Cómo la episiotomía cambió mi vida

Me robaron el placer y las ganas de tener otro hijo

8 comentarios en "Cómo la episiotomía cambió mi vida"

  1. En mi parto no sufrí una episiotomía, pero si un desgarro bastante grande, y también lo pase bastante mal con el dolor, no podía andar bien, y dolor en las relaciones. Mi matrona me decía que todo iba bien pero yo sabía que no. Afortunadamente encontré una fisioterapeuta del suelo pélvico que, literalmente, me salvó. Apenas tengo ya secuelas y me enseñó los ejercicios de Kegel y los hipropesivos, que también son buenos para él suelo pélvico, además de para el abdomen.
    Animo a todas las mujeres que hayan dado a luz y que hayan sufrido una episiotomía o desgarro a acudir a este tipo de profesional, me parece totalmente necesario, e incluso estando embarazadas que vayan, les puede ayudar a evitarlo en el parto.
    Ojalá en la seguridad social, ginecólogos, matronas, etc lo recomendarán y así ahorrarían dolor, malestar y se sufrimiento.

    • Sí, Trini, hacen una labor imprescindible en muchos casos y con muy poca difusión y ninguna cobertura en la sanidad pública. Por eso es tan importante difundir la información. Me alegro de que tú también hayas recuperado calidad de vida después del tratamiento. Un saludo.

  2. Hola!! Me informaré mejor sobre esto, yo sigo con dolores en esa parte de la cicatriz 21 meses después… La ginecologa me dice (o decia porque hace tiempo que no voy) siempre lo mismo, que está todo bien, que puede ser algo psicologico porque me entra miedo y tenso la zona… Pero yo se que no es así, me había resignado, pensando que es lo que hay, ya se pasará con los años, o no, mientras tanto las ganas de tener relaciones cada vez son menos. Es verdad que cuando más duele son los primeros minutos de la penetracion, luego se reduce bastante, aun así, saber que me va a doler esos minutos me hace tener pocas ganas, luego también se queda la zona dolorida… Es un rollo. Después de leerte y ver que no es algo tan raro (que es lo que me dan a entender en consulta) investigare sobre el tema y vere si puedo buscar otro tipo de asesoramiento. Gracias.

  3. Me ha parecido que estaba leyendo mi historia! Brutal! Estoy a 17 meses de mi episiotomia y aún no estoy recuperada del todo. Podría haberlo escrito yo misma, gracias!

  4. La capacidad del cuerpo para sanar es asombrosa, lo difícil es encontrar a los profesionales adecuados. Fisioterapeutas del suelo pélvico deberían estar en todos los paritorios y plantas de maternidad. Si así fuera en muchos casos no sería necesario “reparar” porque se evitarían las malas prácticas. Y no hablo sólo de episiotomías, la maniobra de Kristeller totalmente desaconsejada por la OMS por ser peligrosa para la madre (desprendimiento de placenta, prolapso uterino…) y para el bebé (anoxia, traumatismos) sigue practicándose en nuestros hospitales. La lucha por los derechos de la mujer abarca muchos ámbitos pero el de una asistencia digna en el parto debería ser un objetivo primordial.

    • Así es, Ana. Hay mucho camino por hacer aún. Es importante que salgamos del silencio para que se sepa que este tipo de prácticas tienen consecuencias graves sobre nuestras vidas y las de nuestros bebés. Gracias por tu comentario.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *