¿Conoces la mesa de la paz para resolver conflictos con los peques?

La mesa de la paz es un gran recurso para revolver conflictos

«Todo el mundo habla de paz, pero nadie educa para la paz. La gente educa para la competencia y, este, es el principio de cualquier guerra.

Cuando eduquemos para cooperar y ser solidarios unos con otros, ese día estaremos educando para la paz.»  Maria Montessori

Seguro que en los hogares donde hay niños pequeños se está hablando del tema de la paz en las últimas semanas, y es que el 30 de enero se celebra el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, (DENYP).

La educación no violenta

Se trata de una jornada educativa no gubernamental que se viene celebrando desde 1964, cuando fue fundada por el poeta y pacifista mallorquín Llorenç Vidal, que dejó marcado este día como punto de partida y de apoyo para una educación no-violenta y pacificadora de carácter permanente.

¿Y por qué se eligió este día? Pues muy sencillo, es un símbolo para conmemorar la muerte de Mahatma Gandhi, (el 30 de enero de 1948 en Nueva Delhi), y esta jornada está reconocida por la UNESCO desde 1993.

En palabras del exdirector general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza, entrevistado por Global Education Magazine, «tenemos que ser conscientes de que estamos a tiempo de cambiar una cultura de imposición, del miedo, culturas basadas en la especulación económica de deslocalización de la producción en la guerra, que todavía son capaces de transformarse en una cultura del diálogo, de la reconciliación, de la sociedad en una cultura de la paz».

El lema de este día es: ‘Amor universal, no-violencia y paz. El amor universal es mejor que el egoísmo, la no-violencia es mejor que la violencia y la paz es mejor que la guerra’.

Hay otros países que no celebran esta efeméride, si no que se unen al Peace One Day o Día Internacional de la Paz, en pro de la lucha por el alto al fuego y no violencia, el 21 de septiembre, y así por ejemplo lo viví el año pasado en México con mi familia.

Sea una u otra la fecha que escojamos, lo importante es recordar la necesidad de la educación para la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los Derechos Humanos, la no violencia y la paz, ya que la educación es la mejor “arma” que tenemos.

La paz en la pedagogía Montessori

Aprovechando que la paz está en boca de todos estos días traigo de nuevo a Maria Montessori, que después de vivir dos guerras mundiales comprendió la gran importancia de la educación como instrumento para crear un mundo en paz.

Durante la segunda guerra mundial, Maria Montessori  estuvo en la India junto a su hijo Mario, periodo en el que tuvo tiempo de conectar con esta cultura, concentrarse en la parte espiritual del ser humano y pensar en la necesidad de desarrollarla desde la infancia para que la humanidad no sucumba nuevamente en el horror de la guerra.

Cuenta la historia que María Montessori escuchó a una niña de origen chino y a otra de origen indio discutir sobre cuál de las dos civilizaciones era más antigua, y en otra ocasión presenció una terrible pelea entre dos campesinos, hechos que la perturbaron hasta el punto de reflexionar sobre la necesidad de que los hombres pudiesen crecer bajo la perspectiva de sentirse parte de “un todo” que obedece a leyes superiores.

De aquí vino la voluntad de dar un giro a su método para que los niños pudiesen deducir la universalidad de las leyes de la física a las que todos estamos sometidos, y de ahí nació la idea de la “Educación cósmica” (otro día hablaré más a fondo de esta preciosa parte de la pedagogía Montessori).

En las escuelas Montessori, todo está pensando para que la paz esté presente como filosofía de vida. Así por ejemplo, se cultivan las relaciones de horizontalidad, (nadie dice eso de que esto se hace así porque yo soy el adulto o el profesor), se practica la gracia y cortesía (otro día también hablaré más a fondo de esto), siempre se tienen seres vivos en las aulas, (plantas y algunos animales pequeños como peces, aves o tortugas, para aprender a responsabilizarse de su cuidado).  Sólo hay un material de cada tipo y esto también tiene un porqué: si un niño quiere trabajar con la torre rosa y la está utilizando otro niño debe esperar pacientemente hasta que quede libre, fomentando de este modo las relaciones sociales y la creación de acuerdos. En caso de conflictos, se recurre a la mesa de la paz.

Un recurso fascinante

En primer lugar quiero aclarar que los conflictos forman parte de la vida. Somos seres sociales por naturaleza pero no todos vemos las cosas bajo la misma perspectiva, y tampoco hay negro o blanco, siempre existe una escala de grises. Lo bonito es ser capaz de empatizar con el otro e intercambiar puntos de vista de una forma respetuosa, algo que deberíamos también trabajar los adultos..

Los niños y las niñas también se enfadan con sus compañeros, amigos o familiares, a veces puede ser por algo tan simple como no querer compartir un juguete (nunca hay que obligar y menos cuando son muy pequeños y no lo entienden), y en otras ocasiones puede suceder que haya pequeñas agresiones como manotazos, mordiscos, etc.

La idea de la Mesa de la Paz es muy sencilla y podemos hacerla realidad fácilmente con estos elementos:

  • una mesa pequeña apropiada a la edad del niño
  • dos sillas del mismo tamaño
  • un objeto que simbolice la paz (una paloma de adorno, un corazón, una flor…)
  • una campana o algo que pueda hacer sonido al tocarse

Así es como preparé yo la mía en casa:

Este recurso va muy bien cuando los niños son capaces de entender lo que es la empatía, pero podemos empezar a trabajarlo desde que son pequeños.

Normalmente los conflictos se producen entre dos partes. En el caso de que sean mayorcitos, (como a partir de 5 o 6 años), cualquiera puede “invitar” al otro a acudir a la Mesa de la Paz. Si son más pequeños deberemos ser nosotros los que les acerquemos a la mesa con calma explicándoles que vamos a hacer algo importante: la idea es poder resolver sus diferencias sin gritos ni violencia.

Primero habla uno de los implicados, colocando una mano en la mesa y otra en su corazón, su pecho o el objeto que simboliza la paz, (puede ser como decíamos antes un cojín en forma de corazón, un peluche en forma de paloma, etc). Expresa sus sentimientos con sinceridad y las emociones que ha experimentado, por ejemplo, “no me gusta que me pegues, me haces daño”, o “no quiero que me grites porque me asusto”.  Explica a la otra parte cómo se siente y cómo le gustaría que se solucionase el incidente que les ha llevado a esta situación. “Por favor, discúlpate y trátame con respeto”. Cuando termina su exposición retira la mano de la mesa, en señal de ceder el turno a la otra parte.

El segundo implicado repite el procedimiento, y estableciendo un diálogo pacífico, ambas partes llegan a una resolución. “Lo siento, ¿qué puedo hacer para que te sientas mejor?” (por ejemplo, en el caso de que le hubiera quitado su juguete puede devolvérselo).

Cuando se alcanza el acuerdo, ambas partes hacen sonar juntos la campana, y el sonido anuncia al resto de la familia o del aula que el conflicto se ha resuelto. Ambas partes se levantan de la mesa y se dan un abrazo sincero, o la mano, en señal de amor y respeto.

Si por alguna circunstancia los implicados están muy enfadados y no consiguen llegar a un acuerdo, pueden solicitar un mediador que les ayude a expresar sus puntos de vista y dialogar, pero en caso de haberlo debe ser totalmente imparcial y no juzgar, (sólo ha de facilitar que ambas partes se entiendan).

Es un ejercicio fabuloso y muy completo en el que se trabaja la expresión oral, el reconocimiento de los sentimientos y las emociones y la empatía. Y lo mejor de todo es que también podemos utilizarlo en casa fomentando el diálogo como herramienta de solución de conflictos con nuestras criaturas.

Para mí, es una excelente alternativa a los métodos tradicionales que no respetan mucho a los niños y las niñas, como son el famoso «tiempo fuera» o la «silla de pensar«, que me generan serias dudas de si realmente resuelven algo y el niño llega a sacar alguna conclusión.

Me gusta reflexionar mucho sobre la forma que tenemos de educar a nuestros niños, y en este caso yo prefiero apostar por la Mesa de Paz. Y tú, ¿te animas a implantarla tu casa? ¡Hazlo y nos cuentas en comentarios!

Te aseguro que tus pequeños te sorprenderán.

¿Quieres educar para la paz?

Cuando Montessori entra en tu vida te enamora para siempre, y el “efecto secundario” más característico es que te hace estar dispuesto a realizar un profundo cambio interior que te encamina a querer ser mejor persona, ya que tanto padres como educadores somos un ejemplo constante para los niños y niñas, y nuestros actos son mucho más importantes que nuestras palabras. Puedes aprender mucho más sobre esta filosofía con el Seminario en diferido «Montessoriza tu vida»:

Y recuerda que también puedes verlo sin coste añadido si formas parte de la comunidad «Criar con Sentido Común».

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Educación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Educación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

24 comentarios en "¿Conoces la mesa de la paz para resolver conflictos con los peques?"

  1. Hola!
    Muchas gracias por tan valiosa información ya estoy pensando en ideas para colocar la mesa de La Paz.
    Mi duda es si algún niño tiene conflictos, al realizar alguna actividad y que no resulte como el quiera que simplemente se enoje con todos o ha pasado que llegue hasta llorar y se resista a hablarlo, ¿se puede recurrir a invitarlo a él solo a la mesa de La Paz y que resuelva por si solo esta situación?

  2. Muy buena alternativa para resolver conflictos . Yo tengo mellis y ya me veo en esas situaciones .ahora solo tienen 1 año y medio y ya pelean por juguetes o atención . Una es nena y otro nene pero smpre quieren lo q el otro tiene . Está alternativa para resolver los problemas a futuro me servirá mucho . Igual para mí niño de 12 años .muchas gracias

    • Mil gracias a tí por comentar y compartirnos tu caso. Para el de 12 años seguro que sirve, y para los mellis aún son un poco pequeños, pero en cuando empiecen a desarrollar el lenguaje con tu ayuda o la de otro adulto podrán empezar a utilizarla. Un abrazo!

  3. Comparto la opinión de corregir apelando a la comprensión del niño del acto malo. Creo que siempre los educadores debemos enseñar a distinguir el bien del mal y buscar que el niño lo comprenda de manera pasifica, no acudiendo a reacciones impulsivas

  4. Hola
    Gracias por este recurso, estrategia para implementar en el aula es llamativo y mostraría el interés de los niños y niñas para resolver sus problemas

  5. Andrea Kiara Meneses Muñoz31 enero, 2021 a las 7:16 amResponder

    Es una buenas ideas para solucionar conflictos con nuestros peques, nosotros en casa tenemos dos niñas una de ellas es mi hija y la otra mi sobrina, pelean de todo, se quitan los juguetes y esto es una buena alternativa para la solución se sus conflictos y lleguen a comprenderse y compartir.

    • Nos alegra que te haya gustado Andrea, puedes probar este recurso con tu hoja y tu sobrina y nos vas contando. Al principio puede que sientan curiosidad o les parezca extraño, pero poco a poco van entendiendo cómo funciona. Además, si montas la mesa y buscas los objetos de Paz con ellas seguro que les gusta más. Un abrazo!

  6. 🤍Mil gracias por este aporte tan valioso! Demasiado bonito y especial.

  7. Saludos…

    Hasta el momento tenia conocimiento de la botella o frasco de la calma para relajar a los pequeños. Sin embargo, este recurso es otro nivel, realmente muchas gracias por compartirlo.
    Tengo en mente realizar con mi pequeña de 3 años 10 meses una mesa de la paz con materiales reciclados.
    Por otro lado, me surge una duda y es la siguiente: Este recurso puede probarse entre niño-adolescente y/o niño-adulto.

  8. Esta mesa de paz a partir de los cuantos años se puede realizar? Yo tengo un niño de dos años pero no comparte con niños por la pandemia

  9. Buenos días, me encantó la idea de la mesa de la paz. La voy a implementar.

  10. Muchas gracias por tan valiosa herramienta educativa, la probaré en casa con mi hijo y su primito y claro en mi salón de clase….gracias

  11. Muchas gracias por esta valiosa herramienta ahora con la pandemia estamos en casa y todos los días siempre existe peleas entre hermanos .
    La realizaremos 😉

  12. Excelente y muy valiosa información, realmente este tipo de conocimiento te da tranquilidad y confianza para criar a tus hijos, métodos que llegan al corazón y te permiten desaprender cosas para aprender y darle lo mejor a tus hijos y a uno como persona en el rol de ser padres, funcionalidad y responsabilidad que si no tienen un adecuado conocimiento y dirección nos lleva a formar una personalidad sin fundamentos . Muchas gracias

  13. Muchas gracias por explicar este recurso, Miriam. Siendo docente, me parece fundamental educar por la paz en el día a día y de manera práctica, además de dedicarle una jornada al año. En este sentido debo confesar que me resulta muy violento y cruel que se tenga seres vivos como peces, aves o tortugas en algunas aulas Montessori en lugar de dejar que vivan libremente en su hábitat natural… Y por otra parte me gustaría sugerir que se empleara un lenguaje más «inclusivo» en artículos como este, donde se habla de educación: «el hombre» y «los hombres» se podrían cambiar por «la humanidad» o por «el ser humano» y «los niños» por «los/las niños/as» o incluso «les niñes», que es una opción que se usa cada vez más y que es menos binaria que la primera. Gracias de nuevo. 🤗

    • Muchas gracias por tus comentarios y observaciones Patricia. La verdad es que a mí tampoco me encanta la idea de tener mascotas en ningún sitio, creo que los animales deben estar en su habitat natural, pero es cierto que se les trataba con muchísimo respecto e incluso los fines de semana las familias se encargan de su cuidado. Respecto al otro punto de lenguaje más inclusivo tienes razón, el lenguaje crea realidades, y en los artículos que fui escribiendo después ya empecé a aplicarlo (este ya tiene un tiempo). Me alegro mucho que te guste este recurso, si lo pruebas en tu aula nos encantará que nos cuentes. ¡Un abrazo!

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube