Madre soltera… ¡y primeriza! Trucos y consejos para criar sola y no morir en el intento

Los principales desafíos de la maternidad en solitario y cómo afrontarlos

Cada vez son más las mujeres que optan por tener hijos sin pareja. Las familias monoparentales son más frecuentes que nunca. Si estás criando a un hijo sola, no te preocupes, ¡estás en buena compañía! Te ayudamos a afrontar los desafíos a los que se enfrenta a diario una madre soltera para criar a un bebé feliz y sano.

Desafíos de la crianza en solitario

La crianza de un niño con nuestro actual ritmo de vida es algo difícil en cualquier circunstancia. Sin pareja, la responsabilidad recae exclusivamente sobre una sola persona, y se puede llegar a hacer muy cuesta arriba, sobre todo con nuestro estresante estilo de vida actual. Como madre soltera, tienes la responsabilidad exclusiva de todos los aspectos del cuidado diario del bebé.

Ser madre soltera supone tener más responsabilidad, presión, estrés y fatiga diarios. Además, las familias con un padre o una madre solteros generalmente tienen menos ingresos. Hacer malabares entre el trabajo y el cuidado de un bebé puede ser complicado desde el punto de vista financiero y social.

 

 

Además, a menudo también hay que superar los estigmas de criar a un hijo en soltería. Hoy más que nunca existen diversos modelos de familia y de crianza, por lo que no tienes que cargar con ningún prejuicio. Cada modelo familiar tiene sus desafíos, lo importante es normalizar tu estilo de vida y comprender que cada familia es única y especial.

Aunque en la vuestra no exista la figura de un papá, lo importante es que la calidad de tu vínculo amoroso con tu hijo sea suficientemente buena para satisfacer su necesidad emocional.

 

 

Trucos y consejos para una madre soltera

Para reducir el estrés en tu familia monoparental, lo primero es relajarse. Sí, sé que puede parecer contradictorio ¡con la de cosas que hay pendientes de hacer que se van acumulando! Respira. No eres una superheroína, eres un ser humano de carne y hueso, y tienes que aceptar que a lo mejor no puedes con todo.

Estable una rutina, normas y límites

Priorizar y establecer una rutina con tu peque te va a ser de inestimable ayuda. Tener horarios regulares programados (para comer, bañarse, salir a pasear, trabajar, acostarse…) ayuda al bienestar de ambos. Establece normas y límites claros de forma respetuosa.

Explica las reglas básicas de la casa a tu hijo (hablar de manera respetuosa, mantenerse alejado de los fuegos de la cocina, acostarse a las 21:00h…) y exige que se cumplan. Hazlo de forma que él pueda entender por qué son normas importantes que debe cumplir y luego mantente firme y constante. Cuando el niño demuestre que está listo para asumir una responsabilidad mayor, puedes revaluar algunos límites, como la cantidad de tiempo que tu hijo pasa frente a una pantalla.

 

desarrollo-cognitivo-4

 

Educa a tu peque en la colaboración familiar y el trabajo en equipo desde el principio. A medida que el peque vaya creciendo, asígnale un nivel de responsabilidad adecuado para su edad. La pedagogía Montessori, por ejemplo, propone muchísimas actividades de vida práctica en función de la edad de los niños.

A los peques les encanta, por ejemplo, participar en las tareas domésticas! ¡Para ellos es un juego! Da igual que la mesa que limpian con su trapito no quede perfecta… poco a poco irán aprendiendo y desarrollando destrezas que además son vitales para su desarrollo. Y más adelante, tú también lo agradecerás.

 

 

Pide ayuda, la necesitas

Apóyate en los demás y pide ayuda cuando sea necesario. Si te sientes culpable porque no quieres que la crianza del bebé recaiga sobre abuelos u otros familiares, o no quieres dejarle en la escuela infantil… Solicita ayuda de otra manera. Por ejemplo: pide a familiares y amigos que te ayuden con la cocina o las tareas domésticas.

Así tú podrás pasar más tiempo de calidad con tu peque. Más adelante, también puedes organizarte con otros padres para llevar a los peques al parque o al cole. Únete a un grupo de apoyo para madres y padres de familias monoparentales, contrata servicio doméstico o solicita servicios sociales.

 

 

Ten a mano una opción de confianza para el cuidado de los niños. Valora la posibilidad de que quizás un día necesites ir al médico, hacer horas extras en el trabajo o acudir a una cena laboral. Si eres madre soltera y la familia no puede echar una mano en estas circunstancias, busca alguien que pueda cuidar de tu hijo.

Quizás tu horario laboral no te permita conciliar. Entonces deberás buscar quien le cuide habitualmente mientras tú estás fuera de casa. Asegúrate de que sea un cuidador capacitado que pueda estimularlo en un entorno seguro. No confíes el cuidado de los bebés a ningún otro niño y sé precavida con los amigos sin hijos y las nuevas parejas. Si teletrabajas, procura hacer las mismas pausas que cualquier trabajador en un entorno laboral y márcate un tiempo y un ritmo adecuados.

 

 

Tu hijo es lo primero… pero no te olvides de ti misma

Expresa tu amor por ti misma. Reserva un tiempo todos los días para jugar, leer o simplemente sentarte con tu hijo. Dile que le quieres, bésale y abrázale. ¡Y cuídate tú también! Incorpora la actividad física a tu rutina diaria, lleva una alimentación saludable, no descuides tu aseo personal y duerme bien.

Aunque no tengas tanto tiempo como antes, intenta hacer al menos una vez por semana alguna actividad sola o con amigos. Date un respiro y organízate para que alguien cuide a tu hijo al menos un par de horas a la semana para que puedas descansar, ir al gimnasio o comer con una amiga. Planifica espacios de descanso y diversión personal que contrarresten tu sobrecarga de trabajo y el cuidado de tu hijo.

 

 

Tu salud y equilibrio personal son prioridades. De vez en cuando planea alguna actividad mensual (como salir con las amigas) y procúrate también pequeños placeres cotidianos (ver una serie cuando el peque duerme, llamar por teléfono a una amiga, leer a tu autor favorito…). Los pequeños placeres sostenidos en el tiempo generan bienestar a largo plazo.

Haz que tu vida tenga un poco de todo (amigos, trabajo, hobbies, descanso, familia…). Tu hijo no puede ser tu único proyecto de vida. Ser una buena madre no implica renunciar a tus proyectos personales y a tu libertad. Y no te sientas culpable ni tengas cargo de conciencia por ello.

Explica a tu hijo su modelo familiar

Es normal que, llegado un momento, los niños pregunten… Sé siempre sincera con tu hijo. Si elegiste una maternidad en soltería por vía natural o con alguna fertilización, explica a tu hijo la verdad porque no hay nada de qué avergonzarse. Contesta siempre las preguntas que él te haga y cíñete a las mismas. Controla la verborrea innecesaria que puede confundirle más.

La familia que tenéis es una familia tan completa, válida y funcional como cualquiera otra. La maternidad siempre es un reto, da igual si se vive o no en soltería. Implica renuncias y sacrificios personales, laborales, de autonomía… y demuestra una enorme generosidad. Pero aún así no te exijas demasiado, es normal que de vez en cuando te sientas flaquear.

 

Descubre por qué nuestro modelo de crianza occidental podría ser mejor en el Seminario Online «Antropología de la Crianza»

 

¡Haz tribu!

Ser madre soltera puede ser una experiencia desafiante y gratificante a la vez. Recuerda que en la Tribu CSC te ofrecemos un espacio donde criar con el acompañamiento de grandes profesionales de la infancia que ponen a tu disposición años de experiencia para solucionar todas tus dudas para que puedas criar a tu hijo con seguridad y confianza.

Encontrar otros adultos con quienes compartir la crianza es básico hoy en día. ¡Si ni la misma familia nuclear llega a ser suficiente para el bienestar integral de los niños en la actualidad! Dos padres no pueden dar a un niño lo que antes les daba toda una tribu… Así que es vital para una madre soltera establecer alianzas y equipos colaborativos con otras familias, mujeres, amigos… que tengan un reto similar. ¡Forma equipos de crianza solidaria y compartida!

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Educación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Educación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Madre soltera... ¡y primeriza! Trucos y consejos para criar sola y no morir en el intento"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube