Cómo acabar con las luchas de poder diarias

¿Qué tipo de líder quieres ser para tu familia?

La hora de vestirnos, la del baño, “te he dicho que recojas”, las prisas, “dejad de pelearos”, la hora de la comida, los deberes, “ahora no, que tengo que trabajar”, el reparto de tareas en casa, “qué cansada estoy, todos los días lo mismo”… Prácticamente cualquier cuestión, cualquier tarea rutinaria de nuestro día a día, es susceptible de desencadenar luchas de poder con los hijos.

A nadie le gusta pasarse el día discutiendo, peleando… tratando de demostrar que tiene el bastón de mando mientras se enfrenta a sus pequeñas criaturas que se empeñan en demostrar, al mismo tiempo, que el bastón de mando está más que cotizado en casa.

Si necesitáis herramientas para acabar con las luchas de poder entre padres e hijos en vuestra familia, podéis consultarme en la Tribu CSC durante todo un mes gratis. Ser miembros también os da acceso gratis a todos nuestros cursos online de crianza y educación respetuosas.

Vivir todo el día en continuas luchas de poder con los hijos supone un desgaste agotador y, además, genera desconexión en la familia; en lugar de ser un equipo nos convierte en rivales. Entonces, ¿por qué lo hacemos? ¿Por qué caemos una y otra vez en lo mismo y acabamos discutiendo y batallando por cada pequeño detalle?

Qué hay detrás de las luchas de poder

En el fondo, detrás de las luchas de poder con los hijos e hijas, se esconde nuestra inseguridad o nuestro miedo a perder el control. Si lo analizamos bien, el “poder”, la responsabilidad máxima de cuidarles y protegerles, de tomar decisiones sobre sus vidas… es nuestra per se, por definición. Es, además, ineludible. La ley lo establece así; y la naturaleza, también. 

 

Cómo acabar con luchas de poder diarias con tus hijos

 

Somos nosotras/os quienes tenemos la última palabra sobre a qué hora venirnos del parque, sobre qué mochila se pueden comprar para el cole, sobre qué vamos a cenar esta noche y sobre cualquier cuestión que afecte a sus vulnerables existencias. Por qué extraña razón, entonces, nos dedicamos a discutir y pelear por cada pequeña decisiónPor varios motivos:

  • Porque nos sentimos inseguros/as y tenemos muchas dudas sobre cómo hacerlo bien.
  • Porque nos da miedo que si les dejamos decidir se nos vaya de las manos y acabemos perdiendo el control.
  • Porque vamos a mil por hora y entramos en dinámicas muy estresantes en las que no somos capaces de pensar con claridad.
  • Porque vivimos en una sociedad terriblemente adultista que nos lanza continuamente el mensaje terrorífico de que la existencia infantil debe ser similar a la de cualquier mobiliario o elemento decorativo; que deben estar ahí, en casa, porque lucen, pero sin moverse, ni hablar… ni ninguna otra actividad propia de la infancia que pueda ser considerada como una molestia para nuestras estresadas y extenuantes vidas adultas.
  • Porque en nuestra propia infancia nos ningunearon y nos sometieron; y hemos acabado enterrando en algún lugar remoto de nuestra memoria lo mal que nos sentíamos para seguir perpetuando un sistema jerárquico y autoritario.

En otras ocasiones, se trata incluso de una cuestión de sobreprotección. Me dedico en cuerpo y alma a resolverte la vida para evitar que sufras ningún contratiempo y, después, me molesta sobremanera que quieras tomar una decisión contraria a la mía y siento que has tirado por tierra todo el esfuerzo y el cariño con el que yo ya había decidido por ti. 

 

 

En cualquier caso, las luchas de poder surgen de un sistema de parentalidad no saludable en el que estamos actuando como contrincantes en lugar de cooperar y hacer equipo. Mientras haya lucha de poder, hay posibilidad de victoria o de derrota; y, por lo tanto, cada parte va a tirar de su extremo de la cuerda hasta el límite de sus fuerzas.

Pero lo peor de todo esto es que cada vez que entramos en una lucha de poder, estamos condenados/as a ganar o perder. Y, en el que se supone que es el mejor de los casos, si finalmente ganamos, ¿en qué convierte eso a nuestros hijos y a nuestras hijas? ¿De verdad creemos que crezcan con la sensación continua de fracaso?

Cómo evitar las luchas de poder con los hijos

A mí la Disciplina Positiva me cambió la vida. Es cierto que yo ya había hecho un trabajo personal antes y que había desterrado de mi vida bastantes de las herramientas educativas propias de la educación tradicional autoritaria. Pero en lo referente a las luchas de poder, fue tremendamente esclarecedor entender que el bastón de mando estaba en mi mano y que era mi responsabilidad elegir cómo usarlo. Así que hoy, me gustaría compartir en este post, algunas ideas que a mí me ayudaron a acabar con las luchas de poder con mis hijos.

Elige qué tipo de líder quieres ser

Ya hemos visto que el liderazgo de nuestra familia es inherente al cargo de madre o de padre. No es que queramos estar al mando, es que lo estamos, queramos o no. Pero, ¿cómo queremos utilizarlo? ¿Queremos ser un líder autoritario y abusivo al que temer o contra el que rebelarse? ¿O queremos ser una líder respetuosa que escucha y predica con el ejemplo a la que seguir?

 

Descubre cómo educar con respeto mediante la Disciplina Positiva en nuestro Curso Online «Educación Respetuosa y Disciplina Positiva»

 

Elige qué batallas librar

¿De verdad necesitas elegir la ropa que se van a poner, la hora a la que van a hacer los deberes y a cuánto deben cortarse el pelo? Aprende a soltar y permitirles tomar decisiones sobre sus propias vidas. Tienen derecho a ello y además es un ejercicio muy enriquecedor para entrenar sus habilidades para la vida.

Y resulta muy liberador no tener que estar decidiendo cada pequeño detalle. Si quieren quedarse en el parque hasta las doce de la noche y mañana hay cole, nos tocará usar nuestro bastón de mando y tomar la decisión de a qué hora volver a casa. Pero, para todo lo que no sea imprescindible, ¡suelta y permíteles tener su parcela de poder!

Deja que las rutinas manden

Nada mejor que las rutinas para acabar con las luchas de poder. Si previamente hemos llegado a acuerdos y hemos establecido cuál es la hora de bañarnos o que tenemos que recoger el salón antes de cenar; nos evitamos tener que estar dando órdenes porque sí. Simplemente “es la hora de…” o “es el momento de…”.

 

Cómo acabar con luchas de poder diarias con tus hijos

 

A nadie le gusta estar acatando órdenes todo el día, así que las rutinas pueden ser nuestras grandes aliadas. Ojo, las rutinas deben haberse acordado previamente en familia. Si las imponemos desde nuestra posición adulta será lo mismo que estar acatando órdenes y eso, nuestras hijas e hijos, lo perciben.

Usa el bastón de mando con amabilidad

Ya sabemos que a las 19.00 hay que volver a casa para darnos un baño y cenar antes de acostarnos. Pero, ¿necesitas decirle que es un caprichoso y que nunca tiene bastante y que… blablabla? Tu trabajo es llegar a casa a tiempo y el suyo es querer quedarse en el parque. No está haciendo nada más que lo que le corresponde por edad así que keep calm y valida emociones. «Cariño, ya sé que te encantaría quedarte en el parque un ratito más y es la hora de irnos a casa, ¿te apetece que juguemos al veo veo mientras caminamos hacia casa?».

 

Ayuda a tus hijos/as a interiorizar las normas y rutinas necesarias para que tengan un orden, y a establecer límites respetuosos sin gritos ni castigos, de forma que ellos y ellas los entiendan y respeten con el Curso Online «Límites con respeto»

 

Aprende a decir no, sin más

A menudo nos cuesta decir no a algo que no puede ser sin añadir una justificación, un reproche, una retahíla de argumentos que se acaban convirtiendo en un sermón. Mientras tú le das mil razones para no comprar esa caja de galletas, ella encontrará mil quinientas para sí comprarla. No digo que no tengamos que dar explicaciones ni argumentar nuestras decisiones. Pero cuando vais a entrar en una conversación de besugos en la que nadie va a convencer a nadie porque cada quien tiene sus motivos y sus argumentos, aprende a decir simplemente, no; con amabilidad.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Educación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Educación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

1 comentarios en "Cómo acabar con las luchas de poder diarias"

  1. Buenisimas recomendaciones, claras y sencillas de poner en practica! Lo interaremos 🙂

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube