La dieta de los peques es baja en Omega-3 DHA, ¿cómo aumentamos su ingesta?

Forma parte de los ácidos grasos esenciales y poliinsaturados que interviene en la formación y desarrollo del sistema nervioso central

El último estudio EsNuPI (Estudio Nutricional en Población Infantil Española), que elabora la Fundación Española de Nutrición y su homóloga en Iberoamérica, concluye que la dieta de los niños españoles es elevada en grasas saturadas pero deficitaria en ácidos grasos esenciales y poliinsaturados como los Omega-3.  En concreto pone el foco en el Omega-3 DHA, el ácido docosahexaenoico. 

¿Y por qué es importante el DHA? Pues porque este es fundamental para la formación y funcionalidad del sistema nervioso central, especialmente el cerebro y la retina. Y, por tanto, en la infancia el DHA es clave para el desarrollo de nuestros hijos. La cuestión entonces es: si la ingesta es insuficiente, ¿cómo podemos fomentar el consumo de DHA? Pues te damos algunas claves en este post.

Lo que dice el estudio sobre el DHA

El estudio se publicó en febrero en la revista internacional Nutrientsen y se centró en población infantil española de uno a diez años. En él se analizó la alimentación de 1.514 niños y niñas. Los investigadores determinaron que existe un consumo deficitario de ácidos grasos esenciales y poliinsaturados, especialmente el Omega-3 DHA. Una ingesta de grasa adecuada es fundamental para asegurar un buen aporte de energía a los peques y para que tengan un buen desarrollo físico y del cerebro. 

 

 

El consumo de grasas, según la Fundación Española de Nutrición, debería suponer el 20-35% de la ingesta energética total, favoreciendo los ácidos grasos esenciales y poliinsaturados, como los Omega-3 y Omega-6, y limitando las grasas saturadas. En el estudio, los investigadores determinaron que ese consumo de «grasas buenas» era deficitario. 

¿Cómo fomentamos el consumo del Omega-3 DHA con la alimentación infantil?

Las leches enriquecidas no son la única solución y, de hecho, los lácteos no son imprescindibles (excepto la leche materna, evidentemente, que es esencial y al menos durante el primer año de vida ha de ser el alimento preferente de los bebés).

A través de distintos alimentos podemos conseguir que nuestros hijos aumenten su consumo. «Existen distintos tipos de ácidos grasos dentro de la serie Omega-3», explica Rebeca Pastor, Dietista-Nutricionista del equipo de Criar Con Sentido Común.«El DHA tiene origen animal y principalmente procede de los pescados azules y el marisco«.

Según Pastor, el consumo de pescado debería ser de cuatro raciones a la semana, y dos de ellas de pescado azul. Así se incrementaría el consumo de Omega-3 DHA. «Existe mucha confusión en este sentido porque hay madres y padres que no saben que el pescado azul se le puede ofrecer a un bebé desde los seis meses, cuando empieza con la alimentación complementaria».

 

 

Y con el marisco pasa igual. Es rico en proteínas y contienen mucho hierro. En este caso, no todas las variedades se pueden ofrecer a los seis meses. No se aconsejan las cabezas de gambas, langostinos, gambones y similares porque es donde se encuentran las vísceras y estas tienen cadmio, un elemento desaconsejado para los peques

Incluso otro tipo de Omega-3, el ácido alfa lipoico (ALA) que tiene origen vegetal, es positivo para los niños. «Se va almacenando en nuestro cuerpo, que luego lo transforma en el DHA», afirma Pastor. El ALA se encuentra en alimentos como las semillas de lino o chía o las nueces. «Por eso recomiendo el consumo de frutos secos todos los días y las semillas de manera frecuente; porque además le dan un aspecto visual atractivo y encima están bien nutridos».

En esto también hay mucha confusión, ya que muchos padres temen las posibles reacciones alérgicas que podrían causar los frutos secos y también el riesgo de atragantamiento que suponen, pero se les puede ofrecer a los más peques desde los seis meses siempre que estén triturados. Y en la actualidad los especialistas no recomiendan retrasar su introducción (la probabilidad de desarrollar alguna alergia podría ser mayor).

 

Infórmate sobre los alimentos que más alergia suelen provocar, cuáles son las alergias más habituales, cómo detectar sus síntomas y qué niños tienen más riesgo de padecerlas en el Seminario Online «Cómo detectar una alergia alimentaria»

 

Algunas ideas para que los peques coman pescado azul

Nuestra Dietista-Nutricionista, Rebeca Pastor apunta qué pescados azules son los que más DHA contienen: las sardinas, los boquerones, el salmón, la caballa o estornino. Y se pueden ofrecer tanto triturados como con el método Baby Led Weaning (BLW). ¿Cómo cocinarlos? «Pues al horno, a la plancha o cocidos son fórmulas perfectas para ofrecerlas», indica Pastor.

¿Y qué ocurre con aquellos peques a los que no les seduce el pescado azul y cuesta trabajo que lo coman? Pues Rebeca Pastor nos ofrece varias ideas:

  • Macarrones con salmón: «En vez de ofrecer macarrones con atún, podemos cambiarlo por salmón», explica. La receta es «muy fácil». Rehogamos cebolla y, tras cocer en el microondas el salmón (6 o 7 minutos si es congelado), lo desmenuzamos y lo mezclamos con la cebolla rehogada. Añadimos tomate triturado y orégano. Y, después de unos minutos para que se haga, se mezcla con los macarrones. «Es una forma fácil de ofrecer pescado azul junto a pasta o mezclando la salsa con patatas cocidas; que también queda muy bien».
  • Con huevos: El huevo es otro alimento que se puede ofrecer desde los seis meses y que «suele gustar a los niños». Así que Rebeca Pastor nos propone hacer una tortilla con salmón ahumado o con langostinos. De este modo, tendrá una buena fuente de Omega-3 DHA.
  • Bocadillos: La tercera idea que nos ofrece la dietista-nutricionista es hacer bocadillos con sardinas en lata. Eso sí, para el consumo de conservas hay que esperar a que el peque tenga mínimo un año.

 

 

«Estas ideas son fáciles y es una forma de ir introduciendo estos alimentos ricos en el DHA casi sin que se den cuenta. Si no son de comer mucho pescado, irán consumiéndolo aunque sea en pequeñas cantidades», resume Pastor. Si tienes cualquier duda, puedes consultar online con ella y con el resto de profesionales de la Tribu CSC. Además, podrás acceder de forma gratuita a los cursos específicos de alimentación infantil que tenemos en nuestra web.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Alimentación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Alimentación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "La dieta de los peques es baja en Omega-3 DHA, ¿cómo aumentamos su ingesta?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube