El método Montessori explicado para principiantes

Aunque tiene más de 100 años, la neurociencia y la psicología cognitiva han respaldado algunos de los principios de esta pedagogía

Artículo publicado el 19 Jul 2022 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 8 febrero, 2024

Son muchas las escuelas infantiles e incluso algunas de primaria que promueven este tipo de metodología. Pero, ¿sabemos qué es la pedagogía Montessori? ¿Es realmente Montessori todo lo que se oferta como tal? Hoy explicamos Montessori para principiantes.

Montessori para principiantes

Desde Criar con Sentido Común apostamos por el conocimiento como base para poder tomar decisiones, así que vamos a profundizar en el método Montessori para que podáis decidir si esta pedagogía encaja con vuestra forma de criar. Veamos el método Montessori explicado a principiantes.

Si quieres más información o necesitas asesoramiento profesional sobre el cáncer de cuello uterino y su tratamiento, en la Tribu CSC puedes consultar online a nuestro equipo de expertos/as en salud materno-infantil, educación positiva y crianza respetuosa.

Podéis descargar gratis la app de Criar con Sentido Común tanto para plataformas Apple como para plataformas Android, y tenéis una semana gratis para probar todas las ventajas de la membresía a la Tribu, realizar todos los cursos online disponibles y consultar a nuestros/as especialistas.

María Montessori, ¿innovación o tradición?

María Montessori nació en 1870 en Italia. Sus estudios de medicina, pedagogía, filosofía y psicología denotan una gran curiosidad por el conocimiento. No vamos a entrar en muchas cuestiones biográficas, apenas unas pinceladas para entender de dónde viene su forma de entender la educación, pero sí debemos tener en cuenta que desarrolló su actividad profesional en la primera mitad del siglo XX.

 

150 años del nacimiento de Maria Montessori (y el gran legado que nos dejó a todos los padres)

 

¿Por qué decimos entonces que es una pedagogía innovadora si tiene un siglo de existencia? No parece coherente, ¿verdad? Quizá el quid de la cuestión radique en el entorno educativo en el que se gesta.

La propuesta de María Montessori se enmarca dentro de un movimiento que recibió el nombre de Escuela Nueva y que surgió con intención de renovar la educación tradicionalista que había hasta el momento basándose en el respeto al niño y sus intereses innatos. Aparecen así las primeras escuelas activas. No sé si, un siglo después, podemos seguir hablando de innovación, pero, en todo caso, sí surgió como una corriente innovadora.

En cualquier caso, María Montessori fue una mujer apasionada del conocimiento y eso hizo que a su método se le denominara método de la pedagogía científica, dado que se basaba en la observación objetiva del niño y la experimentación como principio de la educación.

 

Aprende a preparar el ambiente Montessori, a presentar a tu peque los mejores materiales según su edad, a trabajar su autonomía y a acompañarle en el desarrollo de la lectoescritura con el Seminario Online “El método Montessori”

 

El método Montessori: Los orígenes

¿Cómo llega María Montessori a desarrollar su método? Su primera gran oportunidad para crear y desarrollar sus ideas en el ámbito de la educación fue tomar la dirección de la Escuela Estatal de Ortofrenia, en la que pudo observar y estudiar a niños con necesidades especiales y comenzar a diseñar materiales y actividades para ellos.

Posteriormente, en 1907, inauguró la primera Casa dei Bambini, un espacio diseñado a la medida de los niños, ordenado, estructurado y cálido en el que los pequeños podían aprender a su ritmo. Al comienzo, implementó su método en la etapa de infantil (0-6 años) para después extenderlo hasta los 18 años.

Los pilares del método Montessori

El método de María Montessori está fundamentado en tres pilares fundamentales a partir de los cuales se construyen las oportunidades de aprendizaje: el niño y su mente absorbente, el adulto preparado y el ambiente preparado.

 

Montessori para principiantes

 

Los principios básicos de la pedagogía Montessori

La pedagogía Montessori está claramente influenciada por la educación de niños y niñas con necesidades educativas especiales dado que las primeras experiencias de Montessori fueron en este sentido. Por ello, se insiste en el respeto hacia el niño y sus necesidades y se fomenta la función de guía del maestro.

Educación individualizada

María Montessori parte de la base de que cada niño es único y diferente. Su capacidad cognitiva, su forma de aprender y sus intereses son propios e individuales, de forma que la escuela debe garantizar que pueda desarrollarse a su ritmo. La educación individualizada prioriza al inicio el autoconocimiento, el autocontrol y la autodisciplina para, posteriormente, desarrollar la conciencia social. Las lecciones que se imparten en el método Montessori son breves, sencillas y, sobre todo, adaptables al ritmo de cada niño.

La mente absorbente

Como hemos comentado, la pedagogía Montessori se basa en la observación sistemática del niño. María Montessori observó que los niños y niñas son grandes observadores y que, además, absorben todo lo que les rodea. Esta capacidad se ve favorecida si el ambiente es positivo y está adaptado a ellos.

 

 

Esta mente absorbente hace que todos los niños y niñas sean capaces de aprender. El concepto fue muy innovador puesto que, a principios del siglo XX, aún había muchos partidarios de que la inteligencia era algo fijo. Esta idea inmovilista hacía que los niños y niñas con necesidades educativas especiales no optaran a ningún tipo de educación, mientras que la propuesta de Montessori suponía una oportunidad de aprendizaje para todos.

Libertad, autonomía y autodisciplina

El aula Montessori se caracteriza por ofrecer al niño o a la niña un ambiente estructurado que favorezca la concentración, el gusto por aprender. En él, las normas son claras y sencillas y los límites están claramente definidos de forma que el/la niño/a desarrolla la autodisciplina. El maestro-guía ayuda al niño a que aprenda a hacer las cosas sin ayuda, de forma libre y autónoma.

Los periodos sensibles en la educación Montessori

Basándose en la observación, María Montessori se dio cuenta de que existían unos periodos en los que los niños y niñas mostraban interés por actividades concretas que repetían una y otra vez. Durante esas fases se mostraban absortos en esa actividad favoreciendo el perfeccionamiento y la exploración de la misma. Cuando el niño se convertía en experto en esa tarea, parecía perder el interés y pasaba a mostrar interés en otra actividad.

Montessori distingue 4 etapas o planos de desarrollo:

  • La infancia (0 a 6 años).
  • La niñez (6 a 12 años).
  • La adolescencia (12-18 años).
  • La juventud (18 a 24 años).

 

Montessori para principiantes

 

Así, Montessori estableció una serie de periodos sensibles en los que los niños y niñas solían mostrar interés en actividades y habilidades concretas. Estos periodos sensibles son temporales e irrepetibles. Además, pueden superponerse y darse varios al mismo tiempo y predisponen al niño o la niña a la concentración de forma espontánea:

Sensibilidad al orden (de 1 a 3,5 años)

Aparece casi desde el nacimiento. Los bebés y niños en la primera infancia necesitan categorizar y clasificar como forma de hacer más fácil su vida y comprender el mundo que les rodea. Esta etapa puede prolongarse hasta los 6 años.

Sensibilidad al lenguaje (de 0 a 7 años)

Aunque en los primeros meses de vida el bebé no habla, sí está desarrollando el lenguaje. Este desarrollo se realiza prácticamente sin ningún tipo de instrucción directa aunque necesita de estimulación constante de forma natural. Por ello es importante hablar a los bebés para que vayan incorporando vocabulario nuevo, diferentes estructuras gramaticales, etc.

 

 

Sensibilidad a aprender a través de los sentidos (de 0 a 4,5 años)

La información sobre el mundo llega al cerebro a través de los sentidos. Por ello es importante trabajar los estímulos sensoriales con el fin de que el cerebro, por medio de la repetición de estímulos, pueda seleccionar aquellos que son más relevantes. Esta sensibilidad puede prolongarse hasta los 6 años.

Sensibilidad al movimiento (de 0 meses a 4 años)

Durante esta etapa, niños y niñas se mueven por placer y como forma de exploración. En esta etapa aprenden a gatear, caminar, trepar, saltar… Es decir, perfeccionan sus movimientos.

Sensibilidad a los objetos pequeños (de 18 meses a 2,5 años)

Este periodo se superpone al del movimiento por lo que, de la misma forma que el niño o la niña aprende a caminar, trepar y saltar, desarrolla también la motricidad fina gracias al interés por manipular objetos pequeños.

Sensibilidad a la vida social (de 3 a 6 años)

A partir de los 3 años el niño o la niña ya ha formado su autoconcepto y está preparado para comprender cómo funcionan las interacciones sociales y, por tanto, comienza a mostrar interés en construir esas primeras relaciones con los demás.

 

Montessori para principiantes

 

Aunque estos son los periodos sensibles más significativos, posteriormente se describieron otros como:

  • El periodo sensible a la música (de los 2 a los 6 años).
  • A las matemáticas (de los 4 a los 6).
  • A la cortesía (de los 2 a los 6).
  • A la escritura (de los 3 a los 4).
  • A la lectura (de los 3 a los 5).

El currículum de la pedagogía Montessori

María Montessori dividió las etapas educativas en base a dos ejes:

  • Por un lado, la edad de los niños y niñas.
  • Por otro, las diferentes áreas de trabajo.

El currículum Montessori se divide en tres etapas:

  • Etapa 1: desde el nacimiento hasta los 6 años.
  • Etapa 2: de los 6 a los 12.
  • Etapa 3: de los 12 a los 18.

 

 

Desde el nacimiento hasta los 6 años

Esta etapa se subdivide a su vez en dos:

  • Una primera etapa desde el nacimiento hasta los 3 años.
  • Una segunda etapa que coincide con el actual segundo ciclo de educación infantil de 3 a 6 años.

En la etapa que va del nacimiento a los 3 años, tiene gran importancia el concepto de mente absorbente, ya que el niño o la niña incorpora experiencias, imágenes, emociones, lenguaje, etc. a través de sus sentidos. En esta etapa tienen un peso fundamental el lenguaje y el movimiento.

El currículo en el aula de 3 a 6 años se divide en cuatro áreas

Lenguaje

A los 3 años, niños y niñas ya son capaces de comprender y expresarse a través del lenguaje. El lenguaje les permite incorporar conocimientos, conocer el entorno y sentar las bases para el aprendizaje de la lectoescritura.

 

 

Sensorial

El niño y la niña aprende a través de los sentidos. Por ello, es fundamental que tenga a su disposición un amplio abanico de materiales sensoriales con los que poder aprender. Estos materiales le van a permitir mejorar su percepción, atender a características concretas, observar para clasificar, categorizar y extraer conclusiones, etc.

Vida práctica

Es una de las áreas más características de la pedagogía Montessori. Los niños y niñas aprenden a realizar tareas vinculadas al autocuidado, al cuidado de los demás y al del entorno. Así, aprenden a lavar, poner la mesa, ordenar, etc. Mientras, potencian su desarrollo y ponen en práctica diversas habilidades.

Matemática

María Montessori creó una serie de materiales que favorecen el aprendizaje de conceptos matemáticos de forma intuitiva y suponen el inicio del álgebra y la geometría. Debemos decir en este punto que no todos los materiales matemáticos que se emplean en las aulas Montessori son creación de María Montessori. Tal es el caso del ábaco.

 

 

De los 6 a los 12 años

El niño o la niña ya ha sentado las bases necesarias para incorporar nuevos conocimientos y, en esta nueva etapa, se incluyen las Grandes Lecciones o lecciones fundamentales, algo parecido a las asignaturas. Cada una de las Grandes Lecciones es desarrolla en diferentes estudios específicos y están diseñadas para favorecer el aprendizaje a través de la imaginación, la admiración y la creatividad.

De los 12 a los 18 años

En esta etapa se introducen conceptos sobre economía y finanzas aplicados a la vida cotidiana o la importancia de cuidar el medio ambiente.

Los materiales Montessori

El ambiente en el aula Montessori está muy cuidado para que sea tan cálido como un hogar y promueva a la vez la concentración y el movimiento. Sin embargo, está estructurado cuidadosamente para controlar los estímulos aunque se ofrezcan libremente.

 

Aprende a hacer en casa y con los peques algunos de los mejores materiales Montessori con recursos sencillos y económicos, con el Seminario Online “Crea tus propios materiales Montessori”

 

Las actividades están separadas por áreas a modo de rincones o estaciones de aprendizaje. En ellas los niños y niñas pueden encontrar el material ordenado de menor a mayor dificultad. Todas las actividades y materiales responden al periodo sensible en el que se encuentren por lo que se adapta constantemente.

El maestro-guía presenta los materiales de forma detallada a los alumnos y alumnas, bien en grupo o bien de forma individual para, posteriormente, dejarle hacer y observar. Todos los materiales utilizados deben cumplir una serie de características:

 

Montessori para principiantes

 

Estos son algunos ejemplos de materiales por áreas que podemos encontrar en la pedagogía Montessori:

 

Montessori para principiantes

 

La pedagogía Montessori da relevancia a las materias primas naturales como la madera, las telas de algodón, etc.

Diferencias entre el método Montessori y el tradicional

En ocasiones no es fácil saber si una escuela es realmente Montessori o no ya que, en la actualidad, lo habitual es encontrar propuestas mixtas que recogen algunos de los principios Montessori y los integran en otros modelos. Para facilitar la misión de conocer las diferencias entre la pedagogía Montessori y la tradicional, vamos a resumir las características principales de ambas:

 

Montessori para principiantes

 

Beneficios de la pedagogía Montessori

La pedagogía Montessori nace en la primera mitad del siglo XX pero es importante destacar que, posteriormente, las neurociencias y la psicología cognitiva han respaldado algunos de los principios de esta pedagogía. Por ejemplo, la vinculación entre movimiento y pensamiento, es decir, el movimiento potencia el aprendizaje.

La libre elección consigue que el niño o la niña desarrolle su autonomía, independencia, voluntad y responsabilidad. Además, el hecho de que el niño o la niña trabaje en lo que le interesa, le ayuda a la comprensión. La autocorrección ayuda a que pierdan el miedo a equivocarse y, por tanto, estimula el descubrimiento y el deseo de explorar.

Por otra parte, aprender en un contexto y entre iguales consigue que los aprendizajes sean significativos y profundos, y favorece el respeto y la tolerancia. Al contar con aulas en las que se mezclan niños y niñas de diferentes edades se promueve que unos aprendan de otros y colaboren entre sí.

 

 

Se promueve la recompensa interna de forma que, cuanto más se practica, más éxito se consigue aumentando así la autoestima y la responsabilidad.

La especial interacción con el maestro, que actúa como guía favorece la autonomía y la autoconfianza del niño o la niña. Al contar con un ambiente estructurado en el que los materiales se presentan de forma secuenciada, el niño o la niña puede ordenar internamente el conocimiento.

Aunque puede parecer que hay demasiada libertad, no es cierto, ya que la propia estructuración favorece el trabajo ordenado y disciplinado y, además, cuentan con unos límites sencillos y comprensibles para todos.

Finalmente, el método Montessori estimula y valora las capacidades individuales permitiendo que cada niño/a aprenda a su propio ritmo según sus propios intereses y capacidades.

Críticas al método Montessori

Sin embargo, el Método Montessori también cuenta con algunas desventajas que os vamos a resumir para que contéis con la mayor información posible.

En cuestiones teóricas, una de las críticas más importantes es la forma en la que interpreta algunos de los procesos de aprendizaje. Montessori pensaba que el lenguaje era un subproducto del conocimiento, es decir, que las palabras eran consecuencia de los procesos de entrenamiento. Sin embargo, otras teorías del desarrollo sugieren que el lenguaje es más que un subproducto, es una habilidad que facilita la construcción de procesos cognitivos.

 

 

Otra de las críticas radica en que el método Montessori ignora el “juego de pretender” en el que se utiliza la imaginación para crear situaciones ficticias. El modelo suele centrarse en las habilidades matemáticas, la lectura o las ciencias y deja de lado los aspectos más creativos.

La libertad de decisión también ha sido criticada. En primer lugar, porque no garantiza el bienestar ni el aprendizaje per se y, en segundo lugar, porque puede suponer no exponerse a otras actividades que podrían ser de su interés.

El método Montessori, a pesar de tener 100 años de vida, quizá no ha sido lo suficientemente estudiado científicamente y necesitamos más estudios sobre qué aspectos de método son más efectivos ya que los estudios que disponemos arrojan en muchas ocasiones resultados contradictorios probablemente porque, o no son lo suficientemente rigurosos, o no contemplan todas las variables.

En cuestiones más prosaicas dos de las desventajas más frecuentes son el coste económico (muchas veces son escuelas privadas) y la falta de continuidad. Esta falta de continuidad es uno de los temores que suelen exponer los padres a la hora de elegir una escuela con este tipo de pedagogía, ya que es habitual encontrar proyectos basados en el método Montessori en infantil, pero es menos frecuente que se extienda a la educación primaria y, por supuesto, menos aún a la educación secundaria.

En resumen

Este post trata de resumir los aspectos más importantes del Método Montessori. Si sois partidarios de las pedagogías activas, Montessori es una de las más conocidas y frecuentes a día de hoy, por lo que no es difícil encontrar escuelas que cumplan con los principios del método.

 

Aprende a crear vuestros propios materiales Montessori en casa junto a vuestros/as niños/as, de tal modo que podáis pasar tiempo de calidad con ellos/as mientras os divertís con el Curso Online “Montessori en casa”

 

Como suele ocurrir con todas las propuestas pedagógicas, tiene sus pros y sus contras de manera que, a la hora de elegir una u otra lo más importante es contar con la mayor cantidad de información posible y considerar si es la más adecuada para nuestros hijos e hijas puesto que somos nosotros los que los conocemos y los que sabemos qué es lo que más se adapta a ellos y a nuestro estilo de crianza.

 

¿Te interesa todo lo relacionado con Educación infantil?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Educación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "El método Montessori explicado para principiantes"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube