Por qué es bueno que los niños cultiven un huerto

Las actividades relacionadas con el campo, como la jardinería o el cultivo de un huerto, ayudan a potenciar la concentración y la capacidad de observación en los niños

Los beneficios de un huerto para los niños son múltiples a nivel físico, cognitivo y emocional. Cada vez más de moda, los huertos urbanos favorecen el contacto de los niños con la naturaleza y sus ciclos. ¡Los más peques disfrutan muchísimo con las actividades relacionadas con el campo!

Además de propiciar el contacto de los niños con la tierra a través de actividades sensoriales muy beneficiosas para su desarrollo, un huerto es un lugar donde las familias pueden disfrutar de un momento de ocio saludable y beneficiarse del autoconsumo (fomentando en los más peques un estilo de consumo responsable) ahorrando en la cesta de la compra de verduras, hortalizas y frutas. También promueve buenos hábitos alimenticios.

 

 

Beneficios de la huerta para los niños

Los beneficios de hacer un huerto para niños son muy variados. Por ejemplo, el huerto combate el sedentarismo y es una saludable alternativa a las actividades sedentarias como ver la televisión o jugar a los videojuegos (por más que el uso responsable de las nuevas tecnologías pueda reportarles también ciertos beneficios). Involucrar a los niños en las actividades del campo es ofrecerles un hobby saludable con el que además los más peques de la casa adquieren valores y conocimientos a través de sus propias experiencias.

Por ejemplo: el disfrute de la naturaleza, el respeto por el medio ambiente y por uno mismo (por nuestra propia salud) o la importancia de una alimentación variada y saludable. Al cultivar un huerto, los peques se verán más motivados a probar todas las verduras y hortalizas si han participado en su proceso de cultivo (ya que así es más probable que coman lo que de ninguna otra manera quieren probar). En este sentido, el ejemplo y la práctica es mucho más eficaz que animarles a sentarse delante del plato de verduras.

 

Ayuda a tus peques a crear hábitos saludables en la mesa desde la infancia con el Seminario Online «Cómo hacer que les gusten las verduras»

 

Al cultivar un huerto en casa, los niños se benefician de todo lo anterior y, además, también desarrollan la capacidad de concentración, la constancia, la paciencia, la autonomía personal, aprenden a adquirir responsabilidades y refuerzan su autoestima. 

Otros de los beneficios de la jardinería en los niños es que esta mejora sus habilidades intelectuales y físicas, practicando habilidades tales como la coordinación visomanual, la motricidad fina, la imaginación, la observación y la concentración o el razonamiento lógico. Además, un huerto ofrece a los más peques distintas opciones de ejercicio moderado como rastrillar, cavar, sembrar, regar, quitar malas hierbas, arrancar, podar, cosechar…

Además, también es una actividad que fomenta la calma y la sociabilidad, por lo que tiene importantes beneficios emocionales para los niños y niñas. Cultivar la tierra y observar el ciclo de crecimiento de las plantas es una actividad que combate el estrés del día a día. Por otra parte, tener un huerto en casa fortalece el vínculo familiar, ya que fomenta los momentos de ocio compartido y favorece que se establezcan relaciones intergeneracionales muy enriquecedoras para los pequeños cuando, por ejemplo, los niños cultivan junto a sus progenitores o los abuelos y abuelas explican a los nietos las cosas que ya saben. 

 

 

Por último, los niños y niñas disfrutan es de su propia libertad y autonomía en un espacio abierto, jugando y aprendiendo en un lugar seguro sin que ellos mismos o sus cuidadores tengan que estar pendientes de, por ejemplo, el tráfico de la ciudad. Un valor cada vez más en alza si tenemos en cuenta que, en la actualidad, la mayoría de los peques que viven en ciudades pasan muchas horas en actividades guiadas (escolares o extraescolares).

¿Cómo hacer un huerto con los niños? 

Si disponéis de un pequeño jardín en casa, lo tenéis muy fácil porque solo tenéis que elegir un lugar soleado del mismo para empezar a cultivar directamente sobre la tierra. Si no es el caso, en la actualidad existen multitud de soluciones prediseñadas para los escasos espacios exteriores de los que normalmente podemos disfrutar en las ciudades (como materiales para huertos verticales que aprovechan el espacio de las paredes en terrazas y patios, etc.), así como kits de cultivo fácil para niños.

 

 

Pero, en realidad, hacer un huerto casero con niños es muy fácil y ellos mismos os pueden ayudar en su fabricación. Necesitaréis:

  • Recipientes en los que introducir las semillas (que pueden ser reciclados: macetas, cajas de madera o mimbre, latas, etc.).
  • Semillas de las plantas que queremos (debemos fijarnos en el momento del año en el que estamos para elegir las que podemos sembrar en ese momento, y mejor si son de producción ecológica). Incluir algunas flores en nuestro huerto hará las delicias de los más peques y nos abrirá las puertas a muchas manualidades naturales con ellos. Si no tenemos mucho espacio, podemos elegir variedades colgantes para colocar en el techo o las paredes.
  • Sustrato en el que plantar las semillas (un abono de alta calidad incluye humus de lombriz y fibra de coco).
  • Plástico para forrar el recipiente.
  • Pala y rastrillo para trabajar el sustrato.
  • Guantes de jardín para no mancharse.
  • Regadera.

Antes de empezar, debemos tener en cuenta que es importante elegir un lugar que sea soleado durante, al menos, seis horas al día. Si nuestra terraza o patio es sombrío, podemos optar por colocarlas junto a una pared blanca. ¡Esta reflejará la radiación!

 

 

Después, debemos limpiar bien nuestros recipientes (si no podemos plantar directamente en un suelo de tierra) y forrarlos con plástico grapado al fondo de la caja. Luego agujereamos el fondo para que el agua no se estanque y anegue el fondo cuando reguemos. Por último, los rellenaremos con una capa gruesa de sustrato.

¡Ya solo nos queda sembrar las plantas elegidas! Utilizando el rastrillo, haremos surcos en la tierra e introduciremos en ellos las semillas. Es importante seguir las instrucciones de cada sobre de semillas, ya que los paquetes incluyen la cantidad de granos que se deben incluir, a qué profundidad y a cuánta distancia del resto.

Si se han comprado plantas ya germinadas, los resultados se verán antes (pero, eso sí, perderemos la experiencia de parte del proceso y este será un poquito más caro, aunque no demasiado). En cualquier caso, debemos recordar las necesidades de riego de cada planta (podemos llevar un pequeño diario de cultivo a modo de registro). ¡Ya solo nos queda esperar que empiecen a brotar y disfrutar de los resultados!

 

 

Beneficios de un huerto escolar

Los huertos también son una forma de aprender conocimientos mediante la propia experimentación y de relacionarse con otros niños. Por eso, la escuela también puede ser un buen lugar para crear un huerto urbano y enseñar a los niños y niñas todos sus beneficios. En las escuelas Montessori, de hecho, es frecuente encontrar huertos escolares.

¿Qué beneficios tiene un huerto escolar para los niños y niñas?

Algunos de los principales beneficios tanto sociales como físicos y emocionales, para los alumnos y alumnas, son:

  • Potencia el trabajo en equipo, la cooperación y el compañerismo. 
  • Estimula sus sentidos ya que los pequeños y pequeñas aprenden tocando, oliendo, viendo, saboreando…
  • Experiencia práctica y aprendizaje intuitivo. En el huerto, los peques aplican lo que han leído en los libros o les ha dicho el profesor y pueden observar de primera mano cómo se desarrollan los procesos naturales.
  • Les muestra el valor del esfuerzo y adquirirán respeto por el trabajo de los agricultores y agricultoras.
  • Aumenta su autonomía y autoestima, ya que los niños y niñas cultivan su propia comida. Esto, además de hacerles mucha ilusión, les hace sentir más satisfechos y seguros de sí mismos.
  • Fomenta el cuidado del medio ambiente. Los pequeños y pequeñas aprenden la importancia de respetar y hacer respetar el medio ambiente y la naturaleza.
  • Fomenta la alimentación sana y equilibrada. Los huertos escolares ponen al alcance de los niños y niñas muchos alimentos sanos y de temporada para que los conozcan y los prueben. Cuidarlos despierta el interés de los peques por su olor, textura, sabor…
  • Es una actividad física moderada que combate el sedentarismo y la obesidad infantil. La agricultura manual es una actividad física al aire libre (aunque también se puede practicar en invernadero) que sirve a los peques para moverse y mantenerse activos.

 

 

En definitiva, gracias a los huertos, a los docentes les resulta mucho más fácil transmitir conocimientos y promover el consumo de alimentos saludables. En definitiva, un huerto es una excelente manera de enseñar a los niños valores que les servirán en otros muchos ámbitos de la vida, como el respeto y la responsabilidad.

Si quieres asesorarte acerca de otras actividades y juegos que fomenten el aprendizaje y desarrollo de tus peques, en la Tribu CSC encontrarás el apoyo de todo el equipo de profesionales de Criar con Sentido Común.
 
 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Alimentación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Alimentación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Por qué es bueno que los niños cultiven un huerto"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube