BLW: Incluir huevos en el desayuno de los niños, ¿es buena idea?

El huevo es una buena fuente de nutrientes y proteínas, y a los peques les suele gustar mucho

Somos seres “de costumbres”, y además recibimos constantemente anuncios publicitarios que nos recuerdan que un desayuno debe constar de leche, cereales o tostadas con mantequilla y mermelada, o chocolate, galletas… Y, por supuesto, ¡un zumito! Pero la realidad es bien distinta. Para desayunar podemos tomar lo que queramos, lo que nos apetezca, si es saludable. Entonces, ¿podemos incluir huevos en el desayuno de los niños?

Huevos en el desayuno: ¿sí o no?

No hay ninguna hora establecida para los alimentos. Se pueden merendar verduras y almorzar lácteos y cereales. Y hoy queremos hablaros sobre incorporar al desayuno de los niños y niñas un alimento: el huevo. ¿Es recomendable? ¿Le gustará? ¿Cómo puedo dárselo?

Seguro que si habéis viajado a Inglaterra, o aquí mismo en los hoteles con english breakfast, os ha parecido curioso y hasta divertido eso de desayunar huevo a la plancha o revuelto. Pero ¿se te ha ocurrido incorporarlo a tus mañanas habitualmente?

 

Huevos desayuno

 

Pues es una estupenda opción. ¡Una opción más, de las muchas que hay! Porque no debemos limitar los desayunos a lo de siempre, ya que podemos caer en lanzarnos a por los ultraprocesados llenos de azúcares para variar un poco. Además, ¡a los peques les encanta!

Huevos en el desayuno de los niños: desde los seis meses

Antes se retrasaba hasta los nueve u once meses de edad la introducción del huevo, por miedo a una reacción alérgica. Pero ya sabemos que es justo al contrario: no debemos retrasar los alimentos potencialmente alergénicos porque si lo hacemos, aumentan las posibilidades de causar reacción. Así que, desde el momento en el que comencéis con la alimentación complementaria, podéis ofrecerle el huevo a los y las peques.

 

desayuno-blw-2

 

La manera de empezar a comer huevo también ha sufrido variaciones en los últimos años. Es conocida la recomendación de ir aportando cada día un cuarto de yema, luego la mitad, después un cuarto más… y lo mismo con la clara posteriormente. Pero la evidencia ha actualizado las indicaciones.

Si en la familia hubiese un antecedente directo (mamá, papá…) con alergia al huevo, lo más prudente sí sería darle la yema y la clara por separado (aunque no hace falta que sea en cuartos).

Si, por el contrario, no hay precedentes de alergia en casa, se les puede ofrecer el huevo completo. Eso sí, siempre bien cocinado. Y debemos esperar durante dos o tres días antes de incorporar otro alimento nuevo, para darle margen a una posible reacción alérgica. 

Cantidad diaria recomendada

Otro de los mitos que se han desmentido en torno al huevo, es que no se podía consumir a diario porque aumentaba los niveles de colesterol en sangre. Realmente contiene una importante cantidad de colesterol (unos 200mg/unidad), pero diversos estudios han demostrado que no eleva el riesgo de enfermedades cardiovasculares en personas sanas.  Así que es un alimento realmente saludable y muy nutritivo.

Aunque, como con casi todo, no es bueno abusar y superar la cantidad diaria recomendada. El huevo contiene mucha proteína de origen animal, y si la tomamos en exceso se pueden sobrecargar los órganos. Por lo que es especialmente importante controlar su consumo en bebés, niños y niñas.

 

Desayunar huevo

 

Entre los seis y los doce meses de edad podrían tomar 1 huevo pequeño, unos 25 gramos de cerdo, ternera o pollo, o un poquito más si es pescado, al día. Entre doce meses y los tres años, la cantidad recomendada de proteína animal al día, sería un huevo mediano o grande, unos 45 gramos de carne o 65 gramos de pescado. Estas porciones son aproximadas, y deben ir aumentando de manera progresiva.

Por lo tanto, el día que les demos un huevo para desayunar por ejemplo, ya no deben ingerir más proteínas. Aunque también podemos dividir estas cantidades y ofrecer tanto carne, como pescado o huevo. 

Cómo preparar el huevo para el desayuno

La opción más sencilla es cocinar un huevo cocido y ofrecerlo tal cual. Cortado por la mitad si el peque se está iniciando en el BLW. Seguro que mancha lo justo, es fácil y rápido de preparar y de comer, y además le aporta energía para empezar bien el día. 

Si preferimos hacerlos pasados por agua (es decir, con poca cocción), mejor esperar hasta los cuatro o cinco años de edad. Como decimos, es importante que estén bien cocinados hasta que su sistema inmune esté mejor desarrollado y prevenir así, por ejemplo, una infección por salmonela. A partir de esa edad pueden tomarlo, con un poquito de pan integral para mojar. ¡Y está buenísimo!

 

Huevos desayuno

 

También se pueden preparar a la plancha, mejor que fritos, así evitamos el exceso de aceite. Lo acompañamos de pan, o de fruta, con un poquito de queso… En tortilla tenemos infinidad de opciones para variar, porque se le puede añadir de todo. La típica tortilla francesa, con espinacas, con queso, champiñones, calabacín, guisantes, etc. ¡Todo eso es una buena idea para el desayuno!

Y por último está el socorridísimo revuelto. Porque aunque sea el mismo alimento, ¿a que no sabe igual si está cocinado de diferentes maneras? Pues los huevos revueltos se pueden tomar también con un poco de pan, con tomate (no frito), con aguacate…

 

Descubre muchos más desayunos saludables, de la mano de la nutricionista Natalia Moragues, en el Seminario Online «Desayunos saludables»

 

Por supuesto, es posible añadir el huevo en muchas otras recetas. Desde las famosas tortitas de avena y fruta, pasando por los bizcochos caseros (recordad que aunque usemos harinas integrales y nada de azúcar, no deben tomarlos a diario), galletas, magdalenas… e incluso muffins salados. La Tribu CSC también es una fuente de sabiduría sobre qué y cómo ofrecer a los alimentos a los peques cuando se nos agotan las ideas.

Para contabilizar la proteína que toman al día debemos tener en cuenta que si, por ejemplo, usamos dos huevos al preparar todo un bizcocho del que se van a comer un trocito… la cantidad de huevo total que toman es poquísima. Así que se podría añadir al menú de la jornada un poco de carne o pescado.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Alimentación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Alimentación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

1 comentarios en "BLW: Incluir huevos en el desayuno de los niños, ¿es buena idea?"

  1. Yo desayunaba horno revuelto encima de una tostada de pan antes de ir al instituto.
    Mis sobrinas, los viernes (día de almuerzo libre), llevan un trozo de tortilla de patatas casera.
    Mis hijos no son muy amigos del huevo aunque los añado en muchas elaboraciones.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube