Lo que debes hacer y lo que no si tu hijo/a saca malas notas

Las notas están a punto de recibirse en los hogares y si sospechamos que nuestro peque puede llevarse un disgusto en alguna asignatura es mejor que los progenitores vayamos preparándonos con tiempo porque hay reacciones que es mejor evitar

Las malas notas no siempre son el resultado de la pereza o la falta de aptitudes y los primeros disgustados son nuestros hijos, que muchas veces sienten que valen la nota que sacan en el colegio. Lo cual, evidentemente, no es cierto.

Una calificación no evalúa a una persona, da igual que sea buena o mala. La reacción de nosotros, como padres, es fundamental para servirles de inspiración y conseguir reforzar su autoestima y sus capacidades proporcionándoles seguridad y confianza en sí mismos.

Las primeras calificaciones del curso están al caer y los niños traerán pronto a casa las notas con los resultados de los exámenes del primer trimestre, lo que en algunos hogares se convierte en un disgusto. Pero ¿qué hacer si mi hijo tiene bajas calificaciones?

Cómo actuar frente a las malas notas de los hijos

A todos nos gustaría que nuestros hijos e hijas sacaran buenas notas, pero no siempre es posible que nuestros retoños cumplan todas nuestras expectivas sobre ellos.

Por otra parte, mientras los niños que sacan buenas notas son elogiados por su entorno, los que no obtienen tan buenas calificaciones tienden a ser amonestados, castigados y comparados con los primeros. Todo lo cual, no les ayuda en nada y tiende a etiquetarles. Es decir, tienden a creerse lo que los demás dicen de ellos (son vagos, malos estudiantes, tontos, etc.), lo cual les condena a representar una y otra vez el mismo papel.

 

Malas notas: ¿Qué hacer si mi hijo tiene bajas calificaciones?

 

Esto es negativo incluso para los buenos estudiantes, ya que la presión de no defraudar a los suyos puede hacerles sacrificar sus propios deseos por cumplir las proyecciones de los demás sobre ellos.

Recuerda que cada niño es único, especial y valioso por sí mismo; y en cada clase puede haber un futuro artista al que nada le interesan las matemáticas o un futuro científico al que le aburre sobremanera la literatura clásica.
Lo principal es conocer a nuestros hijos y saber por qué se ha producido esa mala calificación. Si es por una falta de aptitudes para una materia en concreto que quizás requiera un refuerzo extraescolar, falta de motivación, un estado emocional alterado (como consecuencia de alguna circunstancia negativa para el niño, como un duelo, un divorcio o separación, una enfermedad, una mudanza, el nacimiento de un nuevo hermano, etc.).

No hacerle sentir mal es prioritario

A la hora de hablar con nuestros hijos sobre sus notas, es importante no hacer sentir mal nunca a nuestro hijo o nuestra hija y tratar de que aprendan de la experiencia ayudándoles a concebir el error como una oportunidad de aprendizaje, y nunca como un fracaso.

 

Malas notas: ¿Qué hacer si mi hijo tiene bajas calificaciones?

 

Corregirles es necesario en la crianza, pero nunca haciéndoles dudar de su valía porque los niños solo son capaces de aprender cuando la persona que les enseña les brinda amor, actitud positiva, seguridad y confianza. En cambio, ante el enfado o el descontrol se bloquean. Por ello siempre es mejor evitar estas actitudes tan negativas. Por su bien, y también por el nuestro.

Debemos evitar la reacción impulsiva y los castigos

Las notas de nuestros hijos no son, o no deberían ser, una sorpresa; ya que son el resultado del trabajo de los meses anteriores, sobre el que tutores/as y profesores/as de curso suelen irnos informando bastante frecuentemente a través de notas, comunicados y tutorías, en el caso de los más peques.

Así que si hemos visto que a nuestro peque le cuestan, por ejemplo, las ciencias, es mejor irnos mentalizando antes de recibir las notas, porque cargar contra el peque no es constructivo. Si aún así en el momento de leer las notas sentimos que nos vamos “cargando”, es mejor modular todo lo que podamos ese sentimiento y postergar la necesaria conversación para cuando estemos seguros de que estamos más calmados y podemos mantenerla de forma respetuosa y productiva.

Debemos evitar el estallido incontrolado propio del secuestro emocional y si estamos demasiado enfadados lo mejor es darnos un tiempo para reflexionar e incluso para hacer autocrítica como padres (que no es lo mismo que asumir responsabilidades que no nos corresponden).

 

Malas notas: ¿Qué hacer si mi hijo tiene bajas calificaciones?

 

De igual forma, los castigos no son útiles para convertir a los niños en más productivos ni para motivarles; lo único que consiguen en hacerles sentir mal. En su lugar podemos estudiar algún cambio de hábitos en casa, por ejemplo, si los peques están demasiado tiempo frente a pantallas que les resta tiempo de estudio.

Escucha activa, comunicación asertiva y diálogo respetuoso

Pasado el primer impacto, llega el momento de hablar y sobre todo el momento de escuchar, pero escuchar de verdad, practicando la escucha activa. Tu hijo/a te necesita más que nunca en este momento y necesita saber que sigues estando ahí para él/ella y que tu amor no varía saque las notas que saque.

En una conversación con niños hay que saber comunicarse de forma asertiva y saber preguntar y buscar respuestas más para entender que para culpabilizar. Al fin y al cabo, para solucionar el problema académico es imprescindible identificarlo.

 

Descubre cómo educar con respeto y sin gritos, lágrimas ni castigos, mediante la Disciplina Positiva en nuestro Curso Online “Educación Respetuosa y Disciplina Positiva”

 

Conocer su versión es muy importante para que el peque se sienta tenido en cuenta, pero tampoco se trata de darla por buena sin más, sino de saber por qué y qué información va a poner encima de la mesa, por ejemplo: cuáles son sus motivaciones, qué ha pasado, cómo se siente, cómo es su día a día en el colegio, cuál es su punto de vista, por qué piensa que se han producido esos resultados y qué piensa que hay que hacer para corregirlos.

Este también puede ser un buen momento para hablar de qué le motiva, cuáles son sus preferencias, dónde están sus intereses… O si son ya adolescentes, preguntarles por sus planes de futuros. Pero, ojo, porque es muy importante que no queramos influir en estos para alentar que se expresen siempre con completa libertad y confianza ante nosotros.

Es fundamental darle protagonismo real a sus intereses para conseguir que se sientan protagonistas de su propio aprendizaje y ofrecerles cierto margen para decidir e ir haciéndoles conscientes de deben ser responsables de lo que ocurre en sus vidas, de sus avances y también de sus desaciertos.

 

Malas notas: ¿Qué hacer si mi hijo tiene bajas calificaciones?

 

Si a un niño le encantan los insectos pero ha suspendido lengua porque tiene que mejorar su expresión escrita, podemos practicar en casa las redacciones tomando como temática central sus intereses, por ejemplo, en este caso, las hormigas o cualquier otro insecto que llame la atención (quien dice insectos dice animales marinos, perros, gatos o caballos; coches; fútbol; flores y árboles, recetas de cocina o lo que sea que le guste al peque).

Cuando las malas notas no son fruto de la falta de esfuerzo

A veces hay niños o niñas a los que se les atraganta una determinada materia, o varias. Para animarles a seguir esforzándose, al margen de que puedan necesitar un refuerzo extraescolar o mayor apoyo desde casa, es muy importancia valorar más su esfuerzo y su tiempo de estudio que los resultados obtenidos.

Por ejemplo, si nuestra hija ha suspendido inglés, podemos buscarle un profesor particular que la ayude a comprender el temario escolar y trabaje con ella los deberes en casa, y poner énfasis en lo mucho que se ha esforzado por seguir trabajando la asignatura, animándola a que siga siendo perseverante y mostrándonos optimistas con respecto a una posible mejora de notas futura.

 

Malas notas: ¿Qué hacer si mi hijo tiene bajas calificaciones?

 

En estos casos, quizás sea buen momento para reflexionar sobre nuestras propias expectativas sobre nuestro/a hijo/a. Quizás no sea capaz de pasar de un suspenso a un aprobado en un trimestre por más que repasemos en casa o vaya a clases particulares. A lo mejor necesita más tiempo y quizás sea positivo bajar un poco nuestro nivel de exigencia, porque quizás lo que esperamos de nuestro/a hijo/a esté suponiendo una presión desmedida para el/la peque.

En cualquier caso, premiar la perseverancia y e inculcar a nuestros hijos e hijas la “cultura del esfuerzo” es uno de los mayores aprendizajes que les podemos transmitir para la vida.

¿Cómo solucionar las bajas calificaciones?

Después del diálogo, llega el momento de tomar medidas. Es necesario e inevitable, y así tenemos que hacérselo entender a nuestro/a hijo/a. Los malos resultados no pueden llegar a desmotivarles a ellos ni deteriorar los vínculos entre padres e hijos.

 

Ayuda a tus hijos/as a interiorizar las normas y rutinas necesarias para que tengan un orden, y a establecer límites respetuosos sin gritos ni castigos, de forma que ellos y ellas los entiendan y respeten con el Curso Online “Límites con respeto”

 

En su lugar, hay que plantear al peque soluciones realistas, sensatas y constructivas; adaptadas a la situación y que se puedan asumir. Por ejemplo:

  • Podemos escribir al profesor o tutor para concertar una tutoría y hablar con ellos sobre lo que ha ocurrido, la opinión de nuestro hijo sobre ello y cómo vamos a afrontar la solución entre todos. Cuanto más estrecha sea la colaboración entre familia y colegio, mejor.
  • A partir de ahora, interésate por sus deberes, sus estudios y sus exámenes, sin presionar y sin enfados, de forma amable y tratando de ayudarle, solucionando juntos las dificultades, si surgen, demostrándole que tiene nuestra ayuda y apoyo incondicional.
  • Ayúdale a programar un tiempo de estudio diario creando un horario que le ayude a estructurar la semana lectiva y dejándole tiempo libre para jugar, hacer deporte y/o practicar su extraescolar favorita.
  • Los fines de semana es prioritario descansar, relacionarse con amigos y dedicar tiempo de calidad a la familia participando de actividades conjuntas.
  • Anímale a ser autónomo en su aprendizaje, con herramientas mediante las que pueda investigar por su cuenta y le sirvan de apoyo a lo que explica el profesor en clase. Por ejemplo, puedes ayudarle a navegar por internet de forma segura para buscar información sobre los animales que están estudiando en ciencias.
  • Recuérdale el valor del esfuerzo y que la recompensa no es la meta final, sino el viaje.
  • Estimula el aprendizaje en casa, el aprendizaje a través de lo cotidiano con temas que esté estudiando o estén explicando en clase, para que pueda encontrar sentido a lo que estudia en el aula. Por ejemplo, si está aprendiendo a leer, podemos animarle a leer nombres de calles, de comercios o de productos de supermercado cuando salgamos con él/ella a la calle. ¡Seguro que así comprueba por sí mismo lo útil que es la lectoescritura!
  • El aprendizaje lúdico es mucho más eficaz y significativo. Práctica juegos o retos en casa que se basen en pruebas de conocimiento que estimulen su aprendizaje y le motiven. Por ejemplo, podemos jugar a adivinar en qué invertebrado que empieza por la letra “a” estamos pensando (¡araña!) y celebrar sus aciertos. Con cariño y risas, aprender es mucho más fácil y rápido.
  • Genera conversaciones espontáneas que tengan que ver con los temas que más le cuestan, y deja que participe de forma activa, que exprese sus dudas y sus opiniones porque es una forma de que se interese por aprender más de esos temas o de los que puedan estar relacionados.

Si quieres más información sobre cómo solucionar las malas notas en primaria o las malas notas de los adolescentes; o necesitas asesoramiento profesional sobre qué hacer cuando un adolescente saca malas notas, en la Tribu CSC puedes consultar online a nuestro equipo de expertos/as en salud materno-infantil y crianza respetuosa. Entre ellos/as se encuentra la docente, logopeda y psicóloga infantil Elena Mesonero.

Podéis descargar gratis la app de Criar con Sentido Común tanto para plataformas Apple como para plataformas Android.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Educación infantil?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Educación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

19 diciembre, 2023

0 comentarios en "Lo que debes hacer y lo que no si tu hijo/a saca malas notas"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 semana de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube