Familia de adopción: Primeras navidades juntos

Hay que ser cautos y precavidos: observar al peque y ser empáticos con él o ella para que su bienestar nos sirva de guía

La llegada de un nuevo miembro a la familia siempre es motivo de alegría. Pero cuando esa llegada se produce tras un proceso que suele ser largo, como en el caso de una adopción, pueden surgir dudas y miedos relacionados con la gestión de la nueva situación. La Navidad, de hecho, puede convertirse en una prueba de fuego porque tiene un valor simbólico muy vinculado a lo familiar.

Hay que ser consciente en todo momento de esta realidad y no dejarse llevar por la presión (ni por la euforia de las fiestas). Los primeros meses con el niño o la niña serán de transición, de acercamiento. La creación del vínculo entre padres e hijos no aparece en un abrir y cerrar de ojos. Es un proceso largo. Pero la Navidad, precisamente por su carga simbólica, puede ser útil para aprovecharla e ir construyendo los primeros recuerdos felices de la nueva familia.

Adopción y navidades: Disparidad de expectativas

Desde nuestro punto de vista de adultos, las sensaciones de nuestra primera Navidad con nuestro hijo o hija puede generarnos unas expectativas que quizás no se cumplan. Es lógico sentirnos eufóricos y felices y con ganas de hacer mil cosas con ellos. Sin embargo, para los niños esos sentimientos pueden ser distintos.

 

 

Pueden sentirse contentos por estar con unos padres que parecen quererlos sin más. Pero lo más probable es que hayan pasado navidades distintas en años anteriores (más del 50% de las adopciones nacionales e internacionales que se producen en España son de menores mayores de 4 años). De hecho, se trata de menores que han sufrido negligencia, abandono o la pérdida o separación de sus padres biológicos.

Además, para ellos el proceso de adopción tampoco ha sido fácil. Así que, en una época como la Navidad, en la que se supone que todo han de ser risas, felicidad, emoción… Para ellos puede significar aún más que ya no hay vuelta atrás. E, incluso, es normal que puedan sentirse tristes y desorientados.

Por ello, es importante dar importancia y validar también esos sentimientos de tristeza, de rabia… En este sentido, los adultos debemos estar muy atentos a lo que sienten nuestros hijos y ayudarlos a gestionar esos sentimientos. Incluso es una manera sencilla pero amorosa de mostrarles que estamos a su lado y que siempre lo estaremos, porque somos sus padres.

 

Ayuda a tus hijos a conocer y regular sus emociones para formar una sana autoestima y relacionarse adecuadamente con su entorno con nuestro Seminario Online «Regulación Emocional»

Ayudarlos a sentirse seguros

Los primeros dos años del bebé son claves en el establecimiento del apego. Este influye en el tipo de persona que seremos de adultos. Así que es importante establecer una vinculación fuerte y sana entre los niños y sus padres durante esos primeros años de vida.

Tal y como nos explica nuestra psicóloga de La Tribu CSC Mamen Bueno, «el apego (tras una adopción) es cuestión de tiempo y de ir poco a poco. Requiere ayuda, asesoramiento, y aceptar que no se pueden sanar heridas en una época concreta (como la Navidad)».

 

 

De hecho, establecer un apego positivo en estos casos puede requerir «toda la vida». Por eso, su recomendación en este sentido también es «rebajar las expectativas de sanación». Es un proceso, pues, más de rutina y confianza.

¿Cómo vivir nuestra primera Navidad con ellos?

Por supuesto, cada familia ha de construir su propia Navidad y vivirla como desee. Sin embargo, hay algunos aspectos que pueden ayudarnos en la gestión de este momento.

Si es la primera Navidad, es posible que el niño o la niña lleve pocos meses en casa. Si es así, no deberíamos alterar demasiado las rutinas establecidas desde que llegó para no desorientarlo. Sí podemos incluir actividades sencillas en la que podamos transmitirle nuestra emoción, como adornar la casa o hacer algún postre o receta navideña. Pero es mejor no forzarles, porque los niños no siempre llevan bien las novedades.

 

 

Para evitar que se sientan inseguros también es mejor limitar las sorpresas e ir anticipándole qué cosas van a ocurrir: «cenaremos con la familia», «cantaremos», «saldremos a ver luces de Navidad» o «recibirás algunos regalos», etc.

En cuanto a los regalos, es mejor controlar su número. Por un lado, es posible que aún esté en el proceso de conocer cuál es su lugar en la casa y cuáles son sus cosas, por lo que añadirles muchos regalos puede ser contraproducente. Un exceso de regalos también pueden hacerlos sentir mal, incluso culpables. De hecho, pueden interpretar que «están en deuda» con sus nuevos padres.

Seguramente, el mejor regalo somos nosotros; así que nuestro cariño y cercanía será mucho más valorado. Como dice Mamen Bueno, «a veces, menos es más».

Contactos familiares y con amigos

Las fiestas navideñas también suponen reuniones familiares y con amigos (aunque este año de pandemia de coronavirus, esas reuniones serán menos numerosas).

 

 

En este sentido hay que plantearse cómo puede afectar a nuestro peque esas visitas o esas reuniones con otras personas. Las familias con hijos en adopción, por desgracia, se sienten en muchas ocasiones incomprendidas. Y los menores adoptados no son ajenos a ciertos prejuicios, como la idea de que están «mimados», o incluso algo tan cruel como que «no son hijos de verdad»

Así que en este caso las reuniones dependerán de cada familia. Para Mamen Bueno, «podría ser interesante celebrar la Navidad que padres e hijos sientan que necesiten». De modo, que su recomendación pasa por no dejarse llevar por «presiones externas»; sino escucharse a una misma y a su familia y dejar de lado las expectativas que tengan los demás sobre nosotros.

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Criar con respeto?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Criar con respeto y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Familia de adopción: Primeras navidades juntos"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube