Uso excesivo de pantallas asociado a labilidad emocional en niños preescolares

La labilidad emocional se refiere a cambios rápidos en el estado de ánimo: las emociones duran poco y el menor puede pasar rápidamente de una emoción a la contraria

Un nuevo estudio investiga la relación entre el tiempo de uso de pantallas y la regulación emocional, que afecta las relaciones sociales de los niños de dos a cinco años y revela un nexo entre la exposición a pantallas y la inestabilidad emocional en los menores. Los niños que abusan de pantallas se sienten y portan peor.

¿Por qué los niños no deben ver pantallas? Efectos del uso de pantallas en niños

En la actualidad, para los niños preescolares el uso de pantallas no solo implica ver televisión, sino también usar todo tipo de dispositivos móviles con pantalla táctil. Los nuevos medios tecnológicos están presentes en todos los ámbitos de nuestro día a día, también en la vida de nuestros hijos, y en multitud de estudios se asocia el uso excesivo o la exposición temprana a pantallas con atención deficiente, falta de control de la conducta, retraso del lenguaje y déficit en la función ejecutiva.

Por estos motivos, según las recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría, los niños menores de dos años no deben estar expuestos a pantallas y un uso de pantallas de una hora o más al día se considera excesivo para los niños de entre dos y cinco años. Además, se debe limitar el uso de los medios digitales en los niños durante las comidas o una hora antes de acostarse, para que puedan crecer y desarrollarse correctamente.

 

PantallasVenta
Te enseñamos cuándo y cómo introducir las pantallas a los peques para que no caigan en un mal uso o abuso, cuáles son sus beneficios y perjuicios, y cómo abordar una adicción con el Seminario Online “Uso responsable de las pantallas”

 

También se ha informado que el uso excesivo de pantallas puede producir cambios neuroanatómicos relacionados con una menor empatía, un control débil de los impulsos y un procesamiento emocional deficiente

Nuevas investigaciones revelan que el uso de pantallas también afecta a la regulación emocional

La regulación emocional es la capacidad de controlar, evaluar y modificar las reacciones emocionales. Es la habilidad que nos permite desarrollar estrategias adaptativas y generar respuestas adecuadas y flexibles en diferentes contextos emocionales. Afecta tanto a sistemas internos como a nuestra relación con el entorno, y tiene componentes sociales y conductuales.
 
Se trata de una capacidad que se desarrolla gradualmente a lo largo del tiempo, con una serie de habilidades adquiridas tras el nacimiento y supone un triple proceso de desarrollo:

Se trata de un proceso cuya base está en la infancia y que tiene suma importancia ya que, a partir de él, se desarrollan las diferencias individuales en las habilidades de regulación emocional de los adultos. Los niños interactúan con el mundo exterior y los contextos sociales se amplían en la etapa preescolar. Durante este período, los niños adquieren progresivamente más habilidades de regulación emocional a medida que se dan cuenta de que tienen la posibilidad de acercarse, alejarse o cambiar las emociones que pueden atraer la atención emocional.

 

 

Teniendo presente la importancia de las interacciones sociales para adquirir la habilidad de regularse emocionalmente, el objetivo de este estudio fue evaluar la asociación entre el tiempo de uso de pantallas y la regulación emocional de los niños en edad preescolar.

Para ello, se incluyó en el estudio a las madres de niñas y niños sanos de entre dos y cinco años con un tiempo de uso de pantallas inferior a una hora o superior a cuatro horas al día. Con el fin de evitar características que pudieran ocasionar problemas conductuales, se excluyó del estudio a menores con antecedentes de prematuridad y peso insuficiente al nacer, a quienes no habían sido amamantados y a quienes tenían un retraso en el desarrollo del lenguaje y enfermedades físicas y psiquiátricas crónicas. 

¿Qué efectos negativos traen consigo las pantallas en niños y adolescentes?: Conclusiones del estudio

De los 240 menores participantes, el 40,8 % tenían un uso de pantallas ≥ 4 horas/día. Ser cuidado por la madre (debido a la sobrecarga de la misma o la necesidad de dividir el tiempo de dedicación y cuidado entre otros hermanos), tener 12 meses o más durante la primera exposición y no estar acompañado por los progenitores al usarlas se asociaron con ≥ 4 horas de uso de pantallas (p = 0,002; p = 0,002; p = 0,012, respectivamente).

La proporción de participantes con una puntuación alta de labilidad/negatividad (L/N) fue significativamente mayor entre los niños con≥4 horas de uso de pantallas y que no estaban acompañados por sus padres al usarlas (p=0,004; p = 0,033, respectivamente). Por lo tanto, el estudio concluye que un uso excesivo de pantallas se asocia con labilidad emocional durante la etapa temprana de la infancia.

 

Ayuda a tus hijos a conocer y regular sus emociones para formar una sana autoestima y relacionarse adecuadamente con su entorno con nuestro Seminario Online “Regulación Emocional”

 

En este sentido, la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los progenitores acompañen a sus hijos mientras usan pantallas y los ayuden a comprender lo que están viendo (y es que, según encuestas, seis de cada 10 padres desconocen qué contenidos ven sus hijos en Internet o aplicaciones tales como redes sociales, por ejemplo).

De todo lo anterior se desprende la importancia de indagar sobre los hábitos de uso de los medios digitales de los menores, así como su educación en el uso correcto de los mismos. Los investigadores han tenido en cuenta que, durante la pandemia, el tiempo de uso de pantallas por parte de los niños se ha visto afectado, pero incluso en estas condiciones, hacen hincapié en la importancia de la vida familiar y la actividad física para los niños

El equipo de investigadores liderados por Oflu A., Tezol O., Yalcin S. y Yildiz D. se refieren a resultados de estudios recientes anteriores al mencionar que se observa que los niños y adolescentes de dos a 17 años que pasan más tiempo delante de una pantalla tienen menor bienestar psicológico en comparación con aquellos que pasan menos tiempo.

 

 

Asimismo, los usuarios intensivos de las pantallas son más propensos a tener una regulación emocional deficiente, lo que implica perder la calma, discutir en exceso y tener dificultades para llevarse bien con otras personas. En este estudio, también se observó que los niños con un uso excesivo de pantallas eran más inestables y negativos emocionalmente.

Por otra parte, según los resultados finales de la investigación, las hijas e hijos de progenitores con mayor nivel de educación hacían menos uso de pantallas a pesar de que sus progenitores imponían menos normas. Esto se debía a que las personas adultas con mayor preparación académica usaban menos pantallas delante de sus hijos y le daban más importancia a limitar el tiempo de uso de pantallas en los niños en comparación con los padres con un nivel educativo menor.

 

Ayuda a tus hijos/as a interiorizar las normas y rutinas necesarias para que tengan un orden, y a establecer límites respetuosos sin gritos ni castigos, de forma que ellos y ellas los entiendan y respeten con el Curso Online “Límites con respeto”

 

También se portan peor

Estudios anteriores respaldan los resultados obtenidos por este grupo de expertos en pediatría, psicología y psiquiatría infantil. Cuando los menores se sienten mal, se portan peor. De hecho, según un reciente estudio finlandés a largo plazo de salud pediátrica, el uso de pantallas (sobre todo programas televisivos) se asoció con un riesgo de más del doble de hiperactividad, un aumento del 91% en el riesgo de dificultades de atención y concentración, y un aumento del 71% en el riesgo de problemas emocionales, por ejemplo.

“Encontramos que unos niveles altos de tiempo frente a las pantallas a los 1.5 años se relacionan con problemas con los pares a los 5 años, y que unos niveles altos de tiempo frente a las pantallas se relaciona con más problemas psicosociales a los 5 años, lo que incluye síntomas emocionales y conductuales, además de dificultades con la atención e hiperactividad, comentó la investigadora sénior, la Dra. Juulia Paavonen, subjefa médica de psiquiatría infantil del Hospital Central de la Universidad de Helsinki. “Esto se relacionaba sobre todo con ver programas, en lugar de jugar juegos“.

 

 

En su estudio, cuyos resultados se publicaron en la edición del 17 de marzo de 2021 de la revista BMJ Open, Paavonen y sus colaboradores examinaron los datos de casi 700 niñas y niños. Los datos mostraron que un 23% de los niños de 18 meses de edad y un 95% de los niños de cinco años de Finlandia pasaban más de una hora cada día con un dispositivo electrónico, un exceso respecto a las directrices para el tiempo frente a las pantallas de la OMS. Los niños que más tiempo pasaban frente a pantallas eran más propensos a presentar:

  • Síntomas emocionales, como ansiedad, depresión, un estado de ánimo bajo y miedo.
  • Síntomas conductuales, como discusiones, problemas para controlar la ira y conducta oposicionista.
  • Problemas de atención, como dificultades para concentrarse, hiperactividad y conducta impulsiva.

Pero esto solo se sostuvo respecto al tiempo que pasaban viendo programas de forma pasiva. Estos efectos no se asociaron con el tiempo que pasaban, por ejemplo, jugando videojuegos. Y es que, a pesar de su reputación, los videojuegos no parecen fomentar ningún problema emocional en los niños, según concluyeron los investigadores.

 

 

Estos hallazgos son preocupantes, ya que el uso de smartphones y tabletas entre los preescolares se triplicó entre 2013 y 2017, y muchos niños de cuatro años juegan ahora videojuegos, usan aplicaciones o ven vídeos en esos dispositivos todos los días, dijeron los investigadores en las notas de respaldo.

El tiempo frente a las pantallas puede reemplazar otras actividades significativas, como la socialización con los pares y familiares, lo que puede resultar problemático porque los niños aprenden las habilidades sociales a través de la práctica en la vida diaria”, planteó Paavonen. “El tiempo frente a las pantallas, en particular en la noche, puede reemplazar el tiempo de sueño, y en otros estudios se ha relacionado con retrasos en la hora de irse a la cama y problemas para quedarse dormido, y por tanto con una falta de sueño, lo que a su vez se relaciona con una peor regulación emocional“.

“Los videojuegos quizá no produzcan los mismos efectos que ver programas porque son más interactivos”, comentó la Dra. Jaeah Chung, una profesora asistente de pediatría de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, que revisó los hallazgos. “Algunos de los juegos se basan en la actividad física y otros se basan más en la resolución de problemas o son más interactivos”, dijo.

 

Ayuda a tus hijos-as a desarrollar sus habilidades sociales trabajándolas en casa con la ayuda del Seminario Online “Cómo trabajar sus habilidades sociales en casa”

 

Chung también sugiere que los padres evalúen todo el contenido que sus hijos consumen y que lo vean junto a ellos para hacer que la experiencia sea más reflexiva y menos pasiva. “Dependiendo de la edad, quizá no comprendan qué sucede en los medios, así que es bueno hacer preguntas, por ejemplo si les gusta lo que está sucediendo, o cómo creen que un personaje se siente”, aconsejó.

Los padres también deben limitar el uso de los medios en casa, hacer que la hora de la comida esté libre de pantallas, y pedir a los niños que solo usen los dispositivos en las áreas comunes, como la sala, de forma que puedan supervisar lo que ven, añadió Chung.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Educación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Educación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Uso excesivo de pantallas asociado a labilidad emocional en niños preescolares"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube