¿A quién quieres más: a mamá o a papá?

Los niños y niñas prefieren a uno u otro progenitor en función de diferentes circunstancias

«¿A quién quieres más, a mamá o a papá?». Esta pregunta que nos han hecho de pequeños y pequeñas, y que nos ponía en un aprieto obligándonos a decidir si queríamos más a un progenitor o a otro… ¿cuánto guarda de cierto? ¿Los niños y las niñas quieren más a un padre que a otro?

Si hay una frase típica de la maternidad y la crianza que sí es un acierto, es aquella de «el cariño de los niños y las niñas, hay que ganárselo», porque es totalmente cierta. Los peques tienen predilección, y no es raro, por aquellos adultos que juegan más con ellos, les hablan de forma más calmada o les escuchan cuando se sienten nerviosos, emocionados…

Entrarían aquí también las denominadas (poco acertadamente) «mamitis» «papitis» «enmadrados» y «empadrados» pero el hecho de que un niño o una niña prefiera estar con mamá o con papá en determinados momentos del día, o en diferentes etapas de su crecimiento, ¿significa que quiere a un progenitor por encima del otro?

¿Los niños quieren más a un progenitor que a otro?

Decir que un niño o una niña quiere más a un progenitor que a otro no sería del todo exacto. Más bien podríamos decir que prefieren a uno u otro progenitor en función de diferentes circunstancias. Esto no es algo raro. Nosotros y nosotras, como adultos, también tenemos predilección por las personas que nos rodean en función de la actividad o del momento. Todas las personas nos movemos por afinidades, y los menores no son una excepción.

 

¿A quién quieres más: a mamá o a papá?

 

Pensemos en diferentes circunstancias, por ejemplo: ¿a quién te llevarías toda una tarde de compras?, ¿y a ver una película de terror al cine?, ¿a un restaurante de comida oriental?, ¿y a quién te llevarías todo un fin de semana de spa?, y ¿a quién llamarías si tienes un problema en el trabajo?

Estoy segura de que a medida que has ido leyendo estas preguntas, se te ha ocurrido una persona diferente de tu entorno ¿verdad? Y probablemente no quieras a unos por encima de otros sino, simplemente, realizas tu elección predilecta en función de tu deseo o necesidad y basándote en la forma de ser, de actuar, aficiones y gustos que te «encajan» de unos y otros. De hecho, ¡también los progenitores tenemos un hijo o una hija favorito o predilecta!

¿A quién prefieren los peques? Sienten predilección por mamá… los primeros dos años

Si bien es cierto que hasta los dos años de edad, el niño o la niña suele sentir preferencia por la madre, esto tiene una explicación biológica y social. Por un lado, la mamá suele ser la que más tiempo pasa con el bebé, aunque es cierto que esto es una estructura social que poco a poco va cambiando, y por otro, también la reconocen por su instinto.

El bebé identifica el olor de la madre, reconoce el sonido de su corazón y si además es amamantado con lactancia materna, el momento de alimento y calma también está exclusivamente en brazos de mamá. Por lo que es totalmente lógico que los bebés prefieran, sobre todo en los primeros meses, los brazos de mamá.

 

¿A quién quieres más: a mamá o a papá?

 

Aunque por supuesto, eso no quita (en absoluto) que exista una implicación real de los dos progenitores (ya sean dos mamás, dos papás o mamá y papá) porque criar es cosa de todos y todas.

Pasados los primeros seis meses y hasta los dos años, se abre una etapa en la que, poco a poco, el cordón umbilical se va cortando y el niño o la niña comienza a abrir su círculo de confianza y a estar interesado en pasar tiempo con otras personas. A medida que esto ocurra los peques irán cambiando sus intereses, sus formas de jugar, de comunicarse… Y con ello, sus preferencias de compañía pero, como decíamos, esto no quiere decir que quieran más a uno u a otro.

Nuestra actitud es clave

Es importante entender que la preferencia que nuestro hijo o hija muestre por su madre o su padre no nos hace indiferentes para él, en absoluto. Tampoco significa que lo estemos haciendo peor. Ni siquiera que no disfrute de su tiempo con nosotros o nosotras. Debemos actuar normalmente, tener paciencia porque es cuestión de etapas y buscar tiempo de calidad.

 

Ayuda a tus hijos a conocer y regular sus emociones para formar una sana autoestima y relacionarse adecuadamente con su entorno con nuestro Seminario Online «Regulación Emocional»

 

Es buena idea también pensar en actividades que a nuestro peque le puedan apetecer y proponérselas entendiendo que si la respuesta es negativa, no debemos insistir ni mostrar mala cara. Son sus sentimientos en ese momento y probablemente no quieras que, cuando tu hijo o tu hija sea adulto, ceda a chantajes emocionales de ninguna índole ni pase tiempo de «obligación» con otras personas, así que vamos a cultivar eso desde pequeños.

¿Qué hacer para compartir tiempo de calidad con nuestros hijos e hijas?

Si queremos estrechar lazos con nuestros peques, compartir tiempo de ocio, juegos y diversión, mostrarles confianza en nosotros y nosotras, y darles la confianza de saber que estamos ahí y que pueden confiar y venir a nuestro lado cuando tengan un conflicto, se sientan tristes o simplemente para jugar o compartir un libro; hay unos tips que no debemos olvidar:

  • Tiempo de calidad con tu hijo o hija. El tiempo que pases con tu hijo o tu hija, es para él o ella. Evita mirar el móvil, hablar por teléfono o centrarse en cualquier otra actividad que no sea la que compartes con tu peque. Esto le hará sentir el centro de atención en ese momento y sabrá que es importante para ti.

 

¿A quién quieres más: a mamá o a papá?

 

  • Cuanto acuda a ti porque necesita atención, lo ideal es no posponerlo. No tiene que ser inmediatamente, pero sí en un período no muy amplio, porque pueden perder el interés y sentir que no han sido escuchados.
  • Estar atentos y atentas a los gustos de nuestro peque. Sus temáticas favoritas, cuentos o juguetes que le encantan… Así, podremos proponerles opciones que le sean atractivas y se sentirán valorados o valoradas.
  • Hacer asiduamente preguntas relacionadas con sus sentimientos. «¿Qué tal estás?» «¿Cómo te encuentras?» «¿Has dormido bien?» «¿Qué tal ha ido el día?».
  • Demostrar nuestro cariño, siempre.
  • Practicar la disciplina positiva en nuestro día a día.

Se trata, en resumen; de escuchar, compartir y estar. Lo demás, llegará.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Criar con respeto?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Criar con respeto y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿A quién quieres más: a mamá o a papá?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube