8 Consejos de alimentación para hacer BLW en verano

En los días de más calor debemos elegir alimentos que nos aporten agua y estén fresquitos para ayudarnos con la hidratación y las altas temperaturas

El verano, las vacaciones y el calor pueden influir en la alimentación de niños y mayores. Y aunque podemos relajarnos con los horarios, es importante seguir unas pautas básicas a la hora de comer. Si tu pequeño acaba de empezar a hacer Baby-Led-Weaning en verano o le pilla esta estación siendo todo un experto con los trozos de comida, te damos ocho consejos de alimentación para que hacer BLW en verano sea más fácil de lo que parece.

¿Cómo hacer BLW en verano?

Tal y como explica la dietista-nutricionista del equipo de Criar con Sentido Común, Rebeca Pastor, “la clave, ya sea verano o invierno, es empezar con los alimentos que más llamen la atención a los niños”. Y es cierto que en verano podemos aprovechar para llenar la mesa de frutas y verduras de temporada llenas de color que seguro que consiguen atraer a los más pequeños. Pero además, aportan agua, añadiendo así hidratación extra; y están fresquitas, convirtiéndose en una opción perfecta para los días calurosos.

 

 

Al inicio de la alimentación complementaria, lo más importante es que los más pequeños se familiaricen con los alimentos. Y para ello, deben poner todos los sentidos. Los verán, los tocarán y los olerán para llevarlos a la boca al final.

Para Pastor, la mejor opción para hacer BLW en verano es ofrecer los alimentos sin mucha elaboración, lo que además elimina el habitual “agobio” de los padres por tener que hacer recetas elaboradas. Nuestra dietista-nutricionista, Rebeca Pastor, podrá ayudarte con cualquier duda relacionada con la alimentación de tu hijo. Solo tienes que hacerte miembro de la Tribu CSC, donde encontrarás al resto de nuestros profesionales. La primera semana es gratis y no tiene compromiso de permanencia.

También puedes descargar gratis la app de Criar con Sentido Común tanto para plataformas Apple como para plataformas Android, y tenéis una semana gratis para probar todas las ventajas de la membresía a la Tribu, realizar todos los cursos online disponibles y consultar a nuestros/as especialistas.

 

Aprende las bases de una sana alimentación complementaria para tu bebé y cómo iniciar el método Baby-led Weaning de forma segura a partir de los seis meses con el Curso Online “Alimentación complementaria y Baby-led Weaning”

 

Ofrecer leche siempre a demanda

La leche sigue siendo la base principal de la alimentación e hidratación hasta el primer año de vida. De hecho, cuando comienzan con la alimentación complementaria alrededor de los seis meses, siempre debemos ofrecer el pecho o el biberón antes de la comida.

La leche de fórmula no es estéril, por lo que hay que preparar el biberón con el agua a 70 grados centígrados de temperatura. Sin embargo, en verano y con temperaturas altas, hay que tratar de enfriarlo y no ofrecerlo muy caliente.

 

producción leche

 

Alimentos ricos en agua

El verano nos ofrece gran cantidad de frutas y verduras perfectas para hidratarnos y refrescarnos. Por ello, debemos elegir alimentos ricos en agua y presentarlos en cada comida. Es el caso de las frutas, las hortalizas y las verduras.

No solo hidratan, también aportan vitamina C que mejora la absorción del hierro, fundamental al inicio de la alimentación complementaria. Además, nos refrescan y son ricas en fibras, lo que ayuda también a aliviar el estreñimiento de los más pequeños cuando comienzan a comer.

Entre las múltiples opciones, puedes ofrecer sandía en trocitos finos, tomate maduro a tiras, la parte blanda del pepino o tiras de calabacín cocido frío.

¿Podemos dar agua a nuestro bebé?

Hasta los seis meses, los bebés solo deben tomar leche, por lo que no debemos ofrecer agua. En este momento, tampoco las infusiones están recomendadas. Cuando comienzan la alimentación complementaria sí podemos empezar a dar agua, aunque la realidad es que suelen rechazarla, sobre todo al principio. Sin embargo, no debemos preocuparnos por su hidratación, ya que la leche sigue siendo la parte principal de su dieta y tiene todos los nutrientes e hidratación que necesita.

 

 

En cualquier caso, el agua no debe desplazar la ingesta de la leche ni de otros alimentos. Lo ideal es ofrecer el agua entre las comidas y no en ellas, para evitar que el pequeño estómago del bebé se llene de líquido, desplazando así a otros nutrientes.

Debemos ofrecer el agua en vasos pequeños, parecidos a los de los adultos. Si queremos darle un poco de sabor, podemos añadir trocitos de fruta.

Recetas a temperatura ambiente para hacer BLW en verano

En verano suelen apetecer más las comidas ligeras y refrescantes. Nos pasa a los adultos y los niños y niñas no son una excepción. Por ello, es una buena época para preparar y ofrecer recetas a temperatura ambiente, evitando que estén muy calientes.

 

Averigua en qué consiste la filosofía de alimentación autorregulada por el bebé o Baby-led Weaning y cómo presentarle al bebé alimentos seguros y saludables para que él mismo los coja con la manita y se los lleve a la boca con el Seminario Online “Trucos y recetas para un BLW seguro”

 

Sin horarios estrictos

En la época estival solemos relajar los horarios estrictos del invierno. Y esta flexibilidad se hace extensible a la comida. En muchas ocasiones solemos agobiarnos por cumplir los horarios de comidas o siestas de nuestros pequeños en verano pero, a veces, romper los ritmos es normal, especialmente en vacaciones.

Por ello, es importante (y necesario) relajarse y olvidar la angustia de los horarios, lo que no significa que olvidemos seguir unas pautas básicas de alimentación.

 

 

A ello se añade que, tal y como defiende Pastor, “no hay alimentos por/para horas, sino que hay alimentos saludables para nuestro horario”. ¿Estáis en la playa y a tu bebé le apetece probar la fruta que tú estás comiendo? Ofrécesela sin miedo.

Hacer BLW en verano: Comidas en familia

Durante las vacaciones podemos disfrutar de más tiempo en familia, por lo que es un momento perfecto para comer todos juntos. Así, estaremos asentando los hábitos del pequeño y aprender la “técnica de comer”. Y es que los más pequeños aprenden a comer viéndonos, ya que la alimentación, además de un proceso educativo y cultural, es imitación.

Comer fuera de casa

En verano y durante las vacaciones solemos comer o cenar más a menudo fuera de casa lo que, en ocasiones, puede llevar a agobiarnos con la alimentación de nuestro pequeño. Sin embargo, podemos optar por recetas sencillas que encontramos en cualquier restaurante: verduras y pescados a la plancha, gazpacho, patatas cocidas o asadas, tortilla, tomate, salmorejo y otras cremas frías… Solo así, conseguiremos disfrutar de las salidas en familia.

 

0 comentarios en "8 Consejos de alimentación para hacer BLW en verano"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube