Cuando el bebé solo quiere estar con su mamá y rechaza a papá

No es culpa de nadie, sino algo normal en muchos bebés que responde a su instinto de supervivencia y a una cuestión madurativa

Artículo publicado el 11 Sep 2022 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 25 agosto, 2023

Puede que los primeros días de vida de tu bebé pudieras cogerlo en brazos, dormirlo, acunarlo, cambiarle los pañales, bañarlo… Mamá y tú os habéis turnado siempre para cuidar del/la bebé y vuestra crianza ha sido corresponsable desde el principio. Además, sentías que así tú también estabas haciendo un buen vínculo con tu bebé. Incluso contigo también se relajaba y se dormía, lo que te hacía confiar en tu capacidad de hacerle sentir seguro. Sin embargo, desde hace un tiempo todo ha cambiado. Cuando un bebé rechaza a su papá, o a la mamá no gestante, hay que armarse de empatía y de paciencia. Como todo en la crianza, es una etapa. Y tiene su explicación.

¿Qué pasa cuando un bebé te rechaza?

Desde que habéis vuelto al trabajo, ambos pasáis muchas más horas fuera de casa, pero es que además, al llegar del trabajo, te haces cargo de todo cuanto puedes en la casa para que mamá pueda dar teta tranquila o disfrute más tiempo con el bebé, que parece que le demanda más atención que a ti… El caso es que cuando por fin puedes estar con tu bebé, resulta que no quiere estar contigo y te rechaza.

Si se trata de un bebé muy chiquitín, de días o semanas, lo habitual es que si llora sea porque tiene hambre. Si es por hambre y toma teta, está claro que ahí los papás, las parejas, no tenemos nada que hacer, pero si ya ha comido es probable que llore porque tiene sueño.

 

¿Por qué mi bebé rechaza a su papá?

 

Muchos bebés cierran “la persiana” hacia las 19:00-20:00 h. (son los “falsos” cólicos del lactante). Son horas en que baja la luz solar y empiezan a notar cansancio, sueño y agobio de todo el día… y entonces entran en un extraño círculo vicioso en el que quieren dormir pero no pueden porque están sobrepasados, y como lloran, aún se sobrepasan más.

Es normal, madre no hay más que una

Cuando son un poco más mayores  (ya tienen meses), la cuestión está más relacionada con el tan necesario vínculo afectivo que el bebé ha creado con la madre, que es la persona que lo ha gestado y parido. Dicen los expertos que todos los bebés, incluso los que nacen a término, llegan al mundo prematuros; antes de tiempo, porque nacen muy inmaduros (y por eso lloran tanto al principio), necesitando muchos brazos o en algunos casos incluso porteo constante, como si habláramos de canguros.

Es lo que conocemos como exterogestación, y es una época en la que el/la bebé necesita pasar mucho tiempo con la madre, en su cuerpo, sus brazos y su pecho, como si siguiera formándose y creciendo fuera. Esto hace que al final sea ella la que suela estar más tiempo con su bebé. Y esto, a su vez, hace que el bebé tenga a mamá como su cuidadora principal y como esa figura a la que recurrir cuando se siente “en peligro”.

 

¿Por qué mi bebé rechaza a su papá?

 

Claro que papá no es peligroso… pero no es mamá. Y hay bebés que por el simple hecho de no estar con mamá, ya lloran. Y es que aunque sea su papá y le quiera (o como mínimo le tenga aprecio), para el bebé sus brazos son tiempo sin los de mamá, y entonces se quejan y lloran. Al fin y al cabo, a papá tienen que irle conociendo y a mamá ya la conocen. ¡Han estado 9 meses dentro de ella!

Es algo normal, no culpa tuya

¿Qué hacer cuando un niño rechaza a su papá o a su otra mamá? En algunas ocasiones he recibido consultas de este tipo en la Tribu CSC, de padres que me preguntan cómo actuar porque su hijo o su hija, la personita por la que darían su vida, les evita o incluso llora con desesperación si intentan cogerla en brazos. “¿Por qué los bebés se calman con la mama?”, “¿Qué hacer cuando un hijo rechaza a un padre?”, “¿Cómo actuar cuando tu hijo te rechaza?”, preguntan ellos.

Otras veces es la madre la que se siente fatal al ver que su bebé solo quiere estar con ella, incluso culpable por haber creado ese vínculo que no existe aún con el otro progenitor, como si hubiera hecho algo mal. “¿Por qué mi bebé rechaza a su papá?”, “¿Por qué mi bebé llora más con el padre?”, “¿Por qué mi bebé no se duerme con su padre?”, “¿Por qué mi bebé llora siempre con el padre?”, “¿Por qué mi hijo no quiere a su papá?”, se preguntan ellas.

 

Cuentos sobre la muerte de un progenitor 

La realidad es que no es culpa de nadie, sino algo normal en muchos bebés, que necesitan un poco más de tiempo para sentirse seguros en brazos de una persona que no sea mamá o su cuidador principal (incluso aunque la crianza sea corresponsable, es muy difícil que absolutamente todas las tareas sean repartidas justo al 50%. Normalmente, una persona atiende al bebé mientras otra cocina, dobla ropa o saca al perro a pasear a la calle).

No forzar, pero estar ahí

Lo que se recomienda es no forzar la situación. En contra de lo que mucha gente piensa, pasar más tiempo con el bebé, si está llorando, no es positivo. Si está llorando y sufriendo, cuanto más rato pase contigo más difícil será que a la próxima le parezca mínimamente apetecible compartir tiempo juntos.

Por eso, lo ideal es que los acercamientos sean cuando el bebé se sienta completamente seguro, y esto es en brazos de mamá (o su persona de referencia favorita). Cuando está despierto con mamá y no está comiendo, el otro progenitor se puede acercar poco a poco y decirle cosas, cantarle, ofrecerle juegos, y demostrarle así, poco a poco, que es una persona en la que puede confiar y que no tiene nada de peligroso.

 

Crea un vínculo fuerte y sano con tu bebé que favorezca su desarrollo y vuestra unión con el Seminario Online “El desarrollo del vínculo afectivo”.

 

A medida que pasen los días y las semanas, papá se irá convirtiendo en uno más y el bebé cada vez aceptará pasar más tiempo con él. Por eso se dice que no hay que forzar pero que hay que estar ahí, relacionándote con el bebé para que te conozca y vayáis creando, poco a poco, un vínculo, una relación.

Y así llegará un momento en el que podrá estar con los dos sin ningún problema. Y más tarde (por lo general, hacia los dos o tres años, aproximadamente), llegará otro momento en el que incluso puede suceder lo contrario, que papá se convierta en el ser más increíble que conoce; y entonces te rías recordando aquellos tiempos en los que no te podía ni ver y te sientas orgulloso al ver de que tu hijo o tu hija cuenta contigo para todo.

¿Y si somos dos mamás o dos papás? ¿O solo una mamá o un papá?

Pues como he venido diciendo en el texto, sucede lo mismo. Cuando el bebé es muy pequeñito su instinto de supervivencia le hace decantarse por el cuidador o cuidadora que se ocupa más de sus necesidades básicas. Y, como os comentaba antes, es muy difícil que en una pareja, sea cual sea el sexo o género de sus integrantes, se repartan todas las tareas totalmente al 50%. Normalmente, cada persona se ocupa de aquellas tareas que se le dan mejor. En un caso puede ser alimentar al bebé y en otro jugar con él. Cuando el bebé nota angustia por separación, su instinto de supervivencia le indica que se aferre a quien más tiempo pasa con él y/o se ocupa principalmente de su cuidado.

 

¿Por qué mi bebé rechaza a su papá?

 

Con el paso del tiempo, a medida que el peque o la peque va alcanzando hitos en su desarrollo y se va sintiendo más capaz y autónomo/a, es normal que “de repente” cambie sus preferencias y opte por hacer de aquel o aquella que juega más o le divierte más, su favorito o favorita. Sus necesidades van cambiado, y entra en fase de juego y exploración (al fin y al cabo, el juego es la primera forma de aprendizaje del ser humano).

En el caso de las familias monoparentales, puede suceder que al comenzar a trabajar la mamá o el papá, el peque se aferre más a la figura de quien le cuide en su ausencia, como su abuela, su abuelo o un tío a una tía. Esto es porque siente que es aún una personita dependiente y su instinto de supervivencia le anima a diversificar para asegurarse su bienestar y tener cubiertas sus necesidades.

Por eso no es raro que muchos peques no quieran irse de casa de los abuelos cuando su papá o su mamá vuelven del trabajo y van a recogerle. Pero, como casi todo en la crianza, es una etapa que pasará antes de que os deis cuenta.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Maternidad y paternidad?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Maternidad y paternidad y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Cuando el bebé solo quiere estar con su mamá y rechaza a papá"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube