BLW y el marisco: Recomendaciones para su introducción en la alimentación del bebé

El marisco genera dudas en los padres a la hora de introducirlo en la alimentación de sus pequeños porque es un alimento muy alergénico, pero también es rico en hierro y proteínas

El marisco es uno de los alimentos que más dudas genera a la hora de ofrecer a los más pequeños, sobre todo si se opta por el Baby Led Weaning (BLW). ¿Son compatibles? ¿Puedo ofrecer a mi bebé marisco con el BLW? Lo cierto es que sí, pero no todas las variedades ni de todas las formas posibles.

El marisco es un alimento ricos en proteínas y algunos de ellos (principalmente mejillones y almejas) en hierro, pero también están relacionados con alergias y con alto contenido de metales pesados como el cadmio. En este post explicamos las ventajas y limitaciones que hay que tener en cuenta a la hora de ofrecer este manjar que a muchos nos vuelve locos.

Marisco con el BLW: Las limitaciones

Que se le pueda ofrecer a un niño pequeño marisco con el BLW no significa que se le pueda poner una mariscada por delante o animarle a consumirlo como si fuera Navidad. A partir de los seis meses se les puede ofrecer determinadas variedades de marisco, pero no todas.

 

 

Hay que evitar las cabezas de gambas, langostinos, gambones y similares porque en ellas están las vísceras y su contenido en cadmio las hace desaconsejables para los niños (también para los adultos si se abusa de ellos). Cangrejos y crustáceos como el centollo y el buey de mar también presentan la misma característica, así que estos directamente hay que desterrarlos de la alimentación de los niños menores de tres años.

Es una recomendación de la propia Agencia Española de Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (2011). Sus expertos advierten de la presencia de este metal pesado (el cadmio) en estos alimentos. La advertencia se relaciona con el consumo habitual, porque la absorción por parte del aparato digestivo es baja; sin embargo, tiende a acumularse en el hígado y el riñón y tener consecuencias a medio y largo plazo. Algo parecido ocurre con el mercurio y determinados pescados.

 

 

¿Qué variedades sí puedo ofrecer a mi bebé? Pues lo más recomendable es optar por moluscos y mariscos de menor tamaño (porque los grandes también pueden contener mercurio) como los mejillones, las almejas, los camarones o los langostinos (sin cabeza, solo el cuerpo). Eso sí, en el caso de las conservas, se recomiendan a partir del año (porque suelen llevar mucha sal) y siempre al natural (nada de escabeche u otros añadidos).

Razones para fomentar el consumo de marisco con el BLW

Quizás alguna o alguno de vosotros penséis que si hay ciertos riesgos sería mejor evitarlos al principio. Sin embargo, hay varias razones por las que introducir marisco con el BLW es una buena idea.

 

 

La nutricionista de la Tribu de Criar con Sentido Común, Rebeca Pastor, las resume así:

  • Proporcionar variedad de alimentos antes del año. Hay que tener en cuenta que a partir de los seis meses, el principal alimento del bebé sigue siendo la leche (materna o de fórmula). La alimentación complementaria es solo eso, un complemento; una forma de que el bebé pruebe distintos sabores y texturas que se irán incorporando a su día a día a medida que crezca. Y mientras más variedad, mejor se desarrollará su gusto (y, al contrario de lo que se suele pensar, es mejor para evitar alergias alimentarias).
  • Determinadas especies favorecen la absorción de hierro. Variedades como la almeja o los mejillones son productos que contienen mucho hierro y además promueven una buena absorción del mismo. Es, por tanto, una buena opción para prevenir cualquier problema de anemia.
  • Son alimentos muy nutritivos por su «alta calidad proteica». Según explica Pastor, «hay que tener en cuenta que al principio los bebés solo juegan, mordisquean y no se lo comen todo; así que cada bocado tiene que ser lo más nutritivo posible».
  • Sirven para crear buenos hábitos alimentarios. Si tenemos costumbre de consumirlos en casa es una buena idea que los más peques se familiaricen con nuestras tradiciones culinarias lo antes posible.

 

 

Las alergias y el marisco

El marisco es potencialmente alergénico, pero precisamente por eso hay que introducirlo de forma temprana. Entre un 3-5% de la población tiene alguna alergia alimentaria. Pero está demostrado que la introducción temprana de alimentos potencialmente alergénicos, como el marisco, el huevo y el cacahuete, puede prevenir las alergias y fortalecer el sistema inmunitario. La ciencia ha estudiado este aspecto y existen evidencias de que el retraso de estos alimentos no solo no evita alergias, sino que puede aumentar las posibilidades de sufrirlas.

 

 

Lo que sí hay que tener en cuenta son dos aspectos fundamentales:

  • Por un lado, hay que introducir los alimentos en el almuerzo o comida del mediodía. De esta forma, si el pequeño tiene alguna reacción alérgica podremos actuar y ayudarle.
  • Por otro lado, lo ideal es esperar tres o cuatro días antes de volver a introducir otro alimento que sea potencialmente alergénico.

 

Infórmate sobre los alimentos que más alergia suelen provocar, cuáles son las alergias más habituales, cómo detectar sus síntomas y qué niños tienen más riesgo de padecerlas en el Seminario Online «Cómo detectar una alergia alimentaria»

 

Gloria Colli, nuestra pediatra, explica en uno de los seminarios de CSC (arriba expuesto) que el marisco se puede introducir «por grupos». Es decir, si se le ha ofrecido gambas al peque y no ha habido reacción alérgica, entonces no habrá problema por lo general con los langostinos o las gambas.

Igual ocurre si se le ofrece calamar: se puede considerar que no habrá problema con la sepia o el pulpo. También es mejor evitar introducir varias variedades a la vez porque, si el peque tiene una reacción, será difícil saber exactamente cuál se lo provocó.

Cómo ofrecer el marisco en el BLW

La siguiente pregunta que se nos plantea es cómo cocinar estos productos para ofrecérselos a nuestros hijos. Mejillones, calamares o sepias tienen una textura gomosa, de modo que para los bebés de menos de un año es mejor ofrecérselos triturados, por ejemplo en forma de patés o cremas.

«Incluso podemos añadir mejillones triturados a las lentejas. ¡Están riquísmas!», explica nuestra nutricionista Rebeca Pastor. También se puede mezclar pescado blanco, como la merluza, con productos de concha como el mejillón.

 

 

En cambio, en el caso de moluscos cefalópodos como la sepia o los calamares, la mejor forma de presentárselos a los peques es en un guiso.

A partir de los 10 meses (una vez que nuestro hijo sea capaz de realizar la pinza con los dedos) se le pueden ofrecer blanditos para que los muerdan. Las gambas y los langostinos también se pueden ofrecer, por ejemplo, en arroces o albóndigas con la precaución de desechar las cabezas.

 

Aprende las bases de una sana alimentación complementaria para tu bebé y cómo iniciar el método Baby-led Weaning de forma segura a partir de los seis meses con el Curso Online «Alimentación complementaria y Baby-led Weaning»

 

En la alimentación de nuestros hijos hay que procurar la máxima variedad posible y aprovechar al máximo todos y cada uno de los nutrientes. El marisco con el BLW es una buena opción, siempre y cuando tomemos las precauciones aquí expuestas.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Alimentación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Alimentación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "BLW y el marisco: Recomendaciones para su introducción en la alimentación del bebé"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share via
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube