Embarazo y tensión alta: ¿Corre peligro mi bebé?

La tensión alta durante el embarazo se suele controlar sin mayores problemas, pero es necesario seguir ciertas pautas y controles

Si estás en una situación de hipertensión gestacional (tensión alta en el embarazo), tranquila. Es cierto que si no se trata, entraña riesgos en general, y que requiere un control más exhaustivo durante toda la gestación, pero no tienes porque asustarte porque en la mayoría de los casos se resuelve sin mayor gravedad para la mamá y el bebé.

Ahora bien, hay casos como la preeclampsia y la eclampsia que sí pueden suponer un riesgo más serio, por lo que es importante consultar las dudas con los especialistas y acudir a los controles periódicos para que estos lleven un control exhaustivo en cada caso.

Embarazo y tensión alta

Dicen que una mujer no tiene dos embarazos ni dos partos iguales. ¡Y qué cierto es esto! Mi primer embarazo fue como la seda: apenas náuseas, todas las pruebas correctas, nada que reseñar más allá de las típicas molestias habituales como ardores, insomnio o  los cambios en el cuerpo propios del embarazo.

 

 

Ahora bien, en mi segundo embarazo, tres años después, el escenario fue totalmente diferente. Náuseas que me obligaron a tomar medicación durante toda la gestación, incompatibilidad de Rh que se manifestó tras el nacimiento y una hipertensión gestacional que estuvo presente desde el cuarto mes hasta dos semanas después del nacimiento de mi hija.

Mi hija nació en la semana 37 en una cesárea de urgencia por una pérdida de bienestar fetal, que no guardaba relación con la hipertensión arterial, y completamente sana. Mi tensión se estabilizó poco después del parto y nunca he vuelto a tenerla alta.

En España, la hipertensión gestacional afecta a uno de cada tres embarazos y suele hacer aparición alrededor de la semana 20 de gestación. Normalmente, no presenta sintomatología al principio aunque es importante prestar atención a la presión arterial alta, pues puede ser uno de los primeros síntomas de preeclampsia inicial. Se descubre en los controles rutinarios del embarazo. Por eso, entre otras cosas, es fundamental no saltarte nunca las citas de seguimiento.

 

posibles-patologias-embarazo
Aprende a detectar posibles patologías durante la gestación y cómo cuidarte si aparecen con el Seminario Online «Posibles Patologías en el embarazo»

 

Tipos de hipertensión gestacional

Los trastornos hipertensivos de embarazo se clasifican en:

  • Hipertensión crónica: la que se tiene de antes del embarazo o se diagnostica antes de las 20 semanas.

 

 

  • Hipertensión inducida por la gestación: más allá de las 20 semanas y se subdivide en:

Hipertensión gestacional: cifras >= 140/90 pero por debajo de 160/110 sin signos de lesiones en órganos. Suele cursar sin eliminación de las proteínas en la orina (proteinuria)
Digamos que esa sería la hipertensión gestacional más leve, que se puede tratar con antihipertensivos si es necesario y solo conlleva mas vigilancia porque a veces es el preludio de una preeclampsia.

Preeclampsia: Hablamos de tensiones >=140/90 con afectación órgano diana (los órganos diana se refieren a los tejidos del cuerpo que reacciona a un estímulo interno o externo) y normalmente asociada a proteinuria. O tensiones de >=160/110 (dos veces separadas por 6 horas), en cuyo caso hablamos ya de una preeclampsia severa.

Eclampsia: Este sería un cuadro más grave y además, acompañado de convulsiones que no puedan asimilarse a ningún otro proceso patológico. Puede llevar al coma.

Preeclampsia añadida a hipertensión crónica: sucede cuando ya tienes la hipertensión de base y que se complica con una preeclampsia.

Síndrome de HELLP: es una variante de la preeclampsia en la que se afectan las plaquetas, las encimas hepáticas y LDH.

 

Prepárate para las pruebas y analíticas que se realizan durante el embarazo con el Seminario Online «Las pruebas médicas en el embarazo»

 

Tratamiento para la hipertensión gestacional

Cuando se detecta una tensión alta en el embarazo, alrededor de la semana 20, puede ocurrir que bien el médico decida tomar medidas preventivas. Si un tiempo atrás se recomendaban dietas específicas, los últimos estudios arrojan que lo ideal es mantener una dieta normosódica, normoproteica y normo calórica en hipertensión gestacional. Si no se consigue normalizar las cifras de presión arterial, el probable que el/la obstetra plantee comenzar directamente a pautar medicación destinada a regular la tensión, dependiendo del grado. Lo que es seguro es que habrá un incremento de controles de la presión arterial de la madre para comprobar que todo sigue correctamente. Concretamente dos o tres veces al día, bien tomada. Para ello, debemos permanecer en reposo durante diez minutos, sentadas o recostadas.

Se realizan también controles de orina para vigilar la proteinuria y descartar una preeclampsia. Por último, en casos muy poco frecuentes, no se puede controlar la tensión con medicación y habría que adelantar el parto con el fin de salvaguardar la salud de la madre y su bebé.

 

 

En mi caso, el ginecólogo decidió intentar primero hacer un manejo sin medicación, únicamente cambiado la dieta aunque esto ya es una pauta que está desactualizada. En las siguientes consultas, a las cuales me citó una vez a la semana, la tensión continuaba subiendo. Entonces optó por pautarme medicación. Además, todos los días iba a tomarme la tensión a mi centro de salud, sábados y domingos incluidos. Finalmente, mi hija nació sana y mis datos de tensión eran normales. Continué con controles de tensión y medicación dos semanas más después del parto y todo volvió a la normalidad.

Lo ideal, especialmente en los tiempos de pandemia que vivimos ahora mismo, es que tu centro de salud te facilite un tensiómetro (para que puedas hacer las mediciones en casa y no tener que acudir a diario al centro de salud), y que los controles sean por teléfono.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud de los Progenitores?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud de los Progenitores y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Embarazo y tensión alta: ¿Corre peligro mi bebé?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube