Está malito. ¿Puede ir al colegio?

Te explicamos en qué casos es más conveniente que tu peque no acuda al cole y cuándo puede regresar al aula

Si no tuviéramos un problema de conciliación, no tendríamos necesidad de hacernos esta pregunta. Obviamente, si el niño o la niña está malito no debería ir al colegio. A nadie le gusta tener que ir a trabajar si está enfermo. Ni siquiera hacer las tareas de casa, ni las actividades que hacemos normalmente. 

¿Le llevamos al cole o no?

Pero la realidad es que si el peque enferma y sus padres trabajan, tendrán que buscar alternativas para cuidarle. Y si no está muy mal, la opción más fácil es llevarle al colegio. Además, estas situaciones pueden ser muy frecuentes ya que los niños pueden tener entre 8 y 10 procesos infecciosos durante el curso escolar.

Las enfermedades más contagiosas y más graves, por ejemplo: el sarampión, la varicela, la tos ferina o una meningitis bacteriana tienen sus tiempos estipulados de exclusión escolar. El médico te indicará, en estos casos, cuántos días debe esperar para volver al colegio.

Lo que suele preocupar a padres y profesores son las infecciones más leves, que a veces incluso no precisan la visita del médico. 

 

 

Lamentablemente no existe una norma única que regule cuándo puede un niño enfermo acudir o no a la escuela. En algunas comunidades, como Cataluña, hay una guía; pero esto no sucede en todas partes y queda a criterio del colegio si aceptan al niño enfermo o no.

Como padres, deberíamos regirnos por el sentido común y llevar al peque a la escuela si lo vemos lo suficientemente bien, pero también debemos pensar en el resto del grupo. Si se trata de una enfermedad contagiosa (y la mayoría de las enfermedades infantiles lo son), podría acabar toda la clase enferma por llevarlo demasiado pronto.

Las guías de práctica clínica que utilizamos los médicos para tomar decisiones basadas en los estudios científicos más actuales, pueden servirnos de orientación.

¿Qué hacer ante las infecciones infantiles más frecuentes?

Las infecciones infantiles más frecuentes son los catarros de vías altas o resfriado común y luego las gastroenteritis. En un catarro puede haber tos, mocos y algo de fiebre. La tos y los mocos pueden persistir hasta 2 o 3 semanas, pero cuando hayan pasado 24 horas sin fiebre, la niña o el niño puede volver al colegio.

Si tiene una gastroenteritis con fiebre, vómitos o diarrea habrá que esperar a que no tenga fiebre ni vómitos y que hayan pasado al menos 24 horas (incluso 48) sin deposiciones diarreicas. La gripe o una mononucleosis infecciosa, a pesar de su nombre y de que son infecciones contagiosas, no precisan exclusión escolar si la peque ya no tiene fiebre y se encuentra mejor.

 

 

Algunas enfermedades bacterianas que precisan antibióticos como la faringitis estreptocócica, la escarlatina o las conjuntivitis, dejan de ser contagiosas a las 24 horas de iniciado el tratamiento. Pero en las infecciones bacterianas de la piel, como el impétigo, deberíamos esperar a que pasen 48 horas desde que se inicia el tratamiento. 

Los piojos o la sarna no precisan exclusión escolar si han sido tratados, tampoco el herpes labial o el herpes zoster si se cubren las lesiones. Las infecciones víricas de la piel como los moluscos o las verrugas no requieren ninguna precaución especial.

Pero quizás las infecciones que generan más dudas son las que producen exantemas, manchas y granitos en la piel o llagas en la boca. ¿Hay que esperar a que desaparezcan por completo para volver a la escuela?

¿Qué hacer ante las infecciones de la piel?

La gingivoestomatitis herpética o el virus del boca-mano-pie pueden producir lesiones molestas en la boca, pero prácticamente no contagian pasados los primeros días. Si el niño no tiene fiebre y está bien de ánimo, puede acudir al colegio. Este tipo de infección se contagia durante el período de incubación, por lo que no tiene mucho sentido esperar a que hayan desaparecido todas las lesiones para volver a las actividades normales. 

Lo mismo sucede con los exantemas víricos como el exantema súbito (ese en el que salen las manchitas después de 3 días de fiebre), o el eritema infeccioso, también conocido como la enfermedad de la bofetada (porque además de granitos por el cuerpo la cara se pone muy roja, como si le hubieran dado una bofetada). En estos casos, en cuanto hayan pasado 24 horas sin fiebre pueden volver al colegio.

 

Aprende con el Seminario Online «Derechos de los progenitores trabajadores» qué derechos corresponden a los padres y madres que trabajan por cuenta ajena y autónomos, los permisos que contempla el Estatuto de los Trabajadores, así como la Ley 39/1999, de 5 de noviembre, para promover la conciliación de la vida familiar y laboral.

 

Resumiendo: deberían quedarse en casa por su propio bienestar, pero si no queda más solución que llevarlo al colegio tendríamos que esperar al menos a que hayan pasado 24 horas sin fiebre o diarrea, o el tiempo necesario de tratamiento para que las enfermedades que lo precisan dejen de resultar contagiosas.

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 10 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Está malito. ¿Puede ir al colegio?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube