Entrevista a Inma Mellado, Consultora de Lactancia (IBCLC): «Sueño con el día en que una embarazada me diga: «Quiero amamantar a mi bebé», y no añada «si es que puedo»»

"El sabotaje continuo al que ha sido sometida la lactancia materna a lo largo del siglo XX ha hecho que perdamos la confianza en nuestro poder para cuidar y nutrir afectiva y físicamente a nuestras crías"

Inma Mellado es madre de un hijo y una hija. Apasionada de la lactancia materna, es IBCLC, Monitora de La Liga de la Leche, Máster en Nutrición Pediátrica y presidenta de la Asociación Española de Consultoras Certificadas en Lactancia Materna.


Su primer hijo nació el Día Mundial de la Felicidad y lo cambió todo. Además de enamorarse de él, Inma se enamoró de la lactancia materna: «Comencé a asistir a las reuniones de La Liga de la Leche y allí comprendí el poder de los grupos de mujeres, la necesidad de estar juntas, de apoyarnos mutuamente, de dar y recibir». Se acreditó como monitora en 2005 y desde entonces ejerce su voluntariado en esta organización.

Después llegó su hija y, tras un embarazo complicado, los inicios de la lactancia fueron un reto que le impulsaron a seguir aprendiendo. Así, en 2011 se certificó como IBCLC y desde entonces trabaja en su consulta privada ayudando a las madres en sus caminos de lactancia, aprendiendo de cada madre y bebé que acompaña.

Además, se dedica a la docencia, especialmente de profesionales de la salud, y ha sido ponente en varios congresos nacionales e internacionales. Como parte del equipo de profesionales de Criar con Sentido Común, desde la Tribu CSC asesora y apoya online a las familias miembro: «Me encanta formar parte de la Tribu para seguir tejiendo `lazos de leche´ con las madres y sus bebés».

P: Inma, en primer lugar, háblanos de tu trabajo como consultora de lactancia (IBCLC). ¿En qué consiste?

R: Soy muy afortunada porque puedo dedicarme a un trabajo que me apasiona. Tengo el privilegio de acompañar a las madres y sus bebés en sus lactancias: el embarazo, los primeros días, las dificultades y dudas más comunes, la llegada de la alimentación complementaria, la lactancia con bebés mayorcitos, el destete y la lactancia en situaciones especiales. Una buena parte de mi trabajo consiste en escuchar y observar, para luego informar y proponer según los deseos y necesidades de cada madre y bebé.

Una buena parte de mi trabajo consiste en escuchar y observar para luego informar y proponer según los deseos y necesidades de cada madre y bebé

P: Antes de ser mamá, tú no te dedicabas a esto. ¿A qué se debió el cambio?

R: Pues efectivamente, en «mi otra vida» antes de ser madre, como ingeniera en informática, era directora de negocio electrónico en una multinacional. Entonces llegó mi hijo y desde ese primer momento el flechazo fue inmediato, supe que iba a ser muy difícil separarme de él y descubrí la lactancia, el conocimiento profundo que proporciona y tuve que aprender, estudiar, saber más y más… Hasta hoy, que me sigue fascinando.

Descubrí la lactancia, el conocimiento profundo que proporciona y tuve que aprender, estudiar, saber más y más

P: ¿Qué es lo que te aporta en lo personal tu labor en la asesoría de lactancia?

R: Me aporta humildad en primera instancia, pues he aprendido con los años que no puedes dar nada por sentado, que cada madre y bebé tienen algo para enseñarnos. También me ha enriquecido en la manera de comunicarme con los demás. Mi admiración por las madres crece cada día sin duda.

No puedes dar nada por sentado, cada madre y bebé tienen algo para enseñarnos. Mi admiración por las madres crece cada día

P: ¿Cómo fue tu experiencia con la lactancia materna de tus dos hijos?

R: La lactancia con mi hijo mayor fue de fábula. Nació con 3.700 mi lechón y desde el primer segundo de vida, literalmente, ya buscaba la teta. Se enganchó perfectamente desde el primer día y no tuvimos ninguna complicación más allá de las dudas comunes de cualquier primeriza, cogió peso estupendamente y para todo lo demás, asistir a los grupos de apoyo fue mi salvamento como madre. Mamó hasta casi los cuatro años. Meses después de su destete le pregunté por qué lo había dejado y me dijo: «Mami, es que yo ya era mayor… pero que sepas ¡que me gustaba más que el chocolate!».

La lactancia con mi hijo mayor fue de fábula. Las primeras semanas con mi hija fueron muy duras, con teta «a oferta», haciendo 17 o 18 tomas al día, pero todas muy cortas porque apenas aguantaba mamando

Mi hija nació después de un embarazo muy complicado con reposo absoluto e ingreso hospitalario durante muchas semanas por una placenta previa que además obligó a que su nacimiento fuera por cesárea. Nació con solo 2.500 de peso y no tenía mucho interés por comer. Las primeras semanas con ella fueron muy duras, con teta «a oferta», haciendo 17 o 18 tomas al día, pero todas muy cortas porque apenas aguantaba mamando. Pero después de ese momento, un buen día despertó y las cosas empezaron a ir sobre ruedas, ella siguió enamorada de sus tetis, tanto que les puso nombre a cada una, hasta que lo dejó con cinco años. Aún hoy, con 13 años, a veces me abraza y me dice, «jo mamá, ¿por qué dejaría yo la teti?».

P: ¿Cuáles son las dudas más habituales de las madres primerizas que quieren dar el pecho?

R: Desgraciadamente, la duda sobre su capacidad para amamantar y producir suficiente leche. El sabotaje continuo al que ha sido sometida la lactancia materna a lo largo del siglo XX ha hecho que perdamos la confianza en nuestro poder para cuidar y nutrir afectiva y físicamente a nuestras crías.

El sabotaje continuo al que ha sido sometida la lactancia materna a lo largo del siglo XX ha hecho que perdamos la confianza en nuestro poder para cuidar y nutrir afectiva y físicamente a nuestras crías

Sueño con el día en que una embarazada me diga: «Quiero amamantar a mi bebé», y no añada «si puedo».  Por supuesto, después hay dudas más técnicas relacionadas fundamentalmente con el agarre y la falta de apoyo que reciben las madres.

Sueño con el día en que una embarazada me diga: «Quiero amamantar a mi bebé», y no añada «si puedo»

P: ¿Y qué echas de menos en los grupos de madres?

R: Echo de menos que se conozcan más, que se valoren. Los grupos de madres han sido fundamentales a lo largo de la historia de la humanidad aunque no fueran estructuras formales como ahora. Las mujeres necesitamos de otras mujeres y esos grupos tienen aún más valor en momentos críticos de nuestra vida como la maternidad reciente. 

Los grupos de madres han sido fundamentales a lo largo de la historia de la humanidad. Las mujeres necesitamos de otras mujeres

P: ¿Cuáles son las necesidades que ves más a menudo o a qué problemas se enfrentan habitualmente?

R: Los problemas más habituales tienen que ver con dificultades en el agarre del bebé. Si tuviera que decir una consulta tipo sería: «Tengo un bebé de X, y me duele mucho cuando mama, pero el agarre no es, que me ha visto XX y me dicen que está bien», pero ¡oh, sorpresa!, luego cuando puedo valorar una toma de principio a fin, me encuentro un agarre superficial o alguna dificultad anatómica o funcional en la madre o el bebé que está haciendo que ese agarre supuestamente perfecto esté lejos de serlo. Muchas veces además se ve agravado por un aumento de peso insuficiente. 

Los problemas más habituales tienen que ver con dificultades en el agarre del bebé

La otra gran dificultad tiene que ver con la falta de coherencia en la información que reciben, esto es especialmente duro en los primeros días, en los que pueden recibir información totalmente contradictoria en el mismo centro hospitalario y la pobre madre no sabe realmente a quién hacer caso, en un momento especialmente vulnerable. 

Otra gran dificultad tiene que ver con la falta de coherencia en la información que reciben

P: ¿Has visto muchas lactancias frustrarse por el entorno familiar, sanitario…?

R: Pues desgraciadamente muchas, muchas más de las que me hubiera gustado. A veces, incluso me llaman y me dicen cosas como «eres mi último cartucho» y me cuentan periplos terribles de semanas deambulando de un lugar a otro en busca de respuesta y en muchos casos recibiendo de familiares y sanitarios el consabido mensaje de «bueno, lo mejor es que destetes» o «dale un biberón que no pasa nada».

Hay madres me cuentan periplos terribles de semanas deambulando de un lugar a otro en busca de respuesta

P: Los falsos mitos y leyendas sobre la lactancia que pasan de generación en generación… ¿Cómo erradicarlas?

R: Con formación y divulgación. Yo tengo mucha esperanza en las futuras generaciones de madre y padres que han sido amamantados. Además, creo que la lactancia materna debería estar presente en todas las enseñanzas de salud pues es un pilar fundamental de la salud pública. Debería impartirse desde infantil hasta las carreras de salud y debería valorarse como parte de nuestro P. I. B. 

La lactancia materna debería estar presente en todas las enseñanzas de salud pues es un pilar fundamental de la salud pública

P: ¿Qué le dirías a una mamá embarazada que quiere amamantar?

R: Lo primero, sin duda, que acuda a un grupo de apoyo a la lactancia y que lea, o vea vídeos o haga cursos como los seminarios de CSC. También es muy importante que se informe sobre el lugar donde va a dar a luz para tratar de tener un buen comienzo en su lactancia. 

P: ¿Existe una fórmula mágica para que la lactancia funcione?

R: Mágica no lo sé, pero sí hay varios factores clave: piel con piel desde el principio y apoyo de profesionales formados y del entorno.

Hay varios factores clave para que la lactancia funciones: piel con piel desde el principio y apoyo de profesionales formados y del entorno

P: La familia y el entorno más inmediato juegan un papel fundamental en el correcto desarrollo de la lactancia. ¿Qué consejos les darías a ellos?

R: Efectivamente son un pilar fundamental, es importante, si pueden que acudan también a los grupos de apoyo, y si no pueden que traten de respetar en todo momento la decisión de la madre y su pareja. Sabemos que ellos han criado a sus hijos y lo hicieron lo mejor que pudieron, pero esta lactancia, este bebé, es una oportunidad nueva y es su familia quien ha de tomar las decisiones de su alimentación y crianza. 

 La familia y el entorno han respetar en todo momento la decisión de la madre y su pareja. Cada bebé es una oportunidad nueva y es su familia quien ha de tomar las decisiones de su alimentación y crianza

P: ¿Y cuando asistimos a un centro sanitario y nos dan recomendaciones contradictorias?

R: ¡Ay! qué terrible es esto. Muchas veces las pobres madres terminan por tomar como buenas las recomendaciones de quien ha sido más amable o más cercano. Es importante estar formado, tener tribu a la que acudir en caso de duda y seguir tu instinto. Nadie, ni el mayor experto del mundo es más experto en un bebé que su madre que está con él o ella 24 horas al días. Tu instinto y tu corazón saben mucho más de lo que crees aunque seas primeriza. 

Es importante estar formado, tener tribu a la que acudir en caso de duda y seguir tu instinto

P: ¿Crees que es necesario visibilizar y normalizar la lactancia?

R: Visibilizarla, sin duda. Y, sobre todo, darle su valor. «Normalizar» es un término que no me gusta usar porque no hay nada más normal en los mamíferos que la lactancia materna. ¿Normalizamos andar sobre dos piernas en los seres humanos? ¿Normalizamos los cambios que se producen en nuestra adolescencia? Pues la lactancia es una parte normal de nuestro ciclo reproductivo. 

Hay que visibilizar y dar su valor a la lactancia materna

P: Parece que hay una guerra entre mujeres que amamantan y las que optan por el biberón. ¿Qué opinión tienes sobre este tema?

R: Qué lástima me da este tema. Con lo que nos hace falta a las mujeres remar juntas… Pero es que hay una máxima que sigue funcionando estupendamente: «Divide y vencerás». Algunas mujeres que alimentan con leche artificial se sienten juzgadas por hacerlo y reaccionan hacia el otro lado. Por otra parte, algunas mujeres que dan el pecho se sienten presionadas y cuestionadas, y reaccionan hacia el otro lado. Y así, en lugar de reaccionar ante quienes las juzgan sin motivo, o con motivos económicos, se convierte en una lucha que no beneficia a ninguna de las dos. 

Algunas mujeres que alimentan con leche artificial se sienten juzgadas y reaccionan hacia el otro lado. Y algunas mujeres que dan el pecho se sienten presionadas y cuestionadas, y reaccionan hacia el otro lado. Nos hace falta remar juntas

P: En ocasiones nos encontramos con mujeres que no pueden amamantar, por la razón que sea, incluida la información o consejos erróneos. ¿Crees que se le da suficiente importancia al duelo por la lactancia perdida?

R: Desgraciadamente no se le da la importancia que merece al duelo por la pérdida de lactancia. Muchas veces me he encontrado con mujeres con reacciones airadas muchos años después de dejarlo. Dejadme que os cuente una historia: en una reunión de grupo de apoyo en el que yo era monitora, vino una mujer embarazada con su madre. Estábamos comentando la importancia de la lactancia materna y qué había funcionado en las madres recientes que acudieron a la reunión que se lo contaban a esta embarazada para que tuviera experiencias.

Desgraciadamente no se le da la importancia que merece al duelo por la pérdida de lactancia

En un momento dado la abuela se echó a llorar. Yo me quedé petrificada ¿qué habíamos dicho? Cuando se recuperó del llanto nos contó que ella amamantaba a su hija hacía 35 años y que al mes de vida un médico le dijo que la leche «de bote» era mucho mejor que la suya, así que le vendó los pechos y le dio unas muestras. Ella empezó a darle esa leche y nos contaba con la voz desgarrada como se quitaba ella de comer por comprar la leche de su hija. Todas nos quedamos sin habla. Después ella añadió que estaba encantada de que su hija hubiera acudido a esta reunión y que lloraba porque a ella le hubiera encantado tener ese apoyo, y por la pena que siguió sintiendo durante mucho tiempo por esa lactancia perdida. Fijaos, 35 años después, aún lloraba por la pérdida.

P: ¿Cómo podemos ayudar a las madres que no han podido amamantar a sentirse bien si se sienten culpables por ese motivo o por presiones o comentarios negativos? 

R: La pareja puede ayudar mucho en estos casos, haciendo de paraguas para comentarios no deseados y convirtiendo esos mensajes en todo lo contrario, recordando a la madre lo precioso que está su bebé y la suerte que tiene de tenerla como madre con su amor y dedicación. 

La pareja puede ayudar haciendo de paraguas para comentarios no deseados

P: También ellas pueden proporcionar un apego seguro, ¿no es cierto?

R: Por supuesto que pueden proporcionar apego seguro, el amor no tiene límites y pueden besar mucho, acariciar mucho, abrazar mucho, portear mucho, cantar mucho y ESTAR mucho con sus bebés.

Las madres que no pueden dar pecho también pueden proporcionar apego seguro

P: ¿Te parece que actualmente las cifras de lactancia van en aumento?

R: Sí, pero muy, muy lentamente. Me gustaría que la mejora fuera más sustancial, la verdad.

P: ¿Has notado algún cambio con respecto a los grupos de lactancia desde tus inicios hasta hoy?

R: Sí, sobre todo porque las madres suelen contar con más formas de acceder a la información, ahora tenemos un aparato en las manos, casi constantemente, que nos da mil respuestas.

Las madres ahora tienen más formas de acceder a la información, aún así seguimos necesitando la reafirmación del grupo, saber que lo que nos ocurre les ocurre a las demás

Aún así seguimos necesitando la reafirmación del grupo, saber que lo que nos ocurre les ocurre a las demás. Muchas de las cosas que yo temía cuando nació mi hijo hace 19 años, las siguen temiendo las madres de hoy: miedos y dudas similares casi 20 años después.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Lactancia materna?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Lactancia materna y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Entrevista a Inma Mellado, Consultora de Lactancia (IBCLC): "Sueño con el día en que una embarazada me diga: "Quiero amamantar a mi bebé", y no añada "si es que puedo"""

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube