Niños con altas capacidades: Cómo apoyar su aprendizaje y desarrollo

Pese a la tendencia a asociar las altas capacidades con casos de éxito académico, esto no siempre es así y en ocasiones son motivo de fracaso escolar

Aunque a menudo se tiende a asociar las altas capacidades con casos de éxito, esto no siempre es así y en ocasiones están relacionadas con el fracaso escolar. Por eso es importante detectarlas a tiempo para saber acompañar y fomentar el desarrollo y el aprendizaje.

Altas capacidades intelectuales, una «etiqueta» mal entendida

Cuando sabemos que vamos a convertirnos en madre o padre nos asaltan millones de dudas. ¿Sabremos hacerlo bien? ¿Nos resultará difícil la tarea de educar? Nos surgen nuevas preocupaciones. ¿Crecerán con salud? ¿Les irá bien en el cole? Y, de manera inconsciente, vertemos nuestras expectativas sobre nuestros hijos e hijas. Queremos que crezcan con salud, que sean felices… pero también que sean inteligentes, que saquen buenas notas, que sean deportistas… Intentamos evitar proyectar sobre ellos demasiadas exigencias, pero es razonable que queramos que tengan una vida lo menos complicada posible. 

Las necesidades educativas especiales (NEE) son aquellas que se salen de la “norma”. Por lo tanto, se considera que las niñas y niños con NEE van a precisar de una atención educativa específica; ya que sus diferentes grados y tipos de capacidades relacionadas con diversos campos, no serían correctamente atendidas con el desarrollo ordinario del currículum educativo.

 

Niños con altas capacidades, cómo apoyar su aprendizaje y desarrollo

 

Las NEE comprenden desde trastornos graves del desarrollo, discapacidades sensoriales, físicas e intelectuales, trastornos de la comunicación como el Trastorno Específico del Lenguaje, trastornos de conducta, enfermedades raras y crónicas, Trastornos del Espectro Autista, Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad, dificultades de aprendizaje y altas capacidades intelectuales (AACCII)

Normalmente, tenemos tendencia a pensar que las altas capacidades suponen una ventaja con respecto al resto; que, a diferencia del resto de NEE, lo que hacen es facilitar la vida escolar del niño o la niña. En realidad, esto no siempre es cierto. Aunque algunos perfiles concretos de altas capacidades suelen coincidir con casos de alto rendimiento escolar; en otros perfiles, sin embargo, es frecuente que nos encontremos con casos de fracaso escolar. Así que lo importante no es la etiqueta en sí.

Las “etiquetas” asociadas a las necesidades educativas nos ayudan a tener una primera aproximación para saber de qué estamos hablando y qué herramientas existen para abordar el proceso educativo pero, lo más importante, como en cualquier caso, es observar cuáles son las necesidades concretas de cada niño/a para poder dar una respuesta personalizada.

 

Descubre en el Seminario Online «Inteligencias Múltiples» cuáles son los talentos de tu hijo/a y cómo potenciarlos

 

Cómo detectar a un niño con altas capacidades

Una niña o un niño con altas capacidades no es, simplemente, quien saca buenas notas o tiene un buen rendimiento escolar. Para diagnosticar altas capacidades intelectuales se realizan diversas pruebas que analizan de la forma más objetiva posible varios ámbitos como la inteligencia, la creatividad, la personalidad y la aptitud académica. No todos los niños con altas capacidades presentan el mismo perfil. Se trata de un grupo muy heterogéneo dentro del cual podemos hablar de sobredotación, de talentos simples y complejos, de precocidad, de prodigios…

En los centros escolares se suelen hacer pruebas, cuando se considera necesario, para determinar las capacidades del niño o la niña en diversas áreas. Estas pruebas (WISC, Raven, Kaufman…) suelen realizarse en diversos días y analizan áreas específicas de la inteligencia como la comprensión verbal, el razonamiento perceptivo, la memoria de trabajo, la velocidad de procesamiento, la aptitud espacial, la socialización, la creatividad… Cuando una o varias de estas áreas muestran una capacidad muy superior a la media, hablamos de altas capacidades. Debemos tener en cuenta que la sobredotación solo afecta a quienes destacan en todas las áreas. Podemos tener casos en los que, por ejemplo, nos encontremos con un talento excepcional en el razonamiento matemático y, al mismo tiempo, existan dificultades en otra área como la del lenguaje.

 

Niños con altas capacidades, cómo apoyar su aprendizaje y desarrollo

 

Lo ideal, como en cualquier otro caso, es realizar una detección lo más temprana posible. Los centros educativos, sin embargo, suelen realizar estas pruebas en torno a los seis años de edad (en el cambio de Infantil a Primaria) para evitar el sobrediagnóstico de AACCII que puede darse a edades más tempranas en las que podemos encontrarnos con casos de precocidad, es decir, alumnos/as que pueden presentar un desarrollo temprano en una o varias áreas, pudiendo confirmarse o no las altas capacidades una vez que se complete su madurez intelectual. 

Aunque, como ya hemos dicho, existen perfiles muy diversos, si tenemos sospechas de que nuestra hija o hijo puede tener altas capacidades podemos prestar atención a algunas características que suelen presentarse en estos casos:

  • Suelen ser muy observadores/as y tener mucha curiosidad
  • Desarrollo precoz del lenguaje, pudiendo mantener conversaciones fluidas con vocabulario amplio alrededor de los 12/18 meses.
  • Iniciación temprana en aprendizajes básicos como la lectura, la escritura o el cálculo, de manera autónoma y haciendo fácilmente transferencias de conocimientos.
  • Creaciones artísticas muy ricas en detalles y creativas. 
  • Preocupación temprana por temas trascendentales como el origen de la vida, la muerte, la religión…
  • Gran capacidad para razonar y establecer conexiones lógicas.
  • Gran capacidad de concentración en aquellas actividades que les interesan.
  • Perseverancia en aquellos aprendizajes que inician por voluntad propia. 
  • Reacciones emocionales muy intensas
  • Asincronía entre la madurez emocional y la intelectual
  • Cuestionamiento de la autoridad, con resistencia a seguir instrucciones que no hayan sido razonadas. 
  • Pueden tener grandes niveles de autoexigencia, mostrar rigidez e inflexibilidad y baja tolerancia a la frustración. 

 

Niños con altas capacidades, cómo apoyar su aprendizaje y desarrollo

 

Cómo apoyar a un niño con altas capacidades

Si tu hijo/a tiene altas capacidades o crees que puede tenerlas es probable que te sientas perdido/a, sin saber muy bien qué tienes que hacer. En primer lugar, para salir de dudas, hay que poner en conocimiento del centro educativo esta inquietud y solicitar que le realicen las pruebas pertinentes. Pero con independencia del resultado, lo importante, como en cualquier otro caso, es detectar cuáles son sus necesidades específicas para poder ir satisfaciéndolas.

En algunos casos de sobredotación se plantea incluso la aceleración, de manera que pueden realizar la etapa de Educación Primaria en cinco años, en lugar de seis. Las medidas educativas escolares las valorará el centro en función de cómo se desarrolle su escolarización. Lo importante no es el diagnóstico en sí, eso solo es una etiqueta y, como tal, nos va a ayudar a acercarnos a las circunstancias y características del niño o la niña, de manera muy general. Lo fundamental es dar respuestas a las necesidades específicas que vaya planteando y, para ello, si no sabemos por dónde empezar, existen asociaciones que pueden orientarnos. En Andalucía, por ejemplo, está el centro CADIS que ofrece asesoramiento a familias y profesorado, entre otras muchas cosas. 

 

Niños con altas capacidades, cómo apoyar su aprendizaje y desarrollo

 

De manera general, como madres o padres de una niña o niño con altas capacidades hay algunas cuestiones que debemos tener en cuenta:

  • Sigue siendo el mismo niño o la misma niña. El diagnóstico no cambia más que nuestro conocimiento sobre sus capacidades. Todos los rasgos que configuran quién es siguen siendo los mismos que eran. No existe una guía que nos diga cómo acompañar a un niño con altas capacidades porque no hay dos iguales. Así que lo importante sigue siendo su individualidad. 
  • Ojo con las expectativas. Que nuestro/a hijo/a tenga altas capacidades no quiere decir que tenga que hacerlo todo perfecto ni sacar las mejores notas de su clase. Las capacidades solo son eso, capacidades. Desarrollarlas hasta su máximo potencial va a depender de muchos factores y la presión de nuestras expectativas puede convertirse en una losa para nuestros/as hijos/as.
  • Estimular sin agobiar. Es importante encontrar el equilibrio para ofrecerle la posibilidad de desarrollar sus capacidades si así lo desea, pero sin agobiar. Que una persona tenga una capacidad por encima de la media para la música, por ejemplo, no implica necesariamente que disfrute con el estudio del lenguaje musical; o que tenga que desarrollar una carrera en el conservatorio. Sin embargo, sí debemos ofrecer opciones diversas para que puedan desarrollar sus capacidades si les apetece.
  • Acompañamiento emocional. En ocasiones, puede ser que sientan que no encajan con el resto de compañeros/as, que se sientan diferentes. Es necesario prestar atención a sus emociones, a sus relaciones, a su autoestima… y acompañarlos/as en la búsqueda de soluciones a sus inquietudes.
  • Comprensión. La intensidad emocional puede resultar agotadora para las familias. La demanda de actividades, también. Del mismo modo que entendemos que un niño con discapacidad cognitiva necesita ayuda para adquirir aprendizajes básicos, o que un niño con problemas de visión necesita gafas; deberemos entender que nuestra/o hija/o necesita que entendamos su mundo y acompañemos su proceso de crecimiento.

En la Tribu CSC tienes un equipo de profesionales actualizados a los que puedes consultar online tus inquietudes.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Educación infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Educación infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Niños con altas capacidades: Cómo apoyar su aprendizaje y desarrollo"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube