Un falso estudio demuestra algo muy real: los bebés “se portan peor” cuando están con sus madres

Mamá es mamá, pa lo bueno y pa lo malo

¿Sabes esa extraña sensación que te invade cuando ves que tu hijo tiene un comportamiento muy diferente contigo, mamá, que con los demás? El de todas esas mujeres que pasan el día con sus hijos/as, que ven que a medida que crecen todo se complica. Que se van a trabajar y al volver pasan un rato estupendo juntos, pero pronto empiezan a liarla; y que entonces se lo cuentan a quien está cuidando del bebé, para así preguntar qué tal con ellos, y reciben como respuesta un “pues aquí se porta muy bien”.

Que le dejas el niño a tu madre, o a la suegra, (o a tu padre o al suegro), y te acaban por decir que “igual a ti te toma el pelo, porque conmigo todo esto no lo hace”. ¡Y hasta se ponen medallas como si lo estuvieran haciendo genial y tú como el culo!

Y con tu pareja, lo mismo

Que se queda con tu pareja una tarde, su primera tarde, y cuando llegas te pregunta que por qué te quejas tanto, si más o menos le ha hecho caso en todo… que sí, que ha tenido sus momentos, pero que no ha sido para tanto. Y le explicas la que te ha liado a ti por la mañana y hace muecas de “me cuesta creerlo”… ¡Como si le hablaras de otro niño!

Y sufres lo que no está escrito porque te han puesto un turno de noche, y sabes que se despierta ocho mil veces y si no es con la teta no hay manera… y aunque los primeros días lo pasa mal, resulta que con tu pareja duerme más horas seguidas, se despierta menos y parece más tranquilo; porque cuando vuelves de nuevo a casa a pasar la noche, ¡vuelve a despertarse mogollón y a mamar como si no lo hubiera hecho en décadas!

Entonces te preguntas ¿Hola? ¿Qué está pasando? ¿Qué he hecho yo para merecer esto? ¿Por qué a mí, que soy la que más tiempo ha pasado contigo me montas los San Quintines y con los demás pareces el hijo de la Leti posando para el Hola?

Un falso estudio lo ha demostrado

Un falso estudio que data de 2015 demostró que los niños y niñas se portan peor con sus madres que con el resto de adultos. ¿Por qué decimos que el estudio es falso? Pues porque no se llegó a hacer.

La página Mom news daily (ya no existe) publicó una entrada en la que se explicaba que el Departamento de Psicología de la Universidad de Washington había estudiado a 500 familias, analizando a los hijos en los momentos en que pedían ayuda, gritaban o chillaban, lloraban, intentaban pegar, se negaban a caminar o a hablar y actuaban haciendo el loco.

Un tal Dr. KP Leibowitz, persona que no existe (y si existe no hizo tal estudio), llegó a hacer estas declaraciones:

Lo que encontramos fue que niños de ocho meses de edad podían estar jugando felizmente y de repente, al entrar sus madres en la habitación, empezaban a llorar, a liberar su rabia y a necesitar su atención inmediata. Esto sucedió en el 99,9% de los niños, pues el 0,1% fue un niño con dificultades de visión, que al oír la voz de su madre empezó a tirar cosas y a pedir comida a pesar de haber comido. Verdaderamente fascinante.

Los investigadores (no) observaron que los adultos que no son mamá apenas tienen que esforzarse para obtener la atención y la obediencia de los niños. Con un tono normal conseguían una respuesta positiva. Sin embargo, si era la madre la que se dirigía a ellos, un tono de voz normal no servía. Ellas necesitaban levantar la voz bastante más para obtener el mismo resultado.

Dicha entrada empezó a correr, a compartirse, a debatirse y comentarse, y miles y miles de mujeres vieron por fin confirmada su sospecha: que “no soy yo, que es que los niños hacen esto; y por Dios, menos mal, no soy la única”.

Al ver la difusión, aclararon que era mentira

Las personas responsables de dicha entrada y de ese estudio falso viendo la repercusión que estaba teniendo, y temiéndose que alguien quisiera entrevistar al falso Dr. KP Leibowitz, aclararon el embrollo contando que se lo habían inventado todo. Que el estudio jamás se hizo, que no había investigadores, niños, madres ni otros adultos, y que todo resultó ser una broma.

Lo que no sabían, con lo que no contaron, es que indirectamente sí demostraron dicha realidad. La respuesta de madres, padres y otros adultos fue tan contundente, hubo tal consenso con los resultados obtenidos en el no estudio, que en cierto modo acabó por dar igual que fuera falso: las conclusiones parecían ser totalmente ciertas, porque a muchísima gente le estaba pasando, y aún hoy le pasa. ¿O los ejemplos con los que empieza la entrada no os parecen familiares?

¿Y por qué?

Y esta es la pregunta del millón. ¿Por qué hacen eso? ¿Por qué con mamá parece todo más difícil? Pues por la confianza, la relación, el cariño y el afecto. No son ganas de molestarla, no es que a ella la odie y a los demás no. Es que es la manera de solicitar a quien más necesita, a la persona con quien más vínculo tiene, de buscar sus cuidados, su atención, su tiempo; y ojo, que también puede ser que le esté diciendo que “te necesitaba y no estabas ahí”, que siente que algo falla entre los dos, que está enfadado, que  aún no le perdona que se haya ido dejándolo en tierra.

 

“Con los demás me lo como todo, o casi todo. Contigo no.”

 

¿Acaso no nos comportamos los adultos muy diferente cuando estamos en casa a cuando estamos fuera? ¿Comemos igual en casa que en un restaurante? ¿Hablamos igual a nuestros amigos que a nuestros superiores?

Hay niños que cuando van al colegio resultan ser alumnos modélicos. Que te hablan de tu peque en la reunión trimestral y preguntas “¿Hablas de mi hijo o de otro?”, porque no te cuadra nada de lo que te están contando, que luego en casa se muestran tal cual son: niños.

Y ahí lo dejo. Niños. Porque podría decir “niños terribles”, “diablillos”,  “trastos”, pero no. Son niños, y cuando están con sus padres, en un clima de confianza, no tienen que actuar de ninguna manera, sino simplemente ser como son. Y cuando están con mamá, con quien más vínculo tienen, todavía más.

¿Que lloran, pegan, chillan y tienen rabietas? Claro, así son los niños muchas veces cuando algo no les gusta o cuando no haces lo que quieren que hagas. Están utilizando las herramientas que conocen para tratar de conseguir lo que quieren. Y esto no es negativo, sino todo lo contrario: están aprendiendo a pensar y ver qué funciona y qué no.

Lo que tenemos que hacer nosotros es actuar en consecuencia, validando las emociones y ofreciendo alternativas: un modo de pedir las cosas diferente, una manera de comunicarse con nosotros menos agresiva y un modo de expresar su enfado que no consista en hacer daño.

Y si consideras que se está pasando, que su comportamiento roza límites que no deberían cruzarse, que te está haciendo demasiado daño, que es muy caprichoso y no deja de pedir cosas, cuando estás a punto de tirar la toalla, quizás sea hora de revisar vuestra relación y su día a día.

Un niño feliz, un niño que se siente querido, un niño que pasa mucho tiempo con sus padres y que tiene una relación sana con ellos no tiene necesidad de llamar tanto la atención, ni de gritar, ni de comportarse mal, ni exige que le compres tal o cual cosa continuamente. Tendrá sus momentos, claro, pero nada que te haga pensar que tu hijo es imposible.

Quiéreme cuando menos lo merezca, pues será cuando más lo necesite

 

Por cierto, si quieres saber más sobre esto, tener herramientas para hablar con tu hijo/a y para darle una educación en valores, lejos de duelos de poder y castigos, lejos de la educación autoritaria que tanto daño hizo, no te pierdas el curso que Silvia Guijarro impartirá aquí en Criar con Sentido Común: “Educación Respetuosa y Disciplina positiva”:

 

 

Ahora mismo puedes reservar tu plaza con un 10% de descuento, y si eres de la comunidad “Criar con Sentido Común”, el descuento es aún mayor.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un Grupo de apoyo virtual y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la Comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

1 comentarios en "Un falso estudio demuestra algo muy real: los bebés "se portan peor" cuando están con sus madres"

  1. Ayer mismo después de dos horas intentando dormirla, después de desesperarme, de pellizcos, arañazos, lloros por parte de ella y lloros por mi parte… Llega el padre, la acaricia dos veces y se duerme…. Y me dice: es que tú y ella os lleváis mal….. Tengo tal cabreo que no le dirijo la palabra…. En fin…

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.