• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

La sexualidad en el posparto I

Cómo es la sexualidad cuando llegan los hijos

Cuando nos convertimos en mamás y papás cambian muchas cosas en nuestras vidas. De hecho, se pone todo patas arriba y necesitamos cierto tiempo para reorganizar la nueva situación.

Quizá intuimos ese gran cambio y sobre todo pensamos en cosas como la falta de sueño, las preocupaciones sobre la salud de los cachorros, que vamos a destinar menos tiempo al nuestras actividades de ocio… incluso hay quien es consciente de que la esfera sexual de la pareja se va a ver “tocada”, pero no es hasta que ocurre que tomamos consciencia de lo profundo que puede llegar a ser ese cambio.

“La cuarentena”

Es ese famoso periodo tras el parto que clásicamente se espera a retomar las relaciones sexuales de la pareja. En realidad este tiempo se destina a la reparación del útero que vuelve a su ser, a cicatrizar la herida que ha quedado tras desprenderse la placenta y a una recuperación física general.

La mujer va adaptándose al cuidado de su bebé y con el paso de los días se va sintiendo más cómoda y segura, pero no nos engañemos, ese confort emocional no está garantizado en 40 días, como tampoco el descanso reparador de dormir varias horas seguidas (algo que puede tardar en llegar muchos meses).

 

La educación sexual en los niños empieza el día que nacen. Descubre cómo en este Seminario online.

 

Biológicamente estamos preparadas para centrarnos en el cuidado del nuestro bebé al 100%, lo que conlleva un interés muy bajo en la sexualidad, y aunque se haya establecido la cuarentena como el pistoletazo de salida para retomar el coito, las mujeres pueden no sentirse aún preparadas en ese plazo. Cabe mencionar que habrá mujeres que sí se sientan con ganas de retomar su sexualidad antes de esa fecha.

Más allá de los cuarenta días

En la vida nuestra atención se va centrando por prioridades; según lo que nos va pasando dedicamos más tiempo a aquello que más nos preocupa y menos a cosas que consideramos menos importantes o trascendentes en ese momento.

Está claro que la prioridad de la pareja se va a enfocar en el bienestar del más pequeño y se demuestra en el día a día, porque incluso disminuimos nuestras propias necesidades por ellos durmiendo menos o posponiendo las horas de las comidas.

Obviamente, la sexualidad no está en ese momento entre las necesidades básicas y primaremos el tiempo disponible para dormir, descansar, comer o realizar algunas tareas básicas de intendencia doméstica.

Por eso muchas mujeres no notan una activación de su libido, porque se junta lo biológico con el cansancio, y el cambio de prioridades que dejan bajo mínimos el deseo sexual.

En el caso de las parejas es más variable, porque es cierto que biológicamente tienen unos cambios al nacer sus bebés que hacen que el sexo quede en un segundo plano, pero dura menos tiempo que a la mamá que ha dado a luz y el cansancio y la falta de sueño varía en función del ritmo de la criatura y de si hay más [email protected]

Miedo a retomar las relaciones

Es fundamental que una mujer sepa que es normal tener miedo a retomar un coito. Esto es muy habitual tras un parto vaginal y también tras una cesárea. Se han “movido” muchas cosas durante el embarazo y el parto como para que nos planteemos que algo se pueda “descolocar” o pueda doler en el momento de la relación sexual.

De hecho, la realidad es que un porcentaje alto de mujeres sienten alguna molestia o dolor con la primera penetración, lo que puede conllevar a un mayor miedo posterior e incluso a vaginismos que impidan el coito sin dolor.

Tocarse antes

La primera que debe acercarse a sus genitales es la propia mujer. Puede ser con un espejo y a través de sus manos para reconocerse y sentirse; de esta forma podrá detectar los cambios que se han producido y retomar el contacto con su periné de una forma tranquila.

 

 

Después de esto es interesante tratar el suelo pélvico con masaje perineal, lo que nos permite trabajar la zona genital suavemente sobre todo si se notan zonas doloridas o tensas puesto que el propio masaje es un tratamiento para aliviar esas tensiones y mejorar la elasticidad. Un abordaje con un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico también es útil para la recuperación.

Primeros encuentros

Como matrona, suelo proponer evitar penetración en las primeras relaciones, para que la mujer se sienta más cómoda. El saber de antemano que no es esa la finalidad del encuentro provoca un relax que ayuda a disfrutar del momento.

¿Por cuánto tiempo mantenemos esta medida? Todo el necesario para la mujer. Hasta que ella sienta que es el momento, no debería haber una penetración.

Cuando ella sienta que desea avanzar se pueden usar lubricantes hidrosolubles que proporcionen unas condiciones de mayor lubricación, puesto que a veces hay mujeres que notan cierta sequedad en relación a cambios hormonales durante la lactancia materna o simplemente les genera una mayor confianza.

Pero en realidad lo ideal es que haya suficientes preliminares como para que la mujer pueda producir su propia lubricación.

Método anticonceptivo

Se suele hablar de las alternativas en las consultas posparto con la matrona y con ginecología. Hay diferentes métodos y habrá de adecuarlo a las necesidades de cada mujer. Es interesante tenerlo previsto aunque se vea lejana la posibilidad de tener un encuentro sexual, por lo menos tener un preservativo a mano por si acaso.

¿Qué es en realidad la sexualidad?

Durante el embarazo es importante hablar con las parejas de esto, tanto de cómo puede cambiar la vida sexual durante el embarazo como en el posparto. En este artículo me he detenido más en hablar de cómo abordar esas primeras relaciones sobre todo de cara a un coito, pero es necesario reflexionar sobre qué es en realidad la sexualidad y como propiciar una sexualidad sana y placentera en la pareja tras los cambios de tener una hija/o.

Sobre ello hablaré próximamente en una entrada que publicaré como continuación de este tema (podéis leerla aquí).

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un Grupo de apoyo virtual y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la Comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

0 comentarios en "La sexualidad en el posparto I"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.