Alergia, asma y embarazo

Se calcula que entre el 20-30% de las mujeres gestantes puede sufrir de procesos alérgicos durante su gestación

Alergia, asma y embarazo son combinaciones incómodas, pero por muy incómodo que sea ir con el moquillo colgando o lagrimeando mientras te pican los ojos, estos son solo síntomas menores, ya que hay personas que cuando llega la época de primavera y verano, se ponen fatal porque tienen algún tipo de alergia ambiental.

Alergia, asma y embarazo

De unas décadas a esta parte la tasa de personas alérgicas ha ido aumentando. Se calcula que entre el 20-30% de las mujeres gestantes puede sufrir de procesos alérgicos durante su gestación. Aquí habría que diferenciar en dos “tipos de alérgicas”: las que lo padecían antes, y aquellas que sufren congestión continua durante el embarazo.

Uno de los cambios del embarazo es el aumento de aporte de sangre en todas las mucosas, la nariz por dentro en una gran mucosa: fosas y senos nasales, así que según avanza el embarazo puede ir hinchándose y provocar una sensación más o menos constante de taponamiento nasal.

 

 

Esto no es una alergia como tal, y seguramente no precisará más que lavados nasales con suero fisiológico y paciencia, si no se solapa con otro síntoma. De aquí viene el dicho de que «si te quedas embarazada, te pillas un catarro no lo sueltas

Tengo alergia previa

El tratamiento dependerá de los síntomas que se presenten, partiendo de la base que hay antihistamínicos totalmente compatibles con el embarazo. De hecho no hay ninguno que este contraindicado, pero sí los hay más adecuados o estudiados que otros, y su elección dependerá de los síntomas que se presenten.

Si la molestia principal es local (incomodidad en ojos y nariz, por ejemplo), se puede hacer uso de preparados con antihistamínicos locales en forma de colirios o gotas nasales. Es preferible evitar aquellos fármacos que lleven en su composición combinaciones de principios activos (por ejemplo: antigripales con antihistamínicos incorporados).

Los medicamentos y las generaciones

Muchos fármacos se clasifican por generaciones: 1ª, 2ª, 3ª. En parte es por el tiempo transcurrido desde su creación, por eso en la gestación se evitan los de tercera generación, puesto que hay menos estudio que avale su inocuidad. Los antihistamínicos de primera y segunda generación (los más antiguos), dan sueño. Por eso durante el embarazo se pueden usar como inductores el sueño, así que ya veis que tienen varios usos.

 

 

Como tratamiento oral de elección se describe la cetiricina. No quiere decir que tomar otro sea dañino, por lo que si anteriormente en tu tratamiento de alergia usabas otro, lo más posible es que lo puedas seguir tomando. Otros seguros y de uso habitual son: dexclorfeniramina (Polaramine en su marca comercial), desloratadina (Aerius), difenhdramina (benadril), ebstina, hidroxizina (Atarax), loratadina. No he mencionado la doxilamina adrede, ya que hablaremos de ello al tratar las náuseas.

Alergia y asma

Se calcula que el 7% de las gestantes presentará algún episodio asmático durante el embarazo. Este problema puede ser previo o debutar a lo largo de los 9 meses.

Los cambios propios que se producen en el cuerpo de la madre, sobre todo a partir del segundo trimestre, pueden ocasionar sensaciones de falta de aire o dificultad para respirar. Obviamente esto es completamente distinto a una crisis asmática. En una mujer que lo padezca previamente estos cambios pueden resultar más incómodos.

 

 

Al igual que en el caso de la alergia, si existe un tratamiento previo del asma, este no debería modificarse. Si es posible tener un control y visitas con el especialista previas a la gestación, sería lo ideal. Es importante que la gestante sepa que no debe prescindir de su tratamiento porque una crisis asmática supone un riesgo de hipoxigenación en su bebé.

La vía de elección de tratamiento es la misma que en la población general: la inhalatoria. Se suelen llevar terapias con corticoides inhalados más fármacos broncodilatadores de rescate, o combinaciones de ambos en el mismo fármaco. Si aparece una reagudización del cuadro, debe acudir al médico para realizar el ajuste pertinente.

 

curso-embarazo
Conoce cómo se va desarrollando tu bebé y aprende a detectar los síntomas del embarazo y cómo combatirlos con hábitos saludables con el Curso Online «El embarazo trimestre a trimestre»

Evitar los alérgenos

Puede que a veces esto sea complicado, sobre todo en determinadas alergias ambientales, pero es un punto importantísimo alejarse lo más posible de todo aquello que provoca la reacción alérgica. Y, por supuesto evitar el tabaco y los ambientes de fumadores.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 120 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 17 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Alergia, asma y embarazo"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube