Todo lo que los niños y niñas aprenden jugando a las casitas

Te enseñamos 8 formas de inculcar valores y fomentar habilidades jugando a las casitas de muñecas con nuestros hijos

Desde desarrollar el juego simbólico, hasta derribar estereotipos de género, pasando por la interiorización de rutinas, fomentar el diálogo entre padres e hijos o la interpretación de diferentes roles familiares… Las casitas de muñecas permiten tanto a niñas como a niños entender el mundo que les rodea y favorece su desarrollo cognitivo.

El juego de roles, un pilar de su desarrollo

Durante la primera década de su vida, los peques aprenden prácticamente todo mientras juegan. Los juegos y los juguetes son su herramienta principal de aprendizaje y desarrollo. Los beneficios de jugar a las casitas de muñecas son numerosos para los niños y niñas.

Las casas de muñecas involucran a niños en el juego simbólico, de imitación o de roles. Este, además de desarrollar su imaginación, les proporciona beneficios educativos importantes para su desarrollo intelectual y social.

 

Aprende a estimular y mejorar el desarrollo y aprendizaje de tus hijos mediante el juego con nuestro Seminario Online «Juega y Aprende en Casa»

 

Cuando los niños se involucran en el juego simbólico son capaces de investigar y aprender libremente sobre el mundo que les rodea. Los niños imitan lo que ven en su día a día jugando, y utilizan representaciones simbólicas de objetos y acciones que están explorando.

Las casitas de muñecas son, en definitiva, un escenario perfecto para simular la vida real, ensayar y experimentar las diversas situaciones en las que se desenvuelven cotidianamente, o practicar aquellas a las que se enfrentarán en el día de mañana.

 

Casa de muñecas de madera con muebles

 

Asimismo, mientras juegan a las casitas los peques adquieren multitud de habilidades ya que desarrollan el diálogo, las habilidades sociales, emocionales e intelectuales. De hecho, según los expertos, este tipo de juegos les ayuda a adquirir confianza y sentido de sí mismos, y también es un componente clave para su aprendizaje.

Beneficios de jugar a las casitas

El juego de las casitas es, curiosamente, uno de los que realizan sin que nadie se lo enseñe. Les encanta representar situaciones cotidianas jugando. La casita es un juego de imitación y para jugar les basta imitar a los adultos que tengan más próximos, como papá y mamá. Además, tiene muchos beneficios para ellos.

1. Imaginación y creatividad. Para jugar a las casitas, los niños necesitan poner en marcha su imaginación. De esta forma recrean escenas y situaciones con sus muñecos dentro del escenario que supone la casita de juguete. Cada día el juego puede variar, hay infinitas posibilidades y miles de situaciones que los niños pueden recrear dentro de una casa de muñecas.

 

Granja rústica de madera

 

2. Desarrollo y autonomía. Este tipo de actividad lúdica les ayuda a madurar y a reforzar su autonomía. En el mundo real, el rol natural del niño es seguir a sus padres. Sin embargo, en su casita él tiene el poder de mando, toma decisiones y asume responsabilidades. El niño es el artífice de todo cuanto sucede en el juego.

 

Familia de madera 7 miembros

 

3. Habilidades sociales. Los pequeños pueden ensayar situaciones sociales al representar jugando las situaciones cotidianas. Pueden hacer que sus muñecos cocinen, coman, vean la tele o se metan en la cama. Todas estas actividades cotidianas son clave en el proceso de socialización de un niño. Jugando a las casitas los peques repiten comportamientos y practican acciones que les permiten integrarse socialmente dentro de su entorno.

Actividades de aprendizaje con casitas de muñecas

Hay muchas actividades que podemos hacer con los peques para ampliar su aprendizaje mientras participan en juegos de rol con casas de muñecas:

1. Aprendizaje de hábitos y rutinas

Podemos pedir a los niños que repitan la secuencia de eventos de un día. Por ejemplo: la actuación típica cotidiana de la familia, de la mañana a la noche.

 

Casa de muñecas moderna

 

Mientras juegan les podemos ir haciendo preguntas: ¿Qué hacemos cuando nos levantamos por la mañana? ¿Y al volver del colegio?, etc. De esta forma estaremos trabajando con ellos las rutinas diarias.

También podemos ensayar hábitos y costumbres concretos dentro del hogar. O aquellos que a nuestros peques se les da peor o les cuesta más como recoger su cuarto, lavarse las manos antes de comer o cepillarse los dientes después.

2. Ensayar nuevas situaciones

Hoy en día hay modernas casitas de muñecas modulares capaces de recrear diversos escenarios mediante la manipulación de sus espacios.

 

Casa de muñecas modular

 

De esta forma, el edificio puede transformarse para servir de multitud de escenarios que podemos personalizar con diversos muebles y elementos decorativos.

 

Casa de madera modular

 

Así, una misma casita se puede convertir en nuestra casa, la de los abuelos, el colegio, la consulta del médico, el hospital o la casa vacacional donde recrear historias y ensayar acciones que generen temor o inseguridad en los peques.

 

Accesorios de madera

De esta forma, trabajaremos con ellos la gestión de conflictos y emociones de forma amable y respetuosa. Y lo que es mejor aún: de forma divertida, ya que aprenden jugando.

3. Solucionar conflictos y gestionar emociones

Como sabéis, tratar de gestionar los conflictos estando emocionalmente alterados nunca da resultados positivos. Tampoco la discusión o el castigo son buenas herramientas de aprendizaje. Por eso, es recomendable tomarnos y dar un tiempo de reposo para serenarnos y hablar sobre lo sucedido cuando llega la calma.

Si, por ejemplo, una niña pequeña ha tenido un conflicto en el parque, podemos dialogar sobre lo que ha sucedido recreando la situación por medio del juego simbólico en casa.

 

Set de madera para casitas de muñecas

 

Es entonces cuando podemos utilizar las casitas de muñecas para escenificar con los peques la situación conflictiva, y recrearla para ver desde fuera cómo ha actuado y se ha sentido cada uno.

4. Trabajar los miedos o inseguridades infantiles

Los escenarios que recrean la consulta de un doctor, por ejemplo, pueden ser fantásticas oportunidades para trabajar con los peques el miedo o la inseguridad que les genera ir a determinados sitios como el médico, la escuela, el colegio, el campamento de verano, el parque de juegos, etc.

 

Parque de juegos transformable en casa Waldorf

 

5. Actividades de creatividad

Podemos animar a los peques a buscar y utilizar distintos objetos y materiales que tengamos por casa para crear muebles y decoración para su casita de muñecas. Como bolas de algodón para hacer grandes almohadas, pedacitos de tela para las cortinas o trocitos de fieltro para hacer colchas y alfombras.

 

Kit para decorar casitas de muñecas

 

De esta forma, además de enseñarles dónde están las cosas en casa, pasaremos tiempo con ellos realizando manualidades para niños y les estamos ayudando a desarrollar habilidades creativas y manuales. También les estaremos educando en valores, ya que les transmitiremos una importante cualidad: la práctica del reciclaje.

6. Ejercicios de empatía

Animar a los peques a adoptar diferentes roles en la familia en torno a una misma historia propuesta, les ayuda enormemente a comprender puntos de vista diferentes a los suyos.

Por ejemplo: la próxima vez que tu peque no obedezca, juega con él adoptando el papel del niño y déjale que asuma el papel del adulto dentro del juego para que comprenda cómo se siente papá o mamá cada vez que se da «esa» situación.

 

Casa de muñecas moderna

 

Con las casitas de muñecas, podemos recrear cualquier problema cotidiano y pedirles que ofrezcan una solución. Por ejemplo: todos los miembros de la familia quiere ver la televisión, pero todo el mundo quiere ver algo diferente.

7. Fomentar el diálogo y el conocimiento interpersonal

Establecer normas es necesario, pero hablar con nuestros hijos es la mejor manera para conocerles. Los niños están acostumbrados a que los adultos les demos órdenes, establezcamos prohibiciones, les llevemos la contraria…

Al final, si no somos conscientes, puede que prácticamente toda la relación que tenemos con ellos esté delimitada por dos únicos roles: autoridad (padres) y sumisión (hijos).

 

Casa de madera ecológica

 

Jugando con ellos podemos dialogar, invitarles a dar su punto de vista sobre las cosas y escucharles. Para ello podemos, por ejemplo, animar a los niños a contar una historia ofreciéndoles ideas. Éstas pueden girar en torno a la mascota de la familia, el papá, la mamá o el bebé.

 

Casa de muñecas de madera moderna

 

Así veremos de qué forma interpretan los niños y niñas la realidad que les rodea y cómo su naturaleza les insta a actuar o sentirse al respecto.

8. Educar en igualdad

Ofrecer casitas de muñecas tanto a niños como a niñas les permite crecer en igualdad. Son juguetes perfectamente idóneos para ambos y, a través de ellos, podemos fomentar en los peques el juego de roles pidiendo que asuman dentro del juego el papel de mamá y papá en casa, que cuiden al muñeco bebé mientras la muñeca mamá descansa o haciendo que el muñeco papá haga la cena o bañe a los niños.

 

Casa de muñecas de madera con luz y parking

 

Como veis, son muchas las actividades que podemos realizar en torno a una casita de muñecas. Además de ser uno de los juguetes favoritos durante la infancia, son una estupenda herramienta de apoyo a su desarrollo y aprendizaje.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 11 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

1 comentarios en "Todo lo que los niños y niñas aprenden jugando a las casitas"

  1. Hola: me parece genial el juego. Yo misma jugaba con los famóbiles (incluso con la caja de corcho del barco pirata me hice una casa) con muñecas/os, pero también con pistolas, espadas, coches, ya me entienden. Yo creo que seguimos con estereotipos en los juegos/juguetes. Las familias no siempre se componen de papá, mamá, hermanos/as, abuelos/as, coche y mascota. Veo que los muñequitos/as vienen vestidos y caracterizados de forma muy marcada por la ropa, el color de la ropa y el pelo. Yo preferiría algo más neutro, si bien para diferenciar a los adultos de los menores, sí utilizaría diferentes tamaños. De resto, los y las muñequitas, las haría de colores diversos así el/la niño/a puede elegir quien es cada cual. Quizá prefiera 2 papás o 2 mamás, o 1 padre y 2 tías, o la mamá y un abuelo como modelo familiar, no sé. Y por supuesto, nada de rosa y azul, pelo largo y pelo corto, etc., de forma sistemática para unos u otras. Si acaso, muñequitos/as a los que poder poner caracterizar. Quizá suene complicado, pero es más abierto, creo yo.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube