Ideas de regalos Montessori inolvidables para tu peque

Un montón de ideas chulísimas basadas en la filosofía Montessori

Ya hemos hablado en el blog otras veces de ideas de regalos educativos para el primer año, así como para el segundo año de vida de un niño o niña.

Después de los seminarios que hemos realizado en Criar con Sentido Común sobre pedagogía Montessori, y siendo conscientes de que es algo que enamora cuanto más conoces, hoy vamos a centrarnos en ella al 100%, así que toma papel y lápiz y empieza a escribir posibles regalos Montessori que pueden acabar siendo inolvidables para tu peque.

Móviles para bebés

En general hay dos tipos de móviles de bebé de inspiración Montessori:

  • Móviles visuales: su objetivo es favorecer el desarrollo de la vista; la capacidad de enfocar objetos en movimiento y seguirlos con la mirada, la percepción de los colores y la profundidad, etc.
  • Móviles táctiles: su objetivo es trabajar la coordinación ojo-mano, y para ello se deben colocar a una altura en la que el bebé pueda golpear las piezas del móvil y hacer que giren y se balanceen.

Entre los visuales tenemos el Munari, el de octaedros, el Gobbi, el de bailarines, los de naturaleza. Y entre los táctiles los de colores primarios, los de agarrar y golpear…

Puede ser interesante colocarlos a partir del mes y medio con una armella en el techo y con posibilidad de ir cambiando cada dos semanas. Todos se pueden hacer de forma artesanal, y además es una experiencia y un recuerdo muy bonito para decorar la habitación del bebé (más aún si colocamos también una camita Montessori).

Hay muchos tutoriales en la red, y también hablamos de ello en el seminario «Crea tus propios Materiales Montessori»:

 

 

Materiales sensoriales para bebés

Serían los sonajeros rodantes, discos interconectados, bolas de agarre y cositas así.

Alrededor de los seis meses el bebé empieza a examinar y explorar objetos con sus manitas. Comienzan las transferencias de una mano a otra haciendo el movimiento de giro de la muñeca (que antes de edad no es posible).

Gracias a estas experiencias con objetos se produce el desarrollo de ambos hemisferios cerebrales, así como las sinapsis neuronales. Si son materiales naturales como madera y si se evita el uso de barnices y pintura mucho mejor, aquí comparto una foto de una alumna que los hizo de forma artesanal y me dejó completamente sorprendida por su gran trabajo.

 

 

Discos en guía

Pueden ser tanto horizontal como vertical, y son ideales cuando los bebés ya se sientan, para empezar a manipular piezas, encajarlas, y para empezar a explorar haciendo uso de la motricidad fina.

Cajas de permanencia

Ya hemos hablado de ellas en otras ocasiones; las cajas de permanencia les sirven para comprender que las cosas siguen existiendo aunque desaparezcan de su campo de visión. Por eso tienen sentido a partir de los 6 a 9 meses, cuando finaliza la exterogestación, y teniendo en cuenta de que es la época en la que aparece la ansiedad o angustia de separación.

Bandejas para hacer preparar trasvases

Esta es una actividad de vida práctica (una de las cinco áreas del método), que podemos preparar fácilmente en casa. Solo necesitamos dos recipientes, una bandeja y elementos a trasvasar.

Estos pueden ir variando en función de la edad del niño. Primero más grandes para que puedan tomarlos con sus manitas trabajando motricidad más gruesa y sin peligro de que se lo lleven a la boca, y posteriormente más pequeños como granos de arroz o algún cereal.

Pueden emplearse diferentes útiles para hacer los trasvases como cucharas de madera o metal, pinzas e incluso pipetas para trasvases líquidos.

Con respecto a la edad, pueden empezar a presentarse desde los 16-18 meses y sirven para favorecer la coordinación óculo-manual, la concentración, el equilibrio y mejora la autonomía del peque a la hora de llevarse una cuchara de comida a la boca.

Al mismo tiempo, es una preparación indirecta a la lectoescritura, ya que hacemos los trasvases de izquierda a derecha, en el mismo sentido que leemos.

Aquí comparto una foto de la hija de una alumna:

 

 

En general es buena idea hacerse con unas bandejas de madera de diferentes tamaños que puedan contener todos los elementos de una misma actividad para que el niño los identifique fácilmente, y que además pueda trasladar sin necesidad de ayuda (mejor si tienen asas), fomentando así su autonomía.

Tapetes

Y del mismo modo tapetes que puedan enrollar y trasladar fácilmente y les sirvan para trabajar en el suelo sin la rigidez de tener que estar sentados en una mesa o pupitre.

Marcos de vestir

Esta es otra fantástica actividad de la vida práctica para fomentar la autonomía de los peques a la hora de vestirse.

Se venden con muchas variaciones (de velcro, botones, cremalleras, broches, lazos…), y también se pueden preparar en casa, ya sea poniéndonos a fabricar el bastidor o utilizando marcos de fotos y ropita que se les haya quedado pequeña. De esta forma les resultará incluso más atractivo el trabajo.

Aquí comparto una foto de una alumna que lo hizo de forma circular, (generalmente son rectangulares):

 

 

Cilindros de botón

Los hay pequeños hasta 3 años y luego otros más grandes que son para 3-6. Se trata de cuatro bloques de madera cilindros de diferentes medidas (varían en altura y/o diámetro). Es un material sensorial que sirve para discriminar tamaños, para aprender vocabulario y como propósito indirecto también es una buena preparación para la escritura por el trabajo de presión en pinza de dedos.

Al igual que la mayoría de materiales de esta pedagogía, es un material autocorrectivo, por lo que el niño se da cuenta cuándo ha cometido un error porque le sobrarán piezas que no encajen o encontrará huecos. Muy interesante para fomentar su autonomía y también autoestima, ya que en Montessori el error se interpreta como una oportunidad de aprendizaje.

 

 

Caja de telas o texturas

Es otro material del área sensorial cuyo objetivo es el refinamiento del sentido del tacto. La caja original Montessori es una caja de madera natural con tapa, que contiene doce pares de telas del mismo tamaño que se diferencian por el tipo de la textura y el color.

Se pueden preparar al estilo DIY (hazlo tú mismo en casa) fácilmente incluso reciclando la ropa que se le queda pequeña a los peques. Una buena edad para empezar a utilizarlo es hacia los 3 años.

Existen materiales similares para bebés como los cojines de texturas y las mantitas de etiquetas. No son materiales específicos Montessori, pero son muy interesantes para el desarrollo sensorial de los bebés.

Gracias a las etiquetas que sobresalen, el bebé se siente atraído por ellas, fomentando el trabajo de la pinza en sus manos, lo podrá chupar y desarrollará sus habilidades cognitivas a través de la boca (todos los padres conocemos esa famosa fase oral, ya que en la boca existen muchísimas terminaciones nerviosas y es la forma que tienen los peques de conocer el mundo).

 

 

La Torre Rosa

Es quizá uno de los materiales más emblemáticos de la pedagogía que despierta mucho interés. En las escuelas Montessori se encuentra en las aulas de 3-6 años, aunque hay algunos niños que se interesan antes.

Es un material sensorial formado por diez cubos (el más pequeño tiene 1 cm de lado y el más grande 10). El niño aprende a discriminar volúmenes, y se puede presentar con muchas variaciones y combinarse con otros materiales como la escalera marrón. Prepara también para los futuros aprendizajes en el área de matemáticas ya que representa el sistema decimal.

Yo recomiendo comprar la base para tenerla bien colocada y no directamente en el suelo, y si hay niños pequeños en casa guardar a parte el cubo más pequeño para evitar que se lo metan en la boca o se pierda.

Escalera marrón

Es otro material sensorial compuesto por 10 prismas a través de los cuales el niño aprende a diferenciar el grosor, al mismo tiempo que se prepara para los conceptos de geometría plana, área y volumen.

 

Se puede presentar a partir de los 2 años y medio o tres años, y usarse sola o combinada con otros materiales sensoriales o extensiones.

Cilindros de botón

Iguales que los anteriormente citados, pero en este caso dirigidos a niños de entre 3 y 6 años y por tanto la complejidad es mayor (cada bloque contiene 10 cilindros que van variando en diámetro y altura).

 

Se pueden trabajar de forma independiente o con otros materiales como los cilindros sin botón, que son de colores.

Por ejemplo, en el primer bloque de cilindros con botón varía el diámetro, pero no la altura, y por eso en los orificios encajan los cilindros sin botón rojos.

Podría seguir hablando de muchos más materiales, pero el post se haría larguísimo, así que he querido centrarme sobre todo en ideas de materiales sensoriales y actividades de la vida práctica, que son las dos áreas más importantes para los peques (después llegan los materiales de matemáticas, lenguaje y cultura).

Si te interesa profundizar sobre la genialidad de los materiales Montessori puedes profundizar en Montessori Research And Devolpment o hacerte con este manual de Sensorial.

 

 

Y si quieres aprender más sobre cómo aplicar esta pedagogía en tu hogar puedes echar un vistazo a nuestro curso Montessori en casa, que podéis ver gratis si formáis parte de la Tribu CSC, donde además podréis consultarme lo que necesitéis.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Ideas de regalos Montessori inolvidables para tu peque"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube