Seis tendencias en decoración Montessori que no son imprescindibles ni necesarias

La pedagogía Montessori no se basa en el diseño ni en el estilo, sino en la utilidad de sus materiales

Hoy revisamos algunas de las mayores tendencias en decoración Montessori y evaluamos su necesidad. ¿Se basan realmente en necesidades de la infancia? ¿O son tendencias que aprovechan el auge de esta pedagogía para hacernos desear cosas innecesarias?

Seis tendencias en decoración Montessori (que no son imprescindibles ni necesarias)

¿Cómo hacer una habitación Montessori? ¿Qué debe tener la habitación Montessori de un niño? Muchas familias se plantean estas dudas y se sienten confusas por la cantidad de información, a menudo comercial, que les llega a través de los comercios online y las redes sociales.

La «decoración estilo Montessori» se ha puesto de moda, pero en realidad ¿qué es la decoración Montessori? Esta pedagogía no se basa en el diseño ni en el estilo, tampoco en modas pasajeras; sino en la utilidad de sus materiales y en su funcionalidad para el desarrollo de los peques.

1. Cama estilo tipi o casita

¿Qué es una cama Montessori? La cama es uno de los elementos principales de la habitación Montessori. Las habitaciones «decoradas» según el método Montessori descartan las cunas, camas altas o camas con barrotes por restar autonomía a los niños y niñas y hacer que dependan de las personas adultas para poder subir y bajar de ellas.

Como alternativa, más respetuosa para nuestros hijos e hijas, se proponen camas a ras del suelo para que los peques se acuesten y se levanten sin necesitar la ayuda de nadie. Así que, en realidad, para tener una cama Montessori basta con colocar un colchón a ras de suelo.

 

 

Los modelos con forma de tipi o casita que abundan en el mercado son preciosos, pero bastante más costosos y su diseño no es algo necesario. Puedes colocar entre el suelo y el colchón una esterilla para aislar el colchón en los meses más fríos del año, pero nada más. 

¿Cuándo empezar a usar cama Montessori? Desde el momento en que el peque comienza a gatear y a desplazarse por sí mismo. De hecho, pueden usarse antes si el colchón es lo suficientemente bajo como para que el bebé no sufra las consecuencias de una caída si hace la «croqueta». De hecho, algunos especialistas recomiendan empezar a utilizar una cama Montessori desde que el bebé tiene dos o tres meses, pero no hay normas establecidas.

Muchas veces pensamos que la libertad de movimiento que permite una cama Montessori puede llegar a ser peligrosa para los bebés. ¡Pues no podemos estar más equivocados! La verdad es que cuanto más pequeños son, más ventajoso es para ellos estar en el suelo. Eso sí, hay que tomar ciertas precauciones, como colocar una alfombra alrededor de la cama. Así, si el bebé gatea y sale de ella, se encontrará en una superficie blanda y segura. 

 

Aprende cómo fomentar el movimiento libre en un entorno seguro para favorecer el correcto desarrollo físico de tu bebé y facilitarle un mejor aprendizaje en general con el Seminario Online «Movimiento libre»

 

2. Alfombras étnicas

El suelo cobra una importancia especial en una habitación Montessori. Este ha de ser lo más cálido posible y estar despejado para que los niños y niñas puedan gatear, desplazarse o caminar por él descalzos sin peligro. Una alfombra junto a la cama añade, como hemos comentado, un plus de seguridad a la habitación.

En Montessori también se emplean alfombras finas para delimitar la superficie de trabajo con los materiales. De esta forma los peques se centran en la actividad que están realizando, ¡pero no tiene por qué ser de estilo étnico! Esta es una tendencia de moda de influencia nórdica que no resta ni suma nada desde el punto de vista pedagógico.

Da igual el tipo de estilo que tenga la alfombra del cuarto del peque, aunque los diseños en tonos naturales son los que más se ajustan al espíritu Montessori.

 

 

3. Muebles en miniatura

Si bien los muebles de una habitación Montessori deben tener un tamaño adaptado al peque para que este pueda usarlos sin ayuda de un adulto y así ganar en autonomía, puedes emplear muebles tradicionales y adaptar los objetos y espacios que ya tenéis disponibles en el cuarto.

Por ejemplo: una estantería cualquiera bien amarrada a la pared y colocada a ras de suelo, puede servir como almacenaje perfecto de juguetes e ir transformándose a medida que el peque crezca. Una barra extra en el armario puede servirle para organizar su ropa en perchas y, más adelante, para colocar prendas de adulto, como pantalones. Unos dibujos en los cajones le pueden ayudar a identificar qué tipo de prendas están en cada lugar.

 

 

La idea es que la niña o el niño tengan todas sus cosas al alcance de su mano para que puedan disponer de ellas cuando las necesite, pero no hay un criterio único ni muebles exclusivos. Porque a ver, ¿cuáles son los muebles Montessori? No existen muebles específicos, en realidad.

Si os hace gracia que el peque tenga un armario a su medida en su cuarto, perfecto; pero unas baldas con barra y unas cajoneras vacías debidamente ancladas a la pared cumplirán la misma función. Recordad que el peque crecerá y tendréis que ir cambiando o adaptando los muebles. Al fin y al cabo, una habitación respetuosa con un niño es aquella que crece y cambia con él.

4. Materiales Montessori, de la escuela a casa

Los materiales Montessori no son en realidad juguetes, sino materiales para el desarrollo que requieren del acompañamiento de un adulto preparado. Son costosos, ya que están fabricados en materiales nobles (como la madera) para resistir el paso del tiempo, ya que fueron ideados para ser usados en un aula Montessori, por muchos niños y niñas, y durante muchos años.

 

 

Sin embargo muchas familias se preguntan en cuáles merece la pena invertir porque merece la pena tener en casa. Lo cierto es que no es necesario tener los materiales que se encontrarían en una escuela Montessori en casa. De hecho, la Guía Montessori Zazu Navarro, asegura:

«Tengo que ser sincera, no soy partidaria de tener materiales Montessori en casa. Os explico un poquito por qué: pensamos que son los materiales los que preparan al niño o la niña, pero realmente es el proceso que se sigue en el ambiente Montessori. En él, los niños y las niñas desde bien pequeños trabajan actividades de vida práctica (limpiar una mesa, trasvases en seco y/o con líquido, pelar y cortar una fruta…). Así, por ejemplo, mientras las familias creen que sus hijos e hijas están limpiando una mesa, realmente están preparando su musculatura para la escrituraOcurre lo mismo cuando hacen trasvases, preparan sus dedos para coger el lápiz». 

Es decir, contando con los peques para las actividades de la vida diaria, involucrándoles y haciéndoles partícipes, podemos conseguir los mismos resultados. Y para trabajar áreas específicas con los peques, siempre podemos fabricarlos nosotros mismos.

 

Aprende a hacer en casa y con los peques algunos de los mejores materiales Montessori con recursos sencillos y económicos, con el Seminario Online «Crea tus propios materiales Montessori»

 

5. En blanco y negro

Esta es otra tendencia nórdica que se está poniendo muy de moda, sin embargo los colores de una habitación Montessori han de ser cálidos y naturales. Así fomentan la serenidad y la armonía. Al fin y al cabo, la habitación de nuestro peque es su espacio íntimo y personal, y el niño o la niña va a pasar allí muchas horas.

 

decoración Montessori

 

6. Paredes con tapices o macramés

Otra influencia nórdica que triunfa en redes y que realmente gusta mucho por dar un toque bohemio a la habitación infantil, es la de decorar las paredes con tapices bordados y macramés. No obstante, nada tiene que ver con el método Montessori.

Este recomienda colocar láminas y espejos por las paredes de la habitación del peque, a una altura adecuada para que él/ella pueda observarlas y observarse a sí mismo. Esto estimula su creatividad y su capacidad de observación.

 

habitacion-montessori-6

 

Como veis, la decoración de una habitación Montessori no es costosa ni complicada. En realidad, se guía por el sentido práctico y la funcionalidad, en el sentido de acompañamiento a las diferentes fases del desarrollo infantil. Si tenéis dudas acerca de cómo preparar la habitación para fomentar el desarrollo de vuestro bebé o niño pequeño, podéis consultar online durante todo un mes gratis a nuestras expertas en desarrollo infantil y educación respetuosa en la Tribu CSC.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Pedagogía Montessori?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Pedagogía Montessori y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Seis tendencias en decoración Montessori que no son imprescindibles ni necesarias"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube