Vida Práctica Montessori: herramientas y objetos reales que acompañan el desarrollo de nuestros hijos

Los materiales Montessori permiten que los niños manipulen y realicen actividades cotidianas con herramientas y objetos reales

La metodología Montessori da mucha importancia a la autonomía de los niños a la hora de llevar a cabo actividades que les permiten crecer, desarrollarse y acercarse al mundo de los adultos. Las tareas cotidianas realizadas con herramientas y objetos reales les enseñan a cuidar de ellos mismos y ayudar a los demás, desarrollando su autonomía y habilidades.

 

 

Materiales que les ayudan a desarrollarse jugando

En el área de Vida Práctica de comercios afines a esta pedagogía, podéis encontrar todo tipo de herramientas y recursos adaptados a la medida de los niños y niñas. Pero tampoco hace falta obsesionarse con materiales y precios.

Hay un falso mito (aunque bastante extendido) acerca de que adaptar un hogar al método Montessori resulta costoso desde el punto de vista económico. Nada más lejos de la realidad. Montessori es una filosofía de vida, y resulta suficiente con que entendamos bien los conceptos y cojamos ideas de materiales y actividades para inspirarnos.

 

Aprende cómo crear vuestros propios materiales Montessori en casa con los niños, con el Seminario Online «Crea tus propios materiales Montessori»

 

La mayoría de las veces, podemos conseguir los mismos materiales acudiendo a comercios locales, reuniendo materiales económicos o reciclando otros que ya tenemos en casa.

Limpieza del hogar

Barrer, fregar, quitar el polvo, limpiar la mesa… son actividades que a partir de los 2 o 3 años se convierten en uno de los juegos favoritos de los peques, que imitan todo lo que hacen sus padres. Los utensilios de limpieza para niños y niñas facilitan que los más pequeños de la casa puedan colaborar en esta tarea diaria.

 

 

Limpiar la mesa es una actividad sencilla que los niños y niñas pueden realizar desde muy pequeños con un pequeño trapo de tela, una esponjita y un bol para echar agua. Todos los materiales se presentan en una pequeña cesta con asas que les facilita su transporte.

 

 

Limpiar cristales es otra actividad muy divertida para los peques. Eso sí, debemos mantenerles alejados de ventanas abiertas sin barrotes de seguridad y adornos delicados. En cambio, podemos dejar que limpien los cristales de mesas, puertas y muebles.

Para que los niños practiquen e imiten a los padres con objetos reales (pero más pequeños, adaptados a su tamaño) basta con una cestita con asas, un trapito de tela, un pulverizador de plástico y un pequeño limpiacristales.

 

 

El set para la limpieza de zapatos también es un material característico de Montessori e incluye un trapo de tela, un cojín pequeño (prescindible), un bote de plástico y un cepillo con púas. Se presentan todos los elementos sobre una pequeña bandeja de madera con asas.

 

Vida Práctica Montessori

 

Como podéis ver, se trata de materiales que podemos encontrar con facilidad en cualquier tienda, comercio o supermercado de barrio.

Cocina

La cocina es uno de los espacios de la casa a los que, junto con el baño, más atención debemos de prestar para evitar los accidentes. Un entorno seguro requiere despejar la encimera de objetos peligrosos y buscar un área segura de trabajo, lejos de fuegos y hornos. También establecer ciertas normas (como no entrar nunca solos ni usar determinados elementos sin supervisión) y recordárselas a menudo.

Una vez dicho esto, una de las mejores formas de introducir a los más peques de la casa en la cocina es la repostería. A todos los niños les encanta jugar a elaborar deliciosos dulces y postres. Un pequeño repertorio de utensilios pasteleros, como los que incluye el maletín que os enseño a continuación, es perfecto para iniciarles en sus primeras recetas.

 

 

La bandeja con jarra y vasos para servir agua es uno de los materiales del área de Vida Práctica más utilizados en hogares y escuelas. Es un tipo de recurso que refuerza la propuesta Montessori que sugiere que niños y niñas deben tener herramientas reales, pero a su medida, para poder utilizarlas con seguridad y autonomía.

El set incluye una pequeña jarra y un vaso de vidrio real con los que, además de líquidos, los peques pueden jugar a traspasar arena, sal, azúcar, harina o incluso algunos sólidos como arroz o lentejas. La bandeja en la que se presenta este material tiene dos divisiones. De esta forma, se enseña a los niños instintivamente a volver guardar el material de forma organizada.

 

Los utensilios de madera como rodillos, tablas y cuchillos son objetos reales que aportan calidad al juego infantil y tienen muchísimos usos: sirven para practicar el juego simbólico y cocinar de verdad, para modelar pasta, harina, masa, hojaldre… y también plastilina, arcilla, arena cinética, etc.

 

 

Una de las cosas que más ansiedad genera a las familias es el uso del cuchillo. Cuando los peques comienzan a cortar plastilina ejerciendo presión con moldes y cuchillos de plástico de juguete, ha llegado el momento de ofrecerles pan, fruta y hortalizas para que practiquen.

 

 

En una primera etapa, un cortador de verduras con forma guillotina y hoja rizada es perfecto para evitar accidentes, ya que los peques pueden usar ambas manos para ejercer presión sobre él. Después, ya podemos plantearnos el uso de un primer buen cuchillo infantil, diseñado para la seguridad de los niños.

En la actualidad existen muchos fabricantes especializados en menaje del hogar infantil, con una amplia gama de herramientas de corte especialmente diseñados para la seguridad de los niños.

 

 

La actividad de untar es otra de las más sencillas que los niños pueden llevar a cabo sin ayuda de un adulto y así ganar autonomía en la hora del desayuno, por ejemplo. Con una tabla y un pequeño cuchillo de filo redondeado, los niños pueden untar mantequilla, quesos, mermelada o paté en diferentes tipos de panes y experimentar con distintas texturas.

 

 

Pelar y cortar fruta también es una actividad sencilla que, con muy pocos materiales, podemos poner al alcance de los más pequeños de forma segura para que se entretengan preparando postres y meriendas sanas y nutritivas.

Montessori siempre presenta todos los objetos en una cesta o bandeja que sirve para delimitar el espacio de trabajo, al tiempo que les indica qué materiales deben usar en cada actividad.

 

 

El kit para cortar manzanas es uno de mis favoritos por su sencillez de uso. Con tan solo un poco de presión, parte en 9 trozos una pieza de manzana entera (ideal para practicar también matemáticas manipulativas).

Unas pinzas y diferentes boles sirven para que los niños separen el corazón de la manzana de sus piezas carnosas. Además de manzanas, los niños pueden experimentar con frutas de similar tamaño, forma y consistencia, como por ejemplo melocotones.

 

 

 

¿Os habéis fijado en lo mucho que se divierten los niños pelando huevos? Por eso el kit para pelar y cortar huevos es uno de sus favoritos. También incluye pinzas y recipientes para separar la cáscara, la yema y la clara del huevo.

 

 

La actividad de los niños en la cocina es tal que algunas marcas incluso comienzan a fabricar electrodomésticos de cocina para niños. Incluso podemos enseñarles a usar pequeñas parrillas para que cocinen pequeños trozos de carne, hortalizas y verduras.

 

 

También existen los kits de siembra con semillas muy diversas para que los niños y niñas puedan aprender y experimentar con el cultivo, la observación y el uso de sus propias plantas y vegetales comestibles.

 

 

Si los niños participan en la elaboración de su propia comida desde pequeños, están más predispuestos a probar más alimentos a medida que crecen, a aprender vocabulario y beneficios de los diferentes alimentos, a saber cocinar de mayores, y a valorar mucho más una alimentación rica, sana y variada.

Es por eso que una torre de aprendizaje de madera resulta ideal para ayudar a que lleguen a la encimera y los grifos de la cocina, y así participen en la preparación y elaboración de alimentos, o en el lavado de platos.

Para mí es fundamental que el modelo elegido sea fácil de mover y plegar. También me parece fundamental que la altura de su plataforma sea ajustable y así crezca con el peque. Mis favoritas son las que además de estas características, disponen de paneles laterales para evitar caídas tontas. Así la torre les proporciona una zona segura para que los niños puedan colaborar con los padres en las tareas de la alimentación.

 

 

Asimismo, los moldes de silicona para hacer magdalenas y bizcochos, los cortadores para galletas, las cucharas medidoras, los boles, los separadores de yema y demás utensilios de fácil manejo son ideales para que nuestros hijos nos ayuden en la cocina y vayan familiarizándose con la elaboración de sus platos favoritos.

En el cuarto de baño

Para favorecer la autonomía de los más peques de la casa en todas las estancias, incluido el cuarto de baño, podemos emplear pequeños escalones que les permitan acceder a espejos, utensilios y grifos de agua. También existen colgadores de toalla con ventosa que les facilitan el acceso a sus propias toallas para lavarse las manos, los dientes y la cara.

 

 

En Ikea hay una línea completa pensada para los más chiquitines, que incluye paneles con ventosas para convertir la zona del bidet en su propio espacio de aseo personal. Incorpora todos los útiles necesarios para mantener ordenadas y a mano todas su cosas: peines, cepillo de dientes, esponja, espejo…

 

 

De esta forma los niños pueden ganar mucha autonomía en el cuarto de baño, ya que no precisan la ayuda de los adultos para alcanzar sus utensilios de aseo.

Bricolaje

Existen múltiples sets con bases de madera y distintas herramientas de uso común en la vida diaria: destornilladores, llaves inglesas, etc. Además, tanto las tuercas y tornillos como las herramientas, se pueden sustituir por los habituales que venden en cualquier ferretería, siempre que el modelo sea adecuado en peso y tamaño a las manitas infantiles de nuestros hijos.

 

Algunas marcas disponen de destornillador eléctrico con batería recargable y un diseño práctico y adecuado para manos pequeñas. Suelen incluir diferentes cabezales con distintas puntas. Es necesario recalcar que, aunque la potencia no es alta para evitar accidentes graves, este tipo de productos no son un juguete, sino herramientas reales y hay que enseñarles a usarlas con fiabilidad y seguridad. 

 

 

Además de lo divertido que resulta para ellos el juego con herramientas, este tipo de actividades acompañan la coordinación ojo-mano, la psicomotricidad fina y el ingenio lógico y creativo, por lo que les resultan desafiantes y entretenidas.

Costura

Coser es una actividad que desarrolla muchísimo la motricidad de los niños, la coordinación viso-manual, la paciencia, la concentración y su creatividad.

Hay infinidad de kits con utensilios de madera para entrelazar la lana y crear adornos, hacer tapetes, gorros, bufandas… Así como prácticos maletines de costura para que los más pequeños aprendan los conceptos básicos.

 

Un telar de madera para niños y niñas, con un sencillo mecanismo para los más pequeños es perfecto para que aprendan a tejer y conozcan cómo se fabrican las telas. Son robustos y con ellos los peques pueden crear prendas de verdad.

 

 

También existen cajas de costura para niños y niñas con todo lo necesario para que puedan iniciarse en esta actividad y realizar arreglos y tareas fáciles como marcar con alfileres o coser botones.

 

 

Tejer, bordar, coser y trenzar son técnicas manuales tradicional y antiguas que se han mantenido intactas con el paso del tiempo y nos permiten transmitir a los más peques de la casa el valor de lo artesanal, además de proporcionarles una habilidad que les será de gran utilidad después, en su vida adulta.

Ciencia y experimentación

Hay muchísimos juegos y juguetes STEM que cubren este área, pero siempre es mejor elegir herramientas reales que permitan a los niños familiarizarse con el uso de los instrumentos científicos: prismáticos, pipetas de experimentación… Los telescopios y microscopios se encuentran entre los favoritos de todas las edades.

 

 

Muchos de ellos incluyen completos sets de accesorios y guías didácticas que enseñan a los niños y niñas a usar diapositivas, preparar sus propias muestras, ver qué aspecto tienen elementos minúsculos de su entorno, etc., y así conocer mejor el mundo que les rodea. 

Naturaleza y exploración

Lupas, brújulas, espejos, pinzas, detectores de metales, cuerdas, linternas, prensas de hojas y flores… Los materiales que permiten a los niños acercarse a la naturaleza son múltiples, variados y sencillos de utilizar.

 

 

Para los niños y niñas preadolescentes, acostumbrados a salir al campo y hacer labores de exploración con sus padres, hay marcas que diseñan pequeñas navajas de bolsillo plegables, de punta redonda y de acero inoxidable. Su uso (siempre bajo supervisión adulta) les permite cortar palos de madera, cuerdas, cartón y tallar pequeños objetos de madera.

 

 

A la hora de elegir una navaja infantil, debemos prestar especial atención a su anillo de seguridad para bloquear la cuchilla en posición cerrada o abierta. También debe estar diseñada de forma ergonómica, para que la experiencia de uso sea segura.

Otras actividades

Entre los materiales Montessori que más nos gustan y usamos en casa se encuentra la caja de cerraduras. La hay de muchas formas y tamaños diferentes, con más o menos tipos de cierre y todas ellas con compartimentos con cerrojos metálicos de varias formas: candados, pestillos, etc.

Este material de la metodología Montessori es perfecto para trabajar con los niños la habilidad motora y el ingenio. Se trata de un ejercicio táctil, que permite que los peques se centren en abrir o cerrar los compartimentos a través de la concentración y el uso de sus manos.

 

 

Los bastidores de tela con diferentes sistemas de cierre (botones pequeños y grandes, atado de cintas con lazos, botones a presión, correas con hebillas, cierres con velcro, cremalleras, etc.) tienen una enorme utilidad dentro del área de Vida Práctica por cuanto su finalidad es enseñar a los niños y niñas a ser autónomos a la hora de vestirse y desvestirse.

 

 

Esta actividad mejora y desarrolla la coordinación ojo-mano y las habilidades de psicomotricidad fina. Por todo ello, es un material muy importante que además podemos fabricar de forma sencilla en casa reciclando viejas prendas de vestir con grandes botones, cremalleras, lazos…

Hogar Montessori: el ambiente sí que importa

Además de proporcionarles los materiales adecuados, un entorno despejado y seguro es fundamental para que los peques puedan realizar sin riesgo todas estas actividades y concentrarse al máximo en ellas sin distracciones. Por ello, el ambiente preparado es uno de los pilares básicos de la metodología Montessori que además nos permite controlar el desarrollo de sus actividades desde la calma y la observación.

 

Montessoriza tu casa y tu vida con el Seminario Online «Montessori en casa»

 

Pero para diseñar ambientes adecuados para nuestros hijos es necesario ser capaces de mirar el mundo desde sus ojos (¡y altura!), ponernos en su lugar para proporcionarles el espacio y los recursos adecuados, satisfacer sus necesidades en cada etapa y permitirles seguir su instinto natural de explorar y aprender de todo lo que les rodea.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 11 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Vida Práctica Montessori: herramientas y objetos reales que acompañan el desarrollo de nuestros hijos"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube