• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Lo que cura

A veces es necesario dejar las cargas del día atrás cuando atravesamos el umbral del hogar

El calor, el tráfico, la canción que tarareo sin gustarme. Horas de trabajo, compromisos, el whatsapp, el auge de la positividad como estilo de vida y la presión por alcanzar el equilibrio emocional, si es que existe, si es que verdaderamente se puede.

Lo que cura

Trato de despojarme de esas cargas que se han acabado fundiendo en mi piel, cual escamas, mientras subo las escaleras de casa. Reconozco que no siempre lo logro y recibo a mis hijas con una versión agitada de mí misma. Atravieso el umbral y puedo reconocer en sus miradas que el día también ha hecho mella en ellas.

En ocasiones, se muestran distantes, sus pensamientos se encuentran lejos, en aquel lugar en el que se han sentido vulnerables. A veces, logramos desenredar la madeja y me llevan de la mano a esa disputa en el patio o nos sumergimos en el sentimiento de inferioridad que las ha llevado a guardar silencio frente a una injusticia.

 

Ayuda a tus hijos a conocer y regular sus emociones para formar una sana autoestima y relacionarse adecuadamente con su entorno con nuestro Seminario Online «Regulación Emocional».

 

A veces, lloran en mis brazos esa impotencia o rabia. Y otros días trato de situarlas en el lugar del otro, por si las ayuda a comprender sus motivos o dolor. Pero lo cierto es que en la mayoría de los casos, sin proponérselo, ellas hacen todo esto por mí.

Sin que comente nada en concreto acerca de los acontecimientos, de mis expectativas, mi cansancio o inquietudes, su presencia y apoyo, me curan. Acompañarlas a cada instante, a pesar de consumir energía física y mental, recarga mis fuerzas mucho más de lo que pudiera parecer.

Y entiendo que ese amor profundo y desinteresado que muestran al colocar sus manos en mi rostro, al encontrar cobijo en mi pecho o al mirarme fijamente, se transforma en un impulso insustituible para continuar por el mismo camino.

Un camino que venimos transitando desde hace más de nueve años, en el cual me comprometí a mantener una mirada responsable y sincera hacia ellas, pero ante todo, hacia mí. Si me desvío, su amor me guía.

 

 

Reconozco que no todas las etapas han fluido con facilidad, pero también puedo afirmar que hemos salido reconfortadas al ir cerrando cada una de ellas. Más o menos magulladas, más o menos engrandecidas. No me siento capaz de dar consejos, ni considero que una experiencia pueda suponer un ejemplo de forma aislada.

Lo que construimos en nuestros hogares va íntimamente ligado al contexto de cada familia y sólo en ese núcleo puede tomarse en consideración y apreciar su potencial. Tan solo puedo transmitir la satisfacción que, en nuestro caso, conlleva la constancia y el no dejar de interesarse por todo aquello que ves brillar, aunque sea por un instante.

Esa curiosidad por conocer más, por profundizar más y por involucrarte más, considero que marca la diferencia. Sentir más y más libre, en definitiva. Reconstruirse, pedir perdón, tomar fuerzas y retomar aquello que nos hace vibrar, aunque haya mutado. Somos notas, cargadas de emoción, que chocamos unas con otras al bailar, al volar y, a veces, hay música.

 

 

Y, en ocasiones, nos paralizamos para deleitarnos. Es un regalo. Nos pasa con los hijos, con nuestras parejas, amigos e incluso con desconocidos. No perdamos la grandeza del instante, de lo sutil, de la intención tímida que asoma en los gestos.

Desde quien busca tu contacto durante el sueño a quien se muestra cómplice en su mirada o la sonrisa con la que acaricias, porque todo ello nos mantiene a flote, nos renueva la ilusión e impide que la base, aquello que somos y cultivamos, se resienta.

Lo minúsculo, nos cura.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Lo que cura"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube