Claves para criar niños responsables

La responsabilidad y la autonomía personal son pilares fundamentales en el desarrollo y la felicidad de nuestros hijos

Favorecer la responsabilidad y autonomía en los niños es una de las prioridades de los padres. Criar niños responsables es una forma de educar niños felices que sabrán enfrentarse al día a día con seguridad y confianza en sí mismos. Para que nuestros hijos aprendan a ser autónomos y responsables debemos reconocer sus logros, animarles a que se esfuercen y enseñarles a ser respetuosos. En este post te damos unas sencillas estrategias que te serán de gran ayuda.

Fomenta su autonomía

La responsabilidad es una cualidad que va de la mano de la autonomía personal. Enseñar a nuestros hijos e hijas a ser autónomos es darles la capacidad de desempeñar por sí solos las tareas asignadas que se relacionan con ellos, en función de su edad (hacer su cama, recoger sus juguetes, vestirse solos, etc.)

Aprender que todos debemos ser responsables de nuestras cosas, actitudes y acciones, y ser capaces de realizar estas últimas mejora la autoestima de los pequeños, que descubren que son capaces de hacer cosas. Al mismo tiempo, al contribuir dentro de la familia de forma autónoma aprenden lo que es compartir, ayudar y cooperar.

 

 

Todo esto les ayuda a comprender que hay responsabilidades que han de cumplirse, tanto con uno mismo como con los demás. Ser responsable les ayuda a madurar, a entender las normas y a cumplir con los deberes. Por otra parte, ser conscientes de sus obligaciones también les da opción a tener derechos.

Al inculcar autonomía y responsabilidad, también les estamos trasmitiendo la cultura del esfuerzo: para hacer las cosas bien, hay que esforzarse y perseverar. Esto también refuerza enormemente la percepción que tienen de sí mismos.

Sé su ejemplo a seguir

Los padres y madres solemos preocuparnos mucho cuando creemos que nuestros hijos no nos escuchan o no nos hacen caso. En realidad, incluso más importante que el que nos escuchen es que nos «vean». Somos su ejemplo a seguir, el modelo que imitarán el día de mañana, su punto de referencia. De ahí que debamos predicar con el ejemplo.

Debemos enseñar a los niños que, como adultos, también existen deberes y normas que hay que cumplir. Esto nos ayudará a ganarnos el respeto de los niños y facilitará que quieran imitarnos.

 

 

Incluso aunque a veces parezca que «están en su mundo», ten siempre presente que el comportamiento y las actitudes que observen en casa de forma continuada, serán las que interiorizarán y repetirán de forma casi automática el día de mañana.

No castigues sus errores, refuerza sus aciertos

Si cuando nuestros hijos cometen un fallo nos apresuramos a recriminarles, reprocharles o humillarles, lo más seguro es que no quieran volver a intentar hacer aquello que estaban haciendo. A los niños no les gusta equivocarse, se frustran con facilidad y se sienten heridos cuando los adultos les amonestamos injustamente. Equivocarse siempre es fastidioso, pero ellos no lo hacen a posta, ¡es que están aprendiendo!

En estas situaciones lo mejor es interesarse por ver qué ha ocurrido, enseñarles a hacerlo bien, preguntarles qué pueden hacer para mejorar lo que estaban haciendo… En definitiva: permitir que ellos mismos analicen la situación, busquen soluciones creativas y tomen sus propias decisiones. Para ayudarles a mejorar, podemos compartir con ellos nuestra opinión y experiencia.

 

Regalos Montessori

 

Fijarnos solamente en los errores, puede minar la autoestima de los niños y hacer que se sientan inseguros. En cambio, reconocer sus aciertos cuando hacen algo bien, refuerza su confianza y les anima a intentar más cosas. Los errores son fantásticas oportunidades de aprendizaje.

En vez de regañarles, podemos enseñarles la forma y darles la oportunidad de remediar sus equivocaciones. Así aprenden qué consecuencias tienen sus actos, y sabrán qué comportamiento deben adoptar ante una situación similar en el futuro.

Establece deberes y obligaciones

Al asignarles ciertas responsabilidades, los niños se sienten parte importante del núcleo familiar. Además, es la oportunidad perfecta para demostrarles que confiamos en ellos y para que ellos nos muestren que son confiables. Si cumplen con los deberes establecidos, felicitarles es motivarles para continuar con ese comportamiento.

Los quehaceres del hogar, por ejemplo, enseñan dos cosas fundamentales para la vida: responsabilidad y cooperación. Asimismo, permiten que los más pequeños aprendan la importancia de trabajar en equipo. Por muy pequeño que sea un niño, siempre hay algo que es capaz de hacer (como pasar un paño húmedo por una mesa, por ejemplo).

 

Los tres pilares del éxito en Montessori (III): El adulto preparado

 

Los deberes de la escuela, en cambio, requieren concentración y disciplina, por lo que necesitan del establecimiento de una rutina con horarios que especifique cuánto tiempo dedicarán a esta asignación. Asimismo, podemos explicarles que es importante cumplir con sus tareas escolares antes de jugar, leer o ver una película.

Las obligaciones como ciudadano implican una educación en valores. Para que nuestros hijos sean ciudadanos responsables el día de mañana, cumplan con sus deberes y tengan pleno conocimiento de sus derechos, es importante inculcarles desde pequeñitos las reglas establecidas por la sociedad que nos permiten a todos lograr una convivencia armoniosa. Para ello podemos enseñarles en qué sitios se puede correr, saltar y gritar y en cuáles no, que no debemos arrojar basura a la calle, que debemos ceder el paso a los peatones o mirar antes de cruzar una calle, etc.

Dialoga con ellos, explícales el porqué de las cosas

Dar ejemplo es sumamente importante, pero el diálogo sigue siendo necesario. Debemos explicar a los peques por qué es necesario que cumplan con sus tareas con suavidad y firmeza, razonando con ellos y procurando no ser autoritarios en exceso.

 

 

El objetivo es ser capaces de explicarles que las normas no se marcan de forma arbitraria ni caprichosa, sino que obedecen a razones y motivos coherentes, que tienen una finalidad concreta. Para ello, podemos ponerles ejemplos de lo que sucedería en una casa si, por ejemplo, los adultos dejan de preparar la comida o los niños no recogen nunca sus juguetes.

Dale oportunidades para ser responsable

Un error que cometen muchos padres es ser muy sobreprotectores. Un niño que no es autónomo, tampoco desarrollará nunca el sentido de la responsabilidad. Lo mejor es irles dando, poco a poco, pequeñas oportunidades para crecer y valerse por sí mismos. Así se hacen más conscientes de sus actos y responsables de las consecuencias de los mismos.

Los niños más mayores que practican deporte o alguna actividad que exija disciplina aprovechan sus talentos al tiempo que aprenden responsabilidad. Por otra parte, las familias que tienen mascotas en casa disponen de un fiel un amigo que además ofrece a sus hijos la oportunidad de aprender a ser responsable ocupándose de parte de su cuidado. Con nuestra ayuda, muy pronto aprenderán a alimentar correctamente a los peces o a llenar el cuenco de comida del gato.

 

Aprende cómo establecer y comunicar de forma respetuosa a los niños reglas y normas con el Seminario Online «Límites con respeto»

 

No existe una receta mágica para lograr que los niños se conviertan en personas responsables, pero si nos mostramos empáticos y pacientes con ellos, mantenemos una comunicación abierta con nuestros hijos y confiamos en ellos, estaremos favoreciendo enormemente su proceso madurativo.

Adquirir autonomía y responsabilidad es un proceso que conlleva esfuerzo de ambas partes. Como niños, ellos deben esforzarse por aprender. Como padres, debemos dejar que nuestros hijos intenten hacer cosas, se equivoquen, aprendan de sus errores y tomen decisiones. Al principio es natural que debamos hacer las tareas junto a ellos. Pero a medida que crecen, los niños aprenderán del ejemplo que les estamos dando y serán capaces de llevarlas a cabo por su cuenta.

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Educación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Educación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Claves para criar niños responsables"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube