Los tres pilares del éxito en Montessori (I): El ambiente preparado

La importancia de preparar el espacio en que niños y niñas adquieren los aprendizajes

Cuando queremos aplicar la pedagogía Montessori en el hogar hemos de saber que hay tres pilares de éxito en los que centrar nuestros esfuerzos:

  • El niño,
  • El ambiente preparado,
  • El adulto.

 

Estos tres pilares son el resultado de las investigaciones que realizó María Montessori sobre los trabajos de Jean Itard, Eduard Sèguin y Pestalozzi (los dos primeros, médicos franceses; y el tercero, un famoso pedagogo suizo).

Hoy vamos a profundizar en lo que es un ambiente preparado, ya que cada vez son más familias las que se interesan por esta filosofía, e incluso me preguntan cómo preparar la habitación antes de la llegada del bebé.

El ambiente preparado

Respecto del entorno, hemos de tomar conciencia de la importancia de preparar el espacio en el que se va a desenvolver la niña, ya que irá adquiriendo todos sus aprendizajes simplemente observando y absorbiendo de lo que ve a su alrededor.

Así, por ejemplo, en Montessori damos mucha importancia al orden, ya que el orden externo influye en el orden interno del niño. El niño tiene que saber que hay un sitio para cada cosa y que cada cosa está en su sitio, de esta manera podrá averiguar dónde encontrar un juguete, y esto le da seguridad. Sobre esto nos habla Clara Massons en el seminario «Caos cero, familia ordenada», ofreciendo un montón de ideas para que haya un mejor ambiente en general.

Podemos diseñar rincones temáticos y seleccionar materiales educativos para ofrecerle en cada momento y en función de sus intereses, poniendo énfasis en la experimentación sensorial. Utilizaremos preferentemente estanterías para que el material pueda verse (no muebles con puertas), y por supuesto colocadas a la altura de la niña y con un estilo minimalista.

 

 

Un ejercicio que yo recomiendo siempre a los padres en mis cursos es recorrer la casa gateando, ya que de este modo puede verse todo desde la perspectiva del peque, así como revisar algunos puntos de seguridad como por ejemplo enchufes y puertas que pudieran causar algún accidente doméstico.

Cuando aún no caminan, podemos preparar un espacio de juego con un tapete o colchón en el suelo, así como un espejo de seguridad para que el niño vaya aprendiendo a reconocerse, y una barra que sirva de apoyo para cuando comience a querer ponerse en pie (lo ideal es que la altura de la barra sea regulable). También se pueden colocar móviles de inspiración Montessori y otros elementos, como la pelota de gajos, la pelota Pikler, etc.

 

 

En la habitación, cada vez son más familias las que deciden prescindir de la cuna (para María Montessori eran como cárceles con barrotes). Los primeros meses o años hacen colecho, y después pasan al peque directamente a una camita a ras del suelo estilo Montessori, que permite que la niña desarrolle su autonomía, al poder subir y bajarse con libertad en cualquier momento y sin riesgos de caerse o hacerse daño (mis dos hijos se han caído de la cuna al intentar trepar para salirse).

 

Cama Montessori fabricada en España por Kutuva

 

Después podemos hacernos con una Torre de Aprendizaje Montessori (Learning Tower), algo que para mí es el regalo por excelencia para el primer cumpleaños (los peques las pueden utilizar incluso cuando aún no caminan).

Para mí son fantásticas para varias situaciones del día a día, especialmente en el cuarto de baño (para que lleguen a verse en el espejo y lavarse sus manitas, cepillarse los dientes y peinarse) y para la cocina, ya que desde esa perspectiva pueden ver todo lo que está pasando y ayudarnos como pinches. ¿A qué niño no le gusta meter las manos en la masa?

Las venden de todos los tamaños y colores (incluso plegables para casas sin tanto espacio). También podemos encontrar muchos tutoriales en la red que explican cómo construir una al estilo “Do It Yourself”, de forma muy sencilla y segura, partir de dos taburetes del gran fabricante de muebles sueco que todos conocemos .

 

 

La misma marca ofrece pupitres y sillas de tamaño infantil para tener en casa, y esto hace la diferencia en el día a día, porque nuevamente estamos fomentando la autonomía del niño.

Por último, a  mí me gusta recomendar también utilizar pequeñas alfombras o tapetes para que la niña trabaje con algunos materiales en el suelo, porque el hecho de trabajar en un área delimitada también fomenta el mantenimiento del orden.

Podemos incluso utilizar alguno de los que venden para salir de la ducha; el único requisito es que nuestra peque lo pueda enrollar y transportar fácilmente sin que pese demasiado.

Recuerda siempre que el ambiente es algo vivo y va cambiando según las necesidades del pequeño. Si tiene muchos juguetes podemos guardar algunos en un armario e ir rotando según detectamos intereses nuevos (lo ideal sería tener menos de 10 a su alcance).

Seguro que conoces la cita de María Montessori: El maestro es el niño. Pues bien, a partir de ahora considera el ambiente como el segundo maestro, y prepáralo atendiendo a las necesidades de tu peque.

Puedes diseñar la distribución de espacios en casa teniendo siempre en cuenta el orden, la accesibilidad de materiales, la seguridad y belleza estética. Atender cada rincón minuciosamente, así como los objetos y materiales a ofrecer, repercutirá directamente en el niño, tanto en su desarrollo psicomotor como en su autonomía, sentido de pertenencia, autoestima, comportamiento social, cognitivo y emocional.

 

En el Seminario Online «Montessoriza tu casa» te contamos las claves que revolucionaron la pedagogía a principios del siglo XX y cómo podemos aplicarlas en nuestro hogar.

 

Y si quieres más ideas, echa un vistazo al curso de Montessori en Casa, donde encontrarás muchas más ideas de materiales al estilo “Do It Yourself”.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Los tres pilares del éxito en Montessori (I): El ambiente preparado"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube