“¿Harías algo diferente si tuvieras otro bebé?”: Así quieren las mujeres que sea su parto cuando ya tienen experiencia previa

Más de 6.000 mujeres contaron a un grupo de investigadores lo que querían para su próximo embarazo y parto. Esto es lo que dijeron

Muchas mujeres quieren un tipo diferente de embarazo y parto la próxima vez. Quieren ver a las mismas parteras en todo momento y elegir dónde dan a luz. Y, cuando llegue el momento, quieren un parto vaginal, con menos intervención.

Esto es lo que dijeron miles de mujeres australianas cuando un grupo de investigadoras de la Escuela de Enfermería y Obstetricia de la Universidad Western Sydney les preguntó si harían algo diferente si tuvieran otro bebé en 2021, cuando llevaron a cabo el estudio nacional sobre experiencias de parto más grande de Australia. Como parte del mismo, les preguntaron a las mujeres: “¿Harías algo diferente si tuvieras otro bebé?”.

Un total de 6.101 mujeres dejaron comentarios. Más del 85% de las mujeres dijeron que harían las cosas de manera diferente la próxima vez. Los hallazgos han sido publicados en el British Medical Journal Open.

¿Por qué son importantes las experiencias del nacimiento?

Se ha demostrado que muchas mujeres que reflexionan sobre su experiencia del embarazo y el parto desearían haber tomado decisiones diferentes y haber tenido una experiencia más positiva para recordar.

Una experiencia de parto negativa puede provocar un trauma en el parto y un trastorno de estrés postraumático.

Algo de esto puede ser inevitable, como cuando surgen situaciones de emergencia durante el parto. Pero la evidencia nos dice que el trauma también puede estar relacionado con la forma en que se respeta, informa y cuida a las mujeres.

 

Sana las heridas emocionales y cura las secuelas del parto traumático con el Seminario Online “El parto traumático”
Te ayudamos a prevenir y/o sanar la herida emocional del parto traumático con recursos y herramientas útiles para entender en qué consiste y detectar su sintomatología en el Seminario Online “El parto traumático”

 

Una atención humanizada y basada en evidencia

De forma general, lo que los investigadores australianos descubrieron es que las mujeres piden una atención de maternidad humanizada y basada en evidencia.

“Así que es hora de actuar si queremos evitar el tipo de experiencias destacadas durante el actual Comité Selecto de Trauma del Nacimiento de Nueva Gales del Sur“, escriben las investigadoras.

“Esperamos que finalmente se escuchen las voces de las mujeres”

“Con evidencia de más de 4.000 presentaciones, esto nos recuerda que a menudo les fallamos a las mujeres durante una de las experiencias más vulnerables, pero potencialmente transformadoras, de sus vidas. Esperamos que finalmente se escuchen las voces de las mujeres“.

Estos son los temas que destacaron las mujeres:

La próxima vez estaré mejor informada

El grupo más grande de comentarios (39,2%) provino de mujeres que querían evitar que se repitiera su experiencia anterior de embarazo y parto. Querían defenderse mejor, estar más informadas sobre sus elecciones y evitar ciertas intervenciones en el parto.

Por ejemplo, hubo más de 500 comentarios de mujeres que intentarían evitar que su próximo parto comenzara manualmente, lo que se conoce como inducción del parto. Una mujer de Australia Occidental, que terminó teniendo una cesárea, dijo: “Optaría 100% por no realizar ninguna inducción. Creo que es la razón que me llevó a una cesárea”.

 

Así quieren las mujeres que sea su parto

 

Australia tiene una alta tasa de inducción, especialmente para las mujeres que tienen su primer bebé (tasa de parto inducido del 41% para las mujeres que tienen su primer bebé). Los estudios muestran que las mujeres sienten que no están adecuadamente informadas sobre el proceso de inducción y que no se les da opción u opciones alternativas.

También se ha demostrado que una inducción del parto puede conducir a más intervenciones médicas. Las altas tasas de intervención médica, como la inducción, pueden provocar peores resultados maternos y neonatales cuando se usan en exceso (y sin necesidad, en muchos casos).

Un parto vaginal y en casa

Esta fue la segunda categoría más grande (28,5% de los comentarios). Aquí, la mayoría de las mujeres dijeron que querían que su próximo parto fuera vaginal (1.735 comentarios) y solo algunas optarían por una cesárea (438 comentarios). De las mujeres que deseaban un parto vaginal, 1.021 comentarios se referían a querer el próximo parto en casa (lo cual dice mucho de la opinión que les merece el trato recibido en los centros sanitarios).

Más y mejor apoyo: Respeto a sus elecciones y deseos

Las mujeres también dijeron que querían estar mejor preparadas y tener un mejor apoyo (una pareja más comprensiva, contratar una doula, elegir a su proveedor de atención médica, etc.).

Alrededor del 17,8% de todos los comentarios, el siguiente grupo en importancia, identificaron un modelo específico de atención a la maternidad: las mujeres querían acceder a un modelo más solidario que respetara sus elecciones y deseos.

 

Así quieren las mujeres que sea su parto

 

La mayoría de las mujeres de este grupo deseaban “continuidad de la atención de partería. Aquí es donde las mujeres son atendidas por 1 ó 2 parteras durante el embarazo, el parto y el posparto.

“Es muy importante para mí que la próxima vez tenga un proveedor de atención en quien confíe plenamente, que comprenda bien mis preferencias en el parto y que sé que será un firme defensor de mí y que me alentará, empoderará, apoyará y creerá en mí y en mi capacidad de dar a luz a mi bebé, manifestó una de las mujeres encuestadas.

En Australia, la continuidad de la atención de partería está disponible actualmente en muchos hospitales públicos y algunas mujeres acceden a este tipo de atención también a través de parteras privadas que cobran una tarifa (en algunos casos, los seguros médicos efectúan reembolsos) y pueden ayudar a las mujeres a tener partos en casa. Pero en general, el acceso a la continuidad de la atención de partería todavía es limitado y se reserva temprano, lo que significa que muchas mujeres se lo pierden, especialmente si viven en regiones regionales o remotas.

Un mejor acceso a los servicios de maternidad

Este grupo de comentarios (2,9%) incluía comentarios de mujeres de zonas regionales y remotas de Australia. Estas dijeron que desearían tener acceso a más servicios de maternidad locales y un acceso equitativo a modelos que ofrezcan continuidad de la atención y parto en casa, como las parteras privadas.

“Si alguna vez volviera a quedar embarazada, me mudaría a un pueblo más grande. La atención obstétrica en el monte es muy escasa. Las mujeres rurales como yo tenemos suerte de incluso estar vivas después de nuestra experiencias, manifestaba una mujer de un pueblo remoto de Nueva Gales del Sur.

 

Así quieren las mujeres que sea su parto

 

Con el cierre de muchas unidades de maternidad en áreas rurales y remotas, las mujeres rurales se ven obligadas a viajar grandes distancias y tienen menos opciones de atención de maternidad que las mujeres que dan a luz en las ciudades.

“No quiero cambiar nada”

Alrededor del 10,2% de los comentarios procedían de mujeres que no querían cambiar nada la próxima vez. De entre ellas, poco menos de la mitad (47%) eran de mujeres que recibieron continuidad de la atención de partería. Esto es significativo, ya que la continuidad de la atención de partería solo representa el 15% de los modelos de maternidad en Australia.

¿Cómo hacer que el parto sea más fácil?: Hacia una experiencia de maternidad más positiva y un parto y nacimiento respetados

“El concepto ‘parto respetado’ no debería existir porque no debería haber otra opción. Todos los partos deberían ser respetados“, explica la matrona de Criar con Sentido Común, Sara Caamaño, en esta entrevista.

“Mucha gente piensa que un parto respetado tiene que ser uno sin epidural, en la bañera, sin intervención…y no es así. Que un parto sea medicalizado o necesite intervención, no significa que no sea respetado. Son dos conceptos diferentes”.

 

Nacimiento y parto respetados sin separación entre madre y recién nacido

 

Según la matrona, incluso las cesáreas pueden ser respetadas, humanizadas y pro-vínculo.

“No podemos asegurar que todos los partos vaginales van a salir bien, el parto respetado no se trata de eso. Cuando se desvía de la normalidad, el respeto y el trato hacia la mujer es si cabe, más importante aún. Que se sienta la protagonista de su proceso va a cambiar muchísimo la forma en la que lo viva y lo recuerde. Hay mujeres que han tenido partos muy complicados y que no lo recuerdan como algo traumático porque se sintieron arropadas y bien tratadas e informadas en todo momento. Con las cesáreas es lo mismo.

Lo básico en estos casos es que la mujer pueda estar acompañada y, sobre todo, que no la separen de su bebé salvo motivo de fuerza mayor. No hay ningún motivo importante, más allá del estado de salud de madre/bebé que justifique esa separación. Es cuestión de voluntad del equipo y de la organización del hospital. Y permanecer juntos es lo suficientemente importante para ambos (a nivel de salud física y emocional), como para hacer ese esfuerzo logístico”.

 

¿Qué hacer en caso de una hemorragia postparto?

 

La propia OMS ha hecho recomendaciones para que algunas de las prácticas que deshumanizan un parto cesen. Sin embargo, se siguen repitiendo porque cuesta desbancar viejas costumbres y a los sanitarios todavía no se les forma para tener una relación horizontal con el paciente.

Un parto respetado es aquel donde se respeta a la mujer, a su bebé (nacimiento respetado), sus tiempos, sus derechos, sus necesidades, sus preferencias y, en el que cuando algo no va todo lo bien que debería, se informa y se consensúa el procedimiento a seguir (siempre que haya tiempo para ello y no un riesgo vital, en cuyo caso, la explicación debería venir después).

En un parto respetado se cuida a la mujer, a la familia en todos los aspectos: su intimidad, sus emociones… y se asiste en base a la a evidencia científica actual y no de forma mecánica, explica la profesional.

 

Problemas durante el parto: Cuales son los más frecuentes

 

Según Caamaño, cada proceso es único y es necesario escuchar a cada mujer.

“Necesitamos darle el acompañamiento necesario al nacimiento, con rigor científico, por supuesto, desterrando los procedimientos que han quedado obsoletos, pero también con cercanía y forjando una relación con la mujer basada en la confianza mutua y en la toma de decisiones conjunta.

Tenemos que desterrar de una vez la imagen del sanitario como figura de autoridad porque entonces la relación ya no es horizontal. Y menos durante el embarazo, parto y postparto donde la mujer suele estar mucho más vulnerable”, añade la experta.

Hacer episiotomía por rutina o cuando no está indicada, inducir un parto sin necesidad, no respetar la intimidad ni el ambiente durante el proceso, marcar tiempos poco realistas, dirigirse hacia la mujer o la familia de forma brusca y sin tener en cuenta sus preferencias, realizar procedimientos sin informar o infantilizar a la mujer, son ejemplos que nuestra profesional expone.

 

Aprende qué técnicas pueden ayudarte a gestionar el dolor durante el parto con el Seminario Online “El manejo del dolor en el parto”

 

Además, todo ello no afecta solo a la madre, sino que también puede afectar a la salud del bebé en varios aspectos. No en vano, el vínculo madre bebé se crea mucho antes del parto.

“Por ejemplo, cuando no se respeta el momento del piel con piel, sabemos que los bebés tienen mayor riesgo de hipoglucemia y se adaptan peor a la vida extrauterina. O cuando, por ejemplo, no se respeta el corte fisiológico o al menos tardío del cordón, estamos aumentando el riesgo de anemia de ese bebé y no le dejamos recibir sus células madre que van a tener una función reparadora en su cuerpo”, explica Caamaño.

Y es que el nacimiento respetado empieza por un parto respetado.

Si tienes alguna duda, quieres más información o necesitas asesoramiento profesional para realizar un plan de parto y nacimiento, en la Tribu CSC puedes consultar online a nuestro equipo de expertos/as en salud materno-infantil, educación positiva y crianza respetuosa. Entre ellos/as se encuentra la matrona Sara Caamaño y la psicóloga perinatal Mamen Bueno.

Podéis descargar gratis la app de Criar con Sentido Común tanto para plataformas Apple como para plataformas Android, y tenéis una semana gratis para probar todas las ventajas de la membresía a la Tribu, realizar todos los cursos online disponibles y consultar a nuestros/as especialistas.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Parto?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Parto y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en ""¿Harías algo diferente si tuvieras otro bebé?": Así quieren las mujeres que sea su parto cuando ya tienen experiencia previa"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube