¿Qué puedo hacer para que mi peque se duerma solo/a?

Los bebés y niños pequeños necesitan el calor y el olor de sus progenitores para sentirse seguros durmiendo

Artículo publicado el 22 Mar 2021 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 3 noviembre, 2023

Tanto en la Tribu CSC como a través de los mensajes privados, e incluso en las consultas profesionales, madres y padres nos suelen preguntar cómo hacer para que un niño se duerma solo.

Cómo acostumbrar a un niño a que duerma solo

Las consultas a las que me refiero suelen ser algo como esto que os relato a continuación:

“Tengo un/a bebé de X meses que solo se duerme en brazos, o al pecho, o solo conmigo, y cuando por fin lo consigo y lo/a paso a su cuna, aguanta poco y enseguida tengo que volver a empezar para que se duerma de nuevo. Esto es agotador, y nos iría muy bien que pudiera dormirse en su cuna, para que no sea tan dependiente de nosotros/as. ¿Qué puedo hacer para que mi peque se duerma solo/a?“.

Con esta consulta buscan algún consejo, recomendación o pauta que les ayude a alcanzar un objetivo que, en realidad, es prácticamente imposible (sobre todo si hablamos de bebés de pocos meses).

 

Colecho prematuro

 

Los bebés son, casi todos, seres tan inmaduros y dependientes, que no solo necesitan que se les dé de comer, que se les cambie el pañal, que se les bañe y ponga ropa limpia… también necesitan el calor y el olor de personas reconocibles, para sentirse seguros.

Y no solo lo buscan por el día. Es que también lo buscan por la noche (SOBRE TODO por la noche), porque es cuando van a alcanzar fases del sueño más profundas, y eso quiere decir que es cuando van a desconectar del mundo y de su realidad, y solo podrán sobrevivir si están cerca de su cuidador. O eso creen.

 

Averigua cómo es el sueño de los bebés niño/as pequeños, cómo tienen que dormir para que sea seguro y cuáles son los beneficios de compartir cama con los bebés en el Seminario Online “Sueño infantil”

 

Hay bebés que (se) duermen solos, pero son una minoría

Muchas madres y padres pensamos: “¿Pero por qué llora si le dejo en la cuna? Solo he ido un momento al lavabo y ahora volvía…”. Y llora, porque tu peque no lo sabe. No sabe que vas a volver dentro de un momento, porque de hecho, no comprende el término “momento”. Solo sabe que no te ve, que no te siente, que no te oye, que no te huele, y eso quiere decir que ya no existes.

Hasta que apareces de nuevo, te ve, te oye, te huele, te siente, nota cómo lo sostienes de nuevo en sus brazos y se dice “Vaya, pues resulta que sigue existiendo”. Y si para un bebé ya es duro creer cada día, varias veces, que su madre y/o su padre deja de existir a ratos, imaginad si tiene que dormir varias horas sin poder estar totalmente pendiente de su seguridad, llorando a cada rato. Pues intentan que no suceda, y por eso tratan de no separarse de ti, a poder ser, en ningún momento.

 

 

Porque tú sabes que no hay depredadores cerca. Sabes que si dejas a tu bebé en su habitación durmiendo, en su cuna, no hay ningún peligro al acecho. Pero eso, como digo, tu bebé no lo sabe. Por eso espera que no le dejes ni un momento.

Que es lo mismo que la mayoría sentimos cada noche cuando no estamos seguros de si hemos cerrado o no con llave la puerta de casa. Hasta que no te aseguras, no duermes tranquilo/a. Tu “he apagado todas las luces y he cerrado con llave la puerta, ya puedo dormir” es su “mamá (papá) está aquí a mi lado, ya puedo dormir”. Por eso es complicado conseguir que un bebé duerma solo.

No es manipulación ni se está portando mal

Mucha gente suele preguntar si su bebé se porta bien, si es bueno, cuando quiere saber si duerme y deja dormir. Obviamente no está diciendo que si se despierta mucho sea malo, un Satanás reencarnado en el cuerpo de un bebé, pero a veces el léxico deja entrever lo que mucha gente piensa: los bebés que lloran más, están manipulando a sus progenitores porque son caprichosos.

Pero no. No es capricho. Como os acabo de explicar, solo están buscando un cuerpo conocido en el que arremolinarse y fundirse para encontrar un cobijo similar al que sentían en el útero, que les aporte calor, contención, cariño, calma, paz… y esto es algo que encuentran en los brazos de mamá y/o papá.

 

 

Porque sí, en las primeras semanas o meses parece que aceptan los brazos de prácticamente cualquiera, pero con el tiempo, se hacen cada vez más selectivos, y al final solo son los de sus progenitores… Y, a veces, solo sirven los brazos de mamá.

Y ojo, que al principio ni siquiera es así exactamente. Aquellos bebés que pasan tiempo con otras personas (pienso en abuelos/as, tíos/as, etc.), tienden a dormir peor por la noche, porque no han estado del todo relajados/as en sus brazos. Es lo que los profesionales conocemos como “los falsos cólicos del lactante”, cuando en los primeros días lloran bastante por las noches, los padres creen que son cólicos, y lo que le pasa al bebé es que durante el día ha recibido brazos, voces, olores y estímulos de personas que desconoce.

Pero… es que necesito que sea más autónomo/a y duerma sin mí

Ya. Porque hemos creado una sociedad, al menos en España, que no protege ni cuida a quienes tenemos hijos, y que considera que a las 16 semanas ya lo tienes que tener criado y casi emancipado. O, como mínimo, que duerma ya toda la noche, y te deje dormir, que tienes que volver a tu vida, a tu trabajo y a tus obligaciones, como si no acabaras de recibir en casa al que es el animalito más dependiente que existe: el cachorro humano.

 

 

Así que, partiendo de la situación actual de no conciliación laboral y familiar, entiendo que sería mucho más fácil que fueran más autónomos desde el nacimiento. Y no solo lo entiendo, es que yo también lo he deseado (y mis ojeras también). Pero es que los bebés no son así. O mejor dicho: no suelen ser así.

“Pero el bebé de mi amiga sí lo es, o ha hecho el método Estivill, o ha hecho el método Hogg, o ha hecho no sé qué método, y ha conseguido que su hijo ya no le llame por las noches… ¿Cómo se hace para llegar a ello?”. Si hubiera una respuesta a esto en la que no hubiera abandono ni lágrimas, lo escribiría en un libro para ayudar al mundo entero. Pero no, no existe esa respuesta, porque lo que se busca con esa pregunta es que un bebé haga algo que va contra su propia naturaleza.

Intentar que los bebés duerman solos es ir contra natura

Que sí, que se pueden revisar las rutinas, se pueden modificar muchos aspectos del día a día y, por supuesto, se pueden observar y mejorar muchas cosas en muchas casas y en muchas familias, que duermen peor de lo que podrían dormir. Pero lograr una independencia real por las noches, sin hacerles sufrir, es casi imposible.

 

dormir seguro

 

Entiendo que es duro tener de repente en casa al que, insisto, es el animal más dependiente que hay (repetid conmigo: ¡el cachorro humano!), pero os pido, por favor, que os quedéis con lo siguiente, por si mis vivencias os pueden ayudar:

Mis hijos tenían cerca de dos años y medio cuando se durmieron solos sin la ayuda de mamá. Y solo sucedía algunos días puntuales. La auténtica emancipación sucedió en edades comprendidas entre los cuatro y los seis años (os recuerdo que tengo tres hijos). Dormimos con ellos, y mientras fueron bebés durmieron todas las siestas en nuestros brazos, y todas las noches en nuestra (su) cama.

 

Crea un vínculo fuerte y sano con tu bebé que favorezca su desarrollo y vuestra unión con el Seminario Online “El desarrollo del vínculo afectivo”

 

¿Y sabéis qué? Lo recuerdo con muchísimo cariño. Recuerdo esas siestas en mis brazos, sentado mirándolos, sintiendo sus cuerpecitos sobre el mío mientras se dejaban ir en confianza, y yo aprovechaba para leer, estudiar o escribir (con una mano).

Recuerdo esas noches que llegaban después de esos días en los que apenas había podido pasar tiempo con ellos, y cómo ponían una manita encima de mi pecho, y los observaba respirar tan bonitos y preciosos… tan perfectos, que sentía que aunque durmieran, conectaban un poco conmigo por el mero hecho de tocarme.

Y yo conectaba con ellos, porque de vez en cuando, les besaba esa mejilla, y los abrazaba también. Y ahora que ya no duermen conmigo (ni quieren), solo puedo decir que lo echo de menos. Mucho. Y que lo recuerdo con el mayor de los cariños.

 

La neurociencia respalda el colecho y lo defiende hasta los tres años de vida

 

Y no solo eso. Ahora, cuando intento ayudar a muchas familias a dormir mejor con sus peques, a conjugar los sueños para que descansen más (y en algunos casos a dormir separados, porque es su deseo, que el niño duerma solo); a pesar de todo ello, a pesar de que ahora sé mucho más sobre el sueño de los niños, confieso que si pudiera volver atrás, a pesar de lo mal que llegamos a dormir en muchos momentos, volvería a hacerlo.

Si pudiera volver atrás, volvería a disfrutar de mis peques arremolinados en mi cuerpo, dándome coces, clavándome la cabeza en las costillas y dejándome un espacio ínfimo en la cama… Porque bien valía la pena ese peaje para esos ratos que os he descrito antes: los de oírles, verles y sentirles respirar con una mano o una pierna encima, diciéndome: “Yo, papá, quiero dormir contigo, porque te quiero.”

No os pido que hagáis lo que hice yo. Solo que penséis en ello.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Sueño infantil?

Te regalamos UNA SEMANA GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Sueño infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 16 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. [email protected]. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

2 comentarios en "¿Qué puedo hacer para que mi peque se duerma solo/a?"

  1. De verdad que en CSC a veces os pasáis de buenísimos. Os sigo desde hace años pero hace tiempo que ya no confío en vuestros consejos o lo cojo con pinzas porque siempre es “todo fluye”, “es normal y te aguantas”. Mi primer niño dormía fatal y con 3 años sigue durmiendo fatal. El bebé de 6 meses que tengo ahora es aún peor lleva meses que nunca NUNCA ha dormido más de 50-60 minutos seguidos. Yo estoy con depresión. No duermo. Les trato mal por la ansiedad, dolor de cabeza y de espalda que tengo. Que los padres no duerman nada repercute directamente en los niños. Y no me vengáis con los de hacer colecho que es una maravilla porque es otra tortura más que añadir. Lo hacemos. Mi bebé duerme toda la noche con la teta pegada a la boca. Ya no tengo espalda ni ganas de vivir.
    Y cuando vas buscando algún consejito, por pequeño que sea, te encuentras con esto de “te jodes y te aguantas”, y yo lo único que pienso es en tirar al bebé por la ventana.

    • Hola Sara.

      Es muy, muy duro no dormir, o dormir mal. Y esto tiene mucho que ver con los patrones de los bebés, con nuestros patrones, con nuestros horarios, obligaciones, etc. Al final, dos bebés que duermen exactamente igual pueden estar exasperando a una madre o pareja, y no necesariamente provocar lo mismo a otra pareja.

      Hablando de generalidades, por suerte, la mayoría de veces todo fluye, como bien dices, o hay que hacer pocas o ninguna intervención. Esto no es un “te jodes y te aguantas”. Esto es: que sepas que esto suele ser así, te contamos por qué, y si no necesitas hacer ningún cambio, quizás sea mejor no tocar nada, porque los bebés son así.

      Ahora bien, si es necesario, porque está afectando a la familia hasta el punto, como dices, de querer tirar al bebé por la ventana (y esto quiere decir que necesitas ayuda de manera urgente), por supuesto se pueden hacer muchas cosas. Empezando por estudiar los hábitos de sueño y vigilia de la familia, horarios, etc. Por eso contamos con Rafi López en el equipo, y por eso tenemos un curso del sueño, porque siempre se puede intentar mejorar.

      Yo te diría que busques ayuda (urgente). Si quieres, te podemos ayudar, pero tendríamos que conocer detalles concretos de vuestra situación, para daros pautas individualizadas, que tengan mucha más probabilidad de éxito. Tienes a Rafi en la Consulta online: https://www.criarconsentidocomun.com/consulta-online/

      Y también Rafi (y yo mismo) te podemos ayudar en la Tribu, donde puedes hacer tantas consultas como necesites (aunque en la Tribu, son consultas escritas, algo más breves): https://tribu.criarconsentidocomun.com/ (tienes una semana gratis para probar).

      Un abrazo!

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube