Cómo educar a los niños en el consumo responsable

El mercado de productos infantiles es enorme y a menudo crea a las familias dificultades para transmitir valores a sus hijos

El cada vez más acuciante consumismo infantil es un problema del que debemos ocuparnos. Vivimos en una una sociedad que nos invita a consumir desde los medios de comunicación, las redes sociales, la publicidad en la calle, los escaparates de las tiendas… Los niños y niñas no son ajenos a todo ello y, a veces, cuesta sacarles de esta dinámica. 

Y no hablamos de juguetes que adoran y piden para su cumpleaños, sino de menores que sienten el impulso de «pedir» en cualquier situación. Cuando vamos a la compra, pasamos por una tienda o salimos simplemente a dar un paseo. Y ocurre que, además, a veces ni siquiera tienen claro «el qué», o se empeñan en comprar algo que, al llegar a casa, olvidan de inmediato en un cajón. 

Si bien es una realidad que la sociedad nos empuja a ese consumismo feroz, es necesario que frenemos esa forma insana de consumir y, sobre todo, que enseñemos a nuestros peques a entender el valor de las cosas más allá del placer momentáneo que da comprar un nuevo objeto sin realmente necesitarlo.

Niños consumistas, causas del consumismo infantil

Es cierto que la sociedad no se lo pone fácil en este sentido a las familias, ya que el mercado de productos infantiles es enorme y los progenitores tenemos en ocasiones muchas dificultades para inculcar los principios adecuados y educar a nuestros-as hijos-as de la manera que deseamos. 

 

 

Como consecuencia, los niños están cada vez más influenciados por el consumismo que, en la mayoría de las ocasiones, va en contra de los valores que les enseñan sus padres. De hecho, son muchos los estudios que han tratado el comportamiento infantil y la influencia que tiene el marketing en los menores. 

Pero además de la sociedad consumista que nos rodea, nosotros también tenemos responsabilidad en esa fijación por comprar que pueden tener nuestros peques. De hecho, es fácil que sin darnos cuenta, hayamos normalizado acciones cotidianas como regalar un juguete por sacar buenas notas o comprarlo solo porque está rebajado.

Puede ocurrir también que un ritmo de vida feroz nos haga intentar compensar el tiempo que no estamos presentes con nuestros peques haciéndoles regalos sin más razón que la de intentar resarcir. Pero de hecho, estas acciones lejos de ser algo positivo, tienen un impacto que puede ser negativo para los niños.

 

 

Otra causa que puede ser desencadenante de un sentimiento materialista en los peques es que las familias traten de suplir las carencias que tuvieron en su infancia, dotando a sus hijos de un número excesivo de juguetes con la idea errónea de «que no les falte de nada». A menudo, la causa principal de que haya niños consumistas es la permisividad y sobreatención de algunos padres

Y es que a veces, los niños son víctimas de los caprichos de los padres. Los peques no necesitan tantas cosas como las personas adultas nos empeñamos en que tengan. Al fin y al cabo, somos el espejo en el que se miran nuestros-as hijos-as. Por tanto, si tenemos en casa un niño o una niña consumista, lo primero que debemos plantearnos es si tiene un buen maestro. ¿Estamos fomentando la crianza de niños consumistas?

Los niños y niñas de hoy en día tienen muchas más cosas de las que necesitan. Los progenitores tenemos la responsabilidad de criar a nuestros-as hijos-as y garantizar un desarrollo y educación saludables. Eso significa que, entre otras cosas, debemos ofrecerles orientación y guía, ya que no siempre podemos decidir a qué tipo de publicidad van a estar expuestos.

Educar en el consumo responsable

¿Quién no ha visto o vivido una escena en un supermercado en la que un-a niño-a insiste en comprar un juguete, una chocolatina o unos cereales de colores que ha visto en la estantería? Yo las he vivido con mi hija pequeña en más de una ocasión y aunque cuesta desviar su atención para que no tenga una rabieta de órdago, después, en cuanto salimos por la puerta, el enfado y la necesidad de comprar ese producto… han desaparecido. Hay toda una serie de pautas que podemos seguir para combatir el consumismo infantil.

 

 

1. Evita las compras impulsivas

Para saber si estamos comprando un producto por impulso o porque realmente lo deseamos y/o necesitamos, basta con no comprarlo en ese momento y dejar pasar unos días para ver si el interés se mantiene o ha desaparecido. Esto es válido tanto para peques como para adultos. 

2. No trates de que estén siempre felices

Las personas no siempre están contentas; igual los-as niños-as. Cuando lloran o tienen algún berrinche, no siempre significa que los progenitores hemos hecho algo mal. Si observamos que los peques tiene algún momento de malestar, podemos hablar con ellos-as para ver qué sucede y acompañar sus emociones, pero también es positivo dejarles tiempo y espacio para que lo superen por sí mismos, validando sus emociones y acompañándole. Esto les ayudará a fortalecerse emocionalmente, a adquirir una importantísima capacidad de resiliencia y a mejorar su capacidad de superación.

3. Establece los límites

Aprender a establecer límites con respeto y decir «no» de forma positiva es importante para criar y educar a nuestros-as hijos-as. No podemos concederles todo lo que solicitan, ya que, entre otras cosas, esto propicia que terminen por no valorar muchas de nuestras acciones. Es normal que los niños pidan todo lo que se les antoja y se frustren por no poder tener todo lo que quieren; con el tiempo, irán entrenando los «músculos» de la frustración.

 

Ayuda a tus hijos/as a interiorizar las normas y rutinas necesarias para que tengan un orden, y a establecer límites respetuosos sin gritos ni castigos, de forma que ellos y ellas los entiendan y respeten con el Curso Online «Límites con respeto»

 

4. No te pases con los regalos

Es posible que, como madre o padre, sientas muchas veces la tentación de cargar de regalos a tu hijo en su cumpleaños, navidad o por sacar buenas notas. O quizás te sientas culpable por tener que trabajar mucho y sin darte cuenta trates de compensar esa carencia sacándole a tus peques una sonrisa con un regalo.

Sin embargo, no debes regalar en exceso a los-as niños-as, ya que contribuyes a criar futuros adultos consumistas. Hay otras formas de transmitir amor, como pasar más tiempo con ellos o vivir más experiencias en familia (dar paseos por el campo, jugar con ellos-as en el parque, leer cuentos juntos, etc.).

 

 

5. Predica con el ejemplo

Si deseas que tu hijo-a no tenga hábitos consumistas, debes fomentar formas de consumo responsable y asegurarte de predicar con el ejemplo. Empieza a valorar más las cosas que ya tienes, las que realmente necesitas y las que deseas con todas tus ganas… Y no compres en exceso. Asimismo, recuerda que es importante que no te compares con otras familias, ya que las reglas son distintas en cada casa.

Recuerda que la crianza de niños consumistas tiene su origen en el núcleo familiar. Por ello, lo más importante es que actúes de manera responsable delante de los más pequeños de la casa y hagas gala de un consumo responsable y coherente.

6. Dejar que administren su propio dinero

Esto depende de la edad de los-as niños-as, claro, pero a partir de cierta edad, podemos comenzar a asignarles una paga semanal o mensual. No es lo mismo, para ellos, que su madre o padre les compre todo lo que pidan, a que ellos mismos deban calcular lo que pueden o no comprar, cuánto tienen que ahorrar… 

 

 

Es en ese momento cuando los niños comienzan a entender el valor de las cosas, el trabajo y el esfuerzo que significa conseguir algo y pueden comenzar a valorar si realmente desean tanto comprar, o no, algo que acaban de ver en la tienda.

7. Aprender a ahorrar

Desde que son muy pequeños, los niños pueden tener ya su pequeña hucha donde guarden el dinero que, por ejemplo, le dan sus familiares. Pero no solo eso, si en un momento quieren comprarse algo por impulso, podemos proponerles guardar el dinero que cueste ese capricho en su hucha y así, ahorrar para ese juguete, libro, juego… del que tienen tantas ganas desde hace tiempo.

Es una forma muy sencilla de que los niños vean que las cosas se consiguen con esfuerzo, con pequeños pasitos, y aprendan a diferenciar las cosas que realmente tienen un valor y aquellas que, simplemente, están estratégicamente pensadas para «entrar por los ojos».

 

 

8. Reciclar es divertido

Una alternativa maravillosa para ese constante «cómprame» puede ser también reciclar y fabricar nosotros mismos juguetes nuevos. Estaremos dando un valor y una segunda vida a productos y materiales que usualmente, tiramos a la basura. 

Hay muchísimas ideas para dar una segunda vida a distintos materiales que utilizamos en el día a día y poder hacer nuevos objetos con ellos. Es, además, una idea divertida en la que invertir un ratito de ocio y compartir tiempo en familia.

Cómo evitar el consumismo infantil: Enseñarles a ser críticos

Cuando aparezcan anuncios deslumbrantes en televisión, en vallas publicitarias, folletos… podemos invitar a nuestros hijos a que ellos mismos reflexionen con preguntas del tipo «¿Cómo jugarías con este juguete?», «¿Realmente tienes hambre ahora mismo?», «¿Crees que estas chuches son saludables y nutritivas?».

 

 

Es importante que nuestros hijos aprendan a ser críticos para discernir qué productos son realmente necesarios o van a cumplir una misión de ocio, diversión… y cuáles, simplemente, nos están vendiendo por el «envoltorio».

En esto, el entorno familiar juega un papel clave, pues nuestros hijos aprenden por imitación, nos observan todo el tiempo, por lo que nosotros-as mismos-as debemos ser consumidores responsables si queremos que ellos lo sean en el presente y en el futuro.

Cómo educar a los niños en el no consumismo: el «no», también educa

Por último, pero no menos importante, debemos tener presente que para criar niños responsables, no solo en cuanto a la economía y el consumo, sino en general, con su propia educación y personalidad; el «no» también es necesario. Se puede decir no desde el respeto.

Los niños deben entender que hay cosas que se pueden hablar y negociar; y cosas que son un no, innegociable. Eso sí, es importante exponer esos «noes» de forma positiva y acompañarlos de explicaciones para que los-as peques entiendan el porqué, por ejemplo, no es buena idea desayunar todos los días tostadas de chocolate o comprar algo nuevo cada vez que salimos a la calle.

 

Descubre cómo educar con respeto mediante la disciplina positiva en nuestro Curso Online «Educación Respetuosa y Disciplina Positiva»

 

Tan importante es darles su espacio de decisión, como ser firmes en aquellas circunstancias que sabemos que pueden causar un perjuicio en ellos. Como familias, debemos ir valorando a lo largo de la crianza y si tenemos dudas, siempre podemos consultar con expertos o preguntar a otras familias. En la Tribu CSC, muchas familias comparten experiencias y consejos, al tiempo que el equipo de especialistas de Criar con Sentido Común al completo nos acompañan en el camino de la crianza y la educación respetuosas.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Educación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Educación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Cómo educar a los niños en el consumo responsable"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube