Entrevista a Zazu Navarro: «El mensaje social que se envía es que la infancia molesta. Las ciudades están hechas por adultos que no juegan y tienen mucha prisa. Hace falta darle valor y reconocimiento a la infancia»

Cuestionamos el comportamiento de nuestros hijos e hijas y nos olvidamos de cuestionarnos a nosotros y nosotras mismas

Zazu Navarro cree firmemente en una infancia libre de estereotipos. Es madre de un hijo y ha trabajado durante más de 10 años como Educadora Social y Educadora de Personas con Diversidad Funcional. Se formó como Guía Montessori 0-3 años, Asistente Montessori de 3-6 años y también como Educadora en Disciplina positiva.

Además es experta en TEA e impulsada por su maternidad, ha buscado incesantemente formas respetuosas de acompañar a la infancia. Como consecuencia, también ha cursado formaciones sobre el Espíritu del Clown y la Pedagogía del Juego.

También es autora del cuento Mi tutú coautora de 365 actividades para jugar sin pantallas en familia. Asimismo, su enfoque educativo vehiculizado a través del juego, la ha llevado a emprender y en la actualidad es creadora de su propia línea de materiales de juego educativos: La Tribu Encaja.

Como miembro del equipo de especialistas de Criar con Sentido Común, Zazu atiende las dudas y consultas online de las familias miembro de la Tribu CSC, desde donde presta apoyo y acompañamiento diario a todos aquellos progenitores que sienten que criar y educar desde el respeto y el cariño a la infancia, es posible.

Hoy hablamos con ella, precisamente, de crianza respetuosa.

P: Educadora Social, experta en TEA, Guía Montessori, educadora de Disciplina Positiva… y madre. ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

R: Jajaja, realmente lo primero fue ser niña y jugar mucho. La maternidad me ha dado la oportunidad de recordar precisamente esto, donde me he cuestionado muchas cosas sobre la crianza, la educación y sobre mí misma.

La maternidad me ha hecho cuestionarme muchas cosas sobre la crianza, la educación y sobre mí misma. Ha sido como meterme en una crisálida en la que no he parado de transformarme

Ha sido como meterme en una crisálida en la que no he parado de transformarme. La verdad es que no creo que sea una experta en nada, soy una humana más, perfectamente imperfecta, y me encanta aprender y compartir lo que aprendo por si puede aportar o inspirar como a mí me ha aportado.

P: ¿Qué supuso para ti convertirte en madre? ¿Tenías una idea muy distinta de lo que era la maternidad antes de serlo? ¿Crees que está idealizada?

R: Sí, tenía una idea muy diferente, bastante idealizada. De hecho me planifiqué hasta el más mínimo detalle de todo lo que iba a hacer cuando mi bebé naciera. 

La maternidad está bastante idealizada. Planifiqué hasta el más mínimo detalle y luego la vida, como siempre, viene con sorpresas

Y la vida, como siempre, viene con sorpresas, y a mí me tenía me tenía una preparada. Mi peque nació con una condición congénita y los planes cambiaron por completo. Gracias a ello, entre otras cosas, hoy estoy aquí.

P: ¿Debemos concienciar más contra el estereotipo y presión social de las madres perfectas, abnegadas, que “recuperan su figura” en tiempo récord, crían, trabajan y aún les queda tiempo para compartir en Instagram fotos de sus recetas saludables?

R: La verdad es que el modelo que existe sobre la mujer y el hombre actualmente, pienso que está obsoleto. No tiene sentido que una sociedad evolucione con nuevas necesidades y se base en ideas y «necesidades» antiguas o, incluso, artificiales.

El modelo que existe sobre la mujer y el hombre actualmente está obsoleto. Todas y todos podemos poner de nuestra parte para educar con respeto y sentido común

Creo que todas las personas podemos poner de nuestra parte para educar y acompañar con respeto y sentido común. Todas y todos sabemos que la perfección no existe, y aunque la sociedad se ha empeñado en hacernos pensar que los errores hay que pagarlos con culpa y los problemas son un fracaso, la realidad es bien distinta porque los errores nos ayudan a aprender y los problemas nos ofrecen oportunidades para crecer.

La perfección no existe, y aunque la sociedad se empeñe en hacernos pensar que los errores hay que pagarlos con culpa y los problemas son un fracaso, los errores nos ayudan a aprender y los problemas nos ofrecen oportunidades para crecer

P: ¿Nos cuestionamos más ahora la manera de hacer las cosas con nuestros hijos-as o aún falta consciencia o atrevimiento para tomar nuestras propias decisiones y criar y educar a nuestra manera, sin patrones adquiridos?

R: Creo que es un camino largo, muchas veces cuestionamos el comportamiento de nuestras criaturas y nos olvidamos de cuestionarnos a nosotros y nosotras mismas.

Cuestionamos el comportamiento de nuestros hijos e hijas y nos olvidamos de cuestionarnos a nosotros y nosotras mismas

La educación ha ido pasándose de generación en generación y cada uno y cada una de nosotras tenemos nuestra propia mochila de vida con nuestros aprendizajes de infancia, patrones y automatismos que van a ser muy difíciles de eliminar.

Tenemos nuestra propia mochila de vida con nuestros aprendizajes de infancia, patrones y automatismos que son difíciles de eliminar, pero esto es como ir al gimnasio: cuanto más practicas, más te entrenas y más notas los resultados

Esto es como ir al gimnasio, cuanto más practicas, más te entrenas y cada día vas notando más los resultados en ti. Y este gimnasio no es fácil encontrarlo. No todas las personas tienen la oportunidad de tener una Tribu en la que apoyarse.

P: ¿Alguna vez has sentido que nadabas a contracorriente?

R: Sí, a menudo, jajaja.

P: En la maternidad y en la paternidad, ¿nos falta humildad, honestidad y espíritu crítico para asumir los errores de nuestras decisiones?

R: Creo que las personas que están aquí, que leen Criar con Sentido Común, quieren hacerlo lo mejor posible y se esfuerzan, la cuestión es que a veces no tenemos las «herramientas» necesarias para desprendernos de esos patrones que hemos adquirido en la infancia y necesitamos apoyo, ayuda. Y lo que creo que nos falta a las personas adultas es más humor, más juego y menos seriedad en las cosas que hacemos.

A las personas adultas nos falta más humor, más juego y menos seriedad en las cosas que hacemos

P: En tu opinión, ¿cuáles son los retos principales que tenemos las familias a la hora de criar y educar hoy en día?

R: Creo que los retos no han cambiado mucho a lo largo de la historia, al fin y al cabo somos seres sociables y lo que buscamos es mejorar nuestra vida en comunidad, ya sea dentro de casa o fuera. La cuestión es cómo queremos mejorarla.

Lo fácil es quedarnos como estamos, con nuestros patrones y nuestros automatismos. Intentar mejorar para evolucionar hacia caminos más respetuosos, buscar el cambio, es lo difícil

Lo fácil es quedarnos como estamos, con nuestros patrones, con nuestros automatismos, con la educación que recibimos. Lo difícil es cambiar todo esto, el intentar mejorar para no repetir la historia y de verdad evolucionar hacia caminos más respetuosos.

P: Montessori y Disciplina Positiva, ¿van de la mano? En tu experiencia profesional y como madre, ¿cuál de las dos herramientas pedagógicas te ha resultado más útil para criar y educar con respeto?

R: María Montessori y Alfred Adler (de quien se inspira la Disciplina Positiva) fueron contemporáneos, quién sabe si igual se conocieron y mantuvieron una interesante conversación. Creo que la educación Montessori se fusiona muy bien con la Disciplina Positiva. Yo veo que María Montessori se centró mucho más en el ámbito escolar y Alfred Adler en la comunidad. La cuestión es que ambos querían una sociedad mejor y formularon sus observaciones y reflexiones y las compartieron con el mundo.

Creo que la educación Montessori se fusiona muy bien con la Disciplina Positiva. Ambas buscan una sociedad mejor

Realmente no veo las pedagogías activas como algo blanco o negro. No me posicionaría en una u otra. Me gusta la idea de poder enriquecernos de todas las que tienen en cuenta a la infancia y transformarlas en la nuestra, la de nuestra familia, porque lo que le sirve a una familia puede que no le sirve a otra.

Las pedagogía activas pueden fusionarse para enriquecernos y transformarse en nuestra propia, porque lo que le sirve a una familia puede que no le sirve a otra

P: Te gusta mucho vehiculizar la enseñanza a través del juego. En tu experiencia, ¿es la mejor forma de enseñar valores de vida a nuestros-as hijos-as y reforzar los vínculos con ellos-as? ¿Qué mensaje principal sobre la educación quieres transmitir de esta manera?

R: Pienso que el juego es el lenguaje de la infancia. Entonces, considerando esto, si yo me voy a otro país y quiero que me entiendan me esforzaré en aprender ese idioma, porque sino posiblemente no lleguemos a conectar y existan malentendidos. Creo que con nuestras hijas e hijos es un poco igual.

El juego es el lenguaje de la infancia

Cuando tenemos un peque es como si nos hubiéramos trasladado a otro país donde tenemos no que aprender, porque ya la aprendimos hace tiempo (en nuestra infancia), sino más bien recordar y practicar el idioma, en este caso el del juego. Y cuando hablo del juego, para mí el juego engloba muchas cosas, desde humor, risa, creatividad, espontaneidad, improvisación.

El juego engloba muchas cosas: aprendizaje, humor, risa, creatividad, espontaneidad, improvisación…

El mensaje sería que las personas adultas debemos ser menos serias y más jugonas. Porque cuando estamos en un estado de juego somos menos exigentes, no personalizamos tanto las cosas, somos más creativos, más risueños, más empáticos, no nos enfocamos en el resultado sino en el proceso. Y todo esto hace posible conectar con nuestras criaturas.

El juego hace posible conectar con nuestras criaturas

P: ¿Qué fue lo que te enamoró de la pedagogía Montessori y de la Disciplina Positiva, y qué te convenció de ambas para pensar que era así como querías criar a tu hijo? ¿Qué destacarías de ellas?

R: A mí me enamora la infancia. La educación Montessori y la Disciplina positiva han sido como un puente para conectar con ella. Ambas muestran la importancia de considerar a la infancia parte de esta sociedad y no ciudadanos de segunda.

La educación Montessori y la Disciplina positiva son un puente para conectar con la infancia. Ambas consideran a la infancia parte de esta sociedad y no ciudadanos de segunda

Y ahora que estoy transitando este puente he descubierto que hay muchas formas bonitas de acompañar a la infancia a través del respeto, no solo la Disciplina Positiva o la Educación Montessori. Hay mucho más que como madres y/o padres podemos descubrir en nuestro máster de ma-paternidad.

P: Tanto la filosofía Montessori como la Disciplina Positiva se centran mucho en el concepto de autonomía personal. ¿Por qué un niño autónomo? ¿Qué cosas podemos cambiar en casa para mejorar la autonomía de los niños?

R: Una persona autónoma es capaz de construir su propia vida sin sentirse manipulada, siendo capaz de tomar sus propias decisiones. ¿Por qué los niños y las niñas no pueden tener este derecho si son personas? La cuestión es que la autonomía va evolucionando como lo hace nuestro cuerpo.

Una persona autónoma es capaz de construir su propia vida y tomar sus propias decisiones. ¿Por qué los niños y las niñas no pueden tener este derecho si son personas?

Un bebé al principio no tendrá control de su cuerpo pero luego, poco a poco, descubre que puede mover sus manos, sus pies y que tiene el control sobre ellas. Entonces aprende a gatear y a caminar, y este hito le hace un poco más autónomo. Conforme pasa el tiempo ocurren otras circunstancias en la vida de nuestros peques que, si sabemos acompañarlas, les ayudaremos a crecer poco a poco en un grado más de autonomía, y potenciaremos su autoestima.

Si sabemos acompañarlas, ayudaremos a nuestros peques a crecer poco a poco en un grado más de autonomía, y potenciaremos su autoestima

En casa podemos cambiar muchas cosas, solo tenemos que sentarnos en el suelo, mirar desde su altura y ver las dificultades que tiene nuestro hogar para adaptarlo mejor a su altura. Porque el hogar es de toda la familia, nadie debería sentirse excluido en su propia casa.

Tenemos que sentarnos en el suelo, mirar desde su altura y ver las dificultades que tiene nuestro hogar para adaptarlo mejor a su altura. Porque el hogar es de toda la familia, nadie debería sentirse excluido en su propia casa

P: ¿Crees que vivimos en una sociedad adultocentrista que deja de lado a los niños? ¿Nos falta poner en valor a la infancia, poner el foco en ella, y fomentar el respeto y el reconocimiento a la importancia de los primeros años de vida?

R: Sí, lo veo cuando salgo a la calle, cuando voy a la ciudad, cuando iba a comer fuera de casa, cuando visitaba otra comunidad. Parece que el mensaje social que se envía es que la infancia molesta.

El mensaje social que se envía es que la infancia molesta. Creo que las ciudades están hechas por adultos que no juegan y tienen mucha prisa. Hace falta darle valor y reconocimiento a la infancia

Creo que las ciudades están hechas por adultos que no juegan y tienen mucha prisa. Y que por supuesto la infancia debería participar activamente dando ideas, propuestas… Lo cierto es que sí nos hace falta darle valor y reconocimiento a la infancia.

P: Dicen que los hijos son nuestros mayores maestros. Tú que crees: ¿nos educan más ellos a nosotros que nosotros a ellos?

R: Sí, creo que lo son. Creo que gracias a ellos aprendemos a ser mejores personas.

Gracias a los-as hijos-as aprendemos a ser mejores personas

P: Si volvieras a empezar desde cero, ¿qué errores de los cometidos evitarías volver a cometer?

R: Los tendría que volver a cometer todos otra vez, porque sin todos esos errores no habría aprendido lo que he aprendido hasta ahora y tampoco seguiría haciéndolo cada día. Así que habrá que darles la bienvenida.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Criar con respeto?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Criar con respeto y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Entrevista a Zazu Navarro: "El mensaje social que se envía es que la infancia molesta. Las ciudades están hechas por adultos que no juegan y tienen mucha prisa. Hace falta darle valor y reconocimiento a la infancia""

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube