y sus materiales traslúcidos son una herramienta de la pedagogía Reggio Emilia, que se basa en la premisa de que las niñas y niños pequeños solo aprenden si les guía la curiosidad y el asombro, y se divierten.

La mesa de luz es ideal para investigar, explorar y reconocer formas, colores, opacidad y transparencia. De esta manera, se proporciona a los y las peques un recurso de aprendizaje flexible, divertido y original para todas las áreas (hay recursos y complementos para la mesa de luz que abarcan materias tan variadas como las matemáticas, el lenguaje, la historia, la naturaleza…). Es la combinación perfecta para usar con los diferentes accesorios transparentes y translúcidos y también con los sensoriales.

 

 

Este set de seis cascadas de líquido de colores en torres transparentes es perfecto para usar como juego sensorial. Tienen un líquido de colores diferentes que cae hasta el fondo en gotas a distinta velocidad creando un bonito espectáculo visual. Es una actividad centrada en conseguir la calma de los niños, especialmente para desarrollar la concentración. Gracias a su material translúcido, dejan traspasar la luz por lo que se pueden usar en combinación con las mesas de luz.

 

 

Este kit de espejo de ángulos y piezas para crear formas también es muy afín a la metodología Reggio Emilia. Es un set con espejos, piezas y tarjetas con patrones para crear diferentes formas. Incluye 50 piezas, 30 bloques de patrones, una base de plástico con graduaciones de 15 grados, 64 tarjetas de doble cara de actividad, un espejo horizontal semicircular y 3 espejos verticales (todos de material acrílico). Estimula la imaginación de los niños y les permite explorar la simetría y la reflexión con sus diseños creativos.

 

 

El juego sensorial de tocar y encontrar mediante el tacto (sin usar la vista) es un primer juego de mesa para los y las más pequeñas de la casa basado en el reconocimiento táctil, con temática de una granja, para introducir la mano en la caja y encontrar las piezas «a ciegas». Las figuras son de madera (casa, árbol, tractor, animales, alimentos…) y también pueden ser utilizadas como piezas para el juego libre y simbólico. Además, también puede ser utilizado como juego de bingo.

 

 

Este encajable de madera con texturas y colores es ideal para emparejar y encajar en la base con su correspondiente textura. Gracias a este juguete, los más pequeños pueden practicar las habilidades motrices finas y de emparejamiento, ya que cada pieza tiene diferente textura y color.

 

 

De esta manera, los niños pueden comenzar practicando el reconocimiento de los colores y desarrollan su sentido táctil y la memoria sensorial. Además, el encajar las piezas y poder usarlas para apilarlas o jugar con unas sobre otras, se favorece las primeras experiencias constructivas, creativas y la capacidad manipulativa de los más pequeños.

Trabajar las emociones mediante el juego

A partir de los tres años nuestros hijos e hijas comienzan a conocer e identificar las emociones más sencillas (alegría, tristeza, enfado, miedo…). Es el momento ideal para introducir en su aprendizaje las emociones de forma lúdica. Para ello, son perfectas las cápsulas de las emociones.

Se trata de un juego de mesa para trabajar con los más peques la expresión de emociones y los sentimientos, con cinco divertidas cápsulas que muestran una emoción cada una: alegría, tristeza, enfado, asco o miedo.

Los peques introducen en cada cápsula aquello que relacionan con esa emoción (dibujos, fotos, objetos, cartas escritas…). Por ejemplo, se puede meter dentro de la cápsula una foto o un dibujo de una araña porque le da miedo al niño. Cada vez que se introduzca un objeto en una cápsula, deben explicar por qué lo hacen ya que la verbalización de una emoción es el primer paso para aprender a gestionarla. Asimismo, de esta forma se fomenta su capacidad lingüística.

 

 

 

Cuando se ha superado algún tipo de emoción (tristeza, enfado, asco o miedo), el niño puede sacar estos objetos de las cápsulas para dar a entender que ha superado sus baches emocionales. Además de diferentes colores para diferenciar las emociones, las cápsulas también tienen diferentes tamaños en función de lo muy o poco frecuentes que suelen ser las emociones asociadas a ellas, por lo general.

Así, la cápsula de la alegría será la que más objetos acumule y esto reforzará positivamente su visión de todas las cosas que le hacen estar alegre. Incluso se puede utilizar cuando esté triste para recordar qué cosas le hace sentir alegre. Y como los materiales son plásticos, ¡estas cápsulas son ideales también para jugar en el agua durante la hora del baño!

Otros materiales de juego para aprender emociones suelen incluir figuras con rostros intercambiables con emociones diferentes (como este robot de madera o estos muñecos de tela con rasgos faciales de fieltro para poner y quitar con velcro).

Ciencia y experimentación, juguetes STEM

Podemos aprovechar la curiosidad natural de los niños y niñas en esta etapa para animarles a realizar actividades de exploración e incentivar así un primer acercamiento al mundo de las ciencias. Por ejemplo, este set de imanes con canicas magnéticas de colores anima a los peques a investigar el campo del magnetismo.

 

 

Este juego de construcción en 3D con herramientas de bricolaje inicia a los peques en el mundo del bricolaje y la ingeniería. Incluye 180 piezas sobre un resistente soporte de montaje. También contiene 16 tuercas, una llave inglesa, un destornillador, 8 piezas amarillas en forma de ángulo recto, 50 tornillos de diferentes colores, 32 piezas de distintos colores con 3 agujeros y 72 formas geométricas.

 

 

Además, incluye 6 fichas de actividades reversibles, para realizar un total de 12 actividades. Se puede construir: un caballo, un robot, un insecto, un camión, una flor, un árbol, un barco, un helicóptero, un castillo, un elefante, una gallina y un perro. Además, la tapa de su práctico contenedor funciona como soporte de montaje.

Apilar, encajar, asociar y clasificar para desarrollar la motricidad fina y el razonamiento lógico

Estos cilindros de madera para encajar con diferentes alturas escalonadas son un juego muy versátil: primero, los niños pueden jugar a encajar los cilindros en la base según corresponda con su color. Además, desarrollan sus habilidades motrices, gateando y siguiendo a los cilindros que ruedan por el suelo, y la coordinación mano-ojo apilando unos sobre otros con buen equilibrio.

Más adelante, pueden realizar construcciones y practicar las proporciones apilándolos, para ver, por ejemplo, cómo los dos más pequeños son igual de altos que el más grande. También están disponibles en colores arcoíris.

 

 

Este organizador para encajar y clasificar está formado por una barra central de la que salen 12 tacos de colores pastel en los que se encajan los aros de diferentes tamaños. De esta manera, los niños desarrollan su coordinación ojo-mano y sus habilidades motoras finas jugando a encajar y clasificar los aros o colgar cualquier otro material que a los niños se les ocurra. También está disponible en colores arcoíris.

 

 

Este set de secuencias y patrones de madera incluye 72 perlas de madera en cinco colores y formas para hacer secuencias y patrones. Cada patrón muestra una colorida secuencia para que los niños formen ese mismo diseño con las perlas en los palos o en los cordones de secuenciación. Son ideales para que los niños desarrollen su habilidad y la coordinación mano-ojo manipulando las diferentes piezas.

 

 

Este set de asociación de objetos y patrones tiene 24 figuras de objetos y 12 tableros de madera con patrones para asociar con las figuras. Cada patrón muestra una imagen para que los niños y niñas lo asocien con la pieza correspondiente. Son ideales para que los niños desarrollen su habilidad manipulativa, lingüística y cognitiva. 

 

 

Este conjunto de anillas de madera nido son encajables unas dentro de otras y tienen una pieza central. Los diferentes colores y tamaños, permiten el desarrollo del pensamiento lógico-matemático a través de la clasificación, agrupación y asociación de elementos según el color y tamaño de los elementos que lo componen.

Se trata de una propuesta de juego heurístico afín a la pedagogía Waldorf que fomenta horas de juego abierto e imaginativo, ya permite que los niños puedan explorar y manipular de forma autónoma y libre. Son materiales de juego no estructurados y abiertos no tienen una forma correcta o incorrecta de ser utilizados y, por ello, no hay instrucciones de uso.

 

 

Lo mismo sucede con los boles de madera nido. Ambos materiales se adaptan y acompañan en todas las fases de aprendizaje, ya que las piezas se pueden transformar en un material simbólico para la creación de historias y la construcción de minimundos. Además sirven para juegos matemáticos, de lenguaje y sensoriales. Y están tintados en la gama de colores del arcoíris, cuya degradación permite conectar con la naturaleza.

 

 

Los círculos concéntricos con anillos son perfectos para construir grandes estructuras gracias a su base amplia y estable. Son ideales para que los niños desarrollen su habilidad manipulando las diferentes piezas de colores llamativos. Están fabricados en madera de tilo con colores a base de agua no tóxicos y un acabado de aceite de vegetal.

 

 

El arcoíris Waldorf doble es perfecto para desarrollar la psicomotricidad jugando a crear estructuras tridimensionales o juegos de simetría. ¡Y si se combinan con un espejo las posibilidades son infinitas! Además, son perfectos para construir casas, puentes, carreteras, murallas… y todo lo que al niño se le ocurra, desarrollando su imaginación. También están fabricados en madera ligera de tilo, por lo que apenas pesan.

 

 

Se trata de un juguete de madera magníficamente diseñado para ofrecer una gran variedad de opciones de juego. El doble arcoíris tiene siete piezas de medida consecutiva cada una, con base de madera y un eje cilíndrico para encajar las 14 piezas totales, ¡creando infinitas composiciones!

Aprender el paso del tiempo y las estaciones con juguetes educativos

A esta edad los niños y niñas comienzan a interiorizar el sentido y concepto del espacio/tiempo aunque su medida aún es complicada para ellos y ellas. Es por eso que los materiales que les ofrezcamos han de ser manipulativos. Por ejemplo, este calendario perpetuo anual es un calendario manipulativo y activo anual, que permite al niño o a la niña tocar el año y comprender el paso del tiempo a través de la experiencia.

Contiene 12 figuras en 12 colores de acuerdo con la pedagogía Waldorf, para determinar el mes y la estación del año. Además, incluye un cuenco de madera, 2 cubos de madera con los números de los días impresos y una plataforma distribuida en 4 secciones que determinan las estaciones, estampadas con los meses del año.

 

 

Este otro calendario permanente de madera es un calendario circular permanente basado en la Educación Cósmica de María Montessori y en la pedagogía Waldorf. El calendario anual se presenta con un tablero circular con una zona amarilla en la parte central que representa al sol. Como se ha de hacer saber al niño, un año es el tiempo que tarda la tierra en dar una vuelta alrededor del sol (movimiento de translación).

Rodeando esta zona central, hay 31 agujeros que corresponden con los días que contiene cada mes. Cuando se inicia el mes, se colocan las espigas en dichos agujeros (31, 30, 28 o 29, dependiendo del período que se comience). A su vez, estas espigas se presentan en 7 colores diferentes que se corresponden con cada día de la semana (siguiendo las indicaciones de la pedagogía Waldorf: lunes-violeta, martes-rojo, miércoles-amarillo,  jueves-naranja, viernes-verde, sábado-índigo y domingo-blanco).

Los meses se representan con 12 sectores de color que responden al círculo cromático de Goethe, que a su vez están divididos en sectores, que se corresponden con las semanas. Así, los colores se agrupan de la siguiente manera: invierno, púrpura y azul; verano, amarillos y naranjas; primavera, verdes; y otoño, rojos y marrones.

Al inicio del año natural o del día que se empiece a usar el calendario, se distribuyen las piezas de días especiales, que permiten al niño identificar espacios temporales ya conocidos como cumpleaños, viajes, fiestas…

Las piezas son reversibles, de modo que, cuando ha terminado la semana se les da la vuelta y las piezas se quedan en madera natural (sin color). De esta manera, se indica el paso del tiempo: con color es el futuro y con ausencia de color es el pasado.

Por último, según va pasando el tiempo, va apareciendo un dibujo que se identifica con cada una de las estaciones. El dibujo de cada estación se completa al pasar los tres meses.

 

 

También podemos optar por calendarios de tela, como este calendario perpetuo anual de tela con clima y paso de las estaciones que es un panel de tela para colgar en la pared y enseñar a los más pequeños la noción del tiempo, el clima y las estaciones. Con este calendario se aprenderá fácilmente los días de la semana, meses, fecha actual, estaciones del año

Cuenta con una divertida ruleta dibujada, con una flecha con velcro para señalar el mes en el que se encuentra el niño. Además, verá claramente el clima que corresponde a cada estación y los meses que están dentro de la misma. La ruleta se abre para almacenar en el interior las tarjetas correspondientes a las actividades, el estado de ánimo y el clima.

Las 12 tarjetas con ilustraciones representan las diferentes actividades que puede realizar el niño a lo largo del día: hacer deporte, comprar, hacer los deberes, ir al dentista, ir al cole, ir de viaje, montar el árbol de Navidad, celebrar su cumpleaños… Además, los niños aprenderán a expresar sus emociones gracias a las 5 tarjetas de estado de ánimo para expresar si se encuentra cansado, contento, enfadado, triste o emocionado. Todas las piezas van fijadas al panel con velcro.

 

 

Este reloj de madera y pizarra es un set con 10 piezas de madera para construir un reloj analógico y otro digital, e incluye seis tizas para escribir las horas.

 

 

Otra opción es este reloj manipulativo de madera para aprender cómo se estructura el tiempo de manera muy visual y clara. Incluye un mecanismo real para, una vez aprendido el funcionamiento del tiempo, poder convertirse en un reloj completamente funcional y colgarse en la habitación de los niños o sobre la base de madera que incluye.

Este reloj desarrolla el pensamiento abstracto, lógico y matemático; y afianza el aprendizaje de la temporalidad y conceptos matemáticos como números crecientes, contar de 5 en 5, agrupar los números en base 60…

 

 

Para usarlo, este reloj manipulativo se compone de 12 piezas centrales, que representan las horas, y de 12 piezas exteriores, que representan los bloques de 5 en 5 minutos en los que se agrupan cuando se interpreta el reloj analógico. Al mismo tiempo, hay 60 huecos, que se corresponden con cada uno de los minutos de una hora.

Cuando se quiere indicar una determinada hora, se usan las espigas para indicar el momento temporal en el que se está y se le da la vuelta a las fichas de las horas/minutos que ya han pasado. Así, visualmente se distingue entre tiempo futuro (con color) y tiempo pasado (sin color). Estos conceptos se refuerzan con el uso de las gomas, donde se marca la hora imitando el funcionamiento de las agujas de un reloj.

Matemáticas manipulativas

Estas tablillas de números convierten en divertido el primer acercamiento de los peques a las matemáticas mediante el conteo y el aprendizaje de los números. Con ellas, tu peque verá las mates como un juego y antes de aprender los números, los sentirá.

 

 

Repasará los trazos de cada cifra con sus manitas, y podrá asociarlos a la cantidad que representan rellenando la tablilla con el número de piezas que corresponda.

 

 

Podéis utilizar bolas de fieltro, conchas, piedrecitas, canicas, botones… ¡O cualquier otra cosa que se os ocurra!

 

 

Es un material que acerca las cantidades y los números al niño o la niña de forma respetuosa y sensorial, sin forzar el aprendizaje. El soporte nos permite seguir con el juego cuando recojamos las tablillas ordenándolas del 1 al 10.

 

 

Este juego de equilibrio magnético es una primera balanza que enseña el concepto de peso a los peques. Es un primer juego de mesa de destreza manual que potencia la paciencia y la concentración, ya que serán necesarias para realizar todas las figuras que este juego de equilibrio propone en sus ocho tarjetas.

 

 

Este juego de madera para aprender a contar es uno de los mejores juegos educativos posible para que los niños más pequeños aprendan a contar mientras se divierten. Incluye 12 modelos y 14 barras graduadas de diferentes colores y tamaños y se puede jugar de 2 formas distintas:

  • Los principiantes: colocando las barras en el lugar correcto sobre el tablero para contar hasta 5 o para visualizar las distintas formas de contar siguiendo el modelo.
  • Los experimentados: realizando las primeras sumas fuera del tablero siguiendo el modelo. ¿Cuánto es una barra naranja + una barra roja? Respuesta: una barra verde.

Este juego de contar permite aprender a contar hasta 5 y realizar las primeras operaciones matemáticas simples.

 
 

Para aprender a trazar los números y realizar las primeras actividades de preescritura, esta tabla con imanes magnéticos supone un excelente juego de iniciación de los más pequeños al trazado de los números. También desarrolla el conocimiento de diversas formas y trazos como líneas rectas, curvas…

 

 

Por último, este juego de mesa de madera con ratones y pizarra enseña a los niños y niñas a sumar y restar de forma fácil. Los ratones naranjas son las unidades, los verdes son las decenas y los rojos las centenas.

 

 

Sobre el tablero, que se compone de 5 piezas de puzzle grandes, se pueden alinear los ratones para ejecutar la operación. Este tablero o base es de madera con la superficie de pizarra, para que los niños puedan pintar con tizas para hacer las cuentas.

Juguetes educativos para potenciar la prelectura y la preescritura

Este abecedario trazable impide que los peques se aburran al aprender a escribir repitiendo el mismo trazado de las letras una y otra vez. Además, evita que se frustren al no saber cómo coger un lápiz. En lugar de eso, este abecedario es un primer contacto con las letras al ritmo que el peque decida llenando los surcos de cada letra con cosas que tengáis por casa como arroz, legumbres, flores secas…

De esta forma, empezará a conocer el trazo de una forma natural, sin guías, siguiendo su intuición. Primero va a entender las letras como formas, y poco a poco las relacionará con las que encuentre en el mundo que le rodea (en carteles, camisetas, cuentos…). Acerca la lectoescritura al niño de forma respetuosa y sensorial, sin forzar el aprendizaje.

 

 

Para practicar el trazado y la escritura de forma lúdica, podemos optar por esta tabla con imanes y boli magnéticos y 12 tarjetas de actividades, que permiten dibujar y borrar fácilmente, como si de una pizarra se tratase. Cuenta con una zona para colocar la tarjeta y tenerla siempre a la vista, para poder representar el diseño con facilidad. Las tarjetas cuentan con diseños de objetos cotidianos.

Este tipo de materiales son juguetes educativos que ayudan a desarrollar el sentido del trazo de la mano para dibujar y escribir; para que sea más fácil para los y las peques aprenderlo. Desarrolla el conocimiento de formas y trazos como líneas rectas, curvas… O de las letras, los números, los objetos… Al tiempo que los niños desarrollan su imaginación y creatividad, porque pueden dibujar lo que deseen.

 

 

Otra alternativa es optar por esta otra tabla magnética con fondo negro y 20 tarjetas de actividades, perfecta para usar tanto en casa como en el aula o para llevar de viaje.

 

 

Este encajable reversible con abecedario tiene una pizarra por una cara y un puzzle encajable con 26 letras mayúsculas del abecedario por la otra. Incluye una tiza para escribir en la pizarra, y es perfecto para que los y las peques aprendan las letras de una forma fácil y divertida y practiquen su grafía en la pizarra.

Además, es ideal para promover el desarrollo del pensamiento lógico, dado que deberán encajar cada letra en su silueta correspondiente. Cuenta con piezas para encajar grandes y manejables por los más pequeños. Sus colores delicados acompañan los primeros aprendizajes con toda dulzura. Está fabricado en madera de excelente calidad, con los cantos pulidos para una mayor seguridad.

 

 

 

Este tablero para formar palabras es un espléndido material educativo para el juego manipulativo con letras. Además, es un material evolutivo: los niños y niñas más pequeños pueden jugar a llenar, vaciar, agrupar y cruzar palabras. Los más grandes componen grafías y palabras. Incluye 145 cubos de letras mayúsculas de madera y un tablero con las casillas necesarias. Se presenta en una caja de madera con tapa deslizante. Es recomendable par niños y niñas a partir de 5 años.

 

 

Pero ojo, porque las letras están elaboradas según el alfabeto alemán. Se pueden descartar las grafías que sobren, pero hay que remarcar que no incluye la letra Ñ del alfabeto español.

Y hasta aquí las ideas que os presentamos para regalar a vuestros peques a partir de los 36 meses y hasta los cinco o seis años. Pero atentos porque la gama para esta edad es tan amplía que mañana vamos a publicar nuevos apartados de juego para los y las peques de esta edad.

Y recordad que si formáis parte de la Tribu CSC, podéis contar con el asesoramiento y apoyo online de nuestro equipo de expertas en desarrollo infantil, pedagogía Montessori y Disciplina Positiva para que os orienten en vuestra elección en función de la edad y las habilidades específicas o necesidades de desarrollo de vuestros peques (¡el primer mes es gratis y no hay compromiso de permanencia!).

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Juego y juguetes?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Juego y juguetes y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Especial juguetes educativos (IV): Qué regalar a peques a partir de los 3 años (Parte 1)"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube