El parto natural favorece la transmisión de bacterias «buenas» al bebé

La microbiota del recién nacido puede determinar su salud y es diferente según el tipo de parto

Nacer por parto natural o por cesárea conlleva muchas diferencias para la madre y para el bebé. Entre ellas una que puede ser determinante en la microbiota de los recién nacidos, según investigaciones recientes. En 2019 la revista Nature publicó los resultados de un estudio, el mayor hasta ahora, sobre los microorganismos que habitan los intestinos de los recién nacidos según el tipo de parto.

La ciencia encuentra diferencias en los patógenos de los bebés nacidos por cesárea

Los resultados son llamativos porque hay diferencias en ese ecosistema que ayuda, entre otras cosas, al sistema inmunológico del ser humano. El documento, firmado por varios investigadores de la University College de Londres, determina por ejemplo que los nacidos por cesárea suelen tener patógenos asociados al ambiente hospitalario y que esto puede influir en su salud al menos durante el primer año.

 

El parto natural favorece la transmisión de bacterias "buenas" al bebé

 

Otro informe de Países Bajos determina que la microbiota de los bebés nacidos por cesárea puede sufrir más alteraciones. Y es que el primer contacto con los microorganismos se produce en el parto y es un aspecto muy importante para el bebé, según remarcan desde el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Qué es la microbiota del bebé

La microbiota es el conjunto de microorganismos que están dentro de nuestro cuerpo y está integrada principalmente por bacterias, virus y hongos. Quizás es más conocida la expresión flora intestinal; sin embargo, es un término incorrecto científicamente. Cuando apareció el microscopio y se empezó a descubrir el ecosistema de los microorganismos, se pensaba que estos procedían del reino vegetal. Hoy sabemos que no tiene por qué.

Las bacterias son las predominantes (¡se calcula que más de cien mil billones de bacterias habitan nuestro cuerpo!) y tienen gran influencia sobre nuestra salud.  Regulan numerosos procesos fisiológicos como la protección frente a otros organismos patógenos, la interacción con el sistema inmunológico o la síntesis de vitaminas.

Una persona puede escuchar la palabra «bacteria» y pensar en algo negativo y, sin embargo, una gran mayoría de ellas realizan funciones vitales para nosotros.

 

¿Qué es el lanugo y de qué le sirve al bebé?

 

Hasta el momento del parto, el bebé permanece estéril dentro de su madre. Sin embargo, en el momento de nacer comienza a tener contacto con microorganismos que irán colonizándolo para formar su propia microbiota: microorganismos que proceden de su madre y del entorno.

En el primer caso, la transmisión es vertical y se produce durante el parto. En un parto que transcurre con normalidad se da una contaminación por la microbiota vaginal y rectal maternal. Se trata de un primer contacto con microorganimos que ocurre en el tracto digestivo y que es fundamental para el desarrollo del bebé.

 

¿De qué se ríen los bebés?

 

Hay más de 1.000 bacterias distintas solo en nuestro intestino, que es la parte más expuesta a agresiones externas de otro microorganismo. La mayoría de nuestras defensas están ahí, en el estómago. De hecho, es aquí donde habita una de nuestras grandes barreras defensivas: la microbiota de la que depende el correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo. Lucha frente a bacterias dañinas, virus o enfermedades.

Diferencias entre el parto vaginal y la cesárea

Evidentemente, existen muchas diferencias entre ambos partos. En 2018 el porcentaje de cesáreas en España fue del 26%, cuando la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que lo ideal es que ese porcentaje no pase del 15% (en países como Argentina esa tasa es del 40%).

Evidentemente hay razones médicas que obligan a la realización de cesáreas. Sin embargo, los beneficios para el bebé, lamentablemente, no son los mismos. Y ese estudio de la revista Nature viene a subrayar otra gran diferencia: los microorganismos que recibe el bebé, según el tipo de parto.

 

El parto natural favorece la transmisión de bacterias "buenas" al bebé

 

En el estudio «Microbiota atrofiada y colonización oportunista de patógenos en el parto por cesárea», el grupo de investigadores de la University College de Londres analizó la microbiota de 596 bebés a lo largo de su primer año de vida y de 175 madres. Y hallaron diferencias entre los nacidos por parto vaginal y los de cesáreas.

En los primeros la mayoría de microorganismos procedían de la madre (bifidobacterium, bacteroides y parabacteroides), mientras que la microbiota intestinal de los segundos estaba dominada por patógenos llamados «oportunistas» asociados al ambiente hospitalario (enterococcus, enterobacter y klebsiella). Son variaciones que se han asociado a enfermedades como asma o dermatitis atópica infantil.

 

Beneficios de la lactancia nocturna

 

El estudio, además, determina que las bacterias que recibe el bebé por el canal del parto no son solo de origen vaginal (como se pensaba hasta ahora), sino que proceden también del intestino materno (presentes en la zona perineal). De modo que esta transferencia favorece que el intestino del bebé reciba esa primera hornada de microorganismos que intervendrán en el desarrollo de su sistema inmunológico, su aparato digestivo y el respiratorio.

En una cesárea esa transferencia es distinta: procede de la piel de la madre y del personal sanitario. Aumenta, por tanto, el riesgo de que la mayoría de las bacterias y microbios sean de ese ambiente hospitalario (el 80% de los nacidos por cesárea los presenta frente al 50% del otro grupo). Esta diferencia de microbiota también se ha observado en mujeres con parto vaginal a las que administraron antibióticos durante el parto y en bebés que no fueron amamantados.

 

El parto natural favorece la transmisión de bacterias "buenas" al bebé

 

Son microbios (los de ambiente hospitalario) llamados en el estudio «oportunistas»; aunque eso no significa que provoquen siempre una infección, pero disminuyen el número de bacterias comensales lo que hace más probable la proliferación de bacterias patógenas.

La investigación también plantea interrogantes

El de la University College de Londres no es el único estudio sobre este asunto. En 2019 investigadores de los Países Bajos presentaron en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas el informe Microbiome Utrecht Infant Study, en el que también se determina que existen diferencias notables entre la microbiota de los bebés nacidos por cesárea y los nacido por parto vaginal.

Los primeros presentan una microbiota menos estable y tienen bacterias intestinales potencialmente patógenas. Y esto podría ser el mecanismo que aumenta el riesgo de infecciones respiratorias. Sin embargo, tanto este como el primero, plantean interrogantes que, según sus propios impulsores, deberían ser estudiados en profundidad.

 

 

Por ejemplo, los científicos señalan que a partir del primer año de vida, la composición del microbiota de los bebes se equilibra, hayan nacido de la forma que hayan nacido. De ahí que aboguen por realizar más estudios para entender qué papel juega la modalidad de nacimiento en enfermedades como el asma, las alergias o la obesidad.

Además, habría que analizar hasta qué punto el ambiente, las condiciones de salud o la higiene pueden influir en estas patologías.

¿Hay que huir de las cesáreas?

Cuando está motivada por razones médicas, la cesárea salva vidas. Habría que plantearse, pues, si todas las cesáreas que se hacen en España responden a esas razones médicas. Hay que tener en cuenta que a las mujeres que van a ser sometidas a una cesárea se les ofrece antibióticos para prevenir infecciones postoperatorias y una dosis de ese medicamento llega al bebé a través de la placenta.

 

Cesárea

 

¿Afecta esto al microbioma del recién nacido? Los expertos reconocen que las primeras semanas de vida son muy importantes para el desarrollo del sistema inmunitario del bebé, pero también subrayan que se sabe poco de este proceso. De ahí que reclamen más estudios para averiguar si ese microbioma distinto puede provocar problemas de salud en el futuro, o para saber más sobre el papel de las bacterias intestinales en los primeros meses de vida.

Se sabe que el deterioro de la microbiota intestinal se relaciona con enfermedades como la obesidad, las inflamaciones intestinales e incluso los trastornos neurológicos. Actualmente también hay líneas de investigación abiertas en España sobre cómo los microorganismos de la microbiota pueden afectar a nuestra actividad cerebral.

La leche materna, clave en el desarrollo de la microbiota del bebé

La microbiota del bebé no se forma solo en el parto. Ahí se inicia el proceso, pero las comunidades bacterianas se van ensamblando durante los primeros años de vida. De ahí que ese ecosistema se pueda cuidar de diversas formas, entre ellas, con la lactancia materna y fomentando una alimentación variada a partir de la introducción de la alimentación complementaria después de los 6 meses de vida del bebé.

 

Aprende cómo ayudarte a ti misma y a tu bebé a superar la recuperación física y emocional del parto por cesárea con el Seminario Online «El parto por cesárea»

 

De hecho, la investigadora del CSIC Carmen Peláez cree que la alimentación es el factor «más relevante» en la implantación correcta de la microbiota; principalmente la leche materna «porque contiene componentes bifidogénicos que favorecen el desarrollo de una microbiota adecuada así como factores de protección inmunitaria».

Hasta el calostro es fundamental para el desarrollo de la microbiota intestinal, por sus características inmunitarias y su composición bacteriana. Por eso, incluso a mujeres que deciden no dar el pecho se les puede sugerir que al menos el bebé tome el calostro durante algunas tomas.

Esa es una de las razones por las que los expertos recomiendan alagar la lactancia materna en la medida de los posible; así como evitar el abuso de antibióticos durante los primeros tres años de vida (porque afectan a la microbiota de los peques).

 

Vistas totales 196 , Vistas hoy 6 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "El parto natural favorece la transmisión de bacterias "buenas" al bebé"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share via
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube