La escarlatina no es una enfermedad del pasado

La escarlatina no se ha erradicado y no hay vacuna contra ella. Afortunadamente es una enfermedad relativamente benigna si se trata a tiempo.

La escarlatina no es una enfermedad del pasado. No se ha erradicado y no hay una vacuna contra ella. Aunque sigue campando a sus anchas entre nosotros, no hay nada que temer porque afortunadamente es una enfermedad relativamente benigna.

Cómo detectar la escarlatina y cuáles son sus síntomas

Se trata de una infección bacteriana producida por el estreptococo piógenes. Es la misma bacteria que produce la mayoría de las amigdalitis bacterianas. En este caso la infección de la garganta se acompaña de granitos rojos en la piel que pueden picar un poco.

Habitualmente los granitos se extienden por todo el cuerpo dejando una zona libre alrededor de la boca que se ve como una mancha blanca. En los pliegues, como en axilas, por dentro de los codos y en las ingles, los granitos pueden agruparse formando como una línea roja continua.

 

La escarlatina no es una enfermedad del pasado

 

En la garganta se pueden ver las típicas placas de pus o la garganta muy roja. La lengua puede tener un aspecto granulado y más rojo, lo que llamamos lengua aframbuesada porque recuerda a una frambuesa.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico clínico es fácil, considerando la fiebre, las manchas y observando la garganta. Pero además disponemos de un test rápido para el diagnóstico casi inmediato.

Esto nos permite diferenciar la escarlatina de los múltiples virus que producen un cuadro similar de faringitis y exantema y evitamos tratar innecesariamente con antibióticos muchas infecciones víricas que realmente no lo necesitan. 

La bacteria responsable de la escarlatina es muy sensible a los antibióticos. Una vez que se empieza el tratamiento el niño puede volver al colegio en las siguientes 12-24 horas si ya se encuentra mejor y no tiene fiebre.

 

La escarlatina no es una enfermedad del pasado

 

Aunque persistan los granitos en la piel, ya no contagia. Si se trata correctamente no deja secuelas, pero tampoco inmunidad permanente, por lo que se puede pasar la enfermedad más de una vez.

El periodo de incubación puede variar entre 2 y 5 días. Si te avisan de la escuela de que ha habido algún caso de escarlatina en la clase, ya sabes que puedes esperar que aparezcan los síntomas en esa semana. Si ha pasado más de una semana del último caso, es muy poco probable que se trate de la misma enfermedad.

Las manchitas pueden tardar hasta 7 días en desaparecer, y a veces dejan una fina descamación en el cuerpo que puede picar un poco. En las manos y en los pies la descamación puede ser más llamativa, pero generalmente no produce ninguna molestia.

¿A qué edad se padece la escarlatina?

La escarlatina afecta a niños de todas las edades pero es más frecuente entre los 5 y los 15 años. Es muy raro antes de los 3 años y a veces pueden contagiarse los adultos, sobre todo padres de niños pequeños y maestros en contacto con niños de estas edades.

Es una enfermedad que podría curarse sola, pero el tratamiento con antibiótico es necesario para evitar complicaciones y para disminuir el número de contagios.

 

La escarlatina no es una enfermedad del pasado

 

Una vez que el niño empieza el tratamiento, a las 12 horas deja de resultar contagioso y puede volver al colegio si se encuentra mejor.

Complicaciones si no se trata adecuadamente

La evolución es generalmente muy buena si se trata correctamente, pero si no se trata pueden producirse complicaciones, bien por la propia bacteria, bien por una reacción anormal de las defensas del organismo. Las complicaciones infecciosas más frecuentes son la infección de los ganglios del cuello o una neumonía.

Cuando las defensas se confunden y atacan al propio organismo se pueden afectar los riñones. En este caso la orina se vuelve escasa, con sangre y se puede acompañar de dolores articulares o hinchazón de los pies, manos y párpados por retención de líquidos.

 

La escarlatina no es una enfermedad del pasado

 

La complicación más temida, la fiebre reumática, es muy poco frecuente en la actualidad. Puede aparecer hasta un mes después de la enfermedad aguda y se caracteriza porque vuelve a aparecer la fiebre y manchas en la piel pero también dolores articulares, síntomas cardíacos y síntomas neurológicos.

Afortunadamente con la disponibilidad de las pruebas rápidas y los antibióticos estas complicaciones son rarísimas, así que aunque no exista vacuna para la escarlinata y suene a enfermedad antigua, contagiosa y grave, esta afección no suele tener grandes consecuencias adversas.

 

Las dos vacunas no sistemáticas más conocidas son la de la meningitis B y las del rotavirus. En el Seminario Online «Las vacunas del Rotavirus y Bexsero» explicamos qué son, recomendaciones, efectos secundarios y más.

 

Si tu hijo tiene fiebre y manchitas en la piel siempre hay que consultar con el médico porque, aunque la mayoría de las veces se tratará de exantemas víricos sin importancia, algunas veces puede tratarse de infecciones más graves que precisen tratamiento.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 11 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

2 comentarios en "La escarlatina no es una enfermedad del pasado"

  1. La hija de unos amigos tuvo es escarlatina hace unos pocos meses y el pediatra le dijo que podía cogerse por estar en ambientes húmedos o si los niños andan descalzos y pisan agua…. Me gustaría saber qué fundamento tiene esta afirmación. Gracias.

    • La escarlatina es una infección bacteriana y la bacteria entra por la garganta o la nariz. No puede entrar por los pies. La humedad y el frío pueden hacer que disminuyan las defensa locales a nivel de la garganta pero no son directamente responsables de las infecciones.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube