Los mejores juguetes Montessori para bebés y niños pequeños

Cómo escoger los mejores materiales Montessori para acompañar a tu bebé desde el nacimiento hasta los 3 años

Los materiales Montessori comienzan a adquirirse desde los 0 meses, pero ¿realmente merece la pena la inversión en todos los casos? En este post te explicamos cuáles son los más útiles, qué sentido tiene su diseño, cuánto tiempo los van a amortizar y qué beneficios tienen para los más peques.

Los mejores juguetes Montessori de 0 a 3 años

Montessori tiene una serie de móviles de cuna diseñados específicamente para fomentar el desarrollo del sentido de la vista, ofreciéndoles los estímulos visuales adecuados en cada etapa.

Por supuesto, son elementos sin pilas y carecen de luces, sonido y movimiento mecánico, ya que en esta pedagogía resulta fundamental no sobrestimular a los pequeños y crear un ambiente de serenidad que les permita desarrollarse a su ritmo.

 

 

Si bien es cierto que se amortizan durante muy poco tiempo (ya que cada uno de ellos está diseñado para cumplir una función muy específica en el desarrollo de la vista y es uno de los sentidos que más cambia durante los primeros meses de vida), no son materiales costosos. Podemos valorar adquirirlos aunque sea para usarlos brevemente y regalarlos o venderlos de segunda mano después.

El Móvil Munari está especialmente indicado para que el reflejo de la luz en la esfera, así como el contraste de colores blanco y negro, estimulen al bebé y llamen su atención.

 

 

Se puede utilizar con los bebés a partir de la primera semana de vida y hasta la cuarta o quinta semana tras el nacimiento. Favorece que el peque se concentre y practique el enfoque de la vista sobre las distintas formas que lo componen: una bola de cristal y 3 figuras simétricas de cartón.

El Móvil Octaedro es el siguiente en el periodo de vida del bebé. Sustituye al anterior y está indicado a partir del mes de vida del bebé. Los colores brillantes de sus 3 octaedros en amarillo, rojo y azul llamarán la atención de los peques.

 

 

El Móvil Gobbi muestra una sola gama de color (azul, rosa o verde). Se emplea entre los 2 y los 4 meses de vida del bebé aproximadamente, cuando el ojo ya es capaz de distinguir colores y se les quiere ayudar a afinar la percepción y discriminación de colores enseñándoles una sola gama de color con distintos tonos.

 

 

El Móvil Dancers es uno de los más bonitos de la serie. Se puede colocar después o alternando a los Gobbi, entre los 2 y 4 meses de vida. Sus 4 bailarines de colores brillantes están especialmente diseñados para que los colores y el reflejo de la luz llamen la atención de los bebés. Además, las partes móviles de los bailarines les estimulan para seguir el movimiento con la vista y les ayudan a desarrollar el enfoque.

 

 

Para las manos

Los discos de agarre interconectados son dos discos de madera unidos de tal forma que el bebé los puede agarrar y pasar de una mano a otra. Así practican el giro de la muñeca y la coordinación necesaria para cruzar entre las manos. Es un material que podemos ofrecer desde el momento en que son capaces de agarrar cosas con sus manitas.

 

 

El diseño y los materiales de la pelota Montessori tampoco dejan nada al azar. Aunque existen diversos modelos con tejidos estampados, en todos los casos se trata de una pelota realizada en varias telas (debemos tener cuidado de que sus materiales estén certificados y sean hipoalergénicos y transpirables). Su textura es suave y agradable, y puede incluir en su interior una pieza que emite un sonido al agitarla.

Se trata de un material sensorial cuyo gran aporte es, entre otras cosas, el contraste que ofrecen las telas y los colores usados en su confección. Con forma esférica y superficie irregular, se puede ofrecer también a los bebés cuando empiezan a sujetar objetos con las manos.

 

 

Además, les aportará mucho juego durante otras etapas posteriores ya que, por ejemplo, pueden empujarla sin que se aleje demasiado durante la etapa del gateo. En la fase de los primeros pasos, se pueden añadir cuerdas y pañuelos entre los pétalos de la pelota para que la estiren, empujen y arrastren; y, por último, a partir de los 3 años siempre será una pelota suave con la que podrán jugar dentro de casa.

El sonajero Montessori está fabricado en madera de alta calidad, es suave al tacto y tiene un diseño de rueda con mango para agarrar. También incluye en su interior un cascabel que hace que suene cuando se agita o rueda. Es un juguete de estimulación perfecto para que los bebés agarren, chupen y muerdan en sus primeras etapas de descubrimiento, a partir de los 6 meses de edad.

 

 

Descubrir tesoros

La cesta de los tesoros es uno de los materiales de juego más populares de la pedagogía Montessori por lo mucho que suele gustar a los peques y por sus múltiples beneficios. Favorece el juego heurístico, que tiene un alto valor en las primeras etapas de nuestra vida. Más que un juguete, es un juego donde interviene la niña con 10-20 objetos sencillos fabricados en materiales naturales (tela, madera, etc.) y donde ninguno es casual.

 

 

El niño necesita explorar los objetos que le rodean para conocerlos, comprenderlos y más adelante saber usarlos. En el juego heurístico el adulto no interviene (a no ser que el pequeño se frustre o vaya a hacerse daño), tan solo debe supervisar el juego para que sea seguro y dejar hacer al niño o a la niña, observándolo, confiando en él y disfrutando.

 

 

Con el cesto de los tesoros los peques practican la psicomotricidad fina y gruesa al tener que explorar con sus manitas los diversos materiales y formas. Al igual que también tendrán que desplazarse para recoger los diferentes objetos que agarrará, soltará, girará, tirará, lanzará, rodará, etc. Este material se puede ofrecer en la etapa de sedestación (cuando los peques ya son capaces de mantenerse sentados con la espalda erguida por sí mismos), a partir de los 6 meses aproximadamente.

Es un tipo de juego de gran riqueza que también estimula la imaginación, la paciencia y la concentración al tener que marcarse metas y conseguir objetivos. Además de descubrir formas, texturas, velocidades y sonidos, el niño desarrolla la autonomía personal y la toma de decisiones, ya que no es fácil saber cuál soltar o coger a continuación, etc.

 

 

Música para los oídos

Montessori también presta especial atención a los primeros instrumentos musicales de los niños. Son herramientas básicas para estimular su sentido del oído, su motricidad, su coordinación viso-manual y ayudarles a comprender la relación causa-efecto («muevo y suena» o golpeo y suena», etc.) Todos están realizados en materias primas naturales (principalmente madera) y se pueden ofrecer a los niños y niñas a partir de los 1-3 años, según el tipo de instrumento.

 

 

Puzzles y encajes

Los primeros juegos de encaje de nuestros hijos han de ser lo más sencillos posible para que puedan concentrarse en tamaños y/o formas, según la modalidad escogida. Los que se focalizan en enseñar al niño las proporciones  adoptan una sola forma y color, para que la cualidad de tamaño destaque sobre las demás.

 

 

En cambio, los que se diseñan para enseñar a reconocer las formas más sencillas de las figuras geométricas, ofrecen varios encajes con diversas figuras, que les ayudan a discriminar forma y color.

 

 

Las piezas se pueden manipular para extraer del puzzle y volver a colocar gracias a un botón de agarre, lo que favorece la práctica la pinza con los dedos. Es perfecto para desarrollar la motricidad fina y la coordinación ojo-mano.

Estos puzzles favorecen además la práctica de la propia corrección del niño, importante para que aprenda y desarrolle su autonomía, ya que no necesitará ayuda de un adulto para saber si se ha equivocado porque las piezas solo encajan si se colocan de la manera adecuada.

 

 

Puesto que el precio de cada uno de estos juegos de encaje es de unos 7 euros, yo os recomiendo adquirir ambos para trabajar con los peques las diversas cualidades de los objetos. Además, más adelante se pueden utilizar para enseñar de una manera sensorial, tocando y manipulando las piezas, el nombre de las figuras, la correlación de proporciones y tamaños, así como el de sus colores.

Además, de los puzzles Montessori, existen múltiples temáticas dirigidas a diferentes etapas de desarrollo físico-cognitivo.

 

 

Lo ideal es ofrecerles primero los encajes más sencillos (formas y colores, sin muchas piezas). Más adelante, los peques ya pueden practicar la motricidad y el juego de encaje con puzzles Montessori de madera más complejos, con los que también aprenderán a la vez (y siempre de forma sensorial y manipulativa) botánica, zoología o geografía.

 

 

Ser y estar

Las cajas de permanencia, de las que existen múltiples versiones, se ofrecen desde los 6 meses (etapa de sedestación) y hasta los 3 años. Tienen como objetivo enseñar a los niños y niñas la diferencia entre «ser o existir» y «estar».

 

 

Estas cajas también favorecen el movimiento, la destreza manual y la coordinación ojo-mano. Pero su más importante labor es la adquisición del sentido de la permanencia de los objetos. 

 

 

El sentido de permanencia es la capacidad del niño o niña de saber que un objeto continúa existiendo, aunque no lo esté viendo. Al principio, los bebés creen que si algo desaparece de su vista deja de existir. De esta forma, también ayudan a los peques a aliviar la ansiedad por separación de su mamá.

Las posibilidades se amplían con la edad

Las Guías horizontales (desde los 6 meses o 3 años, según modelo y grado de dificultad) son una base de madera que cuenta con una barra en horizontal donde se encajan varias piezas.

Es un material perfecto para comenzar con la manipulación de piezas, reforzar la coordinación mano ojo y la motricidad fina de los pequeños. Además, gracias al manejo de las piezas, se fomenta el agarre en pinza con los dedos.

 

 

La Caja de cerraduras se recomiendan a partir de los 3 años y son cajas de madera con diferentes compartimentos y cierres metálicos de varias formas. Este material Montessori es perfecto para trabajar con los niños la habilidad motora y el ingenio con las manos.

 

 

Se trata de un ejercicio táctil, que permite que el niño se centre en abrir o cerrar los distintos compartimentos a través de la concentración en sus manos y el desarrollo cognitivo. Además, les proporciona un conocimiento útil y práctico para su vida cotidiana.

 

 

Otra versión, muy enriquecedora, de este material, es la creada por el fabricante alemán Hape, que consiste en varias cajas con encajes y cerrojos sobre una base de madera. Aunque menos económica que las versiones tradicionales, ofrece la posibilidad de combinar la actividad de cerrojos con la del encaje de formas, así como la organización por colores. Un 3 en 1 fantástico en el que merece la pena invertir.

 

 

Más adelante (en torno a los 36 meses) les podemos ofrecer materiales más complejos, ricos y diversos, como los populares Ciclos de la vida.

 

 

Así como los primeros sets de figuras (animales, profesiones, plantas, objetos, etc.) para realizar las tarjetas de tres partes Montessori.

 

 

Como podéis comprobar por vosotros mismos, la pedagogía Montessori tiene una inmerecida fama de resultar costosa. En realidad, los precios de sus materiales para las primeras etapas de la infancia son bastante asequibles y están muy ajustados teniendo en cuenta calidad, versatilidad y años de vida útil.

No obstante, siempre es posible aprender a hacer nuestros propios materiales Montessori en casa, siguiendo tutoriales que nos enseñan a aprovechar y reciclar objetos comunes para darles una segunda vida útil y fomentar el desarrollo de nuestros hijos mediante el juego.

 

Aprende a hacer en casa algunos materiales Montessori, con nuestro seminario «Crea tus propios materiales Montessori»

 

Por último, no debemos olvidar que no es conveniente que el peque tenga acceso a la vez a más de 4-6 «juguetes» por etapa. Y que estos deben situarse en estantes abiertos (sin puertas ni cajones), que permitan colocar los materiales en línea (para facilitar su visibilidad) y al alcance del niño. 

De esta forma estaremos también favoreciendo su uso, la autonomía del peque y el que sea organizado, ya que le facilitamos que coloque de vuelta cada cosa en su lugar, y es que la armonía es algo imprescindible en la metodología Montessori.

 



¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 14 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común

0 comentarios en "Los mejores juguetes Montessori para bebés y niños pequeños"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube