La saliva de un bebé enfermo puede hacer que la leche materna altere su composición para adaptarse a sus necesidades

Cuando el bebé succiona se produce un flujo de leche retrógrado que hace que la saliva llegue a los conductos mamarios y, si está enfermo, la leche cambia para adaptarse a sus necesidades

Artículo publicado el 21 Sep 2022 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 19 mayo, 2023

La leche materna adapta su composición a las necesidades del bebé y cambia si el bebé está enfermo. Pero ¿cómo es posible? La ciencia demuestra que los pechos de las madres detectan cambios en la saliva del bebé enfermo y cambian la leche según sus necesidades.

La leche materna cambia si el bebé está enfermo

La leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos y los bebés. Se trata de una leche única y creada por cada madre para su bebé. Su composición va cambiando según las necesidades del peque y lo hace cuando está enfermo. Pero, ¿qué desencadena ese cambio concreto que ayuda a combatir la enfermedad? La saliva del bebé enfermo tiene algo que ver.

La leche materna protege a los bebés contra las infecciones. Si estás dando el pecho y tu bebé se ha puesto enfermo, quizás has comprobado que el color de tu leche ha cambiado.

 

Leche materna para tratar la covid persistente

 

Este cambio en la composición se conoce, pero no tanto cuáles son las respuestas específicas de los factores inmunitarios de la leche materna a diferentes infecciones de la madre o del lactante, ni qué desencadena ese cambio. Sobre estos hay algunos estudios que relacionan la saliva del bebé enfermo con esos cambios.

Los senos de la madre detectan cambios en la saliva del bebé

Nuestra consultora de lactancia, Inma Mellado (a la que podéis consultar a través de la Tribu CSC), explica que algunos estudios demuestran que la saliva del bebé “viaja hacia arriba” cuando se está produciendo la toma.

“Eso es algo que se ha estudiado a través de imágenes con ultrasonido, pero no está claro cómo esa saliva del bebé enfermo desencadena un cambio en el sistema inmunitario de la leche materna para combatir esa infección”.

La glándula mamaria contiene receptores inmunológicos que se activarían al estar en contacto con la saliva del bebé enfermo. En cualquier caso, no sería el único elemento que sirve de “alarma” para activar ese mecanismo que genera una leche materna que no solo alimenta, sino que también protege.

 

Descubre cómo lograr que la lactancia sea un proceso exitoso desde el principio con el Seminario Online “Claves para iniciar la lactancia con éxito”

 

El contacto con la infección puede provenir de las partículas que exhala el bebé durante la toma, o por el simple contacto con la mucosidad o por contacto.

“Sabemos que si hay una infección del menor, el cuerpo de la madre reacciona, incluso si ella no se pone enferma. Los antígenos viajan desde su intestino delgado hasta la glándula mamaria para dárselos al bebé. Sin embargo, ¿en qué medida ese mecanismo es por la saliva del bebé enfermo? Eso se desconoce aún”.

Una hipótesis con base empírica

En el blog Mammals suck… milk!, cuyos autores son Katie Hinde (Universidad de Arizona) y Chris Anderson (también profesor universitario), explican que, tal y como apunta Inma Mellado, la saliva del bebé enfermo “desencadena” un aumento de los inmunofactores en la leche materna.

 

La leche materna cambia si el bebé está enfermo

 

Katie Hinde, que trabaja en la Escuela de la Evolución Humana y Cambio Social, explica que, aunque lo de la saliva del bebé enfermo aún es una “hipótesis”, tiene base empírica:

  • Está comprobado que las madres aumentan la concentración de inmunofactores en la leche materna cuando el bebé está enfermo.
  • Cuando el bebé succiona, aumenta el diámetro del pezón y hay un vacío con “presión negativa” que transporta fluidos desde la cavidad oral del bebé hacia los conductos de los senos (flujo de leche retrógrado).
  • La leche materna “está viva” y contiene células inmunitarias, células madres y microorganismos. Estos últimos no solo son de origen materno, sino también infantil. Por consiguiente, entre madre e hijo hay intercambio de sustancias durante la lactancia.

Así que, según Hinde, la mezcla de tos, secreción nasal y la saliva del bebé enfermo se introducen de alguna forma en el sistema de los conductos del pezón, transportando patógenos. Posteriormente, la exposición a esos patógenos por parte de la madre desencadena la respuesta inmunitaria que genera una leche materna “medicinal” para el bebé.

 

La leche materna cambia si el bebé está enfermo

 

Inma Mellado, nuestra consultora, destaca otro aspecto muy llamativo y que se explica en este blog. La mezcla de la saliva del bebé con la leche materna genera un compuesto (peróxido de hidrógeno) que “inhibe” el crecimiento de ciertos patógenos como la salmonella.

¿Cómo cambia la composición de la leche materna?

En varias ocasiones hemos explicado en nuestro blog que la ausencia de la lactancia materna se relaciona con mayor riesgo de mortalidad y morbilidad infantil. Y que, a largo plazo, esa carencia puede derivar en enfermedades como la obesidad infantil.

Existe mucha literatura científica que avala esta cualidad de la leche materna. Este estudio de la Universidad de Granada apunta que existe una relación dinámica entre el estado de salud del niño y la composición de la leche de la madre, ya que, incluso, aumenta la producción de anticuerpos ante una infección activa del lactante“. 

 

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online “¿Cuándo ir a urgencias?”

 

Las autoras explican que la leche materna protege “de forma activa y pasiva al lactante” gracias a su riqueza en inmunoglobulinas, lactoferrina, lisozima, citoquinas y otros numerosos factores inmunológicos como los leucocitos maternos.

La reacción de los leucocitos cuando el bebé está enfermo

En otro estudio australiano los científicos examinaron cómo se comportaban los leucocitos de la leche materna y las biomoléculas inmunomoduladoras en díadas sanas de madre e hijo y cómo se ven influenciados por las infecciones de ambos.

“De acuerdo con una mayor necesidad inmunológica en el período posparto temprano, el calostro contenía cantidades considerables de leucocitos (13-70% del total de células) y altos niveles de inmunoglobulinas y lactoferrina.

Dentro de las primeras 1 a 2 semanas posteriores al parto, el número de leucocitos disminuyó significativamente a un nivel inicial bajo en la leche materna madura (0 a 2 %) (P <0,001).

Este nivel de referencia se mantuvo durante toda la lactancia a menos que la madre y/o su hijo se infectaran, cuando el número de leucocitos aumentó significativamente hasta el 94% de leucocitos del total de células (P<0,001). Tras la recuperación de la infección, se restauraron los valores de referencia”.

 

Por qué abandonan las mujeres la lactancia materna

 

A esa “fuerte respuesta” de los leucocitos a la infección le acompañó una respuesta humoral más variable. Así que los resultados demuestran una asociación directa entre el estado de salud de la madre y el bebé con los niveles de leucocitos en la leche materna. Los autores creen que este es un hallazgo importante que puede ayudar a evaluar la salud del pecho de la madre, así como la de la mujer en general y la de su bebé.

Distintos tipos de enfermedades

Como vemos, la composición de la leche materna va modificándose según las necesidades del bebé, incluso en cada toma. Ese escudo inmunológico no solo se activa cuando la saliva del bebé enfermo transporta un tipo concreto de infección. Por ejemplo, el estudio citado anteriormente de la Universidad de Granada hace referencia a otras investigaciones que demuestran que ese cambio se produce, por ejemplo, frente a la conocida como la enfermedad boca-mano-pie, producida por el enterovirus de Coxsackie. Hay una diferencia clara entre los lactantes de leche humana y los de leche artificial. Los primeros están protegidos contra esa patología durante los dos primeros años de vida.

Es cierto que las enfermedades infecciosas son las más frecuentes en la infancia. Pero la lactancia materna también resguarda al menor frente a otro tipo de afecciones, como la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad celiaca y la diabetes (tipo 1 y 2).

 

El marketing de la lactancia artificial frente a la leche materna

 

Por último, “proporciona efectos beneficiosos sobre el cociente intelectual y el desarrollo de los niños, así como un efecto reductor de la presión arterial y de los niveles de colesterol en la edad adulta”.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Lactancia materna?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Lactancia materna y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "La saliva de un bebé enfermo puede hacer que la leche materna altere su composición para adaptarse a sus necesidades"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube