• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

¿Gripe o resfriado? La verdad es que da un poco igual

Más que la causa, lo importante es saber cómo prevenir los virus y cómo aliviar los síntomas

—¿Otro virus? ¡Pero si ya llevamos 3 en lo que va de curso escolar!
—¡Y los que pueden quedar, querida mamá!

El resfriado común, catarro de vías altas (CVA), infección respiratoria de vías altas, o el  “simple virus” es un clásico de los primeros fríos del otoño y del invierno en el que estamos. Según las fuentes que consultes, leerás que puede estar causado por entre 150 y 200 virus distintos.

Lo cierto es que resulta muy difícil contarlos, porque solo de rinovirus, los causantes de más del 90% de los casos, se han aislado más de 150 tipos diferentes.

Cómo se contagia un resfriado

Los virus del resfriado se transmiten de persona a persona y son más contagiosos durante los primeros 2 a 4 días de la infección. A diferencia de los virus de la gripe, que se transmiten principalmente por vía aérea a través de las diminutas partículas que expulsamos al estornudar, toser o simplemente al respirar, los virus del resfriado se transmiten a través del contacto con las manos, donde el virus puede sobrevivir hasta 2 horas, y en los objetos que tocamos, donde pueden permanecer durante 24 horas.

Los síntomas del resfriado aparecen 1 ó 2 días después de entrar en contacto con el virus y se caracterizan por congestión nasal, moco (transparente, amarillo o verde, el color es lo de menos) y fiebre, que puede ser alta y suele durar unos 3 días. También puede haber dolor de garganta, tos, irritabilidad, alteraciones del sueño, disminución del apetito y aumento del tamaño de los ganglios del cuello.

Los síntomas pueden durar hasta 10 días, pero la tos y los mocos pueden persistir aún más, hasta 2 ó 3 semanas. Tiempo más que suficiente para que vuelva a entrar en contacto con un nuevo virus y los síntomas vuelvan a empezar.

No es nada raro que parezca que el niño no mejora en todo el invierno. Es, de hecho, lo más habitual durante los primeros años de escuela infantil o cole, hasta que se inmunizan naturalmente. Ocasionalmente los catarros pueden ser el origen de complicaciones como otitis, crisis asmáticas o neumonías. Si la fiebre dura más de 3 ó 4 días, le cuesta respirar o se queja de dolor de oídos será momento de consultar con el pediatra.

Tratamientos para el resfriado

El tratamiento de los resfriados es sintomático. En niños, los estudios demuestran que ni antihistamínicos, ni descongestivos, ni jarabes para la tos o los mocos son efectivos y algunos pueden tener importantes efectos secundarios, por lo que no se recomiendan.

Tampoco los antibióticos se deben usar si no existen complicaciones, ya que no son efectivos contra los virus y pueden generar resistencias que los hagan inútiles en caso de que sean necesarios. Si hay fiebre o malestar será suficiente con usar paracetamol. Para la congestión se puede usar suero fisiológico para ablandar el moco de la nariz, o hacer lavados nasales. La miel puede ayudar a suavizar la tos, si el niño tiene más de 12 meses.

 

Descubre cómo ayudar a tu peque a respirar mejor con los consejos de una fisioterapeuta respiratoria en el Seminario Online “Mocos fuera”.

 

No existe una vacuna contra el resfriado común. Las medidas preventivas incluye el lavado frecuente de manos con agua y jabón, sobre todo antes y después de comer, y después de estornudar o toser. En caso de no disponer de agua, las lociones para las manos a base de alcohol son efectivas y son una buena alternativa.

El niño resfriado no debe acudir al colegio o a la guardería mientras tenga fiebre o se encuentre mal, pero no tiene sentido aislarlo en casa para que no contagie a otros niños porque el virus se propaga desde antes de que aparezcan los síntomas.

¿Qué hay del virus de la gripe?

Los virus de la gripe también se transmiten persona a persona tocando objetos contaminados, pero sobre todo por contacto con las secreciones respiratorias: las pequeñas gotitas que expulsamos al hablar y respirar,  y aún más las que se originan al toser y estornudar. Por eso es tan importante lavarse las manos con frecuencia en época de epidemias y enseñar a los niños a toser o estornudar tapándose con el codo o cubriéndose con un pañuelo que hay que desechar inmediatamente.

El período de incubación es parecido al de los virus del catarro, entre 1 y 4 días, por lo que también se transmite antes de que aparezcan los primeros síntomas, pero los niños siguen diseminando el virus de la gripe hasta 10 días después de la infección.

Los síntomas característicos de la gripe en adultos, el comienzo brusco de la fiebre con gran decaimiento y dolores musculares generalizados que acompañan a la tos y los mocos, pueden no estar presentes en niños. Cuanto más pequeños, más se parece a un catarro.

 

 

Incluso pueden tener síntomas inespecíficos como vómitos, diarrea o falta de apetito, lo que hace el diagnóstico exacto más difícil. Esto hace que los niños sean la fuente más importante de diseminación del virus en el ambiente familiar, poniendo en riesgo a personas más susceptibles, como embarazadas, bebés pequeñitos, ancianos y enfermos.

Si después de leer todo esto sigues sin saber la diferencia entre una gripe y un resfriado, no te preocupes lo más mínimo. No tiene ninguna importancia a nivel individual. No hace falta saber qué virus exactamente está produciendo las molestias.

Lo importante es saber que si tu niño o alguien en la familia pertenece a un grupo de riesgo, se deben vacunar contra la gripe. Que si el niño está enfermo no debe ir a la escuela ni estar con otros niños hasta que esté al menos 24 horas sin fiebre, y que en invierno hay que lavarse las manos con frecuencia y taparse la boca con el codo al estornudar.

No hay medicamentos para la gripe o el resfriado, salvo paracetamol para la fiebre o el malestar y muchos mimos y paciencia.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un Grupo de apoyo virtual y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la Tribu "CSC"


Más Información

0 comentarios en "¿Gripe o resfriado? La verdad es que da un poco igual"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.