Por qué ya no se recomienda lo de meter cereales en el biberón

Hay evidencias que demuestran que meter cereales en el biberón no tiene ningún beneficio para el bebé y sí muchas contraindicaciones

Hace décadas que se viene recomendando añadir uno o más cazos de cereales en el biberón, para iniciar así la alimentación complementaria, reducir tomas (porque así el bebé se sacia más y pide de manera menos frecuente), y lograr que duerma más y sea menos dependiente.

Es muy probable que nosotros en nuestra infancia tuviéramos nuestros biberones con cereales también, y a menudo nos damos cuenta cuando probamos las papillas actuales y nos decimos «este sabor me resulta familiar».

Ni se ha hecho toda la vida ni es recomendable hacerlo

Pues bien, se ha hecho de toda la vida (es mentira, se ha hecho toda nuestra vida, pero esto del biberón con cereales no se hacía en el año 1910, por ejemplo, ni en todos los años atrás que lleva la humanidad existiendo), y ahora ya no se recomienda, por las siguientes razones:

Se les acostumbra a los sabores endulzados

Por el sabor dulce que adquiere la mezcla, que predispone a que luego te rechace alimentos menos dulces, añadiendo el riesgo de que luego quiera todos los biberones con cereales y rechace los que solo llevan leche.

 

 

Mayor riesgo de sobrepeso y deshidratación

Si esto sucede, al bebé le puede faltar agua, porque en cada biberón habrá más polvo que agua (eso provoca cierta deshidratación, y además aumenta el riesgo de sobrepeso).

Mucha gente piensa: «Bueno, si le falta agua, le pongo más». Y aquí debemos hacernos la pregunta: «¿Cuánta agua hay que echar?». A la que os respondo: «Ni idea… la concentración de 30ml por cazo es para un cazo de fórmula en polvo, no para un cazo de cereales«.

 

Cuándo y cómo empezar, qué alimentos incluir y cuales evitar, qué orden de introducción seguir, qué mezclas hacer y las mejores recetas de alimentación complementaria con purés y triturados en el Seminario Online «Alimentación complementaria con purés y triturados»

 

Que sí, que le harás una papilla de cereales y ahí no hay concentración que valga. Pero eso pasa una sola vez al día, y si te pide agua, se la das acompañando a la cuchara. Los biberones, por contra, no se acompañan de más agua que la que has puesto, y ya digo, no sabemos cuánta más habría que añadir.

No existe necesidad nutricional que lo justifique

La gracia de ofrecer alimentos diferentes a la leche, lo que conocemos como alimentación complementaria, no es que los coman porque necesiten nutrientes ya, sino que el bebé empiece a dejar el biberón y aprenda a comer comida con una cuchara, con las manos, probar nuevos sabores, texturas, etc.

Si el objetivo fuera que comieran, meteríamos las verduras con carne y pescado y la fruta en el biberón (suena asqueroso, ya… pero sería una solución a esa necesidad). Todo, todo, iría en el biberón para asegurarnos su ingesta, incluso mezclado con leche. Pero no lo hacemos. No metemos merluza ni zanahorias trituradas con la leche. Y si no hacemos algo tan absurdo, ¿por qué lo hacemos con los cereales?

 

Aprende las bases de una sana alimentación complementaria para tu bebé y cómo iniciar el método Baby-led Weaning de forma segura a partir de los seis meses con el Curso Online «Alimentación complementaria y Baby-led Weaning»

Mayor riesgo de padecer caries del biberón

El contenido del biberón está mucho más tiempo en contacto con los dientes que el contenido de una cuchara. En la cuchara entra, y tras un poco de «masticar» (o nada, si son cereales), el bebé lo traga. En el biberón, el bebé detiene el flujo para descansar, para mirar pasar una mosca o observar la última ocurrencia del gato, y en el rato que lo detiene puede tener la leche con los cereales en la boca mucho más tiempo.

Esto hace que el riesgo de caries sea mucho mayor que si los come con cuchara, o si se opta por la solución más recomendable: que coma los cereales en el formato en que se ingieren en casa: pasta, arroz y pan, a poder ser en versión integral.

 

 

Además, es mucho más probable que con el biberón de cereales se quede dormido, y luego es menos probable que se le cepillen los dientes. Si come con cuchara, o como digo está un ratito con la pasta, el pan o el arroz (u otros cereales), al acabar sigue despierto y puedes lavarle los dientes, que como sabéis, debería hacerse ya desde el primer diente.

No duermen más por meterles cereales en el biberón

Porque no duermen más, que es una de las razones por las que se suele recomendar. Si fuera cierto, todos haríamos lo mismo. A los 4-6 meses les daríamos cereales en el biberón, y a dormir. No existirían libros sobre el sueño, ni expertos sobre el sueño infantil, ni métodos para tratar de descansar todos mejor por la noche.

Que no es que lo diga yo, es que hay evidencia sobre esto: algunos bebés parece que sí duermen mejor unos días, pero luego todo vuelve a su cauce… Y otros, duermen incluso peor, porque tienen una digestión más pesada, como si se acostaran cada noche con la cena de Navidad.

 

 

Si nosotros lo pasamos mal cuando nos acostamos muy llenos, todo parece indicar que a ellos también les puede pasar. Y no solo eso, es que nutricionalmente hablando, es un desastre de consejo: «Mire, acuéstese cada noche bien lleno de hidratos de carbono, en plan bocadillo de media barra o barra entera, que dormirá mejor». A quien dé este consejo es para decirle cuatro cosas bien dichas.

Dicho eso, si resulta que te han dado ese consejo, y quieres saber más sobre alimentación complementaria y cómo ofrecerla, con consejos más actualizados, recuerda que en Criar con Sentido Común tienes muchos recursos online: más de 120 Cursos y Seminarios que además puedes cursar de forma gratuita si eres miembro de la Tribu CSC.

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Alimentación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Alimentación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Por qué ya no se recomienda lo de meter cereales en el biberón"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube