Cuando lo llevas al colegio enfermo (pero medicado para que aguante)

Por qué no deberían ir niños/as enfermos al colegio y por qué es lógico que acaben yendo

—Si lo llevo así mañana al cole, ¿crees que me lo tirarán para atrás?
—Hombre, pues es posible. Y aun así lo mejor es que se quede en casa descansando, por su bien y por el bien del resto de niños y niñas de la clase.

Esta es una conversación real, de un padre con un gran sentido del humor que hablaba de su hijo y el cole como quien lleva el coche a pasar la ITV, pero preocupado porque el niño estaba enfermo y en casa, los días laborables, no hay nadie, ni tenía con quién dejarlo.

Como tantas otras veces, y como tantos otros padres y madres, estaba valorando seriamente la posibilidad de llevarlo a clase con fiebre y medicado para que aguantara unas horas.

Por qué no hay que dejar a los niños enfermos en clase

Parece que no sea necesario explicarlo, pero es importante recordar que los niños y niñas, cuando están enfermos, no deberían ir al cole ni a la escuela infantil.

El porqué es evidente: los niños, por ser pequeños y tener un sistema inmunitario menos eficaz que el nuestro se contagian entre sí con bastante facilidad. Además, su curiosidad les lleva a tocar y chupar cosas ajenas o cosas del aula, y eso hace que un niño con un virus en la clase sea de lo más peligroso para los demás.

Pero el riesgo no es solo que pueda contagiar a los demás, es que además un niño enfermo tiene riesgo igualmente de que otros le contagien cosas que no tiene. Porque no es un «como ya estoy malo, soy inmune», sino un «como ya estoy malo, aún puede ser peor».

 

Niños enfermos en el colegio

 

Y es que a la hora de pasar por la puerta lo importante no es estar por debajo de los 37 grados de temperatura, sino estar relativamente sano para que pueda escuchar, jugar, aprender, participar y relacionarse, que es para eso para lo que se va a los centros escolares. Para darte una educación como persona, tanto a nivel de contenidos como a nivel emocional. No el lugar en el que te cuiden porque estás enfermo.

A veces la fiebre dura solo unas horas…

Hay una regla en medicina que dice que cuando un niño está poniéndose malo (enfermo), vale la pena esperar al día siguiente a ver qué pasa. Si ha hecho una caca rara, esperar a la caca siguiente a ver cómo es. Si ha pasado una mala noche, esperar a la noche siguiente a ver qué tal duerme.

¿Por qué? Pues porque la mayoría de veces son sucesos aislados que no se repiten: al día siguiente está mejor y te has ahorrado una visita al pediatra; la siguiente caca es normal y también te has ahorrado una visita el pediatra y enseñarle el pañal o la foto del pañal con caca; y la segunda noche parece que ha dormido mejor y solo era una falsa alarma.

Siguiendo esta regla de tres es fácil entender que haya padres que digan eso de «le doy paracetamol o ibuprofeno y a ver si solo es cosa de un día, que igual esta tarde ya se encuentra mejor y ahora mismo no tengo con quién dejarlo». Y muchas veces aciertan, porque ciertamente, es cosa de solo unas horas.

El problema es cuando no, y esos síntomas solo eran el inicio de algo más grande.

Ten hijos y que te los cuide «Rita la cantaora»

En España tenemos un problema muy serio con la conciliación laboral y familiar porque durante muchos años se ha considerado que conciliar es dejar de ver a tu hijo para que te lo cuiden otras personas. Y encima, dejarlo cuando tiene apenas unos pocos meses.

Esas terceras personas son los abuelos si tienes esa posibilidad, las madres de día, pagar a un/a canguro, y la escuela infantil. Alguna de estas soluciones pueden suponer un coste mayor que el sueldo que llega a percibir una persona (para que veáis lo incongruente del sistema).

Son soluciones para cuando los niños están bien de salud pero, ¿y si enferman? Los abuelos y canguros los van a cuidar igualmente estén sanos o no, pero cuando hay otros niños, no (lógicamente). ¿Qué hacemos entonces? ¿Por qué se invierte tanto en crear plazas en escuelas infantiles y se considera por el sistema como la mejor opción, si luego cuando están malos no pueden ir?

Pues eso… los primeros años de la vida de nuestros hijos la conciliación no está resuelta en absoluto porque por un lado, apenas los vemos (que ya es triste tener hijos y no verlos), y cuando están enfermos no podemos cuidarlos (aún más triste) porque no podemos faltar al trabajo.

 

Descubre cómo educar con respeto mediante la disciplina positiva en nuestro curso de más de 10 horas «Educación Respetuosa y Disciplina Positiva».

 

Si le dices a tu superior que ese día no vas a trabajar porque tienes al niño con unas décimas de fiebre, ¿qué te va a decir? ¿Y si le dices que no vas a trabajar porque lleva un par de días con una tos que no le deja dormir, y que volverás en un par de días? ¿Y si tiene varicela y le dices que vuelves en 10 días? ¿Una neumonía?

Si cuentas con tus padres, estupendo, pero si no, ¿qué? ¿Contrato a alguien que quizás no conoce a mi peque, para que lo cuide? ¿Puedo confiar en esta persona? ¿Lo dejo con una vecina o vecino, cuando más me necesita mi hijo? Y si faltas mucho porque tu hijo se pone malo en la guarde cada dos por tres, ¿no me echarán del trabajo?

El sistema tiene como ciudadanos de segunda a los niños y como tema poco importante el de la natalidad y las pensiones futuras, porque no tiene ningún sentido tener hijos que luego no podemos cuidar cuando están sanos, y menos cuando están enfermos. Los tenemos porque queremos, nos gustan y son una alegría en una sociedad cada vez más triste, y para disfrutarlos. Pero es que hasta para esto nos ponen trabas.

Por eso somos muchos los que esperamos que en lo que llaman «Estado del bienestar» o detrás del «en España se vive muy bien», haya políticas que nos lleven a tener días y permisos para poder cuidar más y mejor de nuestros pequeños, no solo después de nacer, sino durante la infancia, cuando nos necesitan porque están malos o nos requieren del colegio para las tutorías, incluso con horarios que nos permitan sentarnos con ellos a hacer deberes o leer un cuento sin dormirnos en la página dos.

 

 

Pero eso no pasará, ¿sabéis por qué? Porque siempre se pensará que al llamar a la empresa porque el niño está malo nos lo estamos inventando, que el niño en realidad no está tan malo y que estamos abusando del sistema.

Y es que en España somos así: tramposos y mentirosos hasta que se demuestre lo contrario. Tanto, que hasta hay entrevistas de trabajo en que te hacen preguntas como esta: «Si en la declaración de la RENTA se equivocaran y te dieran más dinero del que debes percibir, ¿avisarías del error y lo devolverías?». Y estás perdido, porque si dices que no, dejas mucho que desear. Pero si dices que sí, no te creen y consideran que mientes.

¿Entonces qué hacer?

Si es posible, siempre que podáis, no lo llevéis enfermo, que lo puede pasar mal ahí y puede contagiar y contagiarse. Cuando uno está enfermo necesita cariño, mimos, paz, tranquilidad.

Si no es posible, lo dejo en vuestras manos, ¡qué remedio! Pero no olvidéis luchar para que sea posible.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 10 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Cuando lo llevas al colegio enfermo (pero medicado para que aguante)"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube